Razer DeathStalker Chroma

por Javier Rodríguez 01/09/2015 2
Mecanismo
Iluminaciñon
Conectividad
Precio
Web
Membrana
RGB 16 millones colores
Cable USB
119 Euros

Introducción

Este es uno de los últimos añadidos al catálogo de periféricos Chroma de Razer. Un teclado de membrana con un diseño chiclet (cada tecla está aislada con una separación de casi 2mm) que y reposa muñecas integrado que ofrece una solución completamente diferente a lo que el catálogo replete de soluciones de mecanismo que son a día de hoy mayoritarias en catálogos de dispositivos de gama alta como el de Razer.

Es el momento de ver cómo encaja esta nueva variante de un producto ya veterano al que le tocaba la revisión para adaptarlo a la tendencia actual de iluminación configurable en millones de colores con efectos complejos y completamente programable.

Formato y construcción

El DeathStalker Chroma es una revisión sin más del DeathStalker. Un teclado de membrana de diseño completo que incluye zonas de tamaño ampliado para teclado numérico y de desplazamiento. Es un teclado grande y completamente formado. Cuenta hasta con un reposamuñecas integrado todo en el mismo cuerpo.

Tiene unas dimensiones de 460mm de largo, 220mm de ancho y unos 35mm de alto con las patas desplegadas. Menos de 30mm con ellas cerradas. Es más delgado que cualquiera de los teclados mecánicos que podemos encontrar y también es una solución más acabada que los teclados mecánicos habituales. El reposa muñecas integrado es una mejora interesante para un teclado que vamos a usar largas horas de juego.

La configuración de teclas es completa. Teclado QWERTY, que no encontraremos con distribución en español (de momento), con zona numérica y también zona de cursores y de desplazamiento. Estas tres zonas diferenciadas tienen una configuración de tecla tipo “isla” con activador por membrana. Las teclas con cuadrados perfectos con 15mm de lado, salvo las teclas especiales, que respetan los 15mm solo en uno de los ejes. Son teclas completamente planas, sin curvatura que recoja el dedo al pulsar, y están grabadas para permitir una iluminación correcta de los caracteres.

La configuración de teclas es la habitual pero Razer ha dado una doble función a algunas de las teclas “F” del teclado. Estas controlan el volumen del sistema, reproducción multimedia y también los modos “gaming” y programación de macros en tiempo real. También tendremos acceso directo a la intensidad de la iluminación del teclado y podremos también poner en suspensión el sistema directamente desde el teclado.

Dos patas retráctiles nos permiten ajustar el ángulo del teclado en dos posiciones.

La posición de las teclas y el tamaño es la adecuada, es de agradecer que no se intenten experimentos raros con algo tan importante como donde están las teclas de nuestro próximo teclado. Innovar en ciertas cosas es un error y Razer ya tiene experiencia de sobra para saber que hay pilares que no se tocan. La dureza del sistema de membrana es media y el ruido de pulsación mínimo. Las teclas tienen bastante recorrido y una recuperación bastante rápida lo que permite una pulsación segura y una buena información para el usuario de que pulsamos en cada momento.

Las teclas son grandes y la membrana es bastante dura pero tiene un recorrido rápido y amplio. Esto mejora la respuesta en juegos puesto que recibimos información más clara de qué teclas estamos usando.

El teclado cuenta con tecnología 10 KRO (10 Key Roll Over) que nos permitirá pulsar a la vez hasta 10 teclas sin que haya pérdida de información. Creo que 10 pulsaciones simultáneas es más que suficiente salvo que seamos capaces de jugar con manos y pies al mismo tiempo. Esta tecnología antighosting nos permitirá presumir de teclado para jugar sin necesidad de pasar por el suplicio que es para algunas personas los teclados de mecanismo.

El reposamuñecas es un añadido que se agradece siempre, mejora la ergonomía de forma notable y se echa de menos en muchos teclados mecánicos.

La conectividad del DeathStalker Chroma es USB de tipo 2.0 con una velocidad de actualización de 1000Hz. Velocidad que lo coloca entre los periféricos que presumen de estar especializados en juegos. El largo del cable es de unos 2 metros, no es extraíble, y el conector está chapado en oro para reducir la pérdida de intensidad en la conexión y aumentar la durabilidad del mismo.

Mi experiencia con él ha sido bastante buena. Las teclas son bastante generosas y, aunque yo prefiero los teclados “ten key less”, lo cierto es que se agradece para un uso combinado trabajo-juego disponer de una combinación de teclas tradicional con una distribución tradicional.

Cinco leds de estado, los tres tradicionales y dos más para indicar el modo de programación de macros y el modo "juego".

Para mí que no disponga de las características propias de un teclado con distribución en español no es un impedimento alguno y no me considero una persona especialmente hábil. Para todos aquellos que aún tengan el prejuicio de la distribución de teclado decirles que acostumbrarse a cualquier teclado, del idioma que sea, es cosa de 30 minutos de uso.