Intel Compute Stick STK2M364CC (Core M3)

por Javier Rodríguez 09/04/2017 1
Procesador
Memoria y disco
Otros
Precio
Web
Intel Core M3-6Y30 2c/4t
4GB RAM Doble canal, 64GB eMMC
Cargador USB-C con PD y Hub USB 3.0
320 Euros
Puntuación de Intel Compute Stick STK2M364CC en la review:

Hardware

Introducción

Sin duda el concepto de ComputeStick resulta muy atractivo. Originalmente diseñados para servir como HTPC, o sencillos sistemas para oficina, que se han visto lastrados por el escaso rendimiento de los procesadores Atom que se montan normalmente en ellos.

Hace algo más de un año Intel presento unidades, un poco más grandes, pero con procesadores Core M3 y Core M5 convirtiendo este formato en una solución mucho más capacitada y no solo para su uso original, donde brillan, sino para un uso más tradicional como equipo de sobremesa.


Hardware

Cualquiera que haya tenido la oportunidad de trabajar con algún procesador Atom, Cherry Trail, por ejemplo, y con un dispositivo con procesador Core M conocerá la diferencia abismal que hay entre unos y otros. A pesar de tener menos núcleos reales estos modelos de bajo consumo heredan todo el potencial de sus correspondientes generaciones de procesadores Core de Intel. Esto incluye también gráficas integradas más capaces y potentes.

El modelo que hoy os presentamos es la solución más básica de Intel con procesador Core M3-6Y30 (Skylake). Un procesador de 2 núcleos y 4 hilos fabricado mediante un proceso de 14nm. Tiene un consumo configurable entre los 3.8w y los 7w dependiendo de la solución térmica que busque el fabricante. Ofrece frecuencias de trabajo entre los 900MHz, su frecuencia base, hasta los 2.2GHz en modo turbo.

La tarjeta gráfica integrada es una Intel HD Graphics 515. Una gráfica con una capacidad de proceso de video sorprendente que convierte a este pequeño ordenador en un portento para la reproducción de contenido de ultra alta definición. Soporta pantallas 4k, aunque este modelo solo tiene HDMI 1.4b por lo que está limitado a 4k con refresco vertical de 30Hz. Soporta la tecnología Intel Quick Sync Video e Intel Clear Video HD lo que le permite ser una excelente tarjeta para reproducir y crear contenidos mediante hardware.

Intel acompaña este modelo con una configuración de 4GB de RAM y 64GB de almacenamiento en formato eMMC. Es el más básico de su serie y el único que no viene de serie con Windows 10. Luego veremos que sistemas operativos podemos instalarle con facilidad.

La conectividad es bastante completa. Se alimenta por un conector USB-C que soporta Power Delivery por lo que podemos usar adaptadores que traigan conectores de datos extra a la vez que usamos el puerto para alimentar el dispositivo. Se alimenta con un voltaje de 5v a 3.1A por lo que podemos usar baterías externas, que den esta potencia de verdad, para mantenerlo encendido sin alimentación a red. Esto nos habilita a usar cargadores USB, de móvil, como fuentes de alimentación. Mi experiencia es que tienen que ser tipo QC 3.0 y que cumplan de verdad con la potencia prometida. No todas las marcas lo hacen.

La bios nos permite programar el encencido cada vez que damos corriente al Compute Stick. Muy comodo para mi tipo de uso y para un uso como HTPC conetado a un televisor.

El propio cargador de este modelo aprovecha la tecnología PD para añadir puertos USB 3.0 extra. Dos en total. Es un cargador modular así que podemos aprovecharlo también para cargar otros dispositivos que soporten USB-C como tablets o smartphones.

En el propio cuerpo del Compute Stick encontraremos un puerto USB-A tipo 3.0 y un lector de tarjetas Micro-SD donde podemos instalar unidades de gran capacidad. La conectividad inalámbrica es de tipo Wifi-AC con Bluetooth 4.1 mediante un chipset Centrino 8260 de Intel. La velocidad de acceso a redes AC es de hasta 867mbps mediante una configuración de antenas 2x2 MIMO. 

El cargador ya ha sido adaptado para algunos añadidos extra de colocacion que necesitaba.
Es compacto y lo podemos usar para cargar el movil. El cable USB-C que trae de serie es de excelente calidad.

Compatibilidad software

Compatibilidad software

Una de las ventajas de usar una arquitectura Core de Intel es que todos los sistemas operativos medianamente recientes funcionan a la perfección. Intel también facilita las cosas con una bios UEFI amigable y accesible. Es fácil arrancar sistemas incluso desde su lector de tarjetas microSD. Podemos, por tanto, combinar cualquier sistema operativo que queramos, Windows o Linux, y disponer de un pequeño y muy portátil ordenador compatible con cualquier sistema operativo más o menos reciente. Nosotros hemos probado con Windows 10 y Ubuntu en su versión 16.04 (no deberia haber problema alguno por usar posteriores) y el comportamiento es perfecto soportando de serie tarjeta gráfica, tarjeta inalámbrica, conectores físicos, todo.

Hay una cosa que me gusta mucho de este modelo y es que Intel nos ofrece soporte para periféricos Bluetooth incluso desde la bios. Podemos emparejar teclado y ratón directamente en bios por lo que siempre podremos usar nuestros periféricos inalámbricos, incluso para configurar la máquina, instalar sistemas operativos, etc.

Cualquier programa que se precie es compatible con su tarjeta gráfica y Windows 10 vuela literalmente con este procesador. Los Atom Cherry Trail, salvo quizás el 8700, son una alternativa interesante, pero a todas luces inferior a estos procesadores Core M3 de Intel.

La bios tiene opciones muy potentes como la configuración de dispositivos bluetooth desde firmware, para teclados y ratones, o la posibilidad de usar perfiles de ventilador más o menos agresivos.

Rendimiento, temperatura y ruido

Rendimiento, temperatura y ruido

Hemos pasado la batería de pruebas habitual para este tipo de máquinas compactas. Por espacio de disco, aunque se puedan usar unidades MicroSD muy rápidas, no lo veo adecuado tan siquiera probar la ejecución de juegos. Los resultados de rendimiento general son bastante buenos.

Vídeo 4k con bajo impacto de calculo local. 3% de carga de CPU.

El uso de una gráfica potente y compatible también permite una mejor negociación de formatos con servicios de streaming como Plex. Esto reduce la carga en el servidor.

En cuanto a temperatura y ruido aquí tenemos que tener los conceptos claros. Este formato es mucho más pequeño que las habituales tablets o equipos compactos de sobremesa donde podemos ver integrados este tipo de procesador. Para mantener todo el rendimiento de su CPU este Compute Stick usa un ventilador que activa cuando el sistema tiene más carga. Es un ventilador realmente pequeño y hace algo de ruido. Nosotros lo hemos medido en estrés, a un metro de distancia, en 34dBA.

El rendimiento es el que encontraríamos en un portátil con este mismo procesador. Su punto más débil es la unidad eMMC. El procesador rinde bien, sin problemas de throttling y alcanzando las frecuencias esperadas y el rendimiento general, como vemos en la prueba de PCMark 8 es mas que interesante ya que supera claramente los 2000 puntos que es una barrera que nos indica que tenemos un ordenador que se moverá con soltura con sistemas operativos modernos y con todo tipo de aplicaciones. 

Las temperaturas de trabajo son las adecuadas. Nada fuera de lo normal. Estos procesadores aguantan temperaturas de trabajo que rondan los 100 grados, están diseñados para entornos donde se buscan soluciones pasivas de ventilación y/o ahorro de energía así que soportan bien este tipo de “mal” trato.

Conclusión

Conclusión

Cuando salió este modelo, hace poco más de un año, su precio rondaba los 400 Euros y era difícil de conseguir en Europa. Ahora podemos encontrarlo por poco más de 300 Euros impuestos incluidos.

Tiene una construcción mucho más sólida que las alternativas “chinas” que hemos probado con procesadores Atom y está a años luz del rendimiento de estos. Sus dimensiones son de 125mm de largo, 40mm de ancho y 11mm de espesor. Pesa poco mas de 100 gramos y tiene un anclaje

 A día de hoy se ha convertido en un buen compañero de viaje entre la oficina y casa. Montar y desmontar el portátil como PC de sobremesa está bien, sobre todo si contamos con un dock, pero este sistema es aún más cómodo y se adapta bien a pantallas 1080 o 2k con una entrada HDMI habilitada para ofrecer este tipo de resolución. El mismo cargador que usamos para el móvil puede ser su fuente de alimentación.

En cuanto a rendimiento general para mi trabajo habitual es más que capaz. Mueve perfectamente editores de fotos, es bastante ágil editando video y para office es fantástico. Su unidad de almacenamiento principal, en principio su punto más débil, es ágil cargando Windows y cualquier otra aplicación. Solo hay que tener cuidado con los espacios, jugar con el almacenamiento cloud o la MicroSD, y tener un acceso inalámbrico de calidad (5GHz) para no echar de menos disponer de un enlace Ethernet.

Para mi es una maquina versátil y posiciona este tipo de formato en lo que podríamos llamar un PC de verdad donde no echaremos de menos esa potencia extra que se necesita en tareas puntuales y que son las que acaban dejando en el cajón este tipo de formato con procesadores Atom.

Fin del Artículo. ¡Cuéntanos algo en los Comentarios o ven a nuestro Foro!

  • Producto: Intel Compute Stick Core M3
  • Fecha: 09/04/2017 19:59:05