Review Monitor Acer Predator XB273K 4K G-SYNC HDR400

por Antonio Delgado 12/07/2019 6
Resolución
Panel
Otros
Precio
Web
4K, 3840 x 2160 píxeles
AHVA-IPS, 144 HZ, 4ms GtG
NVIDIA G-Sync, DisplayHDR 400, RGB,
1299,90 Euros
Puntuación de Acer Predator XB273K en la review:

Introducción y especificaciones técnicas del Acer Predator XB273K

No es la primera vez que algún modelo de la gama de monitores de altas prestaciones de Acer pasa por nuestro laboratorio. Modelos como el ACER Predator X27  o el Acer Nitro XV3 ya demostraron que la marca sabe hacer monitores excelentes con las últimas tecnologías del mercado. Precisamente, el modelo que tenemos ahora entre manos es el hermano pequeño de aquel Predator X27 y aún más, se trata del mismo modelo que el Acer Nitro XV3 pero en una versión con G-SYNC.  Hablamos del Acer Predator XB3 o, si preferimos su nombre completo: Acer Predator XB273K.

Se trata de un monitor basado en un panel IPS de 27 pulgadas con resolución 4K UHD de 3.840 x 2160 píxeles y una tasa de refresco nativa de 120 Hz que puede ampliarse hasta los 144 Hz con "overclock". Cuenta con un tiempo de respuesta de 4ms GTG y un brillo máximo de 350 cd/m² en modo nativo con picos en HDR de 400 cd/m².

Eso significa que, efectivamente, tendremos compatibilidad con la tecnología HDR400. Todo ello, además, aderezado con tecnologías como G-SYNC HDR de NVIDIA y un diseño agresivo con RGB para el público gaming.

Especificaciones técnicas del ACER Predator XB273K:

  • Panel IPS-AHVA 4K UHD (3.840 x 2160 píxeles) de 27” en formato 16:9
  • Tiempo de respuesta de 4 ms GTG
  • VESA DisplayHDR 400
  • 90% DCI-P3.
  • Brillo de 400 cd/m² (HDR) (350 cd/m² en modo manual)
  • 120 Hz ( 144Hz con overclock)
  • NVIDIA G-SYNC HDR
  • Contraste nativo de 1.000:1
  • Colores de 10 bits (8 bits + FRC)
  • 2 x altavoces de 4W
  • Entrada HDMI 2 + DisplayPort 1.4
  • 4 x USB 3.0
  • Peana regulable en altura, inclinación y giro sobre eje vertical.
  • Soporte VESA
  • Precio 1.350€

Diseño

Como decíamos, el  Acer Predator XB273K está basado en el Nitro XV3 que analizamos en su día, cambian el módulo g-sync, la incorporación de menos puertos que en aquel modelo y poco más.

A nivel estético estamos ante un monitor muy similar, siendo uno de los cambios más notables a simple vista el cambio de las patas plateadas por un color más oscuro tipo antracita. Además, el logo de la marca Predator se ha incorporado en la base y en la parte frontal.

Dicho esto, el Acer Predator XB273K tiene un diseño con toques gaming que hará las delicias de los que buscan un monitor llamativo tanto a nivel interno como a nivel externo. La parte trasera cuenta con una forma con ángulos e iluminación RGB en las rejillas de ventilación donde va el ventilador. Dicha iluminación se combina con más LEDs RGB en la zona inferior

Frontalmente tenemos unos marcos relativamente finos, aunque no es lo más fino que hemos visto en el mercado.

Es posible colocarle tres viseras que se incluyen con el monitor, dos a los lados atornilladas con tornillos precolocados y una superior que se fija por magnetismo.

Su peana tiene una forma que permite colocarla en mesas sin mucha profundidad gracias a que, si bien las dos "patas" frontales son muy extensas para dar estabilidad, la trasera es más corta para no ocupar demasiado. Los LEDs RGB proyectan en ella la iluminación.

Dicha peana lleva encima la columna principal (se agradece que no haga falta ningún tipo de montaje, todo viene ya montado en ese sentido) sobre la que se sustenta el monitor mediante un anclaje regulable.

La regulación que permite va desde variar la altura de la pantalla hasta su inclinación hasta delante y hacia atrás. También puede girar sobre la peana misma hacia un lado u otro, aunque no puede girar sobre el propio eje para poner el monitor en vertical.

En la parte trasera tenemos todos los elementos de control y conectividad. En la zona central se esconden, abajo, los puertos de vídeo, un HDMI 2.0 y un DisplayPort 1.4, además del conector de audio. La verdad es que en un monitor de 1.300 Euros esperábamos algo más de conectividad, sobre todo cuando su hermano con FreeSync tiene el doble de conectores.

En un lateral tenemos el sistema de control formado por cuatro botones y un joystick que también es pulsable. De hecho, con solo el joystick podremos controlar todas las opciones, por lo que 3 de los 4 botones son redundantes, aunque pueden facilitar el acceso a ciertas funciones de manera rápida. El botón de arriba de todo apaga y enciende el monitor.

Hacia el otro extremo nos encontraremos con dos puertos USB-A 3.0, otro para la entrada del HUB USB y otros dos USB-A 3.0 en el borde.

Interfaz OSD

El OSD del XB3 es completo e intuitivo. Gracias al joystick se puede navegar entre los distintos menús sin complicaciones y sin tener que utilizar los botones adicionales que se incluyen.

Tenemos 6 menús principales. El primero está dedicado a la imagen y podemos definir el brillo máximo en nits, que aunque se anuncia con 400 cd/m² de máximo, ya os adelantamos que permite, y de hecho alcanza, los 450 nits o cd/m². Este menú también nos deja activar el filtro de luz azul, activar tecnologías como la iluminación variable cuando no estamos en modo HDR, poner brillo automático con el sensor, etc.

El siguiente menú nos deja modificar aspectos sobre la calibración del color y también modos sRGB para ceñirnos a esa gama de color. Ya os avisamos desde aquí que estas opciones deberán ser desactivadas si queremos conseguir la cobertura de color máxima de este monitor, una cobertura que es bastante superior al sRGB al que limitan dichas opciones.

El menú de audio simplemente nos deja modificar el volumen. Los altavoces no son demasiado potentes pero no pierden nitidez, aunque siempre sonará mejor cualquier sistema de altavoces externo.

El menú de juegos permite activar el Overdrive para reducir los tiempos de respuesta y activar también el overclock a 144 Hz. Cuenta con un modo para mostrar puntos de mira predefinidos en juegos.

El menú de OSD muestra opciones relativas al sistema de menús e información en pantalla, como idioma, el tiempo de espera para que se oculte, transparencia e incluso permite activar el monitorizador de Hz para saber a qué frecuencia está funcionando el monitor.

Finalmente, la pestaña del sistema nos deja modificar qué puerto de entrada queremos mostrar, también asignar funciones rápidas a los 3 botones adicionales, modificar el modo de iluminación entre múltiples colores y efectos, incluyendo una especie de "ambilight" que cmabia de color dependiendo del color principal de la pantalla, etc.

De nuevo encontramos una carencia respecto del Nitro XV3, y es que este Predator XB3 no es compatible con el Acer Display Widget que permite configurar los valores del monitor desde el PC.

Aún así, el sistema de menús y el joystick están muy bien implementados y permite navegar y acceder a las opciones de la manera más rápida posible gracias a las teclas asignables.

144 Hz, HDR y G-SYNC

Los monitores de 144 Hz son algo ya habitual en el mercado. Sin embargo, lo que no es tan habitual es encontrar pantallas con esa frecuencia de actualización y paneles IPS que, encima, cuenten con resolución 4K.

El Acer Predator XB3 es uno de esos elegidos que nos permite disfrutar de una resolución 4K con toda la fluidez que ofrecen los 144 Hz, tanto en el escritorio como en juegos.

Naturalmente, para poder aprovechar al máximo esos 144 Hz necesitamos una tarjeta gráfica potente capaz de mover el equipo a tasas de FPS similares y con esa resolución, y poder alcanzar eso no es del todo sencillo, incluso con tarjetas de la talla de una RTX 2080. Además, se necesita una gráfica compatible con DisplayPort 1.4, sino estaremos limitados a 120 Hz.

Sea como sea, este monitor cuenta con el módulo dedicado G-SYNC, por lo que es 100% compatible con la tecnología de sincronización de NVIDIA y nos permite sincronizar esa tasa de refresco con la tasa de FPS que sea capaz de generar nuestra tarjeta gráfica, evitando así el tearing o efectos no deseados que aparecen al aplicar otros sistemas de sincronización como el V-SYNC.

Otra de las bazas de este monitor es su compatibilidad con DisplayHDR 400, uno de los estándares más básicos del HDR pero que nos asegura que es 100% compatible con esta tecnología con picos de brillo de, al menos, 400 cd/m².

La experiencia de visualización no alcanza las cotas de monitores HDR10 como el Predator X27, pero también hay que tener en cuenta que cuesta menos de la mitad, y, aún así, la diferencia entre un monitor SDR y uno con HDR400 sigue siendo enorme a la hora de visualizar o jugar a juegos compatibles.

Pruebas de color

En nuestra batería de pruebas el Acer Predator XB273K ha obtenido un contraste nativo de 1044:1 en modo SDR y de 1.500:1 en modo HDR. El brillo máximo en blanco HDR ha alcanzado los 445 cd/m², y 412 cd/m² en modo manual, unas cifras por encima de lo anunciado que ofrecen un pequeño "extra" de brillo cuando hace falta, sobre todo en contenidos HDR.

A la hora de la medición de la escala de grises, para comprobar el equilibro de RGB de fábrica, el ACER Predator XB273K nos ha sorprendido con uno de los mejores resultados que recordamos en el laboratorio, muy similares a los del Nitro XV3 con el que comparte panel.

Siempre se puede ajustar estos valores con calibración manual, pero el XB3 viene ya prácticamente calibrado de manera perfecta  solo hay que echar un vistazo a la siguiente gráfica y ver lo cerca del 100% que están los tres colores primarios.

El balance de blancos, de nuevo, nos sorprende con unos valores clavados al blanco real de los 6.500K, imposible hacerlo mejor.

Seguimos rozando la perfección en el test de representación de colores. En este test comparamos los colores que se quieren mostrar junto al color realmente mostrado por el monitor, el número que aparece es la diferencia entre el color teórico y el real, a mayor valor, peor resultado.

El Predator XB3 sorprende con una desviación medida de nada más y nada menos que 1.83 puntos, y una desviación máxima de solo 3.35 puntos. Para que os hagáis una idea, la gran mayoría de monitores que pasan por nuestro laboratorio tienen una desviación media superior a la desviación máxima de este monitor

Finalmente, hemos realizado el test de cobertura de color y, efectivamente, el Acer Predator XB273K cumple lo que promete con una cobertura del 90% de la escala DCI-P3, superando sin problemas el sRGB

Sin duda, uno de los monitores mejor calibrados de serie y con mejor fidelidad de color que ha pasado por Geeknetic.

Análisis y Conclusión

Si habéis leído todo el análisis ya habréis visto lo que es capaz de ofrecer este Acer Predator XB273K. Resumiendo, estamos ante uno de los mejores paneles de 27" que han pasado por nuestro laboratorio, acompañado de una calibración de fábrica que podemos calificar como perfecta.

Equilibrio RGB en escala de grises cercano al 100% en los tres colores, 6.500K en balance de blanco (que corresponde al blanco real), una representación de los colores prácticamente perfecta y una cobertura de color bastante amplia del 90% de la gama DCI-P3. 

Todo ello aderezado con una resolución de 4K de panel IPS-AHVA con 144 Hz, G-SYNC y DisplayHDR 400 con más de 400 cd/m² de brillo máximo, un monitor con el que se disfruta tanto del último juego del mercado (siempre que tengamos un hardware potente adecuado para mover 4K con tasas de FPS decentes), como de contenidos multimedia HDR que brillan con luz propia.

Este monitor, en otra situación, conseguiría el premio al mejor monitor del mundo en Geeknetic, pero hay una razón de peso muy importante para que se quede a las puertas. Dicha razón no es otra que el monitor que ya analizamos hace unos meses Acer Nitro XV3 XV273K. Ese monitor cuenta con el mismo panel que este XB273K y también comparte diseño y muchas funcionalidades.

La diferencia más importante es que el Predator XB273K cuenta con un módulo G-SYNC dedicado, lo que hace que el precio suba en 300 Euros. En su día podíamos justificar este aumento de precio porque era la única manera de usar G-SYNC en una gráfica NVIDIA, pero hoy en día con el abrazo de adaptive Sync por parte de NVIDIA, no tiene sentido pagar más. Además, de hecho, el Acer Nitro XV3 es uno de los monitores Adaptive-Sync certificados por NVIDIA para funcionar con G-SYNC.

Por si esto no fuera suficiente, el Nitro XVB3 cuenta con el doble de puertos de entrada DisplayPort y HDMI y permite el control de los valores del monitor por software. Por todo ello, consideramos que el Acer Nitro XV3  y no este Predator XB3, debe seguir ostentando el trono del mejor monitor del mundo

Fin del Artículo. ¡Cuéntanos algo en los Comentarios o ven a nuestro Foro!

LO MEJOR
Panel IPS de 144 Hz y resolución 4K
G-SYNC
DisplayHDR 400
Excelente calibración de fábrica, de los mejores paneles que hemos probado
Amplia cobertura de color
Incluye triple visera
Sensor de iluminación integrado
Peana con regulación de altura, inclinación y giro sobre eje
Joystick para el OSD intuitivo y práctico
LO PEOR
El Acer Nitro XV3 con freesync/g-sync compatible cuesta 300 euros menos y ofrece el mismo panel con mejor conectividad
Solo 1 HDMI y 1 DisplayPort
Hay que deshabilitar algunas opciones predefinidas para conseguir la máxima calidad de imagen
Premio a Predator XB273K
  • Producto: Predator XB273K
  • Fecha: 12/07/2019 19:10:59
Redactor del Artículo: Antonio Delgado

Antonio Delgado

Ingeniero Informático de formación, redactor y analista de hardware en Geeknetic desde 2011. Me encanta destripar todo lo que pasa por mis manos, especialmente lo más novedoso en hardware que recibimos aquí para hacer reviews. En mi tiempo libre trasteo con impresoras 3d, drones y otros cachivaches. Para cualquier cosa aquí me tienes.