MSI Bravo 17 A4DDK Review

MSI Bravo 17 A4DDK Review

por Antonio Delgado 02/07/2020 7
Procesador, RAM, Almacenamiento
Tarjeta Gráfica
Pantalla
Precio
Web
Ryzen 7-4800H, 16 GB DDR4-3200 y 1 TB NVMe
AMD Radeon RX 5500M + Vega 7 integrada
17,3" FullHD, IPS-level, 144 HZ con FreeSync
1.199 euros.
Puntuación de MSI Bravo 17 en la review:

Introducción y especificaciones técnicas del MSI Bravo 17 A4DDK

Poco a poco siguen llegando al mercado nuevos portátiles con los nuevos procesadores AMD Ryzen 4000. En esta ocasión, os presentamos la review del MSI Bravo 17 (A4DDK), un portátil de 17,3 pulgadas que esconde el Ryzen 7-4800H, uno de los procesadores de portátiles más potentes del mercado, junto a una AMD Radeon RX 5500M.

Dotado de un panel de 144 Hz con FreeSync, un SSD NVMe de alto rendimiento de 1 TB, 16 GB de RAM de alta velocidad (DDR4-3200) y una estética gaming junto con su teclado RGB configurable tecla a tecla, el MSI Bravo 17 sorprende con un precio bastante asequible de tan solo 1199 euros. Veamos cómo se comporta en nuestras pruebas.

Características técnicas del MSI Bravo 17 A4DDK

  • CPU AMD Ryzen 7 4800H (8 núcleos, 16 Hilos, 4,2 GHz)
  • 16 GB DDR4-3200 (2x8 GB SO-DIMM)
  • Pantalla IPS-Level 17,3" FullHD 144 Hz, 45% NTSC (AMD FreeSync)
  • AMD Radeon RX 5500M + AMD Radeon Vega 7
  • 1 TB SSD NVMe M.2 
  • WiFi 802.11ax (WiFi-6) + Bluetooth 5.1
  • 1 x RJ45 Gigabit Ethernet
  • 1 x USB-C 3.0 (3.2 gen 1)
  • 3 x USB-A 3.0 (3.2 gen 1)
  • HDMI
  • Combo Minijack 3,5 mm
  • Teclado RGB
  • Batería de 51 Wh
  • 397 x 260 x 23 mm
  • 2,2 KG
  • Sin Sistema Operativo
  • 1199 euros

Diseño y conectividad

Este MSI Bravo 17 A4DDK llega con un diseño algo más discreto que otros portátiles gaming. En la carcasa exterior tenemos el aluminio pulido gris como material principal, coronado con el logo de la familia de equipos Bravo que sustituye al dragón rojo de la familia "G".

Con 2,2 KG de peso y unas medidas de 397 x 260 x 23 mm, el Bravo 17 no es un portátil excesivamente grande, de hecho, para ser un equipo de 17 pulgadas, tiene un grosor y un peso bastante contenido, sin llegar a ser un Ultrabook, pero tampoco disparándose a los 3 cm y casi 3 KG de otros portátiles con esas diagonales.

Al contrario de la carcasa de la pantalla, que comparte aluminio con el frontal que rodea al teclado como veremos más adelante, el resto del cuerpo del equipo es de plástico.

En el lado izquierdo tenemos una pequeña salida de aire de uno de los dos disipadores y ventiladores, junto a la toma de corriente, un HDMI y dos USB-A 3.0 (3.2 gen 1). También se deja ver un pequeño LED de monitorización de carga.

En el lado opuesto está la otra salida lateral de aire, junto dos puertos minijack de 3,5mm para micrófono y auriculares, otro USB-A 3.0 y un USB-C también 3.0. Se agradece que MSI no haya prescindido del puerto RJ-45 para conectividad Gigabit Ethernet.

La parte trasera sigue con el diseño de líneas lisas y sobrias sin elementos que sean especialmente llamativos. Tenemos otras dos salidas de aire, una para la refrigeración de la CPU y otra para la de la GPU.

Al abrirlo nos encontramos con un teclado completo situado en la zona central, dejando espacio para el trackpad abajo y una zona superior lisa bajo la que está el sistema de refrigeración. De esta manera el calor que pueda generar no afectará al uso del equipo en el teclado.

La pantalla de 17,3 está cubierta por unos marcos de plástico de tamaño reducido, al menos en los laterales y en la zona superior.

Podemos ver una webcam HD de resolución 1280 x 720 en la zona superior que nos puede sacar de un apuro ante una videoconferencia puntual.

El teclado, como veremos más adelante, está firmado por steelseries, con RGB independiente tecla a tecla y mecanismos de membrana. Ofrece distribución española y una zona de teclado numérico.

Justo encima tenemos el botón de encendido junto a un LED que indica el estado del equipo. No hay ningún otro botón para funciones extra.

Pasamos ahora a la parte inferior y a descubrir que esconde en su interior. La tapa inferior es de plástico y tiene un diseño con formas anguladas y múltiples aberturas que facilitan la refrigeración.

Para acceder al interior solo tenemos que sacar los múltiples tornillos de cabezal de cruz y retirar la tapa.

En el interior destaca el sistema de refrigeración, con dos heatpipes para la CPU y cinco para la GPU, cuatro de ellos en un único ventilador y el otro en el ventilador donde van los dos heatpipes del procesador.

Los dos módulos de memoria RAM DDR4-3200 MHz son So-DIMM y podemos sustituirlos fácilmente, un punto a favor cuando otros fabricantes y modelos adoptan módulos soldados en placa.

El SSD M.2 NVme PCIe 3.0 x4 es un Western Digital SN730 de 1TB que podremos sustituir fácilmente también, aunque con 1 TB de capacidad y su rendimiento, es más que suficiente para la gran mayoría.

Si no fuera suficiente, el MSI Bravo 17 A4DDK cuenta con un puerto SATA de datos y energía para colocar un SSD o Disco duro mecánico en formato de 2,5".

Se incluye un módulo metálico junto a los tornillos necesarios para fijar esa unidad si lo deseamos.

Teclado y Touchpad

El teclado está firmado por Steelseries, es el mismo que ya hemos visto en otros portátiles como el propio MSI GP75 Leopard. Cuenta con interruptores de membrana con un recorrido bastante generoso y teclas con buena separación, por la que no tendremos problemas para escribir o jugar con el.

La distribución es QWERTY estándar, con la ñ de teclado español, aunque falta alguna tecla como la de Windows en la parte izquierda.

En la parte derecha tenemos el teclado numérico completo.

Toda y cada una de las teclas integran iluminación RGB independiente y se puede gestionar y configurar desde el software de SteelSeries, tanto con efectos predefinidos como a medida. Además, soporta también macros personalizadas.

Cada sistema de LEDs está integrado en la placa del teclado, proyectando la luz sobre las zonas translúcidas de las teclas que, como podemos ver, son los laterales y la zona el propio caracter de cada una.

El trackpad funciona perfectamente y sin fallos que hayamos detectado. Los botones físicos para los clic derecho-izquierdo están debajo y no son visibles. Está situado algo descentrado, tirando hacia la parte izquierda del equipo bajo la tecla de espacio.

Pantalla

El panel del Bravo 17 es de 17,3 pulgadas de tipo "IPS-Like", básicamente es un panel con las mismas características que un panel IPS, pero sin disponer de la marca registrada "IPS" que pertenece a LG. Tiene una resolución de 1920 x 1080 píxeles y 144 Hz con la tecnología FreeSync de AMD.

El panel tiene un brillo algo limitado, de hecho, en nuestras mediciones no ha pasado de 252 cd/m², por lo que en situaciones de mucha luz la visibilidad puede verse afectada.

El brillo máximo ha sido de 251,91 cd/m² y el mínimo mostrando el color negro ha sido de 0,2392 cd/m². Estas cifras nos dan una relación de contraste CR de 1053:1.

Los valores RGB en la escala de grises nos han sorprendido gratamente, con muy poca desviación de los tres colores. El verde permanece prácticamente al 100% y el rojo y verde no bajan del 98%.

Lo mismo para el balance de blancos, con unos valores de prácticamente 6.500K. No es normal que portátiles, incluso de gamas muy superiores, vengan con una calibración tan exacta de estos valores.

En el comparador de color ya notamos más diferencias y podemos ver que el deltaE es de 5,31 puntos, con máximas desviaciones de 8,78. Aun así, son unos valores bastante contenidos teniendo en cuenta la gama a la que pertenece este equipo.

El punto más débil de la pantalla del MSI Bravo 17 A4DDK es su cobertura de color, ya apenas alcanza el 42% del NTCS, que equivaldría a poco más del 60% del sRGB.

Autonomía

Tenemos una batería de 51 Wh, unida a un procesador como el Ryzen 7 4800H, que ya ha demostrado tener unas excelentes dotes en cuanto a eficiencia energética. La Radeon RX 5500M es una GPU de gama media con un TDP que ronda los 85W. Además, hay que sumar la pantalla de 17,3".

Aún con todo ello, el MSI Bravo 17 es capaz de conseguir una autonomía de 5 horas y media ejecutando el test ofimático de PCMark 10, un test que suele ofrecer una correspondencia bastante buena con un uso moderado en batería de este equipo. Todo ello en modo equilibrado.

Si activamos el modo silent, ganaremos 25 minutos más, una diferencia un poco escasa si comparamos con otros equipos, incluso de la misma marca, donde activar el modo Silent ofrece algo más de 2 horas.

Sea como sea, si lo comparamos con el MSI GP75 Leopard, de 17,3" también, con un procesador menos potente como el Core i7-10750H junto a la RTX 2060, más potente pero con TDP similar, el MSI Bravo 17 consigue una autonomía considerablemente mayor.

Temperaturas

El sistema de refrigeración del MSI Bravo 17 se basa en dos ventiladores de poco grosor unidos a cuatro bloques de aletas de cobres junto a siete heatpipes, todo ello situado más arriba del teclado.

De esta forma, el calor se expulsa por la parte trasera y los laterales, y hace que las zonas más calientes se encuentre, precisamente, en las salidas de aire. Al no afectar al teclado, tenemos unas temperaturas frescas en esa zona, con 30-37 °C en teclado e incluso menos de 24 °C en trackpad, eso con una temperatura ambiente de 22 °C y tras 30 minutos de test de estrés de GPU y CPU.

Precisamente, pasando esos test, la GPU se mantiene estable con máximas de 84 °C, mientras que la CPU alcanza máximos de 82 °C Aun así, no hay throttling y las frecuencias se mantienen estables, todo lo contrario de lo que ocurría con el Core i7-10750H en las mismas condiciones.

En test exigentes de CPU, como Cinebench R20 MultiCore, la temperatura máxima del procesador ha sido de 94 °C, pero se ha mantenido los 4,29 GHz de velocidad.

Rendimiento

No es la primera vez que el AMD Ryzen 7 4800H pasa por nuestro laboratorio, así que ya sabemos más o menos el rendimiento que va a ofrecer. En este MSI Bravo 17 el rendimiento es el esperado y las cifras son muy similares a las que vimos en el ASUS TUF Gaming 15 con el mismo procesador.

La novedad la encontramos en la tarjeta gráfica, la AMD Radeon RX 5500M que se estrena en el laboratorio. Se trata de una GPU Navi 14 basada en la arquitectura RDNA fabricada a 7 nanómetros con 1408 Shaders a 1.645 MHz de Boost y 4 GB de memoria GDDR6.

Los test se han realizado con el modo "Extreme Performance"

Test CPU MultiHilo

Test CPU 1-hilo

Test GPU Radeon RX 5500M Dedicada y Vega 7 integrada

Mientras que la Vega 7 integrada ofrece el mismo rendimiento que ya vimos en otros equipos, la Radeon RX 5500M se coloca entre una GTX 1070 Max-Q y una GTX 1080 Max-Q/ RTX 2060 Max-Q. Es una tarjeta gráfica de gama media más que capaz de ejecutar juegos a resolución FullHD sin problemas.

PCMark 10

CrystalDiskMark SSD

Análisis y Conclusión

El AMD Ryzen 7 4800H ha vuelto a demostrar que es uno de los procesadores a batir en esta generación, tanto a nivel de rendimiento puro como por eficiencia energética y su inclusión en este MSI Bravo 17 ha sido todo un acierto que permite disponer de un rendimiento en un portátil que, hasta ahora, estaba reservado a procesadores de sobremesa, y todo ello por un precio de 1.199 euros en el que se incluye, también, 16 GB DDR4-3200, un SSD NVMe de alto rendimiento de 1 TB y una autonomía bastante destacable teniendo en cuenta el formato.

Para ajustar el precio hay que hacer sacrificios, y esos 1.199 euros que cuesta el MSI Bravo 17 (A4DDK) supone tener que realizar algunos. Por ejemplo, no se incluye sistema operativo, por lo que si queremos disponer de Windows 10 necesitaremos adquirir una licencia por separado. Por otro lado, la conectividad, si bien tenemos Wifi 6, BT 5.1 e incluso Ethernet, tiene algunas carencias como la ausencia de conectores USB 3.1 (3.2 gen 2), ya que tanto los USB-A como el USB-C son de tipo USB 3.0 (3.2 gen 1). Thunderbolt 3 tampoco tiene, pero es algo propio de equipos de gamas más altas.

Otra de las carencias la encontramos en la pantalla, ya que el brillo y la cobertura de color de su panel es bastante limitada. Esta carencia puede no ser importante para usuarios que simplemente quieran un ordenador para jugar o realizar tareas que requieran cierta potencia y, además, se "compensa" con la buena calibración que, sorprendentemente, trae de serie, o con los 144 Hz con FreeSync de su panel de 17,3 FullHD.

Aun con estas pequeñas limitaciones, toda la potencia que consigue al integrar el AMD Ryzen 4800H, el rendimiento de la RX 5500M que da de sobras para juegos 1080p, los 16 GB DDR4-3200 ampliables o su enorme SSD NVMe de 1 TB, sin olvidarnos la buena autonomía que ofrece  dentro de la gama en la que estamos, hacen que el MSI Bravo 17 A4DDK se merezca con creces nuestro premio de excelente relación calidad/precio.

Fin del Artículo. ¡Cuéntanos algo en los Comentarios o ven a nuestro Foro!

LO MEJOR
El AMD Ryzen 7-4800H vuelve a demostrar un rendimiento excelente
1 TB de SSD NVMe
Precio ajustado
Conectividad WiFi 6 y puerto GbE
Autonomía bastante mejor de lo esperado
No prescinde de la webcam
Teclado con RGB tecla a tecla
Buen rendimiento en la RX 5500M
Facilidades de ampliación (RAM SODIMM, WiFi, SSD NVMe, 2,5" SATA)
LO PEOR
Sin sistema operativo
La cobertura de color de la pantalla es muy pobre
Brillo de pantalla escaso
Premio a MSI Bravo 17 A4DDK
  • Producto: MSI Bravo 17 A4DDK
  • Fecha: 02/07/2020 18:00:45
Redactor del Artículo: Antonio Delgado

Antonio Delgado

Ingeniero Informático de formación, redactor y analista de hardware en Geeknetic desde 2011. Me encanta destripar todo lo que pasa por mis manos, especialmente lo más novedoso en hardware que recibimos aquí para hacer reviews. En mi tiempo libre trasteo con impresoras 3d, drones y otros cachivaches. Para cualquier cosa aquí me tienes.