Corsair Strafe Cherry MX Red Mechanical Keyboard

por Javier Rodríguez 06/09/2015 2
Mecanismo
Iluminaciñon
Conectividad
Precio
Web
Cherry MX Red
Rojo, led por tecla
USB con USB Passthrough
120 Euros

Introducción

Existen dos variantes del Strafe, una presentada hace poco,  con iluminación en rojo y dos opciones de mecanismo o con iluminación RGB que es la última variante presentada. Nosotros hoy vamos a centrarnos en analizar el modelo de iluminación dinámica en rojo con el mecanismo más suave, el Cherry MX Red.

Formato y construcción

El Strafe es un teclado atípico para Corsair. Es el primero de sus teclados mecánicos que no incorpora de serie un reposamuñecas. Es también uno de sus modelos más económicos con un precio que puede rondar los 120 Euros.

Se trata de un teclado mecánico que podemos encontrar en dos variantes de mecanismo. Un Cherry MX Red, el que nosotros hemos recibido, que es uno de los mecanismos más ligeros, de menos fuerza de actuación, del catálogo de la marca. Podemos también optar por un mecanismo con algo más de resistencia, como es el Cherry MX Brown, por unos 10 Euros más. Ambas combinaciones se comercializarán en España con distribución de teclado en castellano.

Nuestra unidad de análisis, con el Cherry MX Red, presenta una respuesta ligera. Un teclado amigable para escribir y jugar. Pulsación ligera y rápida pero que también se traduce en algo menos de retroalimentación hacia el jugador. Está bien para un uso combinado puesto que supone menos carga de trabajo para los dedos y por tanto se aumenta la comodidad y la velocidad. Aun así creo que el modelo de mecanismo marrón ofrecerá un punto más equilibrado para aquellos que gustan también de algo mas resistencia en el toque y que prefieren tener algo más de información a pesar del mayor ruido y resistencia. Yo soy de mecanismo negro, ambos mecanismos me parecen terriblemente suaves pero está claro que tienen sus ventajas y, lo más importante, son opciones para adaptarse mejor a cada gusto particular.

Corsair ha hecho en el Strafe algunos ajustes de diseño sobre su gama K. Esta vez no encontramos el mecanismo en superficie y toda la estructura es de plástico. Aun así se ha conseguido casi un resultado mejor. El teclado es algo más grueso que los modelos K pero la base de apoyo de cada tecla tampoco tiene demasiada profundidad, apenas un par de milímetros y permite a Corsair colocar una base de color rojo que potenciará la iluminación del teclado.

Sin duda tiene un diseño más clásico. El formato y distribución es perfecto. Todo está donde debe, nada de experimentos con la distribución de teclas y se trata de un teclado completo con zona numérica, teclas de desplazamiento y cursores dedicados. Se incluyen algunas teclas para el control multimedia, como función añadida en la zona de teclas “F”. Podemos controlar la reproducción y el volumen del sistema.

Dos botones dedicados, cerca de la zona de leds de control de bloqueo, nos permitirán controlar el encendido de la retroiluminación, con tres niveles de brillo, y también activar el modo juego que bloqueará la tecla Windows y otras dos opciones adicionales configurables como es el “Alt+TAB” y el  “Alt+F4”.

El diseño está muy cuidado, con el logo clásico de Corsair en una de las esquinas, y calidad en todos los materiales. En este modelo Corsair nos permitirá personalizar algunas teclas para adaptar tacto y visibilidad para juegos FPS y MOBA. Viene con la herramienta para extraer teclas con facilidad y las teclas ofrecen un tacto más “anti deslizante” además de mejorar la curva que recoge el dedo. Es el primero de sus teclados que viene de serie con esta personalización.

Corsair ha integrado lo mejor de su electrónica también en la gama Strafe. Su circuitería permite un desempeño NKRO completo (n-Key roll over) donde toda tecla quedará registrada por el sistema por rápidos que seamos jugando o escribiendo, podemos pulsar las 100 teclas al mismo tiempo.

Algo que se agradece, y mucho, es que Corsair haya integrado un puerto USB en el teclado para poder conectar el ratón u otros periféricos. Lo ha hecho centrado en el perfil superior del teclado, cerca del cable de conexión. Esto lo deja más centrado para todo tipo de usuarios, seamos diestros o zurdos, y es de tipo USB 2.0 así que tendremos la conectividad adecuada para ratones de alto rendimiento.

Dispone de dos posiciones de altura, con las típicas patas retráctiles, pero en este caso creo que Corsair se ha quedado algo corto en la altura que presentan las patas. Se queda algo corto de altura para mi gusto.

El cable de conexión es largo y de calidad pero es muy grueso y el aislante rígido, hubiera sido mejor en malla, limita la libertad de movimientos. El cable transporta dos cables USB completos que Corsair ha dispuesto para aprovechar el puerto USB adicional y dar también potencia a su sistema de alimentación en sistemas que no dispongan de USB 3.0. Hasta el conector destaca por su calidad con un buen sistema para limitar la flexión del cable en el delicado punto de conexión.