Monitor portátil ASUS MB169C+ con USB-C

por Javier Rodríguez 29/04/2017 ...
Dimensiones
Panel
Interfaz
Precio
Web
15.6" 1920x1080 puntos
IPS con iluminación LED
USB-C Displayport Alt
259 Euros

Introducción

La gama MB de ASUS forma una de las familias más variadas y completas de monitores de perfil reducido que podemos transportar con nosotros con facilidad. Monitores fáciles de llevar, pero con niveles de calidad muy elevados, sobre todo en sus últimos modelos. El ASUS MB169C+ aprovecha estas mejoras introducidas y da una vuelta de tuerca a la conectividad.

Hoy os mostramos una de sus creaciones más avanzadas, que aprovecha un interfaz USB-C para ofrecer a equipos preparados todo lo mejor de un monitor que se conecta y alimenta con un único cable pero que no requiere drivers y que nos dará tanto o mejor rendimiento que la pantalla integrada en nuestro portátil.

Especificaciones técnicas

Este modelo mantiene el diseño de las dos generaciones anteriores, con una dimensión de pantalla de 15.6 pulgadas, pero introduce mejoras interesantes a nivel de panel y también en prestaciones conectivas. Esta gama ha pasado de paneles TN, con resoluciones HD, a pantallas 1080p con paneles IPS de calidad media. Ahora dan un paso más e introducen un tipo de conector que ofrece video Displayport y alimentación en un único cable. También se amplían las capacidades de configuración de la pantalla igualándola a los modelos “estándar” más codiciados de ASUS.

Una de las cosas que más sorprenden de estos monitores de ASUS es como consiguen un comportamiento tan reseñable con un espesor de pantalla de tan solo 8mm. Tiene el mismo espesor que un Tablet de figura esbelta, no de los más reducidos, pero si con un espesor manejable y agradable en mano. Esta es la misma sensación que nos da el MB169C+ cuando lo tenemos en mano.

La funda-soporte lo protege bien pero es algo incomoda cuando lo usamos como soporte. Además no admite modos verticales.

El panel integrado por ASUS en el MB169C+ es de tipo IPS con una luminosidad de 220cd/m2 y un contraste real de 700:1. Datos notables para una pantalla que consume menos de 7w, menos de la mitad de lo que realmente admite el conector USB-C que usa para videos y corriente. Los tiempos de respuesta son los habituales en una pantalla IPS con 5ms de gris a gris.

Tiene una resolución de 1920x1080 puntos con ángulos perfectos y una profundidad de color bastante elevada, aunque no dentro de lo que podríamos calificar de monitor profesional. Si tiene la calidad que encontraríamos en una pantalla de portátil de calidad media. Una calidad que sorprende teniendo en cuenta el formato portátil de esta pantalla.

Tiene unas dimensiones de 8mm de espesor, 379mm de largo y 236mm de alto. Pesa solo 800 gramos así que tampoco nos supondrá un gran lastre si queremos usarlo en el día a día. Viene con una funda de transporte, que también hace de soporte, que la protege perfectamente. Tiene controles en el lateral como cualquier monitor moderno, con un OSD en pantalla, como encontrarías en tu monitor de casa o de la oficina.

Pero lo realmente llamativo de este modelo no es su panel o resolución sino el uso de un solo cable para alimentar y ofrecer gráficos con calidad Displayport. No necesitamos drivers, no hay que tener sistema operativo instalado, si nuestro ordenador es compatible tendremos la misma velocidad y prestaciones que tendríamos con un monitor dedicado. Con esto quiero decir que el rendimiento de esta pantalla está muy por encima de lo que podíamos lograr con pantallas más antiguas que dependían del USB, y de drivers por software, para hacerlas funcionar. Pantallas que servían para ver video, ofimática y poco más. Imposible jugar con ellas. En este caso no tendremos ese problema. El rendimiento es tan bueno como pueda ofrecer la gráfica integrada o dedicada de nuestro ordenador.

Calidad de imagen

Hemos puesto a prueba las especificaciones que nos marca ASUS desde fabrica, e incluso la calidad de la calibración que realiza ASUS en su fabricación. Los resultados confirman lo certeras de las especificaciones de ASUS, que es una marca muy fiable en este sentido. Tiene una iluminación de unas 220cd/m2 (iluminacion led lateral, 150-160cd/m2 en el centro de la imagen), sorprendente en este formato y se confirma también el contraste real de 700:1. Cabe destacar que tiene un negro con tan solo 0,27cd/m2 que es un dato que no nos esperábamos encontrar en una pantalla como esta.

También nos ha dejado muy satisfechos lo certera de la calibración de ASUS para ajustarse a la temperatura de blancos ideal, de 6500k. Casi no hay diferencias y eso es raro en un panel de tipo IPS. La pega de este monitor la encontramos en el color que roza el 80% del espectro sRGB. No es un dato muy reseñable, pero eso no significa que no disfrute de colores vivos y de una paleta bien dotada. 

Esta pantalla dispone también de las últimas tecnologías de ASUS para el cuidado de la vista y la ecualización de color. Varios niveles de filtros de luz azul, tecnología Flickerfree y dos de los elementos más llamativos del OSD de ASUS como es la tecnología “QuickFit Virtual Scale”, que nos muestra una escala en pantalla para que podamos cuadrar nuestros documentos o imágenes a esa escala y mejorar su calidad de impresión. También soporta la tecnología Gameplus en dos de sus modalidades. Nos permite visualizar una cruceta en pantalla o una cuenta atrás configurable.

Un monitor no solo para portátiles

Los monitores USB, con un solo cable, normalmente requieren de drivers, más concretamente los controladores de Displaylink que no es otra cosa que un interfaz gráfico generado por software. Nos produce más carga en el sistema y no es capaz de ejecutar juegos y menos aún de aprovechar la potencia del motor gráfico que tengamos en nuestro portátil u ordenador de sobremesa. Tiene otra desventaja. No podemos tener imagen en pantalla sin los drivers instalados y eso hace que no sean útiles para una gestión completa de nuestro ordenador.

Este tipo de pantallas, con tecnología Displayport Alternate Mode sobre USB-C, pueden alimentarse y tener video “real” en el mismo conector. Requieren de un ordenador con un puerto USB-C compatible con esta tecnología. El Thunderbolt 3 lo es por lo que cualquier ordenador con este tipo de conector puede usar esta pantalla.

Pero el Displayport Alternate Mode no es exclusivo de Thunderbolt 3. Hay Pc de sobremesa y portátiles que disponen de esta tecnología sin tener implementada la tecnología Thunderbolt 3. En todos ellos esta pantalla funcionara, en cualquier ordenador con un simple conector USB-C con USB 3.1 esta pantalla no funcionara. Requiere, si o si, de Displayport Alternate Mode.

Usando el ASUS MB169C+ desde un Dell Latitude E7275 como pantalla secundaria mediante uno de sus puertos Thunderbolt 3

Como ya he dicho este tipo de conectores no es exclusivo de ordenadores portátiles, aunque si es más fácil encontrarlo. Ejemplos de ordenadores sobremesa con este tipo de conector lo encontramos en muchos modelos NUC de Intel incluido el poderoso Skull Canyon con Thunderbolt 3.

El resultado es un monitor “real” con las mismas prestaciones que nos puede ofrecer una pantalla de sobremesa en cuanto a velocidad, funcionamiento sin drivers, etc. Es la solución perfecta para aprovechar los gráficos dedicados de nuestro portátil en un conjunto de doble pantalla sin ninguno de los inconvenientes que tienen los monitores portátiles USB convencionales.

Es perfecto para ofimática, video y juegos y se adaptara bien, sin necesidad de controladores, a cualquiera que sea el sistema operativo que usemos. Linux, MacOS, Windows, ChromeOS...es indiferente para esta pantalla puesto que no requiere de software adicional. Su precio es de 259 Euros, y por tanto, tiene un precio en la media de este tipo de pantallas. 

LO MEJOR
Muy ligero: 800gramos
Muy delgado: 8.5mm de espesor
Resolución adecuada para su tamaño
Conectividad en un solo cable sin drivers
LO PEOR
Muy limitado a dispositivos con compatibilidad Alt para Displayport
La funda-soporte es bastante mejorable
  • Producto: ASUS MB169C+
  • Fecha: 29/04/2017 22:04:08