Las mejores placas base Z270

por Javier Rodríguez 12/01/2017 1

El chipset Z270 como referencia

El chipset Z270 como referencia

Las mejores placas base de esta generación vendrán de la mano del chipset Z270 de Intel. Un chipset que no trae grandes novedades pero que introduce algunas mejoras interesantes que redundan, sobre todo, en más y mejor almacenamiento de alto rendimiento.

Un chipset continuista que añade cuatro líneas PCI Express 3.0 sobre el chipset Z170, logrando un total de 24 líneas, y que añade soporte para la tecnología de memorias Optan de Intel para almacenamiento de alta velocidad.

Las mejoras son estas y se traducen en más puertos M.2 y U.2 para almacenamiento PCI Express de alta velocidad, con soporte para tecnologías como el NVMe. El resto de soporte sigue siendo el habitual y se echan en falta otras mejoras como la introducción del soporte nativo para USB 3.0 Gen2 de 10Gbps.

Una mejora a medias que muchos fabricantes han compensado con configuraciones increíbles a precios, normalmente, fuera del presupuesto habitual de cualquiera que mira la gama media de procesadores de Intel. Modelos de altas prestaciones con los que los fabricantes demuestran hacia dónde va su capacidad de innovación.

En nuestra lista las encontrareis por precio, de mayor a menor, con independencia del fabricante.

Gigabyte Aorus GA-Z270X-Gaming 9. 619 Euros de pura excentricidad

Gigabyte Aorus GA-Z270X-Gaming 9. 619 Euros de pura excentricidad

Cualquier cosa que pienses que se puede integrar en una placa base moderna, la Gaming 9 de Gigabyte lo incorpora. Comenzamos mal con dos chips Ethernet E2500 KillerNIC, pero lo compensamos con otras funcionalidades importantes y de calidad.

Esta placa base incorpora Thunderbolt III de Serie, con interfaz USB-C, una tarjeta de sonido Creative, con sistema doble de amplificación para auriculares, Wifi-AC, incontables puertos USB 3.0 y un sistema de iluminación RGB de zona múltiple que se combina también con un premontaje para refrigeración líquida para el chipset firmada por la propia EK Waterblocks.

Pero los más espectacular de este modelo, aparte de su tamaño E-ATX, lo encontramos en su configuración de almacenamiento. Cuenta con dos puertos M.2 de 32Gbps, dos puertos U.2 (no podremos usar todos a la vez), tres puertos Express SATA de 10Gbps y 8 puertos SATA 6Gbps.

Tiene elementos como protección ampliada con acero inoxidable para sus puertos PEG, dispone de conectores de ventilador híbrido que detecta que tipo de componente tenemos instalado en el conector (ventiladores, disipadores, bombas, etc.), doble sistema de fijación por slot, sistema de doble bios de 128M y un increíble paquete de software integrado, así como una bios UEFI renovada. Es un portento, pero tiene un precio que es tres veces lo que cuesta una placa base Z270 de calidad.

ASRock Z270 Supercarrier. Una locura de 550 Euros

ASRock Z270 Supercarrier. Una locura de 550 Euros

ASRock ha presentado una completa y bonita gama de placas base Z270 con PCBs de pintura personalizada, serigrafiados complejos que acompañan al conjunto de disipadores de la placa y que en modelos como este logra incluso dar una especie de sombreado doble al conjunto. Unos volúmenes que no habíamos visto nunca en el acabado de una placa base.

Estate modelo es una auténtica locura, tanto por el precio como por sus prestaciones integradas. De aspecto muy despejado pero lleno de la esencia que pueden transformar un PC normal en uno excepcional.

Incorpora todo lo que podemos desear en una placa base moderna. Dos conectores USB-C con tecnología Thunderbolt 3, dos puertos de red Ethernet Gigabit Intel con funciones de “teaming” de hasta 2Gbps y un controlador adicional de Ethernet 5Gbps Aquantia sobre cable Cat6E tradicional. Esta tecnología se ha certificado hace tan solo algunas semanas y ya está disponible, por primera vez, en una placa base doméstica. Se completa también con Wifi-AC firmada también por Intel.

Su puente PLX 8747 le permite montar hasta cuatro gráficas en SLI o Crossfire en otros tantos conectores PEG instalados en la placa. Dispone también de tres puertos M.2 de 32Gbps, 10 puertos SATA 6Gbps y un completo sistema de iluminación RGB donde podemos conectar también sistemas externos de iluminación.

Su sistema de sonido monta el nuevo DSP ALC1120 de Realtek y un conjunto de componentes donde se incluyen también amplificadores especializados en auriculares de alta impedancia.

ASUS ROG Maximus IX Fórmula. 450 Euros de excelencia

ASUS ROG Maximus IX Fórmula. 450 Euros de excelencia

Una placa base sin duda espectacular donde “quemar” 450 Euros que tengamos por ahí.  Tiene más o menos la integración de la Gigabyte que hemos visto justo antes, pero con un diseño para mi más cuidado y también un precio algo más contenido.

Aunque parezca una tontería, uno de los detalles que más me gustan de ella es que tiene un panel de puertos premontado y perfectamente a juego con el resto del diseño de la placa base. No le falta detalle y uno de los más llamativos es su “coraza” delantera y “backplate” trasero. Eso la hace una placa base bastante única.

Sistema de refrigeración híbrido para su sistema de alimentación, un potente sistema de overclocking digital, una tarjeta de sonido firmada por lo mejor de DSPs de ASUS y una integración muy completa donde podemos encontrar una controladora de red de verdad, firmada por Intel, Wifi-AC de Intel y doble conector M.2 con ancho de banda de 32Gbps y capacidad RAID.

Su sistema de iluminación RGB, sus slots protegidos, conector frontal de tipo USB 3.1 Gen2 de 10Gbps, overclocking mediante el sistema asistido Pro Clock de ASUS y un largo etcétera. Echaremos de menos algunos componentes adicionales, como la capacidad Thunderbolt 3, pero sí que mantendremos la conectividad USB-C integrada.

Una gran placa base, pero sin duda muy cara.

Lo mejor de MSI es la Z270 XPOWER Gaming Titanium y cuesta 355 Euros

Lo mejor de MSI es la Z270 XPOWER Gaming Titanium y cuesta 355 Euros

Seguimos bajando de precios, pero no tanto de prestaciones. MSI demuestra de nuevo lo mejor que tiene en un modelo de precio competitivo con unas prestaciones de ensueño. La Z270 XPOWER es una bestia diseñada para el overclocking y los sistemas de gráficos más avanzados.

Sistema de sonido Audio Boost 2 de MSI, doble tarjeta de red Killer, conectividad USB-C Gen2 10Gbps, puertos de legado para jugadores que mantienen periféricos clásicos, puerto USB para recuperación de bios sin necesidad de CPU, alimentación extra para sus cuatro puertos PEG 16x, tres puertos M.2 NVMe 32Gbps con capacidad RAID, puerto U.2 y controles en placa.

Su M.2 Shield, sus protecciones en slots y bancos de memoria, su sistema de alimentación digital de 16 fases, alimentación para RAM de doble fase, 8 puertos SATA, PCB Blanco con escudo EMI para el sistema de sonido, ....

Un sin fin de prestaciones para una placa base más sencilla que los modelos anteriores pero que es una de las alternativas “gaming” y para overclocking más capaces. De esta especialización hereda los diagnósticos en placa, los puntos de sondeo de voltajes en placa y su extensa preparación para sistemas de refrigeración líquida.

Su precio me parece elevado porque su hermana la M7, que probamos hace poco, tiene más o menos las mismas especificaciones, con algo menos de especialización en overclocking, y cuesta casi 90 Euros menos.

Conclusión

Conclusión

No sé si esta selección es lo mejor de cada fabricante, pero si es lo más caro. Son placas base que presumen de una integración superior y que son un buen ejemplo de lo que pueden ofrecer los mejores fabricantes cuando se lo proponen. Están lejos de la media de precios de este chipset, que podemos encontrar desde 130-140 Euros, pero también están lejos en características de lo que es una placa base básica.

Para mí la mejor de la selección, y no estoy mirando precios, es la ASRock. Sobre el papel integra más y mejor y lo cierto es que su trabajo de pintura de PCB es espectacular. No es perfecta, sin duda, pero es la placa base que me gustaría tener.

Secciones: Placas Base