MSI GP60 2PE Leopard

por Javier Rodríguez 24/08/2014 6
Pantalla
Procesador y RAM
T.Gráfica
Precio
Web
15.6" 1920x1080
Core i7-4710HQ. 4GB RAM
Geforce GT 840M 2GB
750 Euros

Introducción y prestaciones técnicas

Introducción

El GP60 2PE es un portátil económico que podemos encontrar en diferentes variantes. Con precios que van desde los 600 hasta los 750 Euros. Nosotros hemos recibido la versión más avanzada, con procesador de cuatro núcleos. Se trata de un portátil que juega con la competitividad de su precio y sus posibilidades de ampliación para resultar interesante para cierto tipo de usuarios que busquen una unidad potente y busquen una mejora progresiva puesto que de base carece de algunos elementos importantes para un portátil gaming.

Prestaciones técnicas

Actualmente el GP60 2PE podemos encontrarlo en tres variantes que van desde los 600 Euros hasta los 750. La variante más básica usa procesadores Core i5 de doble núcleo y pantalla de resolución HD. Por 650 Euros, y creo que es la unidad más interesante, pasaremos a una pantalla de resolución full HD. El modelo de nuestro análisis añade a estas prestaciones un procesador de cuatro núcleos y ocho hilos de proceso pero se lleva casi 100 Euros en el proceso y dudo que este procesador suponga ninguna mejora real en la mayoría de juegos y para Windows tampoco resulta una mejora notable. Solo es recomendable para aquellos que busquen una CPU con muchos recursos de proceso en paralelo que es interesante para usuarios que usen virtualización o aplicaciones de diseño de forma activa.

El modelo 417XES es donde centraremos nosotros nuestro análisis puesto que es la unidad que hemos recibido. Este modelo cuenta con un procesador Core i7-4710HQ de cuatro núcleos y ocho hilos de proceso con una frecuencia de trabajo nominal de 2.5GHz y hasta 3.5GHz en modo turbo. Consume 47w y cuenta con 6MB de cache. Como todos los procesadores móviles de Intel este modelo también integra gráficos. Monta una HD Graphics 4600 que en este portátil se complementa con gráficos dedicados a cargo de una Geforce GT 840M de Nvidia. Ambos chips pueden trabajar en paralelo gracias a la tecnología Optimus de Nvidia que nos permite usar la gráfica integrada cuando no necesitemos la gráfica dedicada ahorrando energía.

Este portátil puede instalar hasta dos módulos de memoria DDR3 y por tanto hasta 16GB de capacidad de RAM total. De serie viene con un único módulo de 4GB, que para mí es algo insuficiente si queremos usar este portátil como una máquina de juego o de trabajo. Instalar 4 o 8GB es para mí una necesidad clara en este portátil. Por suerte podremos hacerlo con facilidad como veremos después.

El almacenamiento corre a cargo de una unidad mecánica de 750GB. Aquí es donde está el otro punto débil de esta unidad. Otra vez nos exigirá algo de esfuerzo de aplicación si queremos cambiar la unidad mecánica por una SSD aunque lo más lógico es usar el puerto mSATA que tiene libre para instalar un disco SSD y combinar almacenamiento SSD para el sistema y dejar la unidad mecánica para almacenamiento. Luego os daremos pruebas reales de rendimiento. Además tendremos una unidad DVD-RW por si aún usamos consumibles ópticos.

En conectividad de red este portátil va perfectamente dotado. Una tarjeta Ethernet KillerNic E2200 Gigabit con su característico software de gestión de redes y priorización de paquetes. La conectividad inalámbrica va firmada por un chip 802.11ac de Intel, concretamente un Centrino 3160AC que nos ofrecerá conectividad de doble banda con velocidades de hasta 400mbps por su diseño 1x1. Aun no siendo el modelo más potente de Intel es una tarjeta de rendimiento notable que nos permitirá velocidades reales de más de 15MB/s en redes N o AC de 5Ghz. Adicionalmente este chip añade Bluetooth 4.0

MSI vende esta unidad sin sistema operativo así que será nuestra responsabilidad dotarle de sistema operativo adecuado. En la página de MSI encontraremos drivers y utilidades propias de Windows 8 o Windows 7.

Pantalla y tarjeta gráfica

Pantalla y tarjeta gráfica

La pantalla de 15.6” del GP60 2PE usa un panel TN de última generación. Esto se traduce en un comportamiento de color bastante correcto, de hecho nos ha hecho dudar de que fuera un TN, con ángulos de visión también bastante aceptables. Es un panel rápido con una definición muy adecuada para disfrutar de algunos juegos y tener un escritorio de trabajo suficientemente grande para que se convierta en una estación de trabajo aceptable.

La pantalla es decente, con unas 200cd/m2 de brillo. La verdad nos ha sorprendido puesto que esperábamos una unidad TN de menos calidad, más habitual en estas gamas de precio (entendemos que el modelo de 650 Euros monta también este panel). También encontraremos una  webcam de resolución HD y un micrófono integrado en el borde superior de la pantalla.

La tarjeta gráfica Geforce GT 840M de Nvidia es un modelo Kepler de gama muy baja. Cuenta con 384 motores de shaders, que no es mala cifra, pero su ancho de banda de memoria (DDR3) apenas alcanza los 60GB/s y esa es una cifra que sinceramente tengo dudas que pueda manejar una pantalla de 1920x1080 puntos como esta. Viene con 2GB de RAM, suficiente, pero quizás no sea la gráfica que esperamos de un portátil gaming aunque sin duda servirá para aquellos que no tengan como objetivo jugar al Battlefield 4 en calidad ultra. En cualquier caso lo mejor es que lo probemos activamente con nuestros habituales videos capturados en tiempo real.

Los resultados son mejores de lo que me esperaba, al menos a nivel de gráfica. En Battlefield 4 nos veremos forzados a usar modos de calidad bajos o medios si queremos jugar a 1920x1080 pero en los otros dos juegos que hemos probado los resultados son muy buenos con unos 40FPS en Diablo 3, casi a máxima calidad, y con unos 60FPS en Team Fortress 2 también en calidades muy altas. La pena es que el disco duro mecánico, y los escasos 4GB de RAM, hacen muy difícil jugar en Battlefield 4 y en Diablo 3 retarda mucho los tiempos de carga.

BattleField 4:

Diablo III:

Team Fortress 2:

Sonido

Sonido

El sonido es uno de los fuertes de este portátil. Cuenta con un buen sistema de altavoces, con un tamaño interesante, pero quizás lo mejor es que cuenta con un buen conjunto ecualizador con códec Sound Blaster Cinema de Creative. El sonido está ecualizado para potenciar los bajos y teniendo como objetivo juegos y películas creo que es un acierto puesto que el usuario final agradecerá esos bajos potenciados. El problema es que los medios y altos quedan completamente fuera de la ecuación. De todos modos hay pocas excepciones en el mercado gaming a este respecto.

Las conexiones externas son las básicas de entrada y salida de auriculares. Chapadas en oro. No contamos con amplificador de auriculares y tampoco encontraremos salida SPDIF integrada. Si queremos tener sonido digital externo tendremos que hacer uso del puerto HDMI que sí integra este portátil.

En definitiva es un sistema de sonido pensado para jugadores pero con características básicas donde lo más destacable es tener un buen software de códec y ecualización. En este caso tendremos estos codecs que nos permitirán ecualización y otros efectos más avanzados, como la limpieza de pistas de baja calidad, o la simulación de entornos, etc. 

Diseño y formato

Diseño y formato

El MSI GP60 2PE Leopard tiene unas dimensiones de 383x250x38mm. Su peso es de 2.4Kg con batería. Es por tanto un portátil de 15.6” convencional, ni ligero ni pesado, con el espesor habitual también en portátiles de gama de entrada. Está claro que no es un ultrabook pero tampoco es un portátil mal hecho, otra cosa es que uno guste de diseños más atractivos como los delgados perfiles de las series GS60 o GS70 o del diseño más agresivo de las series G60 o G70. Es un portátil normal sin mucho que destacar a nivel de diseño.

Todos los conectores se concentran en los laterales puesto que la pantalla tiene una apertura muy retrasada que le otorga más espacio de apoyo y también un ángulo de apertura más controlado. En él predomina el teclado completo, del que luego hablaremos, y su fabricación completamente en plástico. En el lateral derecho se concentran casi todos los conectores con dos puertos USB 3.0, un puerto USB 2.0, HDMI 1.4b, conexiones de audio y la toma de corriente. En este lado también se encuentra la rejilla de ventilación del portátil. En el lado derecho encontraremos la unidad óptica, DVD, el conector VGA, el conector Ethernet Gigabit y un puerto USB 2.0 que viene perfecto para colocar el ratón.

La pintura en rojo, y el lacado del plástico, le da un acabado de bastante calidad teniendo en cuenta su rango de precios. Lo que me gusta es que toda la ampliación de componentes se puede realizar retirando tres tornillos y quitando una única trampilla por la parte posterior. Cualquiera puede desarmarlo y ampliarlo sin problemas. Lo que sí hay que recordar a MSI es que en Europa no se pueden poner precintos a zonas ampliables de un PC o portátil y tampoco está bien que al cliente se incite por un lado a comprar un portátil por su capacidad de ampliación y por otro poner un precinto en uno de los tornillos intentando asustar al cliente con la pérdida de la garantía.

Sé de buena tinta que MSI no niega la garantía a ningún usuario por violar este precinto pero intentar que algunos usuarios con miedo no hagan con su máquina lo que quieran, dentro del cuidado y manipulación correcta que se debe dar a cualquier producto, tampoco está bien.

Dicho esto hay que decir que las posibilidades de ampliación de este portátil son notables. Cambiar el disco mecánico es fácil, tenemos un banco de memoria libre, un puerto mSATA para un SSD también disponible y hasta la tarjeta inalámbrica es fácilmente intercambiable. Todo es fácil de montar y colocar y hasta limpiar el ventilador de turbina principal del sistema está muy accesible. Podemos dar cuidados de calidad desmontando tres únicos tornillos.

Una cosa que me gusta de este portátil, y de otros similares de MSI, es que usa un cargador de 120w de aspecto compacto, muy fino, y mucho más amigable a la hora de transportar. Es un acierto mirar este tipo de detalles.

Teclado y Touchpad

Teclado y Touchpad

Una de las cosas que más echo de menos en este portátil es un teclado retroiluminado. No debería haber teclados en ningún portátil sin este sistema. No solo ayudan a escribir mejor con poca luz sino que en la oficina, o casa, con la luz adecuada también son un método instintivo de escribir más rápido y con menos errores. En un portátil para jugadores se hacen tanto o más necesario porque lo habitual es que juguemos con poca luz para mantener la atención en la pantalla.

En cuanto al teclado en sí puedo decir que va firmado por SteelSeries, es de tipo chiclet, con teclado numérico. El tacto no es perfecto, pero tampoco malo. Lo que no puedo pasar es la extraña distribución de teclas que nos quita la tecla de Windows de su posición habitual (en teoría para que no se pulse cuando jugamos, cosa que no se a quien le ocurre) haciendo que sea un problema adaptarse a este teclado. Cambian también otras teclas menos importantes como “suprimir”, <>, etc. No puedo decir que me guste, no.

El touchpad va integrado en el mismo chasis del portátil y se diferencia ya que esta un pelín hundido y punteado con una textura que nos ayudara a definir con los dedos los límites del mismo. Es un buen touchpad, con funciones multitáctiles, y con dos botones bien colocados y de respuesta excelente. Tiene además un cómodo botón de desactivación para cuando no queremos movimientos involuntarios al usar un ratón externo. 

El portátil también cuenta con algunas teclas adicionales multimedia además de varios leds de estado. La zona de teclas cuenta con 6 teclas que van desde el encendido del portátil, otro botón para forzar la ventilación máxima del portátil, otro para la gestión inalámbrica, expulsión de la bandeja de la unidad óptica y también otro que es capaz de lanzar nuestro juego favorito directamente. Solo el botón de encendido tiene led así que con poca iluminación cuesta ver a que corresponde cada botón.

Software

Software

El GP60-2PE de MSI no viene de serie con ningún sistema operativo. El arranque que encontraremos es un FreeDOS y por tanto tendremos que añadir nosotros el sistema de la forma que prefiramos. Si optamos por una licencia de Windows 8.1, que es lo adecuado puesto que está pensado para este sistema, encontraremos todos los controladores necesarios para su completa instalación en un CD añadido y también en la página web de MSI. Yo os recomiendo esta segunda opción para obtener los drivers más actualizados publicados por el fabricante.

Otros añadidos que encontraremos ya los conocemos, como los códec de Creative, pero MSI añade también algunas otras utilidades interesantes como su panel de control, donde configurar parámetros como la conectividad inalámbrica o el brillo. También encontraremos una aplicación de monitorización, como es Dragon Gaming Center, que nos permite conocer el estado del sistema, temperaturas de CPU y gráfica, velocidad de red y también algunas otras funciones como la carga directa de juegos, etc.

La utilidad de calibración de batería nos permitirá aumentar la durabilidad de la misma y la aplicación Súper Charger habilitará uno de nuestros puertos USB 2.0 para que pueda cargar dispositivos de alto amperaje, concretamente hasta 10w (2A), incluso con el portátil apagado. También contaremos con la aplicación de gestión de redes de KillerNic que permite un control intensivo de nuestro interfaz de red gigabit. 

Análisis de rendimiento y autonomía

Análisis de rendimiento y autonomía

Hemos realizado nuestra batería de pruebas habitual con este modelo y lo comparamos con otros modelos que han pasado por nuestro laboratorio. Quiero recordar que este modelo es hasta 4 veces más barato que algunos de los modelos de esta comparativa y eso sin duda es un factor determinante para los resultados que siguen.

Lo que quizás hace que este portátil pierda tanto rendimiento con respecto a sus competidores es básicamente la falta de una unidad SSD. Tiene un buen procesador, una gráfica aceptable, pero su motor de almacenamiento no está a la altura de los tiempos ni tampoco a la altura de lo que yo puedo llamar portátil “gaming”.

La autonomía del GP60 está en la media de este tipo de unidades de gran tamaño. Su procesador de 47w se combina con una gráfica de unos 20 y eso limita a su batería de 6 celdas y unos 4400mAh a 1:50 horas de autonomía real y eso sin echar mano de la gráfica dedicada. Está en la media  de este tipo de aparatos y no debe asustarnos puesto que no es una solución pensada para ofrecer autonomía sino rendimiento.

Atto Diskbenchmark 2.46. Lectura y escritura.

AS SSD

PCMark 8. Home

Cinebench R15

3DMark FireStrike

Conclusión

Conclusión

Lo comenté casi al principio de esta review. Si yo tuviera en mente esta serie de MSI como compra creo que optaría por el modelo con procesador Core i5 y con dos núcleos. De este modo me ahorraría 100 Euros que podría invertir en dos factores que necesita más este portátil que un procesador de cuatro núcleos. Me refiero a almacenamiento SSD y quizás 8GB de RAM, al menos, que no solo aumenten la capacidad multitarea de este portátil sino que ofrezca una añadido de rendimiento interesante, como es el doble canal de memoria, que me permitirá usar con mucha más soltura aplicaciones potentes de edición gráfica, vídeo, 3D, etc.

Esos 100 Euros de diferencia son un SSD o más RAM. Por 150 podemos cubrir ambos factores. Si tenemos que añadir esos 150 Euros al modelo de 750 Euros, el que hemos probado, ya andaremos en 900 Euros de partida y quizás ya podamos acceder con ese precio a otros modelos de la propia MSI realmente interesantes como el GX60.

Dicho esto me cuesta colocar a la serie GP60 de MSI en el mercado y no sería una de mis opciones de compra (prefiero la serie GE60 sin lugar a dudas) ya que este mismo fabricante es conocido por ofrecer soluciones gaming muy interesantes a precios muy competitivos que rondan los 900-1000 Euros.

Secciones: Portátiles Gaming