MSI Z170A Gaming M7

por Javier Rodríguez 05/08/2015 2
Formato
Socket y memoria
Otros
Precio
Web
ATX
LGA 1151 y DDR4
Game Boost, M.2 RAID
259 Euros

Introducción

En esta nueva gama de placas para jugadores la M7, será uno de los modelos más sencillos de MSI pero tiene las bases de lo que será esta nueva gama de placas y la verdad es que la esencia me gusta y mucho. Tiene extravagancias, como buen producto “gaming” que se precie, pero va a objetivos claros y lo cierto es que los consigue.

MSI introduce un nuevo diseño, que sigue siendo sencillo, más inspirado en su exitosa gama de portátiles gaming que en sus productos anteriores. Cuidado en los componentes y sencillo en los elementos de disipación. Es una placa que promete y que tendrá un precio bastante atractivo.

Prestaciones básicas

Este diseño de MSI va buscando la efectividad. Se introduce un nuevo e interesante diseño, del que luego hablaremos más tranquilamente, pero en esencia es una placa Z170 que va a las tecnologías claves que hacen grande a este chipset. Se centra en su socket 1151 que nos dará acceso a estos nuevos procesadores de socket 1151 que cuentan con hasta 4 núcleos y 8 hilos de proceso y que disfrutan de nuevas gráficas más capaces y de controladoras de memoria duales DDR3/DDR4 de doble canal.

A este socket le acompañan cuatro bancos de memoria DDR4 capaces de albergar hasta 64GB de RAM, doblando la capacidad de las generaciones DDR3, con menor consumo y frecuencias de 2133MHz oficiales que fácilmente alcanzarán los 4000MHz de la mano de módulos de alto rendimiento que podemos montar en placas como esta. Supera fácilmente los 40GB/s de ancho de banda con las memorias adecuadas y lo hace con menos consumo y calor en los módulos. Es la evolución y lo mejor es que los precios de estos módulos bajan rápidamente, están prácticamente a mitad de precio de cuando aparecieron para dar cobertura a la plataforma Haswell-E de Intel hace ya casi un año.

Esta placa también cubre esa necesidad que nos empieza a surgir a todos de llevar más allá nuestros sistemas de almacenamiento SSD de alta velocidad. En la MSI Z170A Gaming M7 encontraremos dos slots M.2 Ultra (socket3) con 32gbps de ancho de banda cada uno. Se pueden montar unidades de largo 110mm y podremos montar RAID entre ellos de hasta 64gbps de ancho de banda logrando velocidades cercanas a los 4GB/s de velocidad lineal con los discos adecuados. Ambos soportan NVMe y están perfectamente preparados para unidades como los 951 de Samsung o los Intel 750.

A este sistema de almacenamiento superlativo, integrado completamente en placa, le acompañan dos puertos Express SATA de los que podemos extraer cuatro puertos SATA 6gbps a los que se suman otros dos SATA para ofrecer la conectividad estándar del chipset. Estos puertos también soporta RAID con modos de hasta tipo 5.

Las tarjetas de ampliación nos permitirán montajes de tarjetas gráficas de consideración, hasta tres tarjetas gráficas, aunque entiendo que el diseño está más orientado a dar soporte a dos tarjetas con doble espacio de disipación y dejar el tercer slot PEG para tarjetas añadidas de alto rendimiento. La placa permite enlaces 16x para el primer slot, 8x/8x si usamos dos tarjetas y hasta 8x/8x/4x si usamos los tres. El tercer slot esta limitado a enlaces 4x de tipo PCI Express 3.0.

Todos son de tipo PCI Express 3.0. No en vano este chipset ofrece una cifra desconocida de líneas PCI Express 3.0 con 20 líneas disponibles, más incluso que las 16 del procesador. Las generaciones anteriores no solo no alcanzaban este número, se quedaban en 8, sino que además eran de tipo PCI Express 2.0 que tiene la mitad de ancho de banda.

A los tres slots de tipo PEG se unen cuatro slots PCI Express 1x que añaden algo de capacidad conectiva. Muy útil es el situado en la parte superior puesto que no estorba ni limitará la refrigeración de las tarjetas gráficas que podamos instalar.

La conectividad de red sigue el diseño gaming de MSI sin salirse del guión. Un único puerto Ethernet firmado por un Qualcomm KillerNIC E2400, una evolución nueva del E2200, que nos permitirá más control de paquetes y efectividad. Es prácticamente el único que chip que se sale del guión marcado por el chipset pero le acompañan otros para dar soporte USB 3.1, que no tiene nativamente el Z170 de Intel.