Intel Lynnfield Core i5 750

por Javier Rodríguez 08/09/2009 ...

Introducción

Introducción.

Hasta hace poco el socket 775 era sinónimo de rendimiento y prestaciones de calidad para casi cualquier bolsillo. Ahora el socket 775 deja paso a una nueva generación de procesadores que integran la unidad de memoria en el propio “die” y que añaden chipsets con prestaciones renovadas con nos dan soporte a tecnologías hasta ahora solo accesibles para las gamas más altas de procesadores Core i7. Hoy conoceremos una de las ofertas más interesantes con el procesador que marcara la referencia para los que buscan un buen equilibrio entre precio y prestaciones así como una de las placas base de referencia en este lanzamiento de nuevos procesadores.

Chipset P55 y la Asus P7T55D.

Hace unas semanas ya tuvimos oportunidad de pegar un repaso a esta placa base de Asus que será la punta de lanza del fabricante hasta que veamos modelos en el mercado de la gama WS y ROG pasados algún tiempo. Esta placa combina una buena capacidad de overclocking e integración de tecnologías punteras así como una estructura orientada para todo tipo de usuarios con prestaciones multimedia de calidad y una gran integración.

Como todas las placas basadas en el chipset P55 de Intel, que es de momento el único chipset compatible con los procesadores de socket 1156, requiere de un único chip en la placa que se encarga de toda la comunicación de los diferentes buses y del intercambio de datos con el procesador. Este tipo de configuraciones de un solo chip nos permite tener placas base mas económicas, posiblemente rondando los 100€ ya desde su lanzamiento, más frescas, más eficientes y sin embargo no prescinden de ninguna de las tecnologías modernas que tanto apreciamos los entusiastas de las plataformas Intel.

En vez de dedicar el tiempo a hablar de detalles, y poder centrarnos más en el análisis, os un enlace donde realizamos una prereview de esta placa base donde hablamos también de los detalles del chipset y de los diferentes procesadores que entraremos en esta nueva generación de chips de Intel.

¿Por qué cambiar a un lynnfield?

¿Por qué cambiar a un lynnfield?

Mucha gente me pregunta por qué cambiar de ordenador en tan poco tiempo cuando podemos con un procesador de cuatro núcleos como un Core 2 Quad realizar las tareas más complejas, jugar a los juegos más punteros. La respuesta es que no es necesario, no hay porque cambiar ahora mismo a un lynnfield pero si puedo decir que muchos entusiastas, que saben cuidar también de su dinero, encontraran en esta nueva plataforma el salto de calidad que esperaban sin el desembolso que requiere acceder a una plataforma core i7 de socket 1366.

De hecho es la forma más rápida y económica de tener un ordenador de rendimiento sorprendente, compatible con las últimas tecnologías graficas, y con capacidad para realizar overclocking de gran calidad con todas las garantías. De hecho no se me ocurre mejor forma que esta para adentrarnos en los sistemas gráficos más complejos, aunque con matizaciones, con la capacidad de proceso sorprendente de estos nuevos procesadores.

Hay que pensar también que esta nueva plataforma es el comienzo de una nueva plataforma que viene a sustituir a una arquitectura tan veterana y estable como es el socket 775 del que muchos guardan y guardaran un gran recuerdo. Es por ello, marcado este nivel de calidad, que el nuevo socket debemos mirarlo con lupa y esperar tanto o más que del socket 775 exigiendo además ese esperado punto añadido de rendimiento que nos promete el lynnfield con sus buses de alta velocidad y sus configuraciones de cuatro núcleos con y sin Hyperthreading.

Intel Core i5 750

Intel Core i5 750.

Este nuevo procesador se convertirá en la referencia directa de esta nueva gama de procesadores. Su potencia, como veremos luego, es elevada y su precio bastante adecuado sobretodo si lo combinamos con la placa base del precio y prestaciones adecuadas. Es fácil ponerlo a trabajar a frecuencias de más de 4GHz con refrigeración por aire y con unos 180€ de coste tenemos la combinación perfecta para montar un sistema de muy alto rendimiento donde encima podremos utilizar sistemas gráficos de hasta cuatro chips simultáneos ya sean Nvidia o AMD.

Cualquiera con dos dedos de frente vera en este procesador una inversión muy interesante ya que dispone de cuatro núcleos, un consumo de tan solo 95w, y trabaja de serie a una frecuencia de 2.67GHz que es precisamente la misma a la que trabaja su hermano mayor el Core i7 920.

Les diferencian básicamente cuatro cosas a estos procesadores, salvando el evidente cambio de socket, que es la controladora de memoria, que es de triple canal en el 920 y de doble en el 850, los consumos que son de 130W en el 920 y de 95w en el 750, el soporte de Hyperthreading que le permite al 920 procesar hasta ocho threads con sus cuatro núcleos nativos y el modo turbo del procesador que en el caso del 750 aumenta la frecuencia de un núcleo cuando no usamos el resto hasta los 3.2GHz mientras que el modo turbo del 920 se queda en los 2.93GHz.

Podremos encontrar también en el mercado una versión “S” del 750 con idénticas prestaciones pero con un consumo TDP de 82w, algo más de un 10” menos que el modelo convencional. En realidad parece un procesador normal pero para los amantes del overclocking, e incluso para los inexpertos, este procesador se convertirá en objeto de deseo por su gran potencial de overclocking.

Overclocking de un Core i5 750

Overclocking de un Core i5 750.

Con estos nuevos procesadores disfrutaremos de overclocking aunque no lo hagamos. El modo turbo proporciona más frecuencia de trabajo cuando las aplicaciones que tenemos en carga solo aprovechan uno de los núcleos. Es decir, que si estamos jugando a un juego que no soporta sistemas multinúcleo el propio procesador realizara overclocking de uno de los núcleos para ofrecer más rendimiento en esa aplicación sin comprometer la estabilidad del sistema ni aumentar consumos. Este es un proceso automático que podemos aprovechar, desactivar o potenciar en nuestro beneficio.

Algunas placas base, como la que hemos utilizado para este análisis inicial de la gama Core i5, disponen también de nuevos sistemas de overclocking asistido para novatos o vagos. Basta ejecutar un programa en Windows o una opción en la bios y la propia placa base nos dará algo de potencia extra. Concretamente la P7T55D Deluxe dispone de ambas opciones y es fácil ver como aumenta nuestra frecuencia de trabajo ella sola por encima de los 3.6GHz sin el más mínimo problema.

Si quieres mas entonces te tendrás que ensuciar algo las manos, no mucho, ya que con un par de ajustes estos procesadores, sin aumentos de voltajes, hacen estables los 4GHz. Es tan fácil como obligar al procesador a usar un bus interno de 200MHz y que trabaje a 20x de multiplicador interno de frecuencia y tendremos 4GHz de potencia bruta sin necesidad de tocar uno solo de los voltajes de la placa, memoria o procesador. 4GHz sin pestañear, casi 1.4GHz de ganancia, sin complicaciones y sin grandes conocimientos.

Para los usuarios más avezados hay que decir que el lynnfield simplifica ciertas tareas ya que reduce buses, ya no existe el bus uCLK, y los voltajes también se reducen a tres principales que son vcore, imc y memoria. Para un overclocking de más de 4GHz, que es perfectamente posible con aire, deberemos ajustar el IMC por encima de los 1.4GHz y el vcore, dependiendo de nuestra suerte con el procesador, también rondara los 1.4-1.5v. La memoria en este caso no debe superar los 1.65v aunque según aumentamos el IMC también aumentamos el margen de maniobra de la memoria sin riesgos para los componentes.

En nuestras pruebas hemos conseguido casi 4.4GHz de frecuencia con un disipador Thermalright para socket 1366 o 1156. Como no podía ser de otro modo Intel ha tenido la deferencia de que los mismos disipadores de 1366 valgan para el nuevo socket así que encontraremos una amplia oferta de disipadores ya en el mercado así como la posibilidad de utilizar alguno que ya tuviéramos en nuestro poder.

Lo cierto es que los menores consumos le vienen de maravilla a estos procesadores que consiguen un funcionamiento a altas frecuencias más suelto y más sencillo. Una gozada para los amantes del overclocking inteligente.

Probando nuestro Core i5 750

Probando nuestro Core i5 750.

Vamos a analizar este procesador en tres estados diferentes de frecuencia con aplicaciones básicamente orientadas al potencial del procesador. Veremos comparativamente como gana rendimiento según aumentamos el overclocking. Otra de nuestras pruebas ira orientada a conocer el rendimiento del bus de memoria de este procesador, de doble canal, y finalmente compararemos los resultados a 4GHz con un procesador 920 a la misma frecuencia. Esta es nuestra tabla de resultados:

Las pruebas han sido realizadas mediante Windows 7 utilizando, cuando esta disponible, las versiones de 64-Bit de cada test. Todas las pruebas son orientadas a CPU por lo que solo hemos tomado los datos de 3Dmark en sus apartados de CPU y por supuesto sin ningún tipo de asistencia externa como el PhysX de Nvidia o similares. Como vemos en los resultados el Core i7 920 a 4GHz, gracias a sus 8 threads, mantiene el liderato incluso con menos frecuencia de trabajo. Es algo natural que volveremos a verificar con nuestro análisis del Core i7 870.

Lo que si nos queda realmente claro es que este procesador que parece bastante normalito en sus frecuencias de fabrica se convierte en todo un portento al que podemos acceder cualquiera ya que como hemos comentado los 4GHz se alcanzan con tremenda facilidad.

Comprobando su comportamiento térmico

Comprobando su comportamiento térmico.

Para conocer el funcionamiento térmico de este procesador primero debemos ponernos en antecedentes. El disipador que hemos utilizado para las pruebas es un Thermalright MUX-120 y las temperaturas de ambiente rondaban los 26º. Hemos comprobado las temperaturas en tres estados de frecuencia: Serie, 4GHz y 4.35GHz. Y estos son los resultados.

Como vemos las temperaturas no son ligeras pero el procesador mantiene toda su capacidad de proceso. La prueba realizada fue un uso continuado de Cinebench R10 por lo que cada núcleo estuvo en plena carga durante el proceso. También os paso una pequeña tabla de voltajes usados para cada frecuencia.

Análisis y Conclusión.

Soy un amante de los procesadores que por una inversión moderada consiguen rendimientos de gran calidad mediante un poco de overclocking fácil y rápido. El Core i5 750 es una autentica maravilla que escala sus 2.67GHz hasta mas de 4GHz con total tranquilidad. Es además un procesador bastante fresco si lo mantenemos a voltajes moderados y tiene un precio, que combinado con alguna placa que ronde los 100€, hará del Core i5 el nuevo objeto de deseo tanto de overclockers como de jugadores de todo tipo. La nueva plataforma de Intel entra con fuerza y mantiene dos cosas importantes con respecto al Core 2 que es la "frescura" y la gran capacidad de overclocking por lo que no me extrañaría que no echáramos de menos para nada ese gran procesador que ha sido el Core 2.

  • Producto: Intel Core i5 750
  • Fecha: 08/09/2009 13:31:31
Secciones: Procesadores