Intel Core i9-10900K Review

Intel Core i9-10900K Review

por Javier Rodríguez 20/05/2020 6
Arquitectura
Socket
Memoria
Precio
Web
FinFET 14nm Comet Lake-S
LGA1200
Dual-Channel 128-Bit DDR4 2993
499 Euros
Puntuación de Intel Core i9-10900K en la review:

Introducción a las especificaciones del Core i9-10900K

El nuevo Intel Core i9-10900K esta en lo alto de la cadena trófica de esta nueva gama de procesadores de gama media de Intel, su competencia es dura, sin duda, pero viene con armas interesantes debajo del brazo. Sus armas son claras, ya que a nivel de proceso de fabricación no trae ninguna mejora importante sobre las generaciones anteriores salvo las optimizaciones propias que se van desarrollando en las diferentes tecnologías litográficas.

Sus armas son aprovechar cada megahércio que ha podido exprimir Intel de este proceso de fabricación añadiendo además dos núcleos extra sobre la generación anterior. Esto convierte al Intel Core i9-10900K en el modelo de la marca más potente hasta la fecha introduciendo con él, y con algunos modelos de gama similar, nuevas técnicas para aprovechar incluso las características únicas de cada núcleo que lo compone. En la review de hoy daremos cumplida cuenta de todas novedades.

Especificaciones y características técnicas del Intel Core i9-10900K

  • Frecuencia base: Hasta 3.7GHz
  • Frecuencia Intel Turbo Boost 2.0: Hasta 5.1GHz
  • Frecuencia Intel Turbo Boost Max 3.0: 5.2
  • Frecuencia Intel Thermal Velocity Boost: Hasta 5.3/4.9GHz
  • Frecuencia Turbo en todos los núcleos:  4.8GHz
  • Núcleos: 10
  • Hilos de proceso: 20
  • Socket: FCLGA1200
  • Diseño Térmico: 125w TDP
  • Multiplicador interno desbloqueado: Si
  • Número de Lineas PCI Express 3.0: 16 (40 con el chipset)
  • Configuración de memoria: Doble Canal 128-Bit DDR4-2666MHz
  • Gráficos: Intel UHD Graphics 630
  • Soporte Intel Optane: Si
  • Otros: VT-x, VT-x EPT, VT-d, VPro, Intel AES 

Nuevos chipsets y nuevas prestaciones

Estos nuevos procesadores traen consigo también una nueva serie de chipsets, de momento dos, que darán servicio a este nuevo socket introducido. Las nuevas condiciones de alimentación de esta generación de procesadores parecen haber empujado a Intel a la necesidad de algunas patillas extra dentro de sus procesadores lo que ha supuesto la introducción del nuevo socket LGA1200 y por tanto toda una nueva generación de chipsets y placas base que no serán compatibles con las generaciones anteriores, así como las generaciones anteriores no son compatibles con estos nuevos procesadores.

Esta plataforma, de momento, se compone únicamente de dos chipsets, el H470 y el Z490, aunque según vayan desapareciendo modelos de gama baja del catalogo de Intel se irán también incorporando nuevos chipsets para dar la respuesta adecuada a los procesadores menos exigentes de la nueva gama. Por ello de momento solo encontraremos en el mercado placas base con el Intel H470 y el Intel Z490.

Como en generaciones anteriores sobre estas dos variantes no hay grandes diferencias, de hecho, técnicamente son idénticos pero el Intel Z490 se reserva a procesadores con capacidad de overclocking mediante desbloqueo del multiplicador interno así que si quieres hacer overclocking con facilidad tendrás que optar por una de estas placas base que, cuando se estabilice el mercado, deberíamos poderlas encontrar desde los 100-120 Euros.

No encontraremos grandes mejoras sobre las generaciones anteriores, básicamente estos chipsets nos ofrecen mas que una mejor integración de novedades a nivel de conectividad de red con el soporte de los chips más modernos de Intel en lo que se refiere a Wifi-6 y también a Ethernet de hasta 2.5GbE. El resto de las prestaciones siguen siendo las mismas, seguimos con el mismo bus 8GT/s hacia el procesador, las mismas 24 líneas PCI Express 3.0 y también las mismas opciones de almacenamiento PCI Express y SATA que en la generación anterior. La conectividad USB 3.1 también sigue del mismo modo, podemos ver detalles de todos estos datos en nuestras reviews mas recientes con placas base con chipsets Z490.

Con esta información os podéis imaginar que no hay grandes cambios en la plataforma actual de Intel para estos procesadores, es mas lo que los procesadores pueden aportar a nivel de capacidad de proceso y nuevas opciones de núcleos y frecuencias y consumos. De hecho, esta generación se caracteriza por quedarse algo atrás en conectividad, no encontraremos el PCI Express 4.0 por ningún lado, pero quizás lo compensa, como veremos después con buenas capacidades de overclocking, con un coste importante a nivel de consumo.

Las prestaciones del Intel Core i9-10900K

En el Core i9-10900K vemos novedades funcionales pero ninguna tecnología realmente novedosa. Si que encontraremos un apoyo mayor a la capacidad de overclocking autónoma del procesador, más allá del poco o mucho margen que pueda dejar para el usuario.

Básicamente es un procesador donde Intel ha buscado ofrecer la mayor frecuencia posible desde fabrica aumentando en el proceso los requerimientos energéticos del procesador elevando hasta los 125w, desde los 95w de la generación anterior, el TDP marcado de fábrica. Este margen de consumo le permite a Intel mejorar sustancialmente las frecuencias añadiendo también dos núcleos extra que se traducen en cuatro hilos de proceso adicionales gracias al uso de Hyperthreading.

Esta generación aprovecha bien las técnicas de frecuencia variable con turbo de las antiguas generaciones y las llevan a un nuevo nivel que permite al procesador saber incluso cuáles son sus dos núcleos más eficientes en cuanto a frecuencia máxima se refiere para balancear hacia ellos la carga cuando se requiere de un rendimiento superior. Todo esto sin necesidad de aumentar el voltaje en estos dos núcleos. A esta tecnología Intel la denomina Intel Turbo Boost Max Technology 3.0. Este modelo, y el resto de los i9 de esta generación, dan un paso adicional ofreciendo un modo Intel Thermal Velocity Boost que permite a este modelo alcanzar hasta los 5.3GHz en algunos de sus núcleos y siempre y cuando la refrigeración instalada acompañe.

El Core i9-10900K cuenta con 10 núcleos, con 20 hilos de proceso gracias al hyperthreading. Esta generación introduce novedades en las tecnologías de overclocking y personalización del rendimiento con ajustes como la configuración por núcleo del hyperthreading, el overclocking de buses como el PEG/DMI o mejoras en los ajustes de la cuerva de voltaje y frecuencia desde Intel Extreme Tuning Utility.

Las frecuencias de este modelo van desde los 3.7GHz de su frecuencia base, con modo Turbo 2.0de 5.1GHz, modo turbo 3.0 de 5.2GHz, Velocity Boost de entre 4.9 y 5.3GHz para todos los núcleos y frecuencia turbo sostenida de hasta 4.8GHz cuando sometemos a carga simultanea a todos los núcleos del procesador. El TDP en todo caso siempre es de 125w aunque, como veremos después, es fácil que el consumo real del procesador sea mucho mas elevado en sus frecuencias mas elevadas, sobre todo si pretendemos mantenerlas en el tiempo.

El precio de este modelo se mantiene en los precios por los que rondaba su antecesor, sobre los 500 Euros, e incluye una Intel UHD Graphics 630. Existe también una versión KF, sin gráfica, por un precio similar. Toda esta generación cuenta con 16 líneas PCI Express (40 para el total de la plataforma) desde el procesador, todas de tipo 3.0.

La competencia directa

El Intel Core i9-10900K se enfrentará a sus fantasmas en forma de Core i9-9900K. Las diferencias con el no son tantas, los dos núcleos adicionales, cuatro hilos si contamos el hyperthreading, 100MHz mas de frecuencia base y 300MHz en modo Thermal Velocity. El resto de las prestaciones quedan igual, la conectividad es la misma y solo vemos un aumento de la cache de un 25% añadiendo hasta 20MB de cache compartida entre todos los núcleos desde los 16MB de la generación anterior. Además, hay que tener en cuenta que este modelo consume un 30%, como poco, sobre los modelos anteriores.

Sus requisitos térmicos, si queremos verlo trabajar a esas frecuencias elevadas son enormes así que en este caso mi recomendación es contar con algún kit de refrigeración liquida o convencional capaz de mover entorno a los 280w de calor con soltura. De ese modo nos garantizaremos sacarle partido y a la vez podremos tener un entorno algo sobrado que permita a los ventiladores trabajar a frecuencias reducidas.

Con respecto a AMD este procesador, por precio y características, es directo competidor del magnifico Ryzen 9 3900X. Este modelo de AMD cuenta con 12 núcleos, 24 hilos de proceso, cuatro más que el Intel, pero sus frecuencias de trabajo son hasta 600MHz menos en modos turbo. El AMD consume 20w menos en TDP y mejora al Intel en el interfaz PCI Express ya que soporta hasta 16 líneas de tipo 4.0. Luego los veremos cara a cara en nuestras pruebas de rendimiento.

Capacidad de overclocking, temperaturas de trabajo

La capacidad de overclocking de este modelo es muy ajustada, parece que todo lo que puede dar se ha sacado ya desde fabrica para que el usuario solo tenga que pinchar y disfrutar, pero eso nos hace pensar si realmente merece la pena pagar mas por un modelo desbloqueado que requerirá ingentes cantidades de refrigeración para sacarlo de su zona de confort que es, con un voltaje razonable, sobre los mismos 5.2GHz de su frecuencia turbo 2.0.

Y ojo con estas frecuencias sostenidas porque los requisitos de refrigeración son muy elevados. Para las pruebas de este modelo hemos tenido que instalar cuatro ventiladores a nuestro radiador de refrigeración liquida para conseguir un equilibrio decente entre rendimiento, temperaturas y ruido del sistema. Nos gusta probar los procesadores tal y como los usarías cualquiera de vosotros en vuestras casas. A nuestros 5.2Ghz estables, con 1.42v de Vcore, hemos sufrido bastante para mantener el procesador alrededor de los 82 grados centígrados. El Tjunction, el punto donde empieza el throttling, esta en los 100 grados en este modelo. 

Consumo en reposo (w)

Consumo en reposo (w)

Consumo en carga (w)

Consumo en carga (w)

Temperatura en reposo (Cº)

Temperatura en reposo (Cº)

Temperatura en carga (Cº)

Temperatura en carga (Cº)

Resultados de rendimiento

Hemos sometido a este modelo a nuestra batería de pruebas habituales en dos modos, el de frecuencias de fabrica siendo el procesador el que se autogestiona y con el modo de overclocking a 5.2GHz estable para todos los núcleos. Por supuesto también veréis en nuestras tablas todos los modelos que hemos probado en las ultimas generaciones de Intel y AMD, los resultados son muy interesantes.

Sisoft Sandra. Aritmética

Sisoft Sandra. Aritmética

Sisoft Sandra. Multimedia

Sisoft Sandra. Multimedia

Sisoft Sandra. Ancho de banda memoria

Sisoft Sandra. Ancho de banda memoria

Cinebench R20 CPU

Cinebench R20 CPU

Cinebench R15 SMP

Cinebench R15 SMP

Cinebench R15 1xCPU

Cinebench R15 1xCPU

Handbrake. Menos es mejor.

Handbrake. Menos es mejor.

Geekbench 5 Single

Geekbench 5 Single

Geekbench 5 SMP

Geekbench 5 SMP

Geekbench 4 Single

Geekbench 4 Single

Geekbench 4 SMP

Geekbench 4 SMP

Pruebas en juegos. 1080 con Geforce GTX 1080 Ti. Battlefield 1

Pruebas en juegos. 1080 con Geforce GTX 1080 Ti. Battlefield 1

Pruebas en juegos. 1080 con Geforce GTX 1080 Ti. Doom

Pruebas en juegos. 1080 con Geforce GTX 1080 Ti. Doom

Pruebas en juegos. 4K con Geforce GTX 1080 Ti. Battlefield 1

Pruebas en juegos. 4K con Geforce GTX 1080 Ti. Battlefield 1

Pruebas en juegos. 4K con Geforce GTX 1080 Ti. Doom.

Pruebas en juegos. 4K con Geforce GTX 1080 Ti. Doom.

Análisis y conclusión

Como veis nuestro modo de overclocking, como nos pasa también últimamente con todos los procesadores AMD, ofrece una mejora de rendimiento bastante corta, apenas merece la pena, pero lo cierto es que los modelos que no tienen el multiplicador liberado, con estas mismas características, como es el Core i9-10900, es apenas 50 Euros mas económico y metidos en un procesador de 500 Euros tampoco supone un gran ahorro.

Aparte de esta apreciación el procesador es rápido, se sitúa muy cerca, o por encima del Ryzen 9 3900X de 12 núcleos, y eso ya es una mejora sustancial sobre las generaciones anteriores. Aun así, el mejor procesador de gama media para sistemas sobremesa sigue siendo, de largo, el impresionante Ryzen 9 3950X de AMD con sus 16 núcleos y 32 hilos de proceso.

Los que esperaran que Intel se volviera a colocar por delante con soltura tendrán que esperar a los procesadores de próxima generación que le permitan a Intel desarrollar estas frecuencias, con mayor densidad en el proceso de fabricación de sus procesadores. De momento el Core i9-10900K se defiende bien pero no permite retornar el trono del mejor procesador de esta gama. También, ojo, es sustancialmente más económico que los 850 Euros que cuesta la alternativa mas potente de AMD. 

Fin del Artículo. ¡Cuéntanos algo en los Comentarios o ven a nuestro Foro!

LO MEJOR
Se añaden dos núcleos sobre la generación anterior, 4 hilos de proceso
Excelente rendimiento en núcleos aislados
Mejora el rendimiento de su principal competidor, a un precio similar
LO PEOR
Consumo elevado en sus modos turbo, muy por encima del TDP especificado
No aporta grandes tecnologías nuevas, no ofrece gran aliciente para el cambio
Premio a Intel Core i9-10900K
  • Producto: Intel Core i9-10900K
  • Fecha: 20/05/2020 12:45:21
Redactor del Artículo: Javier Rodríguez

Javier Rodríguez

Empecé a publicar artículos sobre los componentes de PC que pasaban por mis manos en 1999, al tiempo que era director técnico de la cadena de tiendas de informática Batch-PC. Me uní a Geeknetic como redactor jefe y responsable de laboratorio en 2005. El hardware es mi pasión, aunque en mi tiempo libre acostumbro a disfrutar de juegos de PC multijugador.