ASUS X99 Sabertooth

por Javier Rodríguez 23/04/2015 3
Socket
Memoria
Otros
Precio
Web
LGA2011-v3
Hasta 128GB DDR4 3200+
2xEthernet, M.2 Socket 3
350 Euros

Introducción

Introducción

La serie Sabertooth de ASUS es para mí una de las mejores referencias de placas base que van a objetivos muy claros pero por el camino de la calidad y de ofrecer un formato poco convencional. Placa base que tiene por bandera la calidad de sus componentes y lograr una refrigeración excepcional de sí misma y de todo el sistema controlando también los niveles de ruido producidos en el proceso.

La ASUS X99 Sabertooth es una de las últimas en llegar al catálogo de ASUS pero ya lo hace con todas las mejoras que podemos esperar desde la introducción del USB 3.1 como la última novedad en placas base. Esta placa lo incorpora además de otras mejoras que creo que los usuarios han ido reclamando en  estas gamas como la incorporación de un doble interfaz Ethernet.

Prestaciones básicas

Prestaciones básicas

La ASUS X99 Sabertooth es una placa base que lleva las prestaciones del X99 donde todos queremos que es a aprovechar plenamente la plataforma. El formato es de tipo ATX, ni más ni menos, pero como veremos después nada que ver con modelos convencionales. Lo que parece haber perdido este modelo, que era una constante en la gama, es el precio atractivo puesto que esta placa base es difícil de encontrar por debajo de los 350 Euros. Los  modelos anteriores, con otros chipsets, siempre han estado en un rango de precios más competitivos.

Como buena placa X99 este modelo soporta procesadores de socket LGA 2011-v3. Esto abarca desde los Core i7 domésticos, con un máximo de 8 núcleos y 16 hilos de proceso, hasta los Xeon más capacitados con 18 núcleos y hasta 36 hilos de proceso. La RAM también se cuenta en grandes cantidades con soporte para hasta 128GB DDR4 con velocidades de más de 3200+ soportadas mediante overclocking.

Esta placa tiene la capacidad de ampliación por tarjetas imprescindible para configuraciones gráficas avanzadas pero no va más allá. Si quieres montar cuatro tarjetas gráficas en tu nuevo PC esta placa no es la adecuada. Sin embargo cubrirá las necesidades de cualquier otro tipo de usuario. Dependiendo del procesador podemos montar dos o tres tarjetas en sus tres slots PCI Express 16x. Los dos principales, en color marrón, tienen enlaces eléctricos de hasta 16x mientras que el tercero, de color negro, solo alcanza enlaces 8x.

Los tres se acompañan de un slot PCI Express 2.0 4x y un PCI Express 2.0 1x. La conectividad de almacenamiento es uno de los fuertes de esta placa base. Primero, y fundamental, es que está preparada de serie para soportar unidades de almacenamiento con controladoras NVMe. No solo da el ancho de banda necesario sino que su bios está preparada para arrancar desde este “nuevo” tipo de unidades de almacenamiento SSD.

La placa también cuenta con otras tecnologías, algunas asociadas con el NVMe como es el caso de su slot M.2 Socket 3 (hasta 32gbps) oculto en una trampilla dentro de su “Thermal Armor”. Admite unidades de hasta 110mm de largo y únicamente de tipo PCI Express o NVMe. Encontraremos también 8 puertos SATA en esta placa, todos suministrados por el chipset Intel. También dispondremos de un conector Express SATA de 10gbps que a su vez puede dividirse en dos puertos SATA. Admite modos RAID de tipos 0, 1, 5 y 10.

Esta placa base me gusta, entre otras cosas, por la inclusión de dos chips Ethernet que para mí es algo fundamental en un PC de gama alta como los que está destinada esta placa a dar soporte. La pena es que ASUS ha optado por chips de diferentes fabricantes, Intel y Realtek. Ambos tienen productos de gran calidad, como el Intel i218V y el Realtek 8111GR montados en esta placa pero no pueden trabajar en modos de “teaming” al ser de fabricantes diferentes. Sea Realtek, Qualcomm o Intel siempre es recomendable que ambos interfaces sean de la misma marca. No tendremos Wifi ni nada similar, pero las novedades de esta placa no han acabado aquí. Nos queda lo mejor.

Diseño y disposición

Diseño y disposición

Lo mejor de esta placa base es sin duda su diseño para nada convencional. No es ya una cuestión de elección de colores sino en la forma y composición de toda la placa base. El diseño es ATX, lo cual se agradece ya que será más fácil que la podamos montar en cajas más compactas. Otros modelos de la marca, aun siendo ATX, se alargan algo más de lo normal. No en este caso.

No es la primera placa Sabertooth que vemos pero sí la primera para este chipset y viene con la equipación completa. Por un lado la Thermal Armor. Una cubierta que se alarga por toda la placa y que tiene un doble efecto, estético y térmico. Es capaz de canalizar el calor de casi todos sus componentes a las zonas de disipación que están a su vez comunicadas, en sus puntos críticos mediante heatpipes. La placa disfruta de un excelente sistema de alimentación digital de 8 fases para el procesador y 2 fases para la memoria. No es un modelo excepcionalmente complejo pero le permite trabajar de forma muy eficiente.

El “Thermal Armor” es un escudo térmico y también un modo perfecto de proteger los componentes de la placa. Consigue un acabado más moderno de lo que es una placa base convencional y por eso es tan apreciada esta serie por parte de muchos usuarios.

El “Thermal Armor” tiene su némesis, su contrario, en el “TuF Fortifier”. Se trata de una chapa trasera, como los apreciados backplates en muchas tarjetas gráficas. Esta chapa mejora la disipación de la placa base y también le otorga una robustez y rigidez adicional. Esto permite controlar el peso adicional generado por el “thermal Armor” y, entre nosotros, queda realmente bien aunque nunca la volvamos a ver montada en nuestra caja.

El diseño de la placa deja poca opción a elementos en placa como botones o pantallas. Sin duda con estos elementos perdería parte de su esencia. ASUS además facilita tapas y tapones para todos los conectores de la placa que no vayamos a usar. Es una forma de lograr un acabado sólido, de cubierta de motor de coche moderno.

Los colores son los habituales de la gama Sabertooth de ASUS. La conectividad de la placa la podemos contar por cuatro puertos USB 3.0 frontales, y otros cuatro traseros. Todos suministrados por la controladora del chipset. Además cuenta con otros 8 puertos USB 2.0 en la misma proporción entre conectores delanteros y traseros.

El añadido interesante de esta placa es que es de las primeras de la gama X99 de Asus que incorpora, sin tarjetas añadidas, una controladora ASMedia con soporte USB 3.1. Añade dos puertos posteriores con conector de tipo A en configuración hembra. Estos puertos ofrecen, cada uno, enlaces de hasta 10gbps. Es una de las razones de que esta placa tenga menos puertos PCI de los habituales.

Prestaciones especiales

Prestaciones especiales

La X99 Sabertooth basa buena parte de sus prestaciones adicionales en su aspecto. Como ya hemos visto. Aun así es una placa base que hay que conocer en detalle. Detalles como la red de termistores situados a lo largo del “Thermal Armor” que permiten a esta placa base configurar, manual o automáticamente, de forma muy detallada el rendimiento de los ventiladores instalados dentro de la caja. Tiene un controlador, el TuF ICE, dedicado a ello y el resultado suele ser un PC potente y silencioso si lo acompañamos del hardware adicional adecuado.

El Socket es el famoso Socket OC de ASUS con más pines que la versión de referencia de Intel. 

La placa base ha pasado estándares de durabilidad militares y todos sus componentes principales como son los mosfets, chokes y capacitadores se han certificado en pruebas militares y usan elementos de primera calidad. Eso incluye capacitadores especializados para su motor de sonido. Que está basado en el ya sempiterno ALC 1150 que vemos en casi todas las placas modernas de más o menos calidad. El sistema de sonido, aunque no lo veamos, cuenta con su separación de PCB y uso de diferentes capas para los canales principales. Es una solución de calidad que usa los códecs habituales de la marca para esta generación.

Hay un nuevo elemento en esta placa que realmente me ha sorprendido al probarlo. Se trata del TuF detective y es exclusivo de este modelo. Mediante una App para el teléfono móvil, Android de momento, podemos acceder a la monitorización directa de la bios UEFI del sistema. No requiere de sistema operativo, ni drivers, ni programas instalados. Funciona directamente y nos permite monitorizar cualquier error y otros parámetros de arranque.

Permite también usar otras funciones como apagar o encender el sistema, resetear la CMOS, etc. Es realmente potente puesto que trabaja a nivel de hardware pero, eso sí, requiere de tener el teléfono o tablet conectado por USB al PC.

Todos los conectores de la placa, desde los puertos USB hasta los conectores Ethernet cuentan con sus protectores de tensión. El sistema permite también montar un ventilador en la zona principal de disipación que cuenta, a su vez, con un modo de limpieza girando de forma inversa el ventilador y retirando el polvo acumulado dentro de la placa.

Bios y software

Bios y software

Una bios gráfica de gran calidad que en este modelo inicia por defecto en el modo avanzado. Es completa y tiene todas las opciones para el usuario avanzado a nivel de configuración de cualquier parámetro para CPU, memorias, voltaje, etc. Yo me quedo más con sus sistemas de automatización de overclocking, con sus “wizards”, que permiten un overclocking de calidad y sin complicaciones. Tambien cuenta con perfiles agresivos grabados por los técnicos de ASUS según el procesador montado, overclocking en base a los perfiles XMP de nuestras memorias, etc.

Otras funciones que me gustan mucho son los favoritos en la bios, la posibilidad de configurar los ventiladores con cambios en tiempo real sin necesidad de andar reiniciando o también sus múltiples utilidades integradas. Sigo echando de menos un sistema de actualización de bios “online” donde la placa se conecte desde la bios a los servidores de ASUS en busca de las últimas actualizaciones de bios realizando todo el proceso automáticamente y sin necesidad de pendrives, páginas web, etc. Es una bios estéticamente impecable que podéis ver en nuestro habitual vídeo de “paseo”

El sistema de múltiples sensores de la placa permite ajustar cada ventilador conectado para maximizar su eficiencia. .

Aplicación de sonido del sistema de audio de la X99 Sabertooth.

AiSuite 3 es básico en las placas de ASUS y ofrece el mismo sistema visual y accesible para la configuración y ajuste de parámetros.

El software es muy homogéneo y completo. AI Suite sirve como centro de gestión y nos permite acceder a monitorización y control de nuestro sistema de una forma muy gráfica y accesible. Podemos configurar la eficiencia energética, el overclocking, la gestión de ventiladores. Se le añaden otras utilidades como Turbo LAN (para gestionar nuestra interfaz de red y ancho de banda)….

Resultados de overclocking y conclusión

Resultados de overclocking

Ésta no es una placa de overclocking pero eso no significa que no sea capaz de hacer un trabajo realmente decente en esta tarea. Con nuestro procesador, de forma automática y sin tocar voltajes, es capaz de aumentar las frecuencias de trabajo a unos niveles tremendamente estables de 4GHz. Siendo un procesador de 8 núcleos y 16 hilos creo que el resultado es más que satisfactorio. Adicionalmente también pudo configurar nuestras memorias adecuadamente así que en mi opinión le doy una buena nota a esta placa base. Sin duda se le puede sacar más, no me cabe la menor duda, pero si buscas algo orientado para overclocking tienes opciones mejores.

 

Análisis y conclusión

La ASUS X99 Sabertooth responde a las expectativas de los que apreciamos esta gama por encima de cualquier otra de la marca. Son productos especiales. Esta placa base es especial. El problema es que se ha perdido el enfoque de la gama que solían ser productos de gran calidad a precios competitivos a ser una de las placas base más caras de la marca con este chipset. El sitio más barato que hemos encontrado la tiene a 350 Euros con impuestos.

Este precio nos la saca de perspectiva y no porque no lo valga, hay placas peores y más caras, pero es la propia esencia de la serie la que se convierte en algo más exclusivo y no en esa solución de calidad y aspecto moderno a precios contenidos que buscábamos muchos clientes de ASUS en esta gama.

Sea como fuere la placa es casi perfecta. Preparada para los mejores componentes y de aspecto y acabados impecables. Es un sueño de placa base lo que pasa es que a veces los sueños quedan más lejos de lo que esperábamos. 

  • Producto: ASUS X99 Sabertooth
  • Fecha: 23/04/2015 23:29:15
Secciones: Placas Base