Samsung sigue achacando a fallos de las baterías sus problemas con el Galaxy Note 7

por Antonio Delgado 23/01/2017 1

Tras la primera retirada de venta del Galaxy Note 7, Samsung se apresuró a culpar a uno de sus proveedores de baterías como culpables del embarazoso problema que hacía que sus terminales salieran ardiendo. Sin embargo, tras cambiar las baterías, los problemas siguieron apareciendo, lo que restó credibilidad al argumento de Samsung.

Tras cancelar la venta y retirar del mercado de manera definitiva a sus Note 7,  la compañía ha esperado hasta ahora para intentar explicar las causas reales de los problemas del Note 7 y, de nuevo, siguen apuntando a los fabricantes de las baterías.

Para explicar por que siguieron fallando tras sustituir las baterías afectadas, Samsung asegura que el problema vino no solo de un fabricante de baterías, sino que fueron sus dos proveedores los que fabricaron baterías defectuosas, el primero parece ser que tenían un problema en la forma interior de los electrodos en una de las curvas de la batería que hacía que, al tocarse, se produjera un cortocircuito.

Samsung sigue achacando a fallos de las baterías sus problemas con el Galaxy Note 7, Imagen 1

El segundo proveedor de baterías, según Samsung, dejó al aire una abertura en el aislante que separaba las distintas capas de la batería, provocando de nuevo un cortocircuito.

Hay que reconocer que resulta extraño que dos fabricantes distintos de baterías para un mismo terminal tengan problemas de diseños en sus baterías. Según Samsung, el problema del segundo proveedor apareció al requerir la fabricación de un gran número de baterías tras el problema con el primer proveedor, lo que supuso una fabricación apresurada que resultó en los conocidos fallos.

Samsung sigue achacando a fallos de las baterías sus problemas con el Galaxy Note 7, Imagen 2

En definitiva, según Samsung, el problema de los Note 7 se resume en un fallo de fabricación de las baterías por parte de sus dos proveedores provocada, en parte, por una fabricación demasiado rápida.