Huawei P9, al asalto de la gama alta

por Antonio Delgado 15/04/2016 9El Mejor Smartphone
Procesador, RAM y Almacenamiento
Pantalla
Cámara
Precio
Web
Kirin 955 (Octa-core), 3GB RAM, 32 GB.
5,2" (1920 x 1080)
Doble cámara (RGB+Monocromo) LEICA Summarit
599 Euros (3GB / 32GB)
Puntuación de Huawei P9 en la review:

Introducción y prestaciones técnicas

Introducción

Atrás quedaron los días en los que adquirir un terminal de un fabricante chino significaba sacrificar calidad, empresas como Huawei se han esforzado en borrar esa idea de las mentes de los consumidores con productos de calidad que no tienen que envidiar a fabricantes considerados “de prestigio”. No en vano, el gigante de las telecomunicaciones se ha convertido en el segundo fabricante en cuota de smartphones en España, tan solo por debajo de la todopoderosa Samsung, y en el tercero a nivel mundial.

Donde Huawei ha sabido jugar bien sus bazas es en las gamas media y económicas del mercado, un sector donde se mueven gran parte de las ventas de smartphones y donde la lucha es bastante encarnizada, sobre todo ahora que los fabricantes están apostando por acabados y funciones “Premium” con precios más reducidos. No obstante, la gama alta es donde una compañía se gana el prestigio y la fidelidad de los usuarios y con este Huawei P9 la compañía ataca directamente a los grandes con un terminal Premium en todos los sentidos y con añadidos que lo hacen único como su doble cámara certificada por Leica.

 

Prestaciones técnicas.

  • Pantalla IPS de 5,2 pulgadas 1920 x 1080 píxeles y marcos de 1,7mm
  • Procesador Kirin 955 4 núcleos Cortex A74 (2.5GHz) + 4 núcleos Cortex A53(1.8GHz) 16nm + GPU Mali T880 MP4
  • Coprocesador i5
  • 3 GB de memoria RAM (hay modelo con 4 GB)
  • 32 GB de almacenamiento ampliable con microSD (hay modelo con 64 GB)
  • WiFi 802.11ac + Bluetooth 4.2 + NFC
  • Doble cámara certificada Leica, 12 MP monocromo + 12 MP RGB. f/2.2, píxeles 1.25 µm, 27mm.
  • Enfoque Láser + doble flash dual tone.
  • Sensor de huellas con reconocimiento de gestos.
  • USB Type-C
  • Android 6.0 + EMUI 4.1
  • 3.000 mAh de batería
  • 145 x 70,9 x 6,95 mm, 144 gramos

Diseño

Lo primero que veremos al coger el Huawei P9 en las manos es que es un terminal muy bien construido y con unos acabados excelentes que no languidecen ante otros terminales de gama alta de la talla de los Galaxy S7 por ejemplo. He de reconocer que, cuando vi los renders e imágenes de prensa de la presentación, el diseño no me pareció nada especial, pero realmente las fotos no le hacen justicia y gana mucho al tenerlo en la mano.

El móvil está fabricado en una única pieza de aluminio con unos biseles en los bordes que ayudan al agarre y a darle un toque más especial, la parte trasera está bordeada por una línea inferior y otra en los laterales de la parte superior que hacen las veces de antena, arriba de todo, una franja negra de cristal gorilla glass esconde los dos sensores de las cámaras, un flash LED de doble tono y un sensor láser.

Justo debajo, en el centro, encontramos el sensor de huellas del que hablaremos con más detalle más adelante. Sin embargo, donde Huawei nos ha sorprendido más es en la parte de la pantalla con unos marcos increíblemente finos, de tan solo 1,7mm (de los más finos que podemos encontrar en el mercado), que se juntan con un cristal Gorilla Glass 4 2.5D con una ligera curvatura en los bordes para terminar un acabado y diseño prácticamente redondo.

A pesar de contar con 5,2 pulgadas de pantalla, esos marcos tan finos hacen que sea un móvil muy cómodo de coger y con unas dimensiones más contenidas que la de otros terminales con pantallas similares, de hecho, el Huawei P9 puede presumir de un ratio de pantalla/cuerpo de 72,9%. También hay que destacar sus 144 gramos de peso, bastante ligero para ser metálico, y sus 6.95 mm de grosor donde las cámaras no sobresalen lo más mínimo.

Sin duda, en Huawei han hecho un buen trabajo con el diseño y construcción del P9 y en todo momento tenemos la sensación de tener entre manos un terminal 100% Premium, ligero, resistente, compacto y muy cómodo.

Pantalla

Como ya hemos comentado, la pantalla del Huawei P9 es un panel IPS de 5,2 pulgadas, en concreto un “IPS-NEO” que ofrece unos colores reales y definidos, aunque no da ese toque saturado que ofrecen las pantallas AMOLED y que, dependiendo de los gustos de cada uno, puede ser más o menos del agrado del usuario. 

Una decisión curiosa que han tomado con el Huawei P9 es la de decantarse por una resolución de 1.920 x 1.080 píxeles. No hay que olvidar que todos los gama alta de este año -y algunos del año pasado- se han decantado por la resolución QHD de 2.560 x 1.440. Habría que entrar a debatir si realmente compensa aumentar la resolución hasta esos niveles, teniendo en cuenta los sacrificios que hay que hacer en cuanto a consumo energético se refiere.

Está claro que para sistemas de realidad virtual como el Gear VR de Samsung, cuanta mayor resolución tenga el panel, mejor se verá por culpa del aumento de las lentes (de hecho, ni con QHD se evitan los molestos píxeles), pero si descartamos esos usos, posiblemente los 1920 x 1080 sean más que suficientes para una pantalla de 5,2”. La pantalla está recubierta de una capa de Gorilla Glass 4 con bordes redondeados "2.5D"

Sea como sea, Huawei se ha decantado por la resolución FullHD en el P9 y la pantalla se ve perfectamente, con una buena representación de colores con el 96% de saturación y una densidad de píxeles de 423 puntos por pulgada con un brillo máximo de 500 nits que hacen que no tengamos problemas para ver la pantalla incluso con plena luz del día.

Software y funciones adicionales

Como la mayoría de fabricantes de terminales con Android, Huawei dispone de su propia capa de personalización de Android. Con el nombre de EMUI, el Huawei P9 integra la versión 4.1 funcionando bajo Android Marshmallow. Esta capa no tiene un menú de aplicaciones, por lo que todo lo que instalemos irá a los escritorios principales. Podremos instalar temas o cambiar entre los disponibles para cambiar el aspecto del terminal, incluyendo menús, iconos y teclado. También tenemos un modo simplificado con accesos mucho más grandes a funciones básicas (llamadas, cámara, mensajes, galería, música, etc).

 

 

EMUI 4.1 cuenta con un modo de optimización de aplicaciones y batería bastante agresivo: el Smartphone nos avisará de inmediato si una aplicación consume demasiada energía para que podamos bloquearla o restringir su uso, algo que viene bien en algunos casos, pero que en otros es algo bastante molesto ya que si utilizamos una aplicación que de por sí requiera consumir batería, tendremos el correspondiente aviso Por ejemplo, si escuchamos música con Spotify, al poco rato el móvil nos avisará de que está consumiendo demasiado.

<c/enter>

Otro pequeño problema que le veo a EMUI es el sistema de menús de ajustes que utiliza y lo poco intuitivo que puede llegar a ser. Al entrar en ajustes veremos unas cuantas opciones principales, pero para acceder a muchas otras que en Android se encuentran en “Ajustes”, deberemos ir a “opciones avanzadas” en una organización algo caótica.

Donde sí que hay que sacarse el sombrero es con el lector de huellas del Huawei P9, su situación en la parte de atrás se adapta perfectamente a la posición del dedo y el reconocimiento de huellas es preciso y extremadamente rápido. En ningún momento hemos detectado un falso positivo o un falso negativo y, además, la función de admitir gestos con el sensor de huellas es todo un acierto.

Al activar esta función, al deslizar el dedo de arriba abajo por el sensor el panel superior de notificaciones bajará automáticamente, y al deslizar de abajo arriba se esconderá, algo que parece trivial pero que una vez que te acostumbras se hace un gesto realmente práctico. Además, si deslizamos lateralmente el dedo por el sensor de huellas, podremos pasar fotografías sin tener que tocar la pantalla.

Cámara

Donde parece que se están luchando las últimas batallas del sector de los smartphones es (por fin) en el aspecto de la calidad de la cámara fotográfica, con LG y su G5 con doble cámara ultrapanorámica o Samsung con el S7 y su optimización para tomas con poca luz, así que si quieres competir en la gama alta, tienes que dedicarle esfuerzo y tiempo a la cámara para ofrecer algo que no ofrezcan los demás y, aparentemente, es uno de los campos en los que Huawei lo ha conseguido con el P9.

Durante la presentación oficial del P9, la compañía se encargó de recordarnos con bastante énfasis que contaban con un sistema de doble cámara certificado por LEICA, el mítico fabricante de cámaras y lentes de fama mundial, así que la cosa promete. Al contrario que otros fabricantes que ya han integrado dos cámaras para obtener distintos efectos (efecto 3D, efectos de desenfoque, etc), Huawei ha hecho que las dos cámaras del P9 se complementen y funcionen a la vez para conseguir fotos que un solo sensor no sería de hacer. ¿Y cómo lo hace? Pues poniendo un sensor de 12 megapíxeles RGB típico con otro sensor de 12 MP monocromo, ambos con un tamaño de los captadores de 1.25 µm, y combinando la información de ambos por medio del coprocesador i5 que integra el SoC.

Según la compañía, el sensor monocromo, a pesar de no poder capturar color, es capaz de capturar tomas con un 200% más de luz, de tal manera que al combinar ambos sensores, tenemos los colores del sensor RGB con la iluminación del sensor monocromo. El sensor láser hace que el enfoque sea rápido en la mayoría de situaciones, sobre todo si enfocamos a cosas que están dentro del rango de acción del láser. Por desgracia, no tenemos estabilización óptica en ninguno de los dos sensores.

Los sensores del Huawei P9 son en formato 4:3, esto significa que para conseguir la reslución de 12 megapíxeles tendremos que sacar las fotografías en ese formato. Si queremos fotografías de 16:9 (el formato típico de las pantallas de móvil o PC) los MP se reducirán hasta los 9,1 MP. Es una resolución suficiente para visualizar fotografías en pantallas (una pantalla 4K solo muesta 8 Megapíxeles), pero sí es cierto que se pierde bastante posibilidad de ampliar las fotos sin mucha pérdida de calidad, sobre todo si comparamos con otros móviles de 16, 20 o más Megapíxeles. Sin embargo, parece que la tendencia es esa y la propia Samsung o ahora HTC han lanzado móviles con la misma resolución de 12 MP.

Aquí os dejamos con algunos ejemplos en distintas situaciones. Si queréis ver el archivo original, tan solo tenéis que hacer clic en la imagen.

Fotografía con HDR

 

misma fotografía sin HDR

 

Las fotos de día salen perfectamente, por poner algún defecto, quizás los colores salen con una saturación un poco por debajo de lo habitual en algunas situaciones pero, por lo general, la cámara se desenvuelve perfectamente en modo automático con una gran rapidez en el enfoque y la captura.

Pasamos ahora a fotos con poca luz, como siempre, si hacéis clic en la foto podréis ver el archivo original sin comprimir:

Los resultados son buenos, en situaciones de poca luz el P9 mantiene el tipo, no obstante, la mejora de iluminación que se consigue con la combinación de las dos lentes se ve un poco deslucida por la apertura de F/2.2 (la competencia se mueve en F/1.7 o F/1.8) o la falta de estabilización óptica, sobre todo cuando tiramos de tiempos de exposición largos. Los resultados con poca luz son buenos, pero quizás el “hype” creado durante la presentación hacía que me esperase un poco más.

Una cosa que puede hacer el P9 y que no pueden hacer otros móviles es sacar fotografías en blanco y negro “reales”, es decir, que aprovechan el sensor monocromo y realizan la toma en blanco y negro capturando directamente sin tener que filtrar y convertir una imagen en color, de hecho, las tomas en blanco y negro destacan bastante y sirven para hacer capturas creativas.

Otra función que Huawei publicitó bastante es la posibilidad de simular una apertura variable para jugar con los efectos de bokeh o enfoque de toda la escena. No obstante, esto es un truco de software que ya hemos visto en otros móviles y, de hecho, el resultado no es muy óptimo que digamos. Al forzar aperturas muy grandes, se nota que lo que hace el Huawei P9 es coger el objeto que enfoquemos y aplicarle desenfoque a todo lo demás, el problema es que no siempre captura bien la forma y se desenfocan los bordes del objeto.

De hecho, es posible “cambiar la apertura” después de haber tomado la foto y jugar con distintos resultados y efectos aprovechando para ello enfoque en dos puntos con las dos cámaras.

En cuanto a la interfaz de la cámara, tampoco es que sea muy intuitiva, y los controles suelen salir algunos con orientación vertical (aunque usemos el móvil en horizontal) y otros en horizontal (aunque lo usemos en vertical), en la parte izquierda podemos activar la apertura variable simulada, en la parte inferior accederemos a los modos creativos (HDR; pintura de luz con tiempos de exposición muy altos, vídeo a cámara lenta, panorámica, etc), y en la parte derecha podremos activar el modo Pro para jugar con los valores de las tomas directamente o activar también la captura de fotos en formato RAW. Directamente desde LEICA nos llegan los modos de captura con distintos efectos de color que funcionan como filtros.

Nos ha llamado la atención el sistema de seguimiento de objetos, algo que permite pulsar en la pantalla lo que queramos seguir y el móvil se encarga de seguirlo y enfocar en todo momento, aunque se mueva. Evidentemente, este modo funciona mejor con objetos muy bien definidos o con colores marcados.

En resumen, la cámara se comporta bien, al nivel que podemos esperar de un Smartphone de gama alta. No obstante, es una cámara más centrada en modos creativos y para sacarle todo el provecho hay que jugar con los valores manuales o el excelente modo monocromo, aunque en modo automático es más que digna y puede defenderse en la mayoría de situaciones.

En breves publicaremos una comparativa con otros de los pesos pesados de la fotografía, el Galaxy S7 y el Lumia 1020, y podremos ver quién se lleva el gato al agua en cuanto a la mejor cámara.

En cuanto a la cámara frontal, tenemos 8 MP y una apertura fe f/2.4 con los típicos modos y filtros para suavizar la cara o agrandar los ojos

Autonomía y rendimiento

Los 3.000 mAh de batería, combinados con el procesador Kirin 955 y la pantalla FullHD hacen que el Huawei P9 no tenga problemas para superar el día de uso, incluso con un uso intensivo podremos llegar a la noche a cargar el terminal sin muchos problemas.

El SoC está bastante bien optimizado y el modo big.LITTLE que distribuye la carga dependiendo de las necesidades de potencia y energía funciona a la perfección

Rendimiento

El Kirin 955 de la propia Huawei, junto con los 3 GB de memoria RAM de esta versión del P9 mueven el sistema sin ningún problema, no veremos ralentizaciones o lags en la interfaz ni moviendo las aplicaciones o funciones del móvil

De hecho, como podréis comprobar en los test de rendimiento que hemos realizado, el Huawei P9 es el móvil más potente que hemos analizado, superando en todos los test al resto de terminales en potencia de CPU, salvo en el caso del 3DMark donde la Mail-T880 GP4 se resiente y no es capaz de superar al Intel Atom Z3590 del Zenfone Zoom y mucho menos al poderoso Tegra K1 de la NVIDIA Shield Tablet.

Está claro que la gráfica es el punto más débil del SoC, pero eso no quiere decir que no pueda mover juegos exigentes sin problemas, no hay que olvidar que la resolución es de 1.920 x 1080 y no tendrá que realizar el mismo trabajo que otros terminales con resoluciones mayores.

Antutu 6.

3DMark Icestorm Unlimited

Vellamo HTML5

Vellamo Metal

Vellamo Multicore

GeekBench 3 MonoCore

GeekBench 3 MultiCore

Análisis y conclusión

El mercado de gama alta es difícil, los fabricantes ponen sus recursos y toda su experiencia en intentar lanzar algo diferenciador que los haga destacar sobre los demás, y en un mercado donde se suele apostar por más potencia y más resolución se agradece que se intente innovar con elementos nuevos como es el caso de la cámara de este terminal.

El Huawei P9 es un Smartphone que nos ha sorprendido muy gratamente, sobre todo los acabados, con el diseño metálico, los marcos ultradelgados con ese toque curvo, el buen funcionamiento del sensor de huellas. Para la cámara quizás esperabamos un poco más, sobre todo después de ver las cifras de las que presumía Huawei en su presentación sobre las capacidades en entornos de poca luz del P9, pero eso no quiere decir que no sea una de las mejores cámaras que podemos encontrar en terminales con Android, que lo es,  tanto en condiciones de luz óptima como en lugares con luz deficiente. Posiblemente en modo automático no esté al nivel de otros móviles como el Galaxy S7 o el LG G5, pero para los que les gustan realizar fotos un poco más artísticas y jugar con distintos modos creativos, es un Smartphone que no defraudará en absoluto

Es un gama alta, y en esa liga juega, tanto en acabados como en prestaciones y en precio, con sus 599 Euros no es un terminal barato pero sí que es más asequible que otros buques insignia como el LG G5, el HTC 10 o el Galaxy S7 sin tener nada que envidiarles en acabados o calidad general. Podemos decir sin temor a equivocarnos que el Huawei P9 es un terminal Premium.

Por su diseño, calidad de construcción, especificaciones, funciones  y cámara, el Huawei P9 se merece el convertirse en el mejor Smartphone que hemos analizado en Hispazone.

Fin del Artículo. ¡Cuéntanos algo en los Comentarios o ven a nuestro Foro!

El Mejor Smartphone

Huawei P9

Del 15/04/2016 al 26/05/2016

  • Este producto fue El Mejor Smartphone del mundo según los análisis de GEEKNETIC.
  • Del 15/04/2016 al 26/05/2016
  • Producto: Huawei P9
  • Fecha: 15/04/2016 20:28:49