Review Monitor ACER Predator X27 4K G-SYNC HDR

por Antonio Delgado 19/12/2018 6
Resolución
Panel
Otros
Precio
Web
4K UHD (3.840 x 2.160)
27" IPS, 4ms, 144 Hz
HDR10, G-SYNC, 600 cd/m²
2.650 Euros
Puntuación de Acer Predator x27 en la review:

Introducción

ACER cuenta con un catálogo enorme de todo tipo de dispositivos y periféricos relacionados con el mundo del PC  con modelos que van desde gamas de entrada con precios económicos hasta dispositivos de la gama más alta, una gama donde generalmente suele estar presente la familia Predator orientada a jugadores.

El producto que tenemos entre manos es uno de los monitores para juegos más avanzados del mercado, el ACER Predator X27, un modelo que combina dentro de una diagonal de 27” las últimas tecnologías del sector de los monitores, con resolución 4K UHD, una frecuencia de actualización de hasta 144 Hz y soporte para los estándares más avanzados de HDR como HDR10 y DisplayHDR 1000 gracias a un brillo de pico de 1000 cd/m². Todo ello aderezado con la tecnología G-SYNC HDR y una calibración certificada de fábrica para conseguir una representación de color lo más fiel posible.

Pasemos a ver sus especificaciones técnicas completas.

Especificaciones técnicas Acer Predator X27

  • Panel IPS 4K UHD (3.840 x 2160 píxeles) de 27” en formato 16:9
  • Tiempo de respuesta de 4 ms GTG
  • HDR10 y DisplayHDR 1000
  • Brillo de 600 cd/m² (SDR) (500 cd/m² en modo manual)
  • 384 zonas FALD de retroiluminación con picos de 1000 cd/m² en HDR
  • 120 Hz ( 44Hz con overclock), ambos modos con subsampling 4:2:2
  • Subsampling 4:4:4 a 98 Hz.
  • NVIDIA G-SYNC
  • Contraste nativo de 1.000:1
  • Colores de 10 bits
  • 2 x altavoces de 4W
  • Entrada HDMI 2 (max 60Hz) + DisplayPort 1.4 (144 HZ)
  • 4 x USB 3.0
  • Peana regulable en altura, inclinación y giro sobre eje vertical.
  • Soporte VESA
  • Precio 2.650€

Diseño

A nivel externo el Predator X27 es un monitor que sigue las líneas de la gama Predator con toques agresivos que no disimulan que estamos ante un monitor puramente gaming.

En la parte frontal tenemos el panel mate bordeado por unos gruesos marcos de 1,5 centímetros, lo que hará que no sea una pantalla demasiado óptima para sistemas multimonitor, aunque, realmente, un monitor que pasa de 2.600 Euros quizás no sea la mejor opción para tener varios a la vez.

En el borde inferior tenemos el logo de Predator en metal con bordes rojos metalizados y un pequeño LED de estado en la zona izquierda.

En la parte trasera tenemos una carcasa de plástico con un acabado que simula aluminio pulido y con formas con ángulos marcados, todo ello enganchado a una columna vertical de metal con un diseño bastante llamativo que puede rotar sobre uno de los 3 discos que añaden también peso al conjunto.

En la zona superior la estructura forma una especie de asa que facilita bastante su transporte y justo debajo de esa asa encontramos el logo de la marca Predator de la compañía.

El monitor descansa sobre una peana de metal con dos largos extremos que le dan una estabilidad perfecta. Esa peana también acompaña a las formas anguladas del conjunto.

En una esquina, en la parte trasera, encontramos el sistema de control del OSD formado por varios botones y un joystick bastante cómodo de utilizar y que permite navegar por las distintas opciones del monitor, unas opciones que veremos más adelante.

Atrás también tenemos el HUB USB 3.0 con cuatro puertos y una entrada.

En la parte inferior está el conector de corriente, que viene de un adaptador externo, el conector minijack de 3,5mm y las dos únicas (y algo escasas) opciones de conectividad de vídeo del X27, un HDMI 2.0 y un DisplayPort 1.4.

La zona de los puertos se puede cubrir con una tapa de plástico, un sistema que no es del todo cómodo. El monitor es compatible con anclaje estándar VESA mediante una pieza que se incluye en la caja.

El sistema de peana del Predator X27 permite ajustar de manera sencilla la altura del monitor, su inclinación hacia delante o hacia atrás y su rotación sobre el eje vertical, pero no permite girar la pantalla para colocarla en vertical.

En la parte trasera y en la inferior cuenta con varios LEDs RGB que se pueden configurar en distintos modos y colores, incluyendo adaptarse al color de lo que se muestra en pantalla.

El único toque discordante en toda esta línea de diseño para jugadores lo encontramos en los paneles que podemos colocar y que evitan los reflejos para conseguir la mejor calidad de visualización, algo más propio de monitores dedicados a profesionales del diseño que a un equipo gaming.

Estos paneles se atornillan fácilmente con dos tornillos a los laterales y luego se puede encajar el panel superior que cuenta con dos raíles para los paneles laterales y una superficie imantada que se fija a la parte superior del monitor.

Los paneles dejan espacio para el sensor de iluminación y también se puede abrir una tapa en la parte superior por si queremos realizar calibraciones con un colorímetro dedicado.

144 Hz, G-SYNC y HDR

Poco a poco las tasas de refresco por encima de los típicos 60 HZ en paneles LCD se va superando y hoy en día ya es habitual ver cifras de 120 o más, incluso hay modelos como el Predator XB252Q que analizamos hace un tiempo que alcanzan la friolera cifra de los 240 Hz.

En el caso del Predator X27 tenemos una frecuencia de actualización máxima de 144 Hz bajo su resolución 4K, una cantidad que se consigue mediante overclock ya que el panel es de 120 Hz nativos. Por suerte, la manera de hacer funcionar al X27 a 144 Hz es muy sencilla y directamente desde su menú de opciones OSD podemos activar los 144 Hz.

Estos 144 Hz ofrecen una fluidez superior tanto a la hora de jugar como a la de movernos simplemente con el escritorio, además, gracias a la tecnología G-Sync podremos sincronizar esta tasa de Hz para adaptarla a los FPS que genere nuestra gráfica.

Hay que tener en cuenta que estamos ante un panel con resolución 4K y mover un juego actual a 144 FPS es una tarea que ni las gráficas más potentes del mercado como la RTX 2080 Ti pueden conseguir de manera habitual.

El HDR del Predator X27 cumple con las certificaciones de calidad más altas como pueden ser HDR10 o DisplayHDR1000, unos estándares que requieren de picos de brillo de 1000 nits y que este monitor es capaz de mostrar sin problemas.

Otra de las funcionalidades que hacen que el X27 pueda mostrar contenidos HDR de alta calidad como deberían ser vistos es si sistema de retroiluminación con 384 zonas FALD con intensidad variable.

Eso significa que el panel cuenta con 384 zonas de retroiluminación que pueden ajustar el brillo a tiempo real para realzar las zonas claras y oscurecer los negros, ofreciendo unos ratios de contraste muchísimo más elevados que paneles convencionales sin esta tecnología y, en definitiva, mostrando una experiencia impresionante de visualización.

No os podemos mostrar cómo se ve el HDR realmente, ya que depende del monitor en el que se visualicen las imágenes y también del método de grabación, pero para que os hagáis una idea, hemos realizado dos fotografías al mismo vídeo HDR, una con HDR activado y otra sin HDR. Aunque la imagen que veis no es HDR, se puede observar como con HDR  desactivado las zonas demasiado iluminadas se ven quemadas y sin detalles.

El HDR es una de esas tecnologías que no se suelen valorar hasta que las ves en directo, sobre todo con un nivel de implementación de la calidad que ofrece el Predator X27.

OSD

ACER repite en este Predator x27 su sistema de control mediante Joystick, una manera muy sencilla y práctica de navegar entre los distintos menús de su OSD que se agradece sobre los sistemas que se basan en la navegación con distintos botones. Para complementar al joystick, el x27 incluye también distintos botones para facilitar las acciones a realizar.

El OSD del Predator X27 es muy similar al de otros monitores de la familia Predator pero con opciones avanzadas añadidas dadas las capacidades de este modelo.

Tenemos 8 modos predefinidos de imagen, tres para juegos (acción, Racing, deportes) uno para configurar a gusto del usuario, un modo estándar, otro eco de bajo consumo, uno para visualizar gráficos (fotos/vídeos) y otro para películas.

El OSD también nos permite directamente cambiar entre las entradas DisplayPort y HDMI.

Dentro de las opciones generales tenemos la posibilidad de cambiar distintos parámetros por secciones. Así, en la sección de imagen podemos definir el nivel de brillo hasta 500 nits. Se agradece que se muestre el brillo en nits o cd/m² ya que nos da un valor exacto en vez de los típicos indicadores propios más habituales.

Aquí también podemos definir contraste y tecnologías específicas como el filtro de luz azul, el potenciador de zonas oscuras, el sistema de brillo variable en contenidos SDR o el brillo automático (con estas opciones es con las que se consigue alcanzar los 600 nits máximos de los modos SDR del monitor). También cuenta con un sistema automático de niveles de negro.

En la opción de Color podemos modificar a nuestro gusto los colores y gamas del panel.

La opción Gaming es donde podemos activar el overclock para llegar a los 144 Hz, además de activar algunas opciones especiales como los puntos de mira del propio monitor.

El propio OSD se puede configurar también, con tiempo de desaparición, transparencia, idioma, bloqueo e incluso podemos ver un pequeño indicador que muestra los HZ a los que funciona el monitor.

La última opción se corresponde con el sistema de la pantalla y permite ajustar algunas cosas como la luz RGB, los modos de suspensión, el ratio de aspecto manual de la pantalla o la señal de entrada. Además, todos estos valores los podemos guardar en distintos perfiles.

Pruebas de color

El ACER Predator x27 viene con una calibración de serie, de hecho podemos ver el certificado con los datos de fábrica en un folio que se incluye con el monitor.

Hemos realizado las mediciones con el modo estándar del monitor, aunque los resultados más cercanos a lo óptimo se encuentran en modos específicos que se pueden seleccionar o ajustar de manera sencilla. Además hay que tener en cuenta que lo óptimo puede ser distinto as nivel de diseño o para jugar, a nivel de, por ejemplo, el balance de blancos, lo normal es que los usuarios prefieran tonos algo más fríos que los 6.500K que se consideran el blanco real.

Otro detalle que hay que comentar es que los 600 nits de brillo máximo se consiguen únicamente con los modos automáticos y en manual lo máximo conseguible son 500 nits. Además, en modo HDR podemos alcanzar 1.000 nits.

Por otro lado, dada la capacidad de este monitor para apagar o encender con distintas intensidades las zonas de retroiluminación, las cifras de contraste real que podemos encontrarnos son muy superiores a las del propio panel. (algo similar a lo que puede ocurrir con un panel OLED, donde su contraste es infinito a tener negros reales)

Con el brillo por defecto de 400 nits definido en el monitor, nuestras mediciones nos han dado unos 427 cd/m², pasando a 515 nits cuando se marcan 500 en las opciones.

Con HDR activado el brillo máximo alcanza los 1.100 Nits, superando los 1000 necesarios en picos para HDR10 y DisplayHDR1000

Las mediciones de contraste con la retroiluminación variable nos muestra unos resultados impresionantes de 15.264:1  (con brillo manual a 400 nits). Aunque si dejamos la retroiluminación fija los valores ya se acercan a los 1000:1 anunciados.

En cuanto a los valores RGB de escala de grises podemos ver que con la calibración que viene de serie en el modo normal ofrece los resultados esperados según los valores que se veían en el OSD, con el rojo y el verde muy cercanos al 100% pero el rojo bastante por debajo, lo que redundará luego en unos colores algo más azulados de lo habitual como veremos en el Color Checker.

Aún así, en los modos manuales o incluso alguno de los preconfigurados es posible conseguir unos valores con RGB muy cercano al 100% y con una desviación mucho menor.

En el balance de blancos tenemos unos valores que rondan los 7500-7200K, algo ajustable fácilmente a las necesidades de cada usuario.

El diagrama C1E podemos ver como la cobertura de color supera sin problemas el sRGB tal y como viene de serie. El monitor cuenta con una opción que permite también activar optimizaciones para otras gamas de color.

Análisis y conclusión

Como suele ocurrir cuando una nueva tecnología empieza a aparecer, los modelos que implementan las mejores versiones suelen tener un precio al alcance de pocos.

Ese es el caso del Acer Predator X27, un monitor que incluye lo último de lo último dentro del mercado de monitores. Tenemos resolución UHD (comúnmente conocida como 4K) en un panel IPS con una buena representación de colores, una frecuencia de actualización de 144 Hz y la tecnología G-SYNC.

Sin embargo, lo que lo hace destacar por encima de todo es el soporte para la tecnología HDR en su máxima expresión, con soporte para HDR10 y DisplayHDR 1000 gracias a un brillo máximo que supera los 1000 nits y a sus 384 zonas FALD de iluminación independiente con la que se consigue un contraste espectacular y unos negros solo superados por la tecnología OLED.

No todo son luces en este Predator X27 y hay algunos detalles que se podrían mejorar como el grosor de sus marcos, lo limitado de sus entradas (solo un HDMI y un DisplayPort), así como una tapa para ocultar los cables que no “pega” demasiado en el conjunto. Un detalle curioso es que el Predator X27 cuenta con un ventilador bastante ruidoso, aunque solo se enciende cuando estamos durante bastante tiempo con el HDR activado.

Las calibraciones de fábrica o los paneles que se pueden acoplar para evitar brillos son detalles más propios de monitores profesionales que no llegan a pintar mucho en un monitor orientado 100% al gaming. Aunque, por otra parte, teniendo en cuenta el elevado precio del Predator X27 no deja de ser un detalle a agradecer.

Hablamos de un monitor que ronda los 2.650 Euros en nuestro país, una inversión que pocos podrán o querrán hacer pero por la que obtendremos un monitor con una calidad de visualización espectacular que impresiona al primer vistazo que demos a un contenido con HDR.

Sin duda el futuro de los monitores en PC pasa por implementar tecnologías como el HDR a este nivel de calidad, aunque los inicios siempre han sido duros, sobre todo para nuestros bolsillos.

Fin del Artículo. ¡Cuéntanos algo en los Comentarios o ven a nuestro Foro!

LO MEJOR
De los mejores monitores del mercado
384 zonas FALD de retroiluminación variable
Impresionante contraste
G-SYNC HDR
144 HZ
Más de 600 nits de brillo en SDR y 1,100 nits en HDR
Cumple sobradamente con HDR10 y DisplayHDR 1000
LO PEOR
Solo dos puertos de vídeo (1x HDMI, 1x DP)
Precio prohibitivo
La peana no permite colocar el panel vertical
El ventilador es algo ruidoso cuando se activa
  • Producto: Predator X27
  • Fecha: 19/12/2018 19:31:15