Review procesador Intel Core i9-9900K

por Javier Rodríguez 19/10/2018 13
Arquitectura
Socket
Memoria
Precio
Web
Intel 14nm Coffee Lake
LGA1151
DDR4 doble canal 128-Bit
600 Euros
Puntuación de Intel Core i9-9900K en la review:

Introducción

Lo que probamos hoy no es más que una evolución de una arquitectura y una plataforma que ya conocíamos. Una plataforma basada en un proceso de fabricación, 14nm, que Intel ha explotado quizás mas de lo que les hubiera gustado. Ciertamente parece increíble que hayan podido pasar con esta misma arquitectura de procesadores de cuatro núcleos a modelos, como el que probamos hoy, que doblan el numero de núcleos.

Cierto es que nos encontraremos en este modelo con limitaciones por la propia arquitectura, que esta ya sin duda a sus limitaciones y capacidades, pero el Core i9-9900K abre un nuevo sentido a la gama media de Intel con hasta 8 núcleos y 16 hilos de proceso. Un hito que hace un par de años pensábamos que nunca llegaría y que aquí están en buena medida gracias a una competencia solvente que ha obligado a Intel a ofrecer mas a sus clientes. Hoy veremos si es suficiente.

Una plataforma inusualmente estable

Una de las cosas mas llamativas, para ser Intel, de esta nueva generación de procesadores Core i9 para la gama media, es que no tenemos que cambiar de placa base para sacarle partido. Intel afirma que solo con el nuevo chipset Z390 se puede sacar todo el partido a estos procesadores, pero lo cierto es que con cualquier Z370 que hay en el mercado podrás hacer el overclocking que quieras, o que te deje, con estos procesadores. El socket LGA1151 se mantiene como la plataforma estable para la gama media de Intel.

Dicho esto, que es importante porque significa que es el primer cambio importante que hace Intel que no requiere de un nuevo socket y nuevos chipsets, lo cierto es que el nuevo chipset Z390 trae mejoras interesantes que se deben valorar.

La primera es que viene de la mano de placas base mas modernas que traen mejoras importantes en cuanto a alimentación para estos procesadores, que son de consumo mas elevado que generaciones anteriores, y están mejor preparadas para las configuraciones mas modernas. Esto no es una mejora directa del chipset, pero si de la evolución propia del mercado y de los nuevos requisitos de estos procesadores.

El Intel Z390 es un chipset de gama alta que permite acceder a las capacidades de multiplicador desbloqueado de los procesadores de la serie K de Intel. Tiene 24 líneas PCI Express 3.0, que se suman a las 16 que tienen estos procesadores y tiene un puente de comunicación con el procesador PCI Express 3.0 4x. Las líneas se suelen usar actualmente para conectividad M.2 de alta velocidad, incluyendo soporte RAID PCI Express NVMe.

Hasta aquí todo normal, puesto que esto ya lo podíamos encontrar en generaciones anteriores. Entre las cosas que seguimos teniendo de forma estándar también encontramos el mismo numero de canales de RAM, tres conexiones de vídeo con soporte hasta 4k mediante HDMI 2.0 o Displayport 1.4, 6 puertos SATA con modos RAID y soporte Intel Optane.

El primer cambio lo encontramos en la conectividad USB 3.0. Este chipset tiene un total de 14 puertos USB 2.0 y un total de 10 puertos USB 3.0 que se pueden repartir entre 6 puertos USB 3.1 Gen2 de 10Gbps o hasta 10 puertos USB 3.1 Gen1 de 5Gbps. Este chipset es el primero de Intel que tiene soporte nativo para USB 3.1 Gen2 10Gbps y eso permite igualar a esta generación con las prestaciones que ofrecen los procesadores Ryzen en cuanto a conectividad USB.

La segunda diferencia importante la encontramos en el soporte nativo para una MAC inalámbrica. Intel puede colocar ahí un interfaz inalámbrico Wifi-AC de última generación con capacidad para hasta 1733mbps de velocidad de enlace. Soporta configuraciones de antena complejas y también soporta MU-MIMO. Esta prestación hará que casi todas o todas las placas base Z390 dispongan de conectividad inalámbrica de alta velocidad de serie. Este chipset añade también conectividad Bluetooth 5.0.

Las prestaciones del Intel Core i9-9900K

Este procesador tiene las mismas capacidades que la generación Core i7 de procesadores Coffee Lake que se lanzaron hace precisamente un año. No hay cambio de arquitectura, no hay cambio de proceso de fabricación, solo se exprime la capacidad de esta arquitectura para que de todo lo que tiene que dar hasta que Intel pueda dar un salto real hacia los 10nm, salto que les esta costando, por problemas productivos, mas de lo esperado y que es una de las razones por las que la competencia está comiéndole el terreno a marchas forzadas.

El nuevo Core i9-9900K es un procesador extraño porque tiene el mismo TDP de un 8700K, solo 100Mhz menos de frecuencia base, 300MHz de frecuencia turbo y además introduce dos núcleos mas y cuatro hilos de proceso. Tiene la misma arquitectura, las mismas prestaciones y aun así consigue una frecuencia turbo mas elevada. Parece difícil de entender, pero ciertamente todo esta relacionado en la forma en la que Intel puede establecer sus frecuencias turbo de forma dinámica, en este caso solo dos núcleos, con respecto al resto de la configuración y los sensores del procesador.

Intel juega con maestría con todos estos elementos y solo introduce una mejora importante con respecto a los modelos del año pasado. Esta generación usa soldadura entre el intercambiador de calor del procesador (IHS) y el propio encapsulado cuando las generaciones anteriores usaban materiales de intercambio en forma de pasta para la transferencia de calor.

En realidad, no es que Intel quiera hacer un favor a los overclockers es que estos procesadores, por su propia configuración de núcleos, son mas calientes que los de generaciones anteriores. Eso hace que Intel necesite un intercambio de calor mas eficiente para mantener al procesador dentro de sus temperaturas de trabajo normales y que tenga también posibilidades de lograr niveles de overclocking que los usuarios consideren atractivos y solventes.

El resto de las prestaciones son idénticas: doble canal de memoria DDR4 con soporte para memorias DDR4-2666 y una capacidad de hasta 64GB con 128GB con memorias Dual Rank. Por supuesto con perfiles XMP podemos acceder a memorias de mucha mayor de frecuencia de trabajo, por encima de los 4000Mhz. Integra también la misma solución grafica basada en el Intel UHD Graphics 630 con soporte Vsync y Clear Video.

Estos procesadores también incluyen soporte para vPro, virtualización VT-x y VT-d, Turbo Boost, Optane, etc. Este procesador parece que también, aunque esto no lo ha confirmado Intel, esta mejor preparado para soportar ataques del tipo Meldown y Spectre.

La competencia directa

Este procesador existe como respuesta a la creciente competencia de los nuevos procesadores Ryzen 7 2000 de AMD y concretamente este modelo es una respuesta directa al procesador Ryzen 7 2700X también con 8 núcleos y 16 hilos de proceso. Este procesador de AMD, y su anterior modelo, fue el que hizo cambiar el concepto de procesador de gama media estandarizando, por precio y prestaciones, las configuraciones de 8 núcleos (aunque AMD tenia ya procesadores de 8 núcleos en el mercado) y 16 hilos de proceso.

El Ryzen 7 2700X es un procesador con menores frecuencias de trabajo, en turbo al menos, y tiene un TDP similar. Su motor de memoria también es de doble canal DDR4 y sus optimizaciones de bus de datos y latencias ha conseguido reducir de forma notable las diferencias de rendimiento en juegos con respecto a los procesadores alternativos de Intel.

Su capacidad conectiva es tanto o mejor que la de Intel y el soporte nativo para USB 3.1 Gen2 lleva presente ya dos generaciones. Sus chipsets también se han adaptado a los tiempos y las nuevas generaciones de placas base X470 muestras diseños modernos y capacidad de almacenamiento de última generación con modos híbridos incluso mas elaborados que los que podemos obtener con la tecnología Optane de Intel.

Actualmente el Ryzen 7 2700X cuesta 344 Euros, aunque podemos encontrarlos de oferta por debajo de los 300. Son 250 Euros menos que el nuevo Core i9-9900K y tiene una versión mas económica el Ryzen 7 2700 por menos de 300 Euros, con capacidad de overclocking, 8 núcleos y 16 hilos de proceso y un TDP de tan solo 65w. Es sin duda mi procesador favorito, y lo digo sin ambages, de todos los que podemos encontrar actualmente en la gama media.

Capacidad de overclocking, temperaturas de trabajo

Mas núcleos en la misma arquitectura se suele traducir en frecuencias estables mas recortadas y/o temperaturas mas altas. La temperatura máxima de trabajo de este procesador es de 100 grados, como sus hermanos Core i7, así que el margen de maniobra es reducido. El consumo también es el mismo, al menos el que nos referencia al sistema de refrigeración adecuado para su soporte en condiciones normales.

Sus ocho núcleos ofrecen un plus de rendimiento importante, como veremos ahora, pero las frecuencias máximas de este prosador no son sensiblemente mas elevadas que las que hemos visto en el Intel 8700K o en el Intel 8086K Edición Limitada. Nosotros, que buscamos overclocking razonables que podríamos tener todos en casa, hemos logrado una frecuencia estable de 5GHz, para todos los núcleos, con un voltaje moderado de 1.43v y un sistema de refrigeración liquida con radiador de 240mm que podemos comprar cualquiera de nosotros por poco mas de 100 Euros.

Creo que es un buen resultado teniendo en cuenta que la mejora sobre la frecuencia estándar, con turbo de la misma frecuencia, pero solo sobre dos núcleos y de forma inestable, es un gran resultado que mejora el rendimiento de forma notable y nos permite un uso los siete días de la semana y las 24 horas del día. Eso nos deja una gran sensación en la boca en cuanto a la capacidad de overclocking de este gran procesador de 8 núcleos.

En cuanto a las temperaturas de trabajo si forzamos a este procesador, en frecuencias estándar de fábrica, con una refrigeración buena y velocidades de ventiladores bajas o moderadas, podremos rondan los 75 grados de temperatura estable en estrés de todos los núcleos. A esta temperatura las frecuencias de trabajo estables son de 4GHz, 300MHz sobre la frecuencia base y 1GHz por debajo de las frecuencias turbo solo accesible en dos núcleos.

Con overclocking, velocidades de ventilador de 1600rpm y cuatro ventiladores en nuestro radiador de 240mm, las temperaturas suben a los 85 grados estables. Sin Throttling y con un rendimiento sostenido realmente bueno y más que competitivo. Las temperaturas en reposo, en ambas configuraciones de frecuencia, oscilan entre los 35-40 grados con una temperatura ambiente de 20 grados. Permite que reduzcamos los ventiladores del kit al mínimo y disfrutar de un PC realmente silencioso.

Resultados de rendimiento

Esta generación de procesadores sigue en la gama media, son procesadores de precio medio que compiten también con otros modelos de gama media. Lo hemos sometido a nuestra batería de pruebas habitual comparándolo con y sin overclocking a sus hermanos de gama mas recientes y también a los mejores procesadores de su competencia. 

Sisoft Sandra. Aritmética

Sisoft Sandra. Multimedia

Sisoft Sandra. Ancho de banda memoria

Cinebench R15 1xCPU

Cinebench R15 SMP

Handbrake. Menos es más.

Geekbench 4 Single

Geekbench 4 SMP

Pruebas en juegos. 1080p con Geforce GTX 1080 Ti.

Dentro de la gama media, y siendo estrictos con nuestros resultados, este es el procesador que mejores resultados obtiene en nuestras pruebas tanto cuando lo medimos con o sin overclocking con respecto a su competencia mas directa. Aun así, vemos que sufre para superar al Ryzen 7 2700X que es sin duda la gran alternativa a este procesador. 

Análisis y conclusión

Nuestros resultados nos dicen dos cosas, la mejora con overclocking sobre la frecuencia base, aun no superando el máximo de frecuencia del turbo es realmente notable. El procesador gana casi un 20% de rendimiento en multinúcleo, menos cuando usamos un solo núcleo del procesador porque lógicamente en esa situación el modo turbo de 5GHz se mantiene perfectamente en el tiempo.

La otra conclusión que saco es que este procesador no consigue en la mayoría de las pruebas desbancar al fantástico Ryzen 7 2700X que con su modo de overclocking de 4.3GHz es solo un 5% mas lento que el Core i9-9900K a 5GHz en muchos de las pruebas multinúcleo y solo un 12-15% mas lento en nuestras pruebas de juegos.

Son entre 250-300 Euros más de coste, casi el doble, lo que realmente debería hacernos pensar cual es la solución más inteligente. Si nos ceñimos a los datos Intel tiene el procesador de gama media más rápido del mercado, pero ni brilla logrando su objetivo, ni ofrece grandes prestaciones nuevas sobre los modelos de seis núcleos de hace un año.

Este análisis es con el precio oficial, que últimamente es dÍficil de sostener debido a los problemas de producción, o más bien de alcanzar a la demanda, que hay en estas gamas medias de Intel. No puedo predecir a que precio llegarÁ a las tiendas en España, o si la demanda hará que suba sobre su precio recomendado, pero esta claro que ahora mismo la tendencia de precios de los procesadores Intel es al alza. 

Con estos precios de lanzamiento, y este panorama de producción actual, parece este modelo no tiene demasiado soporte si miramos su relación precio-prestaciones. Todavía nos quedan otras opciones que explorar, como el 9700K que elimina el Hyperthreading, manteniendo los 8 núcleos de proceso, y añadirá seguramente mas capacidad de overclocking lo que en conjunto debería suponer una mejora en el rendimiento en juegos. 

Fin del Artículo. ¡Cuéntanos algo en los Comentarios o ven a nuestro Foro!

LO MEJOR
Mantiene la plataforma, funciona en placas Z370
El TDP se mantiene en 95w
El IHS esta soldado
Buenos niveles de overclocking
Gran mejora de rendimiento SMP
LO PEOR
Bastante más caro que su competencia
Solo un 15% más rápido que un Ryzen 7 2700X
  • Producto: Intel Core i9-9900K
  • Fecha: 18/10/2018 10:53:53