OCZ Extreme Series Triple Canal

por Javier Rodríguez 20/03/2009 ...La Mejor Memoria RAM

Introducción

Introducción.

El rendimiento de la memoria de un ordenador siempre es algo en lo que prestamos buena parte de nuestro esfuerzo e inversión. Cada día es más importante tener la cantidad de memoria adecuada para nuestras necesidades pero también para lograr el mejor aprovechamiento de nuestro hardware. Los fabricantes son conscientes de estas nuevas inquietudes de los usuarios y podemos encontrar en el mercado soluciones que facilitan el trabajo como son las memorias de perfiles extendidos que en Intel conocemos como extreme Series.

OCZ Extreme Series OCZ3X1600LV6GK.

Detrás de este numero de modelo un tanto complejo encontramos una detalla descripción de las memorias que hoy os presentaremos. Primero encontramos el OCZ3 que nos indica que tratamos con memoria DDR3, la X siguiente corresponde a la serie Extreme para Intel, 1600 es la frecuencia natural de las memorias, LV corresponde a bajo voltaje (low voltaje) y 6GK corresponde a 6GB kit.

Este tipo de memorias tienen un sistema de perfiles no estándar, especialmente pensados para trabajar con chipsets Intel con triple canal de memoria. Es, por tanto, con los X58 donde desarrollan todo su potencial ya que permiten aprovechar mejor diversos buses del sistema pero concretamente los referentes a frecuencias y latencias de las memorias.

OCZ ha trabajado en estas memorias para conseguir que sean capaces de trabajar a frecuencias elevadas que permitan a cualquier ordenador con Core i7 acercarse a la barrera de los 28-30GB/s de ancho de banda con facilidad. Para ello se usan memorias con frecuencia DDR 1600, 800MHz reales, con voltajes compatibles con Core i7 que no superan los 1.65v. De este modo nos cubrimos las espaldas y no arriesgamos la durabilidad de nuestras memorias ni de nuestro procesador.

Un par de ventiladores bien situados nos mejoraran notablemente

el comportamiento de las memorias.

Perfiles X.M.P

Perfiles X.M.P.

eXtreme Memory Profiles. Esta es la respuesta de Intel a las memorias SLI de Nvidia. Esta tecnología se basa en el uso de perfiles no estándar dentro del chip SPD que encontramos en cualquier modulo de memoria DIMM. Existe un organismo, llamado JEDEC, que marca unos estándares de velocidades y latencias para que todos tengamos una plataforma lo más estable posible para instalar memoria en nuestros ordenadores.

Este tipo de latencias y frecuencias marcan unos estándares muy básicos que quedan un poco alejados del uso intensivo que hacemos algunos entusiastas. Para ello Intel introduce algunos perfiles más optimizados por el fabricante de las memorias en relación a chipsets completos. Esto no nos garantiza un éxito del 100% pero si unos puntos de partida bastante seguros con prestaciones muy superiores a los que marcaría un SPD convencional.

Los perfiles XMP nos configuran todo en la placa para funcionar

adecuadamente con cada perfil.

En las prestaciones de una memoria interfieren muchos aspectos, como el procesador, el número de canales, el tipo de memoria….pero internamente podemos identificar dos factores como índices fundamentales del rendimiento de la memoria. Por un lado tenemos la frecuencia de trabajo y por otra las latencias.

La frecuencia de trabajo de unas memorias DDR3 pueden oscilar entre los 800 y los 2000MHz DDR. Esto son frecuencias en doble ratio, con entrada de datos tanto a la entrada como a la salida de cada ciclo de reloj, pero sus frecuencias reales son la mitad de esta frecuencia. En el caso que nos toca nuestras memorias DDR3 1600 trabajan en realidad a 800MHz con un doble ratio teórico de 1600MHz.

Estas memorias tienen dos perfiles. El mas agresivo supondrá más rendimiento

pero quizás algún problema dependiendo de las capacidades de nuestra placa

y procesador.

Nuestras memorias tienen dos perfiles para placas con X58. Uno de ellos a 1600MHz con latencias bajas de 8-8-8-24 y un segundo perfil a velocidades de 1750Mhz con latencias de 9-9-9-28. Ambos perfiles son para voltajes bajos de 1.65v. Con estas velocidades y latencias conseguimos anchos de banda notables con nuestra configuración de Core i7 a 4.2GHz. Estos perfiles son accesibles desde la BIOS de la placa y en nuestro caso (con una Asus P6T Deluxe) nos configura no solo las velocidades de memoria y otros buses sino también los voltajes de memoria y chipset necesarios para disfrutar de estas frecuencias con estabilidad.

Las latencias de una memoria son esperas referentes a la localización de las celdas en que se componen las memorias. Se enumeran en ciclos y es el tiempo que tardan las memorias en acceder x columna o a y fila de datos de la memoria. Cuanto menor sea el número de ciclos más rápido será la respuesta de los módulos de ahí la importancia de optimizar tanto la frecuencia, que suele ser más importante, como las latencias en un segundo plano.

Nosotros hemos optimizado un punto medio entre ambos perfiles que

se adecua mas a nuestras necesidades de latencias bajas y frecuencias altas.

Configuración y optimización de las memorias con un Core i7

Configuración y optimización de las memorias con un Core i7.

El trabajo de las memorias en un Core i7 es bastante más independiente que en otras arquitecturas de procesadores. Un Core i7 dispone de una controladora de memoria de triple canal DDR3 en su interior y también es capaz de manejarla con bastante independencia del resto de buses de que dispone el procesador.

Esto tiene sus ventajas porque podemos con buses internos de procesador reducidos usar perfiles de memoria muy elevados consiguiendo unos rendimientos notables y aprovechando nuestra inversión aunque no hagamos grandes overclockings. En generaciones de procesadores anteriores, como el Core 2, si queríamos sacar partido a unas memorias DDR3 1600 teníamos que usar buses elevados y luego usar divisores asíncronos para el bus de memoria que no tenían un gran efecto en el ancho de banda real. Con estos procesadores usar memorias 1600 significa tener un ancho de banda de más de 27GB aunque nuestro procesador no tenga ni un solo MHz de overclocking en su bus interno.

La ventaja de estos perfiles es que nos facilitan mucho la configuración y logran que el resultado sea con alta probabilidad del todo satisfactorio. También depende en buena medida de la placa base que vayamos a utilizar pero lo normal es que el resultado sea satisfactorio por regla general. La placa base es capaz de leer estos perfiles y nos dará la opción de usarlos configurando, según cada uno de ellos, el resto de factores implicados dentro de la configuración de la BIOS.

Los resultados con las Extreme de OCZ

Los resultados con las Extreme de OCZ.

Cuanto más aumentamos el rendimiento de nuestro bus de memoria mejor aprovechamos el rendimiento general de nuestro ordenador. Un equipo con memoria DDR3 1600, al menos con un Core i7, no rinde exactamente igual que uno con memoria DDR3 1333 aunque las diferencias dependerán también bastante de otros factores como el tipo de aplicación que utilicemos. La ventaja es que con este tipo de memorias el aprovechar al máximo nuestra inversión puede resultar un poco más sencillo.

En nuestro caso nos permitirán aprovechar en buena medida la capacidad de proceso de nuestro procesador Core i7 con apenas unos cambios en la BIOS de la placa base ya que el trabajo duro, como puede ser optimizar las latencias o los voltajes, ya los realiza la placa en correspondencia a la información que le proporciona la memoria en sus perfiles de velocidad.

Las velocidades en estas configuraciones de triple canal oscilan mucho con relación a la velocidad. En la siguiente grafica podéis ver una comparativa directa de diferentes frecuencias y también alguna referencia al mismo sistema usando memorias en doble canal.

Análisis y Conclusión

Análisis y Conclusión.

Las memorias con perfiles propios para chipsets concretos nos ayudan en gran medida a conocer las posibilidades de nuestra inversión y sacar el mayor provecho de ello. En el caso de los procesadores Core i7 este aprovechamiento de las memorias es algo realmente sencillo ya que no tenemos que echar mano de grandes velocidades de buses de procesador, ni forzar elementos como el chipset, para conseguir tasas de rendimiento elevadas.

Las memorias Extreme de OCZ ofrecen una plataforma de calidad para los que buscan seguridad y un overclocking sin complicaciones donde no dejemos ninguna de las variables del rendimiento general en manos del azar. Este tipo de memorias nos garantizan un rendimiento superior con nuestras placas X58, sea de la marca que sea, consiguiendo amortizar plenamente la inversión realizada. Además los precios de la memoria DDR3 caen en picado así que tener un Core i7 con configuraciones de 6 o 12GB de este tipo de memoria es posibilidad muy cercana.

La Mejor Memoria RAM

OCZ DDR3 PC3-12800 Extreme Core i7

Del 18/03/2009 al 09/04/2011

  • Este producto fue La Mejor Memoria RAM del mundo según los análisis de GEEKNETIC.
  • Del 18/03/2009 al 09/04/2011
  • Producto: OCZ DDR3 PC3-12800 Extreme Core i7
  • Fecha: 18/03/2009 11:33:42
Secciones: Memoria RAM