Review Samsung CHG70 Quantum Dot HDR Freesync Gaming Monitor

por Javier Rodríguez 30/04/2018 7
Resolución
Panel
Otros
Precio
Web
2560x1440 puntos 144Hz
VA 31.5" 1800R 178º
Freesync 2, HDR, curvo
Desde 620 Euros
Puntuación de Samsung CHG70 Quantum Dot en la review:

Introducción

La tecnología Quantum Dot de Samsung se ha convertido en un símbolo de calidad en esta nueva generación de televisores y monitores con capacidad HDR. Su tecnología, en este caso sustentada en paneles con tecnología VA, ofrece niveles de profundidad de color por encima de lo que requiere el estándar DCI-P3 y en este modelo se combina también con unas prestaciones sobresalientes para juegos con múltiples tecnologías orientadas en este sentido, donde destaca el soporte para FreeSync 2 de AMD

Freesync2 y HDR

Uno no son nada sin el otro ya que Freesync es una mejora introducida en el estándar Displayport 1.2+, también en el HDMI 1.4+, para dar mejor soporte a las posibilidades y necesidades de las primeras pantallas HDR. Para que una pantalla sea considerada HDR tiene que alcanzar un mínimo de frecuencia vertical, mas de 100Hz, y también tiene que superar el 90% de la cobertura de color DCI-P3. Estos son los requisitos que se han establecido para las primeras generaciones de pantallas, una cifra que se hará mucho más exclusiva llegando al 2020 donde la cobertura de color y el contraste deberá doblarse, siendo imposible alcanzar esos niveles con los sistemas de iluminación tradicionales.

Tiene dos modos de uso de FreeSync, el ultimate activa el modo LFC de Freesync 2.

De hecho, Freesync 2 se diseñó con las pantallas HDR en mente porque la conversión tonal que se realiza en estas pantallas, entre pantalla y GPU, introducía ciertos niveles de input lag en el sistema. Con esta tecnología se reduce este defecto de las pantallas HDR siendo la GPU directamente la que controla la reproducción tonal del monitor. Freesync 2 hará que jugar en HDR no suponga diferencia para el jugador con respecto a monitores tradicionales y también ha mejorado el input-lag en monitores tradicionales, que era prácticamente la única ventaja que podíamos encontrar en monitores Gsync de Nvidia, sobre todo en tasas de FPS bajas.

El modo freeSync habilita a la gráfica a tomar el control de la actualización vertical de la pantalla.

Otra de las mejoras la encontramos en que estos monitores ahora mantienen mejor la compensación en tasas de refresco bajas, que era otra de las carencias de los primeros monitores Freesync y se potencia el brillo y la profundidad de color hasta el doble, siendo capaz la tarjeta de cambiar en tiempo real entre modos sRGB y HDR para tener la mejor experiencia en escritorio y en juegos.

Samsung introduce dos modos de funcionamiento de FreeSync 2 en esta pantalla. Por un lado, un modo estándar y otro “Ultimate Engine”. El primer modo trabaja de una forma similar a lo que hacia Freesync 1 pero el modo “Ultimate Engine” introduce el modo AMD LFC (Low Framerate compensation) que es requisito de Freesync 2. Esta tecnología esta relacionada con el mínimo de FPS que admite Freesync en cada pantalla, 48Hz en este modelo con un máximo de 144Hz si usamos Displayport y un máximo de 100Hz si usamos la conectividad HDMI. Lo que hace LFC es obligar a trabajar a la pantalla siempre igual o por encima de esos 48Hz. Si el juego bajara a 30FPS, el monitor actualizara a 60Hz, justo el doble, manteniendo las ventajas de la sincronización adaptativa completamente funcionales.

El Samsung CHG70 cuenta también con varios modos de aceleración de pixel y también varios modos manuales de activación de sincronización de retroiluminación a la frecuencia de actualización de monitor con modos configurables de 100, 120 y 144Hz. Este tipo de iluminación PWM, con fluctuación de señal, ha demostrado que reduce la sensación de “ghosting” en movimientos en pantalla, pero también puede ser desagradable para personas que sean sensibles a este tipo de frecuencias de actualización. En modo normal la iluminación es de tipo “corriente continua” por lo que también podemos llamar a esta pantalla “flicker free”.

Diseño y formato

Esta nueva generación de monitores curvos mantiene el diseño de Samsung de buscar un Radio de 1800mm de curvatura, según Samsung es la adecuada para adaptarse a ángulo de visión de las personas, aunque personalmente creo que se toman ese análisis antropológico bastante a la ligera. Como cualquier otro diseño el aspecto curvo de la pantalla hay a usuarios que les gusta, a otros que el ángulo no les agrada y otros, entre los que me sitúo, que pensamos que este tipo de diseños no tienen sentido en un tamaño de pantalla como este, de 31.5”.

La peana es de lo mejor que he visto en mucho tiempo, un híbrido entre soporte pivotante tradicional y brazo neumático.

El diseño del monitor es magnífico, y sin duda el panel curvo llama mucho la atención las primeras veces que lo miramos, pero me quedo mas que con el diseño del panel con el diseño del resto del monitor. Marcos bastante reducidos, aunque mejorables, con un tamaño similar en todos los bordes. Controles accesibles en el marco inferior, así como también los múltiples conectores de video y audio con los que cuenta. Tiene dos entradas HDMI 1.4+ y una entrada Displayport 1.2+ a los que se suman una salida de auriculares y una entrada de servicio. La fuente de alimentación es externa, algo que personalmente no aprecio demasiado pero que soy consciente que ofrece un mantenimiento inferior a futuro.

Tiene  dos conectores HDMI y un conector Displayport, los HDMI estan limitados a 120Hz pero soportan tambien Freesync.

La peana del Samsung CHG70 es un hibrido entre peana pivotante tradicional y un brazo neumático. Tiene cuatro ejes que permiten girar, pivotar, elevar, bajar e inclinar la pantalla. Siendo un monitor curvo sus 32” quedan aproximadamente como un monitor de 29” con proporción 16:9. Samsung incluye también un adaptador para que podamos usar el monitor con cualquier brazo o soporte compatible con VESA 75 o VESA 100.

La conectividad incluye también un pequeño hub de conectores USB 3.0 que tienen modo de carga y que nos permitirá centralizar también la conectividad de periféricos directamente al monitor. A este ultimo de talle se une también un led posterior, en la zona de enganche del soporte pivotante, que podemos apagar o encender desde el interfaz OSD.

La peana admite también modo vertical, que es un modo muy curioso de usar una pantalla con panel curvo.

Interfaz OSD

El interfaz OSD es de lo mejorcito que he visto en monitor gaming, con una adaptación plena al objetivo de uso del monitor. Es estético, manejable y tiene una gran cantidad de opciones con las que acertar en la mejor configuración para cada juego.

El botón de encendido también sirve de "hat" con control mediante cursor para el interfaz OSD del monitor

El OSD admite también tres perfiles de uso rápido que podemos personalizar. De este modo, con tocar un solo botón, podemos tener el modo mas adecuado para cada juego. Desde el OSD también podemos acceder a los diferentes modos de velocidad de actualización, los dos modos diferenciados de FreeSync, ajustes de color, brillo, volumen, etc.

Tiene tres perfiles de juegos, con botones dedicados, cada uno completamente configurable por el usuario.

Tiene elementos específicamente dedicados para personalizar el rendimiento del monitor en juegos, como sus modos de velocidad de respuesta, modo de input-lag, etc.

Pruebas de color

Nuestra batería de pruebas habitual incluye el análisis técnico del panel VA que ha usado Samsung en esta pantalla. Pantalla con tecnología Quantum Dot que promete visualización HDR y por tanto un soporte de color DCI-P3 de hasta el 54% de los colores que el ser humano es capaz de reconocer. Para 2020 el estándar requerirá poder representar hasta el 76% de ese espectro cromático.

En nuestras pruebas, podemos comprobar un excelente comportamiento de esta pantalla cubriendo perfectamente el espectro de color que esperábamos, superando en todos los canales al estándar sRGB y cumpliendo perfectamente con el estándar que lo convierte en una pantalla HDR certificada.

La calibración estandar es casi perfeacta, con una oscilación mínima en los canales azules y rojos de menos del 5%.

El diagrama CIE es realmente bueno, superando claramente las expectativas del estandar sRGB y cumpliendo perfectamente con lo que se espera de un buen monitor con certificación HDR.

El comparador de color tiene también resultados muy buenos, rondando un indice de 2 en todos los colores comparados. Es una magnífica pantalla que ademas tiene unas excelentes prestaciones para jugar.

Para ser una pantalla grande la luminosidad es buena, con mas de 330cd/m2 y un contraste real cercano a los 250:1. Las fugas de luz son bastante reducidas y se concentran en las esquinas inferiores de la pantalla. Como ya hemos comendando antes la iluminación es DC y por tanto no tiene parpadeo, aunque podemos activar modos con parpadeo según las necesidades de actualización vertical.

Experiencia en juegos

Actualmente la lista de juegos con soporte HDR es bastante reducida pero ciertamente incluye a algunos de los mejores títulos del momento. Nosotros lo hemos probado con el StarWars Battlefront 2 y los resultados son espectaculares. Con la grafica adecuada, Vega 64 o Vega 56, podremos usar el modo Freesync 2 con HDR y niveles de “input-lag” prácticamente nulos. Es el entorno de trabajo perfecto para aquellos capaces de sacar partido a estas velocidades de FPS y velocidad de respuesta.

Juegos como SW Battlefront 2 tienen soporte para estas pantallas HDR de última generación.

El resto, los menos hábiles, seguiremos pudiendo disfrutar de una imagen sin defectos, con un contraste de color impresionante, incluso en ambientes o mapas con menos colorido, sin defectos en pantalla como el tearing y manteniendo siempre tiempos de respuesta muy reducidos.

Conclusión

Lo mejor de este monitor es que ofrece unos niveles de calidad sobresalientes por un precio bastante adecuado, cierto es que no se trata de un monitor 4k, pero creo que su resolución es la adecuada para mover los juegos mas modernos con un hardware equiparable. Este monitor cuesta poco más de 600 Euros y es una de las pocas unidades FreeSync 2 que podemos encontrar en el mercado.

Es una opción excelente para jugar con gráficos AMD, ahora también con consolas Xbox One S o Xbox One X que esta semana pasada estrenaron soporte FreeSync y soporte para resolución 1440p. Parecen haber tenido en mente precisamente este monitor, el mejor que podemos encontrar con estas nuevas tecnologías de AMD, en un formato excelente, y con una calidad cromática que perfectamente nos podría servir para tareas profesionales.

Es seguramente uno de los monitores gaming más potentes del mercado, con uno de los mejores paneles, pero no es compatible con gráficas Nvidia, no al menos en su modo de adaptación de frecuencia vertical a través de la GPU. Eso sin duda es una pena y no es una condición de AMD, que hace tiempo que libero esta tecnología para que cualquiera la desarrolle.

Fin del Artículo. ¡Cuéntanos algo en los Comentarios o ven a nuestro Foro!

LO MEJOR
Un excelente panel con una profundidad de color sobresaliente
Soporta HDR real
Compatible con FreeSync 2
Extensas prestaciones gaming
LO PEOR
El formato curvo no es realmente una mejora para un jugador
No tiene soporte pleno de 144Hz sobre HDMI
No dispone de altavoces
  • Producto: Samsung CHG70 Freesync 2
  • Fecha: 30/04/2018 23:09:10