ASUS M60J con Intel Core i7 mobile

por Javier Rodríguez 25/09/2009 ...

Introducción.

Los que amáis la informática potente mas allá de cualquier otra consideración vais a tener un final de año realmente interesante con toda una gama de nuevos ordenadores, con precios bastante interesantes, con nuevos procesadores capaces de llevar las 8 threads simultaneas de los ordenadores sobremesa más potentes a un formato tradicional de portátil entre las 15 y las 18 pulgadas. Nuevos ordenadores portátiles que disfrutan de las últimas tecnologías y a precios bastante interesantes.

El Clarksfield. Potencia y control para amantes de la velocidad.

Creo que cada día mas Intel y AMD tienen claro que hacer ordenadores portátiles que contenten a todo el mundo no es posible. Algunos de nosotros buscamos movilidad, autonomía, ligereza y algunos otros buscamos potencia, pantallas grandes, tarjetas graficas rápidas y todo esto no podemos encontrarlo en un único modelo. De ahí que por fin veamos una especialización real en el mundo del portátil donde los fabricantes nos proporcionan potencia por un lado, para tener un buen sustituto de sobremesa o una estación de trabajo adecuada, y por otro lado soluciones económicas de gran movilidad que podemos usar como ordenador secundario que necesitemos mover de un lado a otro. Otros simplemente no necesitamos potencia en nuestro ordenador portátil y optamos por otro tipo de soluciones.

Este procesador que se presento ayer no nos ofrece movilidad, a no ser que por movilidad entendamos poder transportar un ordenador de gran potencia de cálculo, nos ofrece nuevas cotas de rendimiento no solo en aplicaciones preparadas para múltiples threads simultáneos sino también para aquellas que requieran de un único núcleo de gran potencia. Este procesador nos ofrece nuevos niveles de rendimiento para ordenador portátiles pero lo que está claro que no nos ofrecerá es movilidad tal y como nos puede ofrecer un ordenador basado en procesadores CULV o Atom.

Una vez que entendamos esto no nos llevaremos ciertas sorpresas ni malos entendidos a la hora de comprar un ordenador con este nuevo procesador ya que su objetivo es romper barreras de velocidad y no de autonomía.

El núcleo Clarksfield es una adaptación a plataforma móvil del recién presentado Lynnfield integrado también en un nuevo chipset de un solo chip conocido como PM55 ya que se trata de una versión de portátil del también recién estrenado P55. De momento encontraremos tres procesadores, todos dentro de la gama Core i7, con este nuevo núcleo. Todos están basados en un proceso de fabricación de 45nm e integran la controladora de memoria DDR3 de doble canal en el mismo “die”. Todos ellos, como cualquier otro procesador de la gama Core i7, dispone de cuatro núcleos nativos, que comparten entre seis y ocho megabytes de cache de tercer nivel, con soporte de hyperthreading en cada núcleo proporcionando un total de ocho threads o hilo de proceso simultaneo.

Estos tres primeros modelos son el 720QM, con 6MB de cache de tercer nivel y una frecuencia de 1.6GHZ, el 820QM de 8MB de cache y frecuencia de 1.73GHz y por último el 920XM que es una versión Extreme, para los portátiles Gaming mas bestias, con una frecuencia de 2GHz y 8MB de cache de tercer nivel. Todo ellos tienen un consumo entre los 45 y los 55W y modos TurboBoost que hace de ellos los procesadores de portátil más potentes del mercado.

Asus ha añadido algo de su propia receta para

aumentar la frecuencia Turboboost hasta los 3GHz.

El modo TurboBoost funciona del mismo modo que lo hace en ordenadores de sobremesa con procesadores Bloomfield o Lynnfield aprovechando los tiempos de reposo de los núcleos para potenciar la frecuencia de alguno de los restantes para potenciar el rendimiento de aplicaciones que solo hagan uso de uno o dos de los núcleos del procesador. Este sistema mantiene los consumos dentro de los índices normales y ofrece mejoras notables del rendimiento.

En el caso del 820QM, que es el procesador que se encuentra en nuestro portátil M60J de análisis, su frecuencia de 1.73GHz pasa a ser de 2.8GHz gracias a un ajuste del multiplicador que pasa de 13x a 22x de forma automática y transparente para el usuario. Pero además este límite es superable mediante una BIOS adecuada, como la del M60J de Asus, que aumenta esta frecuencia hasta los 3.06GHz. Todo esto se consigue gracias al soporte de Windows 7 para estas tecnologías mediante sus diferentes perfiles de ahorro energético. En los otros dos procesadores de esta gama las frecuencias turbo oscilan entre los 2.7GHz del 720QM hasta los 3.2GHz del 920XM.

Procesador, memoria, gráfica y discos duros.

Por supuesto estos procesadores también disponen de las últimas tecnologías de Intel en ahorro energético pero la verdad es que no consiguen nada sobresaliente salvo controlar bastante bien el calor generado por el aparato. De todos modos dejadme que dedique algunas líneas para que os explique cómo veo yo este tema de los consumos y las autonomías en este tipo de aparatos.