Este año es para el HDR y no para el VR

por Javier Rodríguez 14/01/2016 6

Esta tecnología, que llevamos viendo en imágenes fijas ya bastantes años, hace poco que ha dado el salto a las videocámaras y terminales más potentes. Ahora hablaremos en que consiste el HDR, pero antes es importante ver hacia dónde vamos y de dónde venimos. HDR surge en la fotografía fija, extendiéndose de verdad con su llegada al smartphone. Su salto al vídeo ha llegado con los procesadores de imagen más potentes, surgidos en los últimos meses, estos procesadores consiguen HDR en tiempo real, en vídeo de alta definición y altas frecuencias de muestreo.

Televisores HDR y 4k de Samsung

En CES el HDR ha hecho su gran explosión y lo que llega a esta feria es tendencia en los próximos meses. Sin duda la incorporación a televisores 4k es lo que necesita esta tecnología para hacer estándar y para entrar en todos los hogares. Evidentemente primero lo hará en las gamas más altas pero este segmento cada vez tiene actores más ágiles y baratos, procedentes de china fundamentalmente, por lo que cada vez el salto tecnológico llega antes y con precios más agresivos.

Ahora sí es el momento de explicar qué es el HDR. Es un acrónimo que hace referencia High Dynamic Range. Se trata de una técnica que intenta simular la capacidad de adaptación constante que ofrece el ojo humano en nuestra vida cotidiana. Nuestro ojo, por diversos métodos, consigue adaptar nuestra visión a un rango de luminosidad más amplio que lo que vemos por técnicas de fotografía convencionales. El HDR, por tanto, logra una imagen más realista y más cotidiana. Simplemente más natural.

Para desarrollar esta técnica lo normal es capturar la imagen, o presentarla, en diferentes rangos de luminosidad, de exposición, de forma combinada. De este modo se consigue una imagen más contrastada y, más importante, más cercana a como vemos normalmente. La captura es una parte importante pero también lo es la representación que requiere de también de sus propias técnicas de HDR que normalmente se conoce como mapeo de tonos o "tonemapping".

Estas técnicas, combinadas con la captura adecuada, incluidos los sensores binarios capaces de capturar HDR en tiempo real, lograrán que la revolución del HDR sea dentro de poco algo cotidiano que todos aceptaremos como una evolución más en la calidad de vídeo

Hay factor importante en el HDR, y es que requiere de un hardware más potente y con capacidades especiales. Las marcas se han empleado a fondo para producir nuevos procesadores de imagen que den la potencia suficiente de hardware para el proceso de este tipo de imagen, en tiempo real y en resoluciones elevadas como el 4k a 60Hz. Un buen ejemplo son los procesadores de imagen Qualcomm Spectra, o las nuevas unidades SOC que Mediatek, como el MT8581, ha presentado este mismo CES. Unidades que darán vida a los nuevos televisores que veremos durante el 2016 con tecnología 4k y HDR.

Todo sin duda es prometedor, pero hay que tener en cuenta algunos factores de la vida real, que es precisamente lo que se intenta reproducir con el HDR. En la vida real podemos tener diferencias lumínicas de hasta miles de “nits” (nombre común que damos a la unidad de intensidad lumínica estándar candelas, en superficies planas. Normalmente representado en candelas por metro cuadrado. Cd/m2) y eso es difícil que lo encontremos en una pantalla actual. Tecnologías como el OLED mejorarán esto, pero a día de hoy a lo más que podemos aspirar es a un máximo de 1000 nits, 2000nits para pantallas de ultima generación que llegarán durante 2016. Todo en paneles LCD con iluminación por zonas, como las primeras pantallas gaming de alta velocidad. Pantallas capaces de potenciar la iluminación en zonas concretas, aumentando el contraste.

HDR en PC, qué esperar y qué necesitamos

El HDR no es nuevo en el mundo del PC. Motores como Source, sí el mismo Source del Half life 2, Counter Strike, Team Fortress,…ya usaba técnicas de HDR. Normalmente desperdiciadas por una mala codificación y bajos niveles de profundidad de color y brillo. Desde ese motor, cualquiera ha integrado este tipo de técnicas, pero con resultados menos capaces de los que veremos a partir de ahora.

El HDR también llegará al PC y lo hará en todo el rango de entretenimiento que abarca el PC. Desde reproducción multimedia hasta juegos. Los principales actores del segmento de la imagen en PC ya se están preparando y un claro ejemplo es AMD. El HDR en PC no se diferencia mucho de lo que necesitaremos en electrónica de consumo.

Necesitaremos mejores pantallas, con al menos 500 nits, para tener unos resultados adecuados y también necesitaremos monitores con alta profundidad de color. 10Bit por canal es lo adecuado y no es algo tan extraño en estos tiempos puesto que hay una gran variedad de pantallas IPS de calidad que soportan estos niveles de profundidad de color.

Sea como fuere si queremos un HDR de calidad tendremos que comprar un monitor adaptado, pero mi consejo será esperar hasta finales de año, cuando se espera que la tecnología esté más establecida. Es importante pantallas especializadas por el aumento de brillo de los paneles, profundidad de color y también por mapeo de tonos especializados, que tendrán que usar técnicas de codificación que es donde precisamente tendrán que trabajar los fabricantes de chips gráficos. Nuevos algoritmos de "tone mapping" son necesarios y requerirán de una capacidad de proceso elevada, a la vez que impacten lo menos posible en la capacidad de cómputo del chip gráfico.

AMD preparará sus chips actuales y futuros para diferentes capacidades en HDR. Los modelos actuales permitirán ver imágenes fijas y juegos. En diferentes niveles de resolución y calidad. Los motores que AMD presentará este año permitirán además vídeo, con aceleración incorporada en la GPU, y con conectividad potenciada gracias al Displayport 1.3 y al HDMI 2.0.

Nvidia también está en el camino de ofrecer sus soluciones HDR, aunque de momento no hay muchos detalles. No debemos extrañarnos si lo vemos implementado parcialmente en chips actuales y con soluciones más capaces y especificas en chips de nueva factura. Sea como fuere PC será de nuevo un arma capaz de aprovechar este avance visual comparable, o más importante, que el salto a las resoluciones 4k.

Mientras que el VR, en sus diferentes sabores, costara más de lo que todos esperábamos. Cuesta más el hardware VR y cuesta más alimentar ese hardware. Es decir, necesitamos máquinas más potentes. El HDR permitirá que un monitor 1080p, y gráficos con esa capacidad, obtenga la calidad de imagen de un monitor 4k con SDR (lo que tienes ahora en casa). Eso sí, habrá que darle a nuestra gráfica el monitor adecuado, sino nos quedaremos a medio camino, un medio camino que no admite el VR por sus grandes necesidades de potencia de cálculo gráfico.

Fin del Artículo. ¡Cuéntanos algo en los Comentarios o ven a nuestro Foro!