Review Disipador Gigabyte Aorus ATC800

Review Disipador Gigabyte Aorus ATC800

por Javier Rodríguez 09/10/2019 5
Dimensiones
Materiales
Ventilador
Precio
Web
139 x 107 x 163 mm, 1100 gramos
Aluminio y cobre
2x120mm RGB rodamiento
100 Euros
Puntuación de Gigabyte Aorus ATC800 en la review:

Introducción

Gigabyte es una gran marca de componentes de ordenador con algunas de las mejores placas base y tarjetas graficas del mercado, una fama ganada a pulso durante años. Ahora se han introducido con éxito en otros segmentos de mercado como los ordenadores completos, portátiles, memorias e incluso unidades de almacenamiento de alta velocidad.

Hace algunos meses comenzaron a vender también sistemas de refrigeración liquida “todo en uno” para CPUs de gama media y alta. El Gigabyte Aorus ATC800 que hoy os mostramos es su primera introducción en el mercado de los disipadores convencionales. De primeras parece un disipador muy capaz con una refrigeración nominal de hasta 200w, pero hoy nos adentraremos en todos los detalles de esta nueva creación de Gigabyte. 

Especificaciones técnicas del Gigabyte Aorus ATC800

En el Gigabyte Aorus ATC800 no hay grandes innovaciones en cuanto a diseño de disipadores, de hecho, usa la misma estructura que vemos en cualquier otro disipador de torre del mercado, pero si es cierto que Gigabyte ha cuidado la calidad de los acabados, ha maximizado el rendimiento incorporado dos ventiladores en configuración “push-pull” y ha añadido algunos detalles estéticos y funcionales interesantes.

El ATC800 tiene una estructura de torre de disipación levantada 38mm sobre la base de contacto para que podamos dejar espacio a módulos de memoria y otros componentes adyacentes al socket con altura de hasta 45mm. Esta gran torre de disipación fabricada en láminas de aluminio se alimenta, como es habitual, de varias heatpipes conectadas desde el bloque de intercambio.

Las dimensiones del ATC800, teniendo en cuenta que monta de serie dos ventiladores de 120mm, son generosas. En concreto 139mm de largo, 107mm de ancho y 163mm de alto. El peso del conjunto alcanza los 1100 gramos por lo que requiere de un sistema de anclaje dedicado que podremos utilizar tanto en procesadores Intel como AMD de estas y muchas generaciones anteriores.

Gigabyte lo ha diseñado para refrigerar hasta 200w TDP con niveles de ruido máximo de 31dBA por lo que esta especialmente orientado a procesadores de gama media Intel Core o AMD Ryzen de cualquier generación con consumos TDP de alrededor de 130-150 con un overclocking generoso. La propia Gigabyte lo promociona como una buena solución para mantener todos los núcleos de un Core i9-9900K a 5GHz.

Bloque de disipación y área de contacto

El Gigabyte Aorus ATX800 es un disipador sencillo que se caracteriza por añadir detalles estéticos en las cubiertas de sus ventiladores. Este aspecto redondeado esconde un disipador clásico de laminas de aluminio alimentadas por 6 heatpipes de cobre de 6mm de diámetro. La base de contacto son precisamente estas seis heatpipes cepilladas y limadas para que sean una superficie plana de contacto directo con el procesador.

Gigabyte, para aumentar la durabilidad y darle un aspecto homogéneo a todo el acabado ha niquelado las heatpipes salvo en la zona de contacto, que quedan perfectamente expuestas. Las heatpipes se dividen en dos grupos para afectar a dos zonas diferentes del disipador y distribuir mejor el calor por todas las zonas de disipación.

Las laminas ofrecen una gran superficie de disipación y se han espaciado lo suficiente para tener un buen flujo de aire y mejorar las turbulencias cuando el aire pasa a su alrededor. Esto magnifica la capacidad de disipación de los dos ventiladores reduciendo también el ruido producido. Mas capacidad de refrigeración a menos frecuencia de rotación.

Ventiladores

El Gigabyte Aorus ATC800 usa dos ventiladores de rodamiento de bolas en configuración de entrada y salida, desde la zona frontal a la posterior, cada uno de estos ventiladores tiene un diseño de aspa especializado en mejorar la presión del aire a bajas frecuencias de trabajo. Ambos permiten el control mediante PWM y DC y trabajan entre las 600 y las 2000rpm que personalmente me hace pensar que será difícil alcanzar esos 31dBA de que presume el fabricante, tendremos tiempo de comprobarlo por nosotros mismos durante este análisis.

El voltaje de arranque de los ventiladores es de 6v por lo que esa es la intensidad mínima que necesitan los ventiladores para echar a andar. Si usamos este disipador con procesadores de 65w podremos incluso tener ventilación hibrida con parada completa de los ventiladores durante los tiempos de reposo del procesador (esta prueba también la veréis durante este análisis).

Desde que probáramos el BeQuiet Dark Rock Slim con sus Silent Wings 3 nos hemos vuelto muy exquisitos a la hora de juzgar disipadores convencionales así que este nuevo modelo de Gigabyte va a pasarlo bastante mal si su equilibrio entre rendimiento y ruido no es el adecuado. Tiene un precio similar y puede que alguno lo justifique en sus extras de iluminación, pero al final un disipador esta para disipar y lo de la iluminación es secundario, al menos para nosotros.

Montaje

El nuevo Gigabyte Aorus ATC800 podemos usarlo en cualquier procesador moderno o no tan moderno, la lista de compatibilidad la podéis ver en la lista de especificaciones al comienzo de este artículo, pero está especialmente indicado para modelos de gama media de Intel y AMD, lo que podemos considerar gama de usuario y no de estación de trabajo. Esto deja fuera, por ejemplo, los Threadripper de AMD o algunos modelos Core-i9 X3 de Intel.

El sistema de anclaje incluye todo lo necesario para su montaje en cualquiera plataforma o socket con chapa de soporte trasero dedicado para socket LGA115x de Intel y aprovechando la chapa de soporte del LGA2066 y la de los AMD de socket AM4 como los Ryzen de todas las generaciones hasta la fecha.

El montaje es fácil, incluye la pasta térmica necesaria para tres o cuatro montajes, y podremos tenerlo funcionando en apenas 5 minutos, aunque ciertamente el fijar los tornillos de soporte con la llave incluida no es el sistema más rápido o accesible que hemos visto en un disipador convencional de este tipo.

Usa dos cables, uno para el sistema de iluminación, que es USB para tener una compatibilidad total con cualquier sistema o placa base, y el conector PWM de los ventiladores concentrado en uno solo gracias al adaptador incluido en el kit de montaje. El cable es algo corto, pero debería servir para cualquier placa base moderna.

Iluminación y otras características

El Gigabyte Aorus ATC800 tiene un potente sistema de iluminación siendo los dos ventiladores RGB compatibles y contando con una gran superficie de difusión de la luz en todas las aspas del ventilador. Además, el disipador también tiene otras zonas iluminadas, como el embellecedor superior donde se encuentra el logo de la marca.

Podemos controlar esto desde la bios, si es Gigabyte, o desde el software RGB Fusion de Gigabyte donde podemos concentrar todos los ajustes de iluminación de todos los componentes compatibles de todo nuestro ordenador.

Adicionalmente este modelo tiene una zona de monitorización basado en rayas de color que nos indican dos cosas, la temperatura del sistema con una escala clásica de ultravioleta a infrarrojo, y con varias posiciones para conocer la velocidad de rotación de los ventiladores. Este sistema debería funcionar en cualquier ordenador, pero Gigabyte recomienda una placa base Gigabyte, supongo que no podíamos esperar otra cosa.

Ruido, temperatura y resultados

En nuestras pruebas hemos añadido uno de los disipadores convencionales que hemos probado recientemente y que nos causo una gran impresión. Iremos añadiendo otros modelos según vayan pasando por nuestro laboratorio. En este momento el ATC800 logra mejores temperaturas pero a cuenta de un ruido sustancialmente superior y también a un precio notablemente más elevado. 

Ruido

Temperatura del disipador

Temperatura del Procesador

Frecuencia del ventilador

Captura térmica en carga (frecuencia stock AMD Ryzen 3800X - 1400rpm):

Análisis y conclusión

El Gigabyte Aorus ATC800 nos ha demostrado que Gigabyte también sabe hacer disipadores convencionales de calidad y este es un buen ejemplo. Tiene un buen equilibrio entre rendimiento y ruido y tiene características y calidades muy buenas. Aun así, su precio es caro, cerca de los 100 Euros y en equilibrio de prestaciones no es capaz de vencer a otros modelos que hemos probado últimamente.

Seguramente estemos pagando mucho por su bonito sistema de iluminación y por su aspecto cuidado, pero los que busquéis un buen disipador, silencioso y con un precio adecuado mi recomendación por ahora seria las misma que os dimos hace algunas semanas con el Dark Rock Slim de BeQuiet.

Si me gusta su modo de parada completa, con placas base compatibles de esta misma marca, donde podemos tener procesadores de consumo bajo, en torno a los 65w, con los ventiladores completamente parados, quizás esos 40 Euros de más que tendríamos que pagar se compensen con esto y la iluminación, pero, y esto es mi opinión, yo no los pagaría.

Fin del Artículo. ¡Cuéntanos algo en los Comentarios o ven a nuestro Foro!

LO MEJOR
Buen sistema de iluminación
Doble ventilador en configuración de entrada y salida
Buena calidad de fabricación
Buena capacidad de refrigeración
LO PEOR
Precio elevado
Sistema de montaje mejorable
Algo ruidoso a máximas RPM
Premio a Gigabyte Aorus ATC800
  • Producto: Gigabyte Aorus ATC800
  • Fecha: 09/10/2019 19:25:41
Redactor del Artículo: Javier Rodríguez

Javier Rodríguez

Empecé a publicar artículos sobre los componentes de PC que pasaban por mis manos en 1999, al tiempo que era director técnico de la cadena de tiendas de informática Batch-PC. Me uní a Geeknetic como redactor jefe y responsable de laboratorio en 2005. El hardware es mi pasión, aunque en mi tiempo libre acostumbro a disfrutar de juegos de PC multijugador.