ASUS TuF Z97 Sabertooth Mark S

por Javier Rodríguez 02/12/2014 4
Socket
RAM
Otros
Precio
Web
LGA1150
Hasta 32GB DDR3 3000+
Express SATA, SLI, 2xGbe
329€

Introduccion y prestaciones técnicas

Introducción

La ASUS TuF Sabertooth Z97 Mark S es completamente blanca es sin duda algo exótico. Los PCB blancos no son habituales puesto que supone algunos retos que ASUS parece haber solventado para realizar esta serie limitada y numerada. Una revisión de la Z97 Mark I de ASUS con un PCB blanco y una renovada “Thermal Armor” con camuflaje ártico que va desde la protección frontal y canalización de aire hasta la “backplate” en color blanco con serigrafiado personalizado para la ocasión.

Prestaciones básicas

Esta placa base de edición especial monta un chipset Z97 por lo que está destinada a procesadores Haswell y Broadwell de socket LGA1150. Es compatible con toda la generación de procesadores actuales y también nos dará soporte para los nuevos procesadores que saldrán en este socket a mediados del año que viene. Procesadores que incorporarán un proceso de 14nm como los primeros modelos para equipos ligeros que están empezando a aparecer estas semanas sobre todo en dispositivos 2 en 1 sin ventilador.

Estos procesadores ofrecen soporte para doble canal de memoria DDR3 con capacidad para hasta 32GB de RAM en módulos de 8GB. Lo que pone de sí misma la placa es capacidad para soportar memoria DDR3 de alta velocidad superando los 3000Mhz. Otras tecnologías integradas en este chipset las encontramos en el almacenamiento nativo SATA 6gbps, con modos RAID de tipo 0, 1 y 5. Además este chipset añade la posibilidad de integrar otras tecnologías de almacenamiento como el Express SATA de 10gbps del cual esta placa integra una unidad aunque da la sensación de ser dos, el segundo no funciona.

Conectores frontales SATA y Express SATA y un puerto USB 3.0 de 19 contactos.

Dos de los conectores que conforman el SATA Express se pueden usar como SATA 6gbps convencionales pero aun así la placa añade una controladora ASMedia ASM1061 para que tengamos dos puertos SATA 6gbps adicionales. Lo que echo de menos, aunque no sea fundamental, es un puerto M.2.

El PCI Express en esta placa base es de tipo 3.0 pero es en realidad un soporte integrado en el procesador. Estos procesadores cuentan con 16 líneas PCI Express 3.0 así que tendrá que repartirlas entre las gráficas que tengamos instaladas que normalmente, y sin puentes como en esta placa, se limitan a dos unidades. El resto de líneas PCI Express son de tipo 2.0 y o bien se sacan de dividir las líneas PCI Express 3.0 del procesador o se usan las cuatro líneas proporcionadas por el chipset.

El total de puertos disponibles en esta placa base es de tres puertos PEG 16x de los cuales los dos primeros pueden trabajar en modos de 16x y conjuntamente en un máximo de 8x. Les acompaña otro slot de tamaño PEG con enlace máximo a 4x y PCI Express 2.0. Otros tres puertos PCI Express 2.0 de 1x completan la capacidad de la ASUS TuF Sabertooth Z97 Mark S en este aspecto. La placa soporta Crossfire y SLI así que podemos elegir qué tecnología integramos como motor gráfico sin ningún tipo de limitación.

La conectividad interna y externa de la placa es la adecuada sin añadidos que la hagan extraordinaria. Dos conectores USB 3.0 frontales de 19 pines para un total de cuatro puertos es lo más llamativo. Los cuatro conectores frontales son suministrados por el chipset (con modo de carga extendido para teléfonos y tablets), que soporta seis puertos USB 3.0 por sí solo. Los conectores traseros de la placa son también adecuados sin cosas extrañas o añadidos espectaculares.

Cuatro puertos USB 2.0, cuatro puertos USB 3.0 (dos de ellos por el chipset y otros dos mediante una controladora ASMedia añadida), un puerto HDMI, un puerto Displayport, conexiones de audio analógicas y digitales y como estrella, doble controladora Ethernet aunque con la mala suerte de que una es Intel y la otra Realtek. De este modo perderemos algunas capacidades como el teaming pero mejor esto que una sola tarjeta de red. Ambas disfrutarán del software “Cfos” para priorización de paquetes.

Algunos conectores frontales en la parte inferior de la placa. Se echa de menos que sean de un color similar al resto del diseño.

Panel de conectores traseros de la Sabertooth Z97 Mark S.

Diseño y disposición

Diseño y disposición

Esta placa destaca sin duda por su PCB de color completamente blanco y por su “Thermal Armor” que se extiende no solo por la parte frontal de la placa sino también en forma de backplate por detrás. Completamente formada en camuflaje ártico, la TuF Z97 Mark S tiene un aspecto cuanto menos único.

La distribución es la misma que la de la Mark I. No son placas extrañas en su disposición de conectores o distribución de elementos. De hecho son placas base muy cómodas de montar con muchos conectores de ventilador y con sus conectores bien situados. Lo que sí nos puede generar algo de inconvenientes son los taladros que coinciden con puntos de montaje en la caja que pueden ser un poco problemáticos con algunos tipos de tornillos con la cabeza muy ancha. Exactamente rondan los 6mm de diámetro así que los “rosca fácil” seguramente no podamos montarlos.

Es una serie limitada y numerada.

El formato es un ATX bastante convencional así que podemos montarla en cualquier tipo de caja que cumpla con este estándar. Es difícil ver su distribución interna pero estas placas con el Z97 muchas veces nos dan la sensación de vacías y eso se debe sin duda a la mayor integración de tecnologías en los chipsets, a su reducción de tamaño natural, y sin duda también a que los procesadores cada día hacen más cosas por sí mismos y de aquí a nada se acabarán cargando también las funciones del puente sur de la placa.

ASUS ha trabajado el PCB de esta placa, que en realidad se ve bastante poco entre tanta “armadura” con materiales y tratamientos de última generación  que aseguran los niveles de calidad de toda la gama TuF pero que además permiten que el color blanco perdure más tiempo sin oxidarse.

Como en toda su gama reciente la ASUS TuF Z97 Mark S cuenta con una zona del PCB diferenciada para la tarjeta de sonido. Esto hace que mejore el rendimiento acústico de la tarjeta integrada lo que está consiguiendo que cada día los motores de sonido integrados sean de una calidad cercana a la de soluciones dedicadas convencionales.

Prestaciones especiales

Prestaciones especiales

En buena medida podemos decir que esta placa base basa más su atractivo en su color que en un gran equipamiento. Es una placa Z97 bastante convencional, sin grandes añadidos, pero cumpliendo con creces para la gama a la que pertenecen estos procesadores. La incorporación del X99 y los procesadores Haswell-E han devuelto a la gama media de Intel a su lugar correspondiente.

Además del color, que es la novedad, esta placa incorpora el sistema de ventilación más complejo de ASUS. Esta placa cuenta por un lado con el “Thermal Armor” que es la cubierta donde podemos instalar dos ventiladores, uno metiendo aire por la zona de conectores posteriores y otro debajo del socket del procesador que además tienen un modo de funcionamiento inverso para eliminar el polvo acumulado en la placa. Personalmente creo que estos dos ventiladores sobran en esta placa base, no son necesarios.

No son necesarios porque incorpora un chipset de muy poco consumo y un sistema de alimentación digital con componentes de muy alta calidad como sus nuevos “chokes” de aleación de aluminio, sus MOSFETs ultra eficientes (que generan por tanto menos calor residual) y su capacitadores Ti-10k de última generación. Aun así si decidimos utilizarlos hay que saber que las zonas más abultadas, donde se encuentran los disipadores de la alimentación del procesador, cuentan con unos selectores para canalizar el aire hacia el procesador o desviarlo.

Rejilla cerrada a la izquierda y abierta a la derecha.

Por el otro lado nos encontramos con el “TuF Fortifier” que es el backplate que hemos mencionado antes. Se trata de una placa de aluminio pintada a juego con toda la placa que sirve de sustento al PCB principal y además como sistema de refrigeración adicional para la zona posterior de la placa. Tiene un trabajo de pintura muy delicado y confirma lo trabajado de esta edición especial.

Esta placa cuenta también con los conocidos “dust defenders” que no son otra cosa que tapas de plástico para diferentes conectores de la placa: conectores traseros como el Ethernet o los USB, internos como slots de ampliación y RAM, conectores SATA, etc. Consigue proteger los conectores no utilizados y además dan otro toque de homogeneidad a un conjunto muy atractivo. Lo que echamos de menos es que ciertos conectores internos, como los SATA o los USB no se hayan trabajado también en negro, que contrastaría, o en blanco.

Ventiladores y protectores de conectores que vienen con la Sabertooth Z97 Mark S.

Apenas encontraremos botones rápidos en la placa, poco espacio queda para ellos, de hecho no hay tampoco ni un mísero display POST pero tampoco se les echa de menos. Esta es una placa para montar en nuestra caja negra para que destaque o en nuestra caja blanca para forme parte activa del diseño. Los conectores internos y externos se han trabajado con protectores de tensión independientes por conector y esto y las anteriores prestaciones permiten a ASUS dar hasta 5 años de garantía en estos modelos TuF.

La tarjeta de sonido se promociona como uno de los fuertes de esta placa base pero lo cierto es que no hay nada nuevo ni excepcional. El sempiterno ALC1150 de Realtek hace las veces de DSP de calidad, y lo es, con sonido 192KHz/24-Bit y 8 canales con “auto sensing”. Se acompaña de un diseño de canales en diferentes capas del PCB con  escudo metálico para el DSP. Todas estas medidas de aislamiento y alimentación dedicada consiguen niveles de ruido de 112dBA en el canal estéreo de salida y 104dB en el de entrada. Como digo no es nada excepcional pero si una garantía de buena calidad teniendo en cuenta el entorno. Lo que sí echo de menos es un amplificador dedicado para el conector HD Audio frontal como tienen otros modelos más avanzados de la marca.

Bios y Software

Bios y software

Personalmente creo que ASUS sigue manteniendo a día de hoy la bios UEFI más completa del mercado. No solo es atractiva visualmente, con efectos sencillos y muy gráficos que nos recuerdan a una App de plataforma móvil, sino que además tiene ciertos “asistentes” como los de ajustes de ventilación (en tiempo real además) o de overclocking que la hacen muy cómoda para todo tipo de usuarios.

Eso sí, tanta facilidad no se olvida de ofrecer a los usuarios más avanzados todo un catálogo de configuraciones y parámetros personalizables con los que uno puede estar semanas entretenido. Podemos tomar notas, guardar perfiles, actualizar la bios fácilmente y con su botón de recuperación rápida estamos más que seguros de que no dañaremos nuestra placa base por una mala configuración de bios o un problema en su “flaseado”. Solo echo de menos que no tenga algún modo de auto actualización por internet como podemos encontrar ya en todas las placas base que ASRock lanza al mercado desde hace ya al menos dos años. Seguramente un tema de patentes es la que impida a ASUS y otros fabricantes incorporar este sistema en sus modelos.

El software integrado es el habitual en estos modelos. Es decir, el AISuite III de ASUS, con las aplicaciones de carga para USB, el de monitorización y control de ventilación, un software de priorización de paquetes para Ethernet y el resto de aplicaciones habituales de ASUS. Sin duda el Thermal Radar es lo más destacable de estas placas ya que nos permite un control exhaustivo del sistema de ventilación de la placa o hacerlo todo de forma automática según las necesidades de nuestro equipo.

Overclocking y conclusion

Resultados de overclocking

Hemos probado la ASUS TuF Sabertooth Z97 Mark S con nuestro Pentium 20 Aniversario con los resultados habituales. No es un modelo de overclocking de ASUS, para eso están las ROG, así que tampoco debemos esperar medidas y resultados excepcionales. Lo que sí puedo aseguraros es que hace bien su trabajo y podréis sacar partido de vuestros procesadores de serie K con overclocking moderado de gran calidad, con estabilidad y además con la facilidad de configuración que ofrece la bios de UEFI de ASUS.

Análisis y conclusión

La ASUS TuF Sabertooth Z97 Mark S es una placa base excepcional pero no por sus prestaciones que ya nos son más que conocidas. Es una placa base bien fabricada, que ofrece una garantía poco común con hasta 5 años de soporte y que tiene un chipset adecuado para procesadores de la serie K de Intel de hasta cuatro núcleos. Una buena placa base con un sistema de sonido en la media y un conjunto de almacenamiento adecuado pero donde echamos de menos un slot M.2.

Donde sí es excepcional es en sus acabados con ese trabajo de pintura blanca tanto en su PCB como en el “Thermal Armor” así como también en el “TuF Fortifier” que hace de backplate. Es una serie limitada y numerada aunque se desconoce en realidad cuántas unidades se pondrán en el mercado. Es un producto único por su aspecto y eso lo hace doblemente único en un mercado donde solía premiarse la utilidad a la estética.

El problema de esta placa es que es 110 Euros más cara que su modelo análogo, La Sabertooth Z97 Mark 1, y esta a su vez ya es una placa base Z97 bastante cara. Para mí es un juguete que tiene un precio desmedido y que quedará como algo muy exclusivo para algunos usuarios con poco interés por lo que gastan.

  • Producto: ASUS TuF Sabertooth Z97 Mark S
  • Fecha: 02/12/2014 14:10:23
Secciones: Placas Base