Google Pixel C

por Javier Rodríguez 21/02/2016 4
Pantalla
SOC
RAM y almacenamiento
Precio
Web
10.2" 2560x1800 LTPS
Nvidia Tegra X1
3GB, 32-64GB
499-599 Euros

Introducción

Google ha inspirado algunos de los tablets más interesantes que hemos conocido para sistemas operativos Android. Modelos como el Nexus 7 de 2013 aun es una buena recomendación de compra si la conseguimos al precio adecuado. Las últimas generaciones de productos Google han ido hacia gamas más elevadas, el Pixel C es un claro ejemplo de ello y una de las mejores tablets Android que podemos encontrar.

Su formato y accesorios nos permiten pensar en un producto más allá de la típica solución multimedia y de navegación para buscar más tareas que hacer con ella. Aquí veremos si el objetivo se cumple, pero lo cierto es que nuestras expectativas y la experiencia acumulada con sistemas operativos móviles, nos predisponen a pensar que el Google Pixel C será otro paso en ese complicado objetivo.

Especificaciones técnicas

El Google Pixel C es un tablet de altas prestaciones en un formato poco habitual en dispositivos Android. Es un tablet con pantalla de 10” y una resolución sorprendente de 2560x1800 puntos. Una proporción de pantalla poco convencional a camino entre las 3:2 y las 4:3 y una densidad sobresaliente de más de 300dpi. En este formato tendremos un excelente escritorio, con un formato más clásico y que está siendo un éxito en otros productos que intentan enfocarse hacia el mismo entorno.

La pantalla del Pixel C ofrece magníficos resultados. Opta por un panel de tipo LTPS (Low temperature poli-silicon) que ofrece profundidad de color sRGB, excelentes ángulos de visión, permite reducir los marcos de la pantalla y ofrece algo menos de consumo que paneles alternativos como el IPS. Google lo ofrece con una luminosidad de 500nits.

El Google Pixel C usa un procesador Nvidia Tegra X1 con 8 núcleos, cuatro de ellos Cortex-A57 y otros cuatro Cortex-A53 , con velocidades de hasta 1.91GHz y una GPU Maxwell. La gráfica cuenta con 256 motores de shaders y es compatible con estándares como DirectX 12, OpenGL ES3.1, etc. Ofrece un excelente motor 3D, seguramente uno de los mejores SOC para juegos que podemos encontrar actualmente, y también un motor de aceleración de vídeo que nos permitirá correr todo tipo de contenido multimedia, incluso contenido 4k@60p en formatos como el H265 y el VP9.

El Pixel C también está bien sostenido por 3GB de RAM y almacenamiento en dos opciones de 32 y 64GB respectivamente. El precio de la primera opción es de 499 Euros y de la segunda 599 Euros. No hay opción de añadir almacenamiento, salvo al que podamos acceder en la nube o mediante sus conexiones inalámbricas.

De momento, y no hay noticia de que esto vaya a cambiar, solo hay opción Wifi para el Pixel C. Ofrece conectividad Wifi-AC, con doble banda, y conectividad Bluetooth 4.0. La conectividad física solo incluye una salida de auriculares y una entrada USB Tipo-C que el tablet usa para tener una capacidad de carga de 15w en 5v. El cargador que se incluye tiene esta potencia.

Si bien las necesidades básicas están bien cubiertas, y se usa conectividad moderna, lo cierto es que no encontraremos tecnologías importantes, como el NFC, integradas en este tablet. Una pena puesto que es un dispositivo con un precio elevado y que debe exigirse a sí mismo contar con lo mejor y más moderno.

Cuenta, eso sí, con las imprescindibles cámaras frontal y trasera. La trasera de 12MP, con enfoque por toque y automático, y la frontal de 8MP perfecta para videoconferencia de alta definición. El equipamiento multimedia se completa con un buen conjunto de altavoces estéreo colocados en sendos laterales del tablet. El resultado es muy bueno.

La batería, algo fundamental en cualquier dispositivo que se precie, tiene una capacidad cercana a los 9200mAh. Eso garantiza una autonomía de uso combinado en torno a las 10 horas, con wifi y niveles de brillo aceptables, y unas 8 horas de autonomía reproduciendo vídeo.