ASUS Maximus VIII Extreme/Assembly

por Javier Rodríguez 04/03/2016 5La Mejor Placa Base
Socket
Memoria
Otros
Precio
Web
LGA1151 Intel Skylake
Hasta 64GB DDR4 3866MHz
10G Express, SUPREMEFX HI-FI USB
599 Euros

Hardware excepcional

Introducción

Hay placas base que cubren expedientes, otras que ofrecen prestaciones equilibradas y luego están las que rompen los moldes de integración y funcionalidad. La ASUS Maximus VIII Extreme/Assembly (existe tambien una Extreme a secas) es de esta última clase de placas base. Es más, eleva el listón a un nuevo nivel y pone al socket LGA1151 a la cabeza de prestaciones en el exigente catálogo de placas base ROG (Republic of Gamers) de ASUS.

Hardware excepcional

Esta es una placa base que no tiene puntos débiles, al menos no en cuanto a integración de tecnología. Es un catálogo completo de todos los avances que han surgido en los últimos meses y es un ejemplo de que las placas base pueden ser el eje de construcción definitiva para un ordenador de altas prestaciones en todos los subsistemas que componen un ordenador.

No deja de ser una placa base de socket LGA1151 con chipset Z170. Eso marca buena parte de sus prestaciones y nos define perfectamente que podemos y que no podemos montar en ella. Este socket nos permite montar cualquier procesador Skylake de Intel, incluidos los modelos K para overclocking, y también nos marca el tipo de memoria que podemos usar y cuanta cantidad de ella. Esta placa base está diseñada para dar cobertura a memoria DDR4 de alta velocidad soportando, oficialmente, memorias de hasta 3866MHz. Podemos montar hasta 64GB en sus cuatro bancos y doble canal de 128-Bit.

ASUS ha incorporado en este modelo cuatro slots PEG tipo 16x con dos slots PCI Express 1x adicionales. Que tengamos tantos slots para gráficas no significa que no tengamos algunas limitaciones importantes en este sentido. Tres de estas ranuras están conectadas a las líneas PCI Express de la CPU y la cuarta está conectado a las líneas del PCH, del chipset. Un procesador Skylake de socket LGA1151 está limitado a 16 líneas así que esos tres slots tendrán que compartir el ancho de banda disponible. Las configuraciones son claras, 16x para una sola gráfica, 8x-8x para dos gráficas y 8x-4x-4x para tres gráficas. La placa soporta SLI de Nvidia y Crossfire de AMD.

Las tecnologías de almacenamiento integradas en esta placa base cubre todas las posibilidades existentes. Dispone de 10 puertos SATA (dos mediante una controladora añadida) o cuatro puertos SATA y dos Express SATA. Se complementa con un conector U.2, que usan algunas unidades PCI Express AHCI y NVMe, y un slot M.2 Socket 3 también con el mismo propósito. Tenemos cubiertas todas las posibilidades de almacenamiento moderno. Por supuesto contaremos con tecnología RAID y el slot M.2 alcanza velocidades 4x PCI Express 3.0. Esto se traduce en hasta 32Gbps de ancho de banda.

La placa tiene un equipamiento excepcional, en todos los aspectos y no deja puntada sin hilo. Contamos con un chip Intel para disponer de conectividad Ethernet Gigabit de calidad y también conectividad inalámbrica mediante un chip Wifi-AC que alcanza velocidades de hasta 1300mpbs gracias a su configuración 3x3. Este mismo chip nos ofrece conectividad Bluetooth 4.0.

La tarjeta de sonido incorporada usa las últimas tecnologías de ASUS, con un DSP SupremeFX 2015 de 8 canales. Se le añade un DAC ESS de alta definición y dos amplificadores Texas Instruments TI RC4580 para conectores delanteros y traseros. Un equipamiento que va complementado con una serie de accesorios poco comunes en la placa base, equipamiento gaming, y un formato de placa que está dentro de los diseños más elaborados y modernos de ASUS.

Accesorios de calidad

Accesorios de calidad

Dos cosas que sorprenden de esta placa base, es que aumenta y complementa dos elementos integrados, ya buenos por sí mismos, como son la tarjeta de sonido y la conectividad Ethernet. Es lo que la dirferencia del modelo Extreme, que salió antes que esta variante y que es algo mas económica. El primero de estos dos elementos añadidos es una controladora Ethernet con interfaz PCI Express 4x capaz de acceder a velocidades de hasta 10Gbps.

Esta tarjeta, denominada 10G Express está impulsada por un controlador “Tehuti Networks”. No suena a muy conocido, pero tienen productos como este, realmente interesantes, que están menos limitados a estándares y que son capaces de trabajar en modalidades de 100mbps, 1Gbps, 2.5Gbps, 5Gbps y hasta 10Gbps dependiendo de la infraestructura donde esté conectada. Eso la convierte en un chip muy versátil pero no evitara que necesitemos un switch preparado para manejar estas velocidades elevadas.

La tarjeta es un añadido, no inhabilita a la tarjeta Intel integrada, y puede convivir, pero no podremos hacer o usar modos avanzados de trabajo en grupo o agregación de enlaces entre ellas.

El otro añadido especial lo tenemos en forma de amplificador de sonido para auriculares que podemos colocar en una bahía de 5.25” de nuestro PC.  El SUPREMEFX HI-FI USB ofrece dos conexiones Jack de 3.5mm y otra de 6.3mm, además de un control de volumen digital. Uno de las conexiones mini-jack son para micrófono o entrada de línea. Este módulo esta potenciado con un amplificador de auriculares TPA61202A con capacidad Hi-Fi con soporte para auriculares de hasta 600ohm, muestreos de hasta 386Khz, 32-Bit de resolución y una entrega de hasta 6V RMS, aunque en modalidades de menos de 32ohm.

Este módulo tiene su propio DAC, también firmado por ESS. Se trata de un 9108K2M Sabre. El modulo recibe alimentación mediante un cable PEG de seis contactos y cuenta con etapa de doble amplificador de salida, mediante un amplificador operacional LM4562 por canal, y una etapa de entrada para TPA6120 para la entrada de micrófono. Cuenta incluso con un relé anti-POP que evita ese tipo de sonido desagradable cuando los auriculares son conectados o desconectados. 

Lo hemos probado con diversos auriculares, con un rango de impedancia medio y modo monitor, con unos resultados excepcionales. Tendremos con ellos una capacidad de resolución de gran calidad en cualquier entorno de uso y conseguirá que nos olvidemos completamente de soluciones “dedicadas”. Pocas soluciones dedicadas tienen este nivel de perfeccionamiento para el uso de auriculares.

Forma, fabricación y conectividad

Forma, fabricación y conectividad

La Maximus VIII Extreme/Assembly tiene un formato ATX bastante convencional. No se sale para nada del estándar y es algo bastante excepcional en placas base con este nivel de integración. Es una placa base que busca una excelente refrigeración de su sistema de alimentación y también algunos elementos estéticos modernos, o de moda, que personalmente creo que son una anécdota en una placa que tiene cosas mucho más brillantes que unos leds RGB en el disipador del chipset.

Esta perfectamente organizada y tiene una estructura sólida con un nuevo diseño que personalmente creo que le da un toque mucho más moderno a la gama ROG. De hecho, esta placa base iguala diseño con algunas de las ultimas, y espectaculares, tarjetas gráficas de esta gama. Combina los colores grises con el naranja en un esquema mucho más actualizado y que se desmarca del negro-rojo tan explotado por todas las marcas.

La configuración de los elementos de la placa es el adecuado. Todo está donde debe estar y los espacios son buenos. La Maximus VIII Extreme/Assembly está pensada para cubrir las necesidades de gamers y overclockers. Con botones en placa, doble bios, diagnostico en placa, switches de activación de slots, etc. No le falta detalle y todo está bien colocado. Me gusta espacialmente la posición de los conectores de ventiladores y ese excelente puerto molex dedicado y optimizado para gestionar bombas de impulsión en sistemas de refrigeración líquida. La placa tiene también un controlador extendido para ventiladores con el que podemos controlar hasta 10 ventiladores de todo el sistema desde el panel de control de la bios o mediante su suite de software.

En el frontal encontraremos hasta cuatro conectores USB 3.1, bien posicionados en la zona derecha de la placa. También múltiples conectores USB 2.0 para el frontal. Es un equipamiento excelente que se complementa con un panel posterior muy poblado y de gran variedad. ASUS ha integrado dos controladoras añadidas para conectores USB 3.1 Gen2 de 10Gbps. Una ASMedia y otra de la propia Intel. La Intel tiene además la exigencia de ofrecer un conector de tipo C, el único que encontraremos en la placa. Esta placa no soporta Thunderbolt directamente, pero si tiene el conector en placa para que podamos gestionar esta conectividad mediante una tarjeta añadida.

Curiosamente estos conectores modernos se combinan con conectores PS2 y también con conectividad de video, HDMI 1.4b y Displayport, para monitores. Estos seguro que tendrán poco uso o ninguno porque esta es una placa donde no poner una gráfica dedicada no sería consecuente. Quizás si podamos usarlos para montajes de muchos monitores, pero ni eso.

La fabricación incluye un nuevo sistema de Mosfets que ASUS está usando en sus modelos más capaces y modernos. La tecnología optiMOS de ASUS incluye chokes con estructura MicroFine, controladoras Digi+ PWM y condensadores 10K Black Metallic. En la zona de sonido se usan capacitadores específicos para este tipo de tareas. La placa cuenta con un total de 10 fases, dos para memoria. Como podéis ver en nuestra captura térmica las temperaturas en carga de toda la placa son excelentes y más sin nos centramos en la temperatura de trabajo de la zona de alimentación. Esto se debe en buena medida al sistema de refrigeración compuesto por disipadores y heatpipes.

La Maximus VIII Extreme/Assembly cuenta también con un conjunto de hasta 7 sensores que podemos usar para programar al milímetro el sistema de ventilación completo de nuestro PC. Esto también podemos hacerlo de forma automática con los asistentes de configuración de ventilación de ASUS.

Resultados de overclocking

Resultados de overclocking

ASUS combina su buen diseño térmico y de alimentación con un potente sistema de optimización tanto manual como automático. Desde hace varias generaciones estas placas de gama ROG son capaces de lograr buenos niveles de overclocking automáticos. El nuevo sistema Pro Clock también potencia el uso de métodos un poco olvidados, como el ajuste profundo de buses como el BCLK, logrando velocidades de este bus por encima de los 400MHz. Esto combinado con procesadores de multiplicador desbloqueado, los de la serie K de Intel, puede conseguir mejores resultados que con los métodos habituales a los que nos había forzado Intel en generaciones anteriores de procesadores.

La placa cuenta con doble bios, slow mode, modo LN2, botones r'apidos en placa, display POST, switches para slots PCI Express, puntos de medición de voltaje en placa, etc. Todo bien concentrado y en la posición adecuada.

Aun así, nos encontraremos con la barrera de los materiales de conexión entre IHS y DIE del procesador. El uso de pastas térmicas, en vez de la clásica soldadura, nos obligara a retirar este intercambiador de calor si queremos lograr de verdad resultados espectaculares. Aun así, nos ha sorprendido lo fácil que ha sido con nuestro Core i7 6700K lograr velocidades de 4700MHz trabajando con memorias rápidas de 3000MHz. Todo realmente fácil, pero, como digo, con las limitaciones que nos llevamos encontrando en estos procesadores desde su lanzamiento.

Esto incluye temperaturas altas que obligan al procesador, bajo estrés intenso, a bajar frecuencias a unos 4GHz, en picos temporales breves, cosa que achacamos directamente a las altas temperaturas que alcanza el procesador por su ineficacia manifiesta en los materiales usados en su IHS (Integrated Heat Spreader).

Software y Bios

Software y Bios

ASUS incorpora tantos elementos de hardware como complementos de software. Brillan especialmente sus bios UEFI, que han diferenciado a cada fabricante de forma que antes era imposible, que son uno de sus puntos fuertes. Su doble interfaz, EZ y avanzado, permiten que todo tipo de usuarios se encuentren cómodos en su manejo.

Es potente, es accesible y visualmente excelente. Se acompaña de un potente paquete de software con un eje central que es el AISuite III de ASUS. Desde aquí podemos controlar casi todos los aspectos de la placa. Incluso perfiles de overclocking por aplicación, RAMcache para discos duros, control de ventiladores y un largo etcétera.

Se mantienen también otras prestaciones, como el sistema de programación de teclados clásicos Keybot o el nuevo sistema de control de los leds RGB con los que cuenta la placa base. Todo con un diseño de interfaz unificado y siempre a elección del usuario.

Análisis y conclusión

Análisis y conclusión

Esta placa es seguramente la placa LGA1151 más completa que podemos encontrar. Quizás haya alguna con más capacidad de overclocking o con prestaciones especificas más poderosas, como integración de Thunderbolt III o múltiples puertos M.2, pero creo que teniendo en cuenta todos los elementos la ASUS Maximus VIII Extreme/Assembly es la mejor placa base de socket LGA1151 que podemos encontrar.

El problema es que para poder adquirir esta placa base, que por otro lado creo que tiene un marcado carácter hacia el sonido de calidad, tendremos que desembolsar cerca de los 600 Euros. Es una de las placas base más caras con este socket y eso la hace un modelo único y exclusivo que solo unos pocos podrán adquirir. Es un buque insignia y representa lo mejor que ASUS puede ofrecer para este socket.

Fin del Artículo. ¡Cuéntanos algo en los Comentarios o ven a nuestro Foro!

La Mejor Placa Base

ASUS ROG Maximus VIII Extreme

Del 04/03/2016 al 13/08/2018

  • Este producto fue La Mejor Placa Base del mundo según los análisis de GEEKNETIC.
  • Del 04/03/2016 al 13/08/2018
  • Producto: ASUS Maximus VIII Extreme/Assembly
  • Fecha: 04/03/2016 10:33:48