Asus ROG Swift PG27UQ 4K Gsync HDR

por Javier Rodríguez 12/07/2018 7El Mejor Monitor
Resolucion
Panel
Otros
Precio
Web
3840x2160 120Hz
IPS Quantum Dot
Hub 3.0, RGB, Gsync HDR
2599 Euros
Puntuación de ASUS ROG Swift PG27UQ en la review:

Introducción

Detrás del nombre de este monitor, Asus ROG Swift PG27UQ,  podríamos poner todos los acrónimos tecnológicos más avanzados que podamos asignar a un monitor, al menos a un monitor para jugadores, y eso no tiene por qué hacerlo mejor o peor, pero sí que impresiona como carta de presentación. También impresiona su precio, muy por encima de los mejores monitores para jugadores que podemos encontrar, quizás también porque está muy por encima de otros monitores de jugadores, solo algunos modelos de prestaciones similares comenzaran a llenar las estanterías de las tiendas, modelos muy exclusivos de las mejores marcas.

Especificaciones técnicas

El Asus ROG Swift PG27UQ es un monitor de altas prestaciones con un tamaño medio de 27”. Su panel IPS Quantum Dot de proporción 16:9 ofrece una resolución de 3840x2160 puntos, comúnmente llamado 4k, aunque no sea exactamente esa resolución. Hasta aquí nada nuevo, pero precisamente es aquí donde empiezan las “ventajas” de esta pantalla sobre otros modelos de su competencia, incluso dentro del extenso y completo catálogo de pantallas de altas prestaciones de ASUS.

Una de sus prestaciones más interesantes es que es una pantalla rápida, y con mucha resolución, y eso no es habitual. Es capaz de desarrollar hasta 144Hz de frecuencia de actualización vertical lo que lo convierte en un monitor excepcional porque además combina toda esta potencia de refresco con las mejores técnicas de Nvidia para ajustar la frecuencia vertical según las necesidades de la GPU que controla el monitor. De esto hablaremos después, porque este no es un monitor Gsync convencional.

El logo ROG de la derecha, apagado es como un espejo, pero esconde iluminación RGB en su interior.

Además de su gran capacidad de refresco vertical, que es lo máximo que podremos encontrar por ahora en una pantalla 4K, esta pantalla es capaz de desarrollar niveles de brillo y color que lo habilitan también como monitor para profesionales del vídeo y de la imagen. Es compatible con el estándar HDR10 DCI-P3 lo que proporciona una cobertura de color del 25% por encima del estándar sRGB. Es un panel certificado VESA DisplayHDR 1000.

El Asus ROG Swift PG27UQ ofrece un brillo de hasta 600cd/m2, que es realmente elevado para una pantalla de este tamaño, con un contraste real 1000:1 con un rango dinámico de 50000:1. Esta pantalla dispone de un total de 384 leds blancos que se encargan de la iluminación de forma dinámica. Es capaz de encender esa matriz de leds de forma que es capaz de apagar o regular leds de forma individualizada.

Siendo un panel IPS también podemos encontrar ángulos casi perfectos, de 178 grados en horizontal y vertical, y su profundidad de color de 10 bit por canal ofrece hasta 1000 millones de combinaciones de colores diferentes. El acabado de la pantalla es mate, algo que se agradece y está bastante bien calibrado de fábrica, al menos en algunos de sus parametrizaciones por defecto, en otras no tanto.

Los marcos tienen un tamaño medio, adecuado, no son un problema, pero tampoco es un monitor estilizado.

ASUS ha usado también alimentación continua, sin PWM, para limitar de forma definitiva el parpadeo de la pantalla. Todos los detalles se cuidan para que la imagen sea perfecta, nítida y también cuide nuestra salud visual con un filtro de azules configurable por el usuario.

La fuente de alimentación ofrece los 180w de consumo máximo que tiene esta pantalla.

La conectividad de esta pantalla incluye un conector HDMI 2.0, con soporte 4k@60Hz, y un conector Displayport 1.4 4k@144Hz que tiene un pequeño problema que comentar. Estas pantallas llevan al límite las capacidades de los conectores actuales así que cuando usamos el modo más avanzado de refresco, el de 144Hz, tendremos un subsampling reducido tipo 4:4:2 en vez del ideal 4:4:4 al que estamos acostumbrados en monitores para PC. Para jugar no supondrá un problema, pero para Windows tendremos que usar algún modo más ajustado, de 120Hz, por ejemplo, si no queremos tener algunos problemas de nitidez en fuentes y otros elementos en pantalla, a esta velocidad no tiene problema algun para mantener un subsampling 4:4:4.

Este es el panel de conectores, HDMI 2.0, Displayport 1.4, un pequeño hub USB 3.0, entrada de alimentación, salida de audio y un puerto de servicio.

Gsync HDR

GSync HDR es el mayor salto hasta ahora en la tecnología Gsync de Nvidia, que como sabéis da el poder a la GPU del sistema para controlar la frecuencia de actualización vertical de la pantalla, es el que desarrolla esta pantalla y otras pantallas que se certificaran para esta versión de Gsync. El objetivo es ofrecer ese contraste y esa iluminación potenciada que vemos en los televisores más modernos, algunos ya con precios muy asequibles, y que disfrutamos en juegos y servicios de vídeo por streaming llevándolo y potenciándolo hacia lo que los jugadores más exigentes requieren para sus PCs.

Quizás el requisito fundamental, además de ofrecer la luminosidad, profundidad de color y contraste que requiere cualquier pantalla HDR, lo encontramos en el sistema de iluminación que hemos descrito antes. Los 384 leds blancos, parametrizables de forma individualizada, es un requisito de Nvidia para aumentar la respuesta, mejorar la respuesta de pixel en pantallas que, por su propia naturaleza tienden a ser más lentas, como es el caso de los paneles IPS como el que monta esta pantalla.

La activación es igual que en cualquier pantalla Gsync y admite tanto modos de pantalla completa como en ventana.

Gsync HDR requiere una tarjeta de Nvidia que soporte salida Displayport 1.4 para poder disponer del ancho de banda suficiente para mover pantallas con alto niveles de refresco y resoluciones elevadas como el 4k. Esto hace que ninguna grafica por debajo de la GTX 1050 sea compatible con esta nueva tecnología de Nvidia. Por otro lado, ninguna tarjeta salvo las tarjetas más potentes de Nvidia son capaces de sacar partido de un monitor como este, con esta frecuencia vertical y con esta resolución.

Es completamente compatible con las nuevas prestaciones HDR que Windows ha introducido en su ultima actualización.

Estos monitores combinan estas prestaciones mejoradas, con estándares reconocidos para HDR, con todas las mejoras que conocemos ya de la tecnología Gsync. Por un lado, refresco adaptativo controlado por la gráfica, un inputlag 10 veces más ajustado que la mejor de las televisiones HDR que podemos encontrar en el mercado, overclocking de pantalla dinámico controlado por la GPU, etc.

Todas estas mejoras se concentran en pantallas que cumplen unos mínimos de hardware y que además usan las tarjetas gráficas más modernas de la marca. Son el programa de pantallas Gsync de nueva generación con las que Nvidia lleva soñando ya varios meses y que, después de no pocos problemas, ya podemos encontrar en el mercado. 

Diseño y formato

El diseño del nuevo Asus ROG Swift PG27UQ es similar a otros modelos ROG de ASUS, concretamente a otros modelos dentro de esta misma gama ROG con tamaño de 27”. Tiene esa peana muy trabajada en forma de triángulo con dos lados más largos, con ese led proyectado hacia abajo, pero ahora con algunas mejoras interesantes tanto en el propio monitor como en la barra de soporte del monitor.

Sigue siendo completamente pivotable, con buenos ajustes de altura e inclinación vertical, el problema es que no tiene puntos de referencia para dejarlo completamente paralelo a la base de apoyo y eso, en un monitor de este precio, es imperdonable. Una simple muesca en el mecanismo de giro hubiera sido suficiente para que el usuario tuviera una referencia de como dejarlo completamente paralelo al “suelo”.

La combinación del material difusor con brillo, con los leds RGB, logra un efecto de iluminación magnífico.

El diseño es cómodo, los marcos son moderados, y la calidad del panel hace que cualquier otra cosa pase desapercibida. Eso incluye el nuevo sistema Aura RGB que Asus ha instalado en este nuevo monitor, el primero de su clase, podemos incluso sincronizarlo con el software RGB de Asus que usamos en nuestra placa base, tarjetas gráficas y cualquier otro periférico o componente compatible. Tiene una gran zona posterior, con la forma del logo ROG de Asus, que es el que se ilumina.

Con esta rueda controlamos la proyección del logo ROG que sale de la parte superior de la peana de soporte del monitor.

También conserva el logo de la base, que ya es clásico en otros monitores con diseño similar de la marca y también se ha añadido un logo extra, proyectado, en la parte superior de la base que podemos orientar con una pequeña rueda instalada en la propia base de apoyo.

Con todos los ajustes de posición, los controles más grandes y perfectamente situados, este nuevo monitor es un buen avance en el bonito diseño que tenía ya parte de la gama. La conectividad sigue estando en la parte inferior, que podemos cubrir con una tapa con gestión de cableado y la alimentación es externa, mediante una fuente de alimentación, lo que para algunos es una ventaja, ya que elimina calor dentro de la pantalla, y permite una sustitución más económica, pero que personalmente no acaba de convencerme puesto que nos obliga a tener un transformador por la mesa.

El sensor en el marco superior permite al monitor conocer la iluminacion ambiental y ajustar su sistema de matriz de leds de la forma adecuada a cada situación lumínica.

Los fabricantes que optan por esta opción, que como digo tiene apoyo por muchos usuarios, deberían dar alguna solución inteligente para poder situar la fuente de alimentación colgada de la columna de apoyo del monitor, o similar. Eso haría su gestión mucho más eficiente.

Por cierto, que no os engañe su diseño y sus leds en la columna de apoyo, podemos desmontarla completamente y usar la pantalla en soportes VESA de 100mm estándar. Es un monitor con un diseño al que se le escapan pocos detalles.

Los controles están en la parte posterior, un hat de control y botones de acceso directo grandes y fácilmente identificables desde el frontal del monitor.

Interfaz OSD

El OSD del Asus ROG Swift PG27UQ es sencillo, accesible y tiene las opciones justas para lograr lo que necesitamos lograr de una pantalla con esta tecnología. Lo primero, y quizás más interesante, es el modo de overclocking de hasta 144Hz que soporta la pantalla. En este modo tendremos perdida de subsampling por la propia limitación de ancho de banda del interfaz. Es decir, que de 4:4:4, pasaremos a 4:4:2 y eso hará que Windows se vea peor, al menos en las fuentes que veamos en pantalla.

Opciones de OSD para jugadores.

Por ello su resolución natural es de 3840x2160 puntos con un refresco vertical de 120Hz. Tiene varios modos intermedios que nos permiten ajustar el refresco a las posibilidades de nuestra tarjeta gráfica, de este modo el Gsync funcionara mejor en gráficas menos potentes. De hecho, alcanzar 120FPS en una pantalla 4k está limitado a ciertas gráficas de gama muy alta y/o juegos donde la exigencia grafica sea algo más moderada. Esas frecuencias de 82 y 98Hz intermedias son muy adecuadas puesto que el Gsync trabajara con una oscilación menor de frecuencias, con menores picos, minimizando las latencias.

El modo de 144Hz esta ahí, fácilmente accesible, pero personalmente creo que no tiene demasiado sentido teniendo en cuenta que este monitor ya desarrolla velocidades elevadas y además requiere de mucho hardware para poder alcanzar esas frecuencias verticales de forma sostenida.

El OSD también permite varios niveles de velocidad de actualización de pixel, que deberemos usar con moderación si vamos a usar más Windows o programas que juegos, un buen conjunto de opciones información en pantalla, que ya son un clásico de la marca (FPS, alineación, cruceta, etc.).

El OSD también nos ofrece varios niveles de control de azules, varios ajustes de fábrica de calibración de color, ajuste de brillo, información en pantalla de los diferentes modos activados, incluido el modo HDR que soporta Windows y con el que esta pantalla es plenamente compatible, controles automáticos de niveles de negro, retroiluminación variable, y otras opciones que son una novedad interesante y que se refieren a sus diferentes zonas de iluminación.

Podemos sincronizar el monitor con el sistema Aura de ASUS, o elegir nosotros mismos la iluminación que queremos para el monitor directamente desde el OSD. También tiene algunos efectos de iluminación dinámica, los más habituales: respiración, arcoíris, ciclo de color, luces estroboscópicas, estático; incluso podremos elegir el color directamente.

Pruebas de color

Soy consciente de que ASUS y Nvidia nos quieren vender este monitor como un monitor para jugadores, y sin duda sus prestaciones para este tipo de usuario son sorprendentes, pero lo cierto es que es también un impresionante monitor para profesionales de la imagen y el video. En nuestras pruebas no supera al último monitor Quantum Dot de Samsung con FreeSync 2 que hemos probado, aunque se acerca mucho, pero sin duda es una pantalla 4k sobresaliente.

Los resultados, en su modo de calibración de fábrica sRGB, cumplen con las expectativas que requiere el estándar DCI-P3 con un rango de color algo por encima del 100% sRGB, gran contraste real entre blanco y negro y una luminosidad elevada.

Los canales de color son estables y cercanos al 100%, un gran comportamiento.

El diagrama CIE nos ofrece los resultados que esperábamos, una buena cobertura de color y dentro de los parámetros esperados para un monitor HDR10 certificado.

No tiene fugas de luz, algo raro en un monitor IPS, y su sistema de iluminación con cientos de leds independientes logra unas tonalidades de color impresionantes y consistentes por toda la pantalla. Los resultados son excepcionales y combinado con un refresco estable de 120Hz, hacen de él un monitor extraordinario con una relación de tamaño y resolución muy adecuada, que requiere un ajuste del 150% en Windows para un desempeño perfecto, para tener esa proporción de tamaño y definición perfecto.

El comparador de colores es realmente bueno, pero no el mejor que he visto. El Samsung CHG70 que probamos hace algunas semanas, desarrollaba mejores prestaciones en este aspecto.

El sistema de alimentación es DC, nada de PWM, así que no hay parpadeos, los colores son vibrantes, la paleta sorprendente y los ángulos perfectos. Es un sueño de pantalla, que solo unos pocos se podrán permitir.

Experiencia en juegos

Para alimentar a este monitor necesitamos una gráfica de grandes prestaciones, de hecho tengo dudas que una GTX 1080Ti pudiera sacarle partido en todos los juegos, y con el precio que tiene no tendría mucho sentido colocarle una GTX 1050 salvo que nuestra intención no sea jugar sino aprovechar su gran calidad de panel para tener un mejor desempeño en nuestro trabajo diario, de hecho, no es ninguna tontería porque hay pocos monitores como este en el mercado y, me temo, que todos vendrán a costar lo mismo.

En cuanto a juegos, los pocos que por ahora soportan HDR, la experiencia es sublime porque se combina una mejora visual notable con la capacidad que tiene Gsync de hacer que nuestra grafica no sea tanto problema para mover bien gráficos a 4k. Input-lag mínimo, HDR y nada de efectos como el tearing en pantalla. Es una experiencia difícil de describir con palabras, hay que estar delante de esta pantalla para darse cuenta de su potencial.

Conclusión

¿Es el Asus ROG Swift PG27UQ el mejor monitor para jugadores?, de los que han pasado por nuestro laboratorio, sin duda alguna. Por resolución, por panel, por su sistema de iluminación, por su profundidad de color, contraste y brillo, todo sumado logra que este monitor sea simplemente sorprendente.

El problema es que cuesta 2600 Euros, si 2600 Euros, y comparado con otros monitores que hemos probado últimamente, inferiores en prestaciones, pero costando una fracción, lo cierto es que nos queda la sensación de que Nvidia y ASUS, y cualquier otra marca que se adapte a este nuevo programa de Nvidia, querrá que paguemos un extra grande para tener una pantalla que son una muestra perfecta de lo que todos podremos tener, en no mucho tiempo, a precios bastante más asequibles.

De momento, el que quiera y pueda, tendrá una pantalla realmente exclusiva a la que tendrá que añadir un PC a la altura, una inversión importante para lograr una excelencia visual que solo podemos encontrar si jugamos con un PC.

LO MEJOR
Un panel de gran calidad
Alta frecuencia de 120Hz, con overclocking a 144Hz
HDR10
Gsync HDR
LO PEOR
Peana mejorable en ajuste
Precio desorbitado

El Mejor Monitor

ASUS ROG Swift PG27UQ

Desde el 12/07/2018

  • Este producto es El Mejor Monitor del mundo según los análisis de GEEKNETIC.
  • Desde el 12/07/2018
  • Producto: Asus ROG Swift PG27UQ
  • Fecha: 12/07/2018 7:16:25
Secciones: Monitores