MSI GS66 Stealth Review

MSI GS66 Stealth Review

por Antonio Delgado 01/09/2020 5
Procesador, RAM y Almacenamiento
Tarjeta Gráfica
Pantalla
Precio
Web
Intel Core i9-10980HK, 64 GB DDR4-2.666 y 2 TB NVMe.
NVIDIA GeForce RTX 2070 SUPER Max-Q 8 GB.
15,6" FullHD, "IPS-Level" y 300 Hz.
3.199 euros.
Puntuación de MSI GS66 Stealth en la review:

Introducción y especificaciones técnicas del MSI GS66 Stealth 10SFS-220ES

Fue anunciado en el CES 2020 de enero y ahora os traemos la Review del MSI GS66 Stealth, un portátil gaming con un diseño muy fino y compacto que esconde en su interior componentes de la gama más alta, difíciles de ver incluso en equipos mucho más grandes.

Nos referimos, por ejemplo, al procesador Intel Core i9-10980HK, uno de los más potentes del mercado para portátiles, o a unos inmensos 64 GB de memoria DDR4 junto a 2 TB de almacenamiento SSD de alto rendimiento y una de las nuevas NVIDIA GeForce RTX 2070 con diseño Max-Q. Tampoco nos podemos dejar en el tintero los 99,9 Wh de batería, la máxima capacidad legal que puede llevar un portátil y que le permitirá extender su autonomía a pesar de los componentes de alto rendimiento

Características técnicas del MSI GS66 Stealth 10SFS-220ES

  • Pantalla de 15.6" FullHD (1920*1080) y 300Hz 
  • Procesador Intel Core i9-10980HK (8 núcleos y 16 hilos a 2,4 GHz con Boost de 5,30 GHz)
  • Memoria DDR 4-2666, 64 GB  distribuídos en dos módulos de 32GB
  • SSD 2TB NVMe PCIe 3.0 x4 SSD
  • Tarjeta gráfica NVIDIA GeForce RTX 2070 Super MAX-Q 8GB GDDR6
  • Red
    • Killer Gigabit Ethernet
    • Killer Wi-Fi 6 AX1650i (2*2 ax)  con Bluetooth 5
  • Webcam y micrófono
  • Batería de lítio de 99.9Whr
  • Conectividad física
    • 1x Thunderbolt 3 Type-C (con carga 65w)
    •  1x USB 3.1 (3.2 Gen2) Type-C
    •  3 x USB 3.0 (3.2 Gen1) Type-A
    • 1x Thunderbolt 3 Type-C
    • HDMI (4K@ 60Hz)
  • Sistema operativo Windows 10 Home
  • Dimensiones 358,3 x 248 x 19,8 mm
  • Peso 2.1 Kg
  • Precio: 3.199 euros.

Diseño y conectividad

El MSI GS66 Stealth tiene en su interior unos de los componentes más potentes del mercado, sin embargo, a nivel externo han querido mantener un diseño discreto y sobrio con un tamaño contenido de tan solo 358,3 x 248 mm y un grosor de 19,8 mm, todo ello con un peso de 2,1 Kg.

Acabado metálico completamente negro y liso, solo decorado con el logo, casi imperceptible, del dragón de MSI gaming en la carcasa. Con este diseño este equipo puede pasar por un portátil de negocios y pasar desapercibido en cualquier lugar sin dar pista sobre lo que esconde.

En el lado derecho tenemos un puerto de audio, un USB-C 3.1 (3.2 gen 2), dos USB-A 3.0 y un puerto Gigabit Ethernet RJ-45 completo, además de la salida de aire de ese extremo. Todo ello en un perfil de menos de 2 cm.

En el lado opuesto encontramos una pequeña salida de aire adicional, el conector de corriente, otro USB-C con Thunderbolt 3.0 y displayPort, un HDMI completo y otro USB-A 3.0 junto a un pequeño LED de estado de carga.

En la parte trasera solamente encontraremos salidas de aire para el sistema de disipación de triple ventilador que veremos más adelante, cuando entremos en las "tripas" del GS66.

El perfil del GS66 Stealth es realmente fino si somos conscientes del Core i9 y RTX 2070 Super Max-Q que lleva dentro.

Al abrir la pantalla podemos ver su panel de 15,6" Full HD integrado en un diseño con marcos bastante contenidos. No le falta la webcam, un elemento que prácticamente dábamos por supuesto en la mayoría de portátiles hasta que han empezado a llegar algunos modelos sin ella. 

El interior mantiene el color negro del exterior, y la única reminiscencia que puede sugerir, externamente, que se trata de un portátil gaming es la retroiluminación RGB del teclado. Con ponerla en blanco o apagarla ya tendremos un portátil que no desentonará en una reunión de trabajo o una biblioteca por ejemplo.

La parte inferior tampoco tiene muchas florituras, simplemente una zona microperforada para facilitar la entrada de aire en la zona de los ventiladores, siendo liso el resto de esa zona.

Para acceder al interior hay que retirar 9 tornillos de cabezal de estrella, todos ellos con la misma longitud salvo el de la zona central inferior. Una vez retirados, hay que utilizar alguna herramienta (de plástico preferiblemente), para hacer saltar las pestañas que lo fijan aún sin tornillos.

El interior también es negro, tanto el sistema de disipación como el PCB están teñidos de este color. 

El sistema de disipación está formado por tres ventiladores, dos en la parte izquierda y otro a la derecha. En total hay 3 bloques de aletas de cobre de los que salen 6 heatpipes planos. Dos de ellos son exclusivos para la CPU y otros dos para la GPU.

Un gran heatpipe y otro más pequeño son compartidos para ambos chips.

El MSI GS66 que analizamos viene con unos espectaculares 64 GB de memoria DDR4-2666 por lo que no habrá necesidad de ampliar o sustituir memoria. Aun así, si en el futuro es necesario cambiar algún módulo, ambos son SO-DIMM, por lo que no habrá problemas.

Tenemos una tarjeta Killer 1650 con WiFi-6 y otro puerto M.2 libre con conectividad PCIe únicamente, algo a tener en cuenta si teníamos pensado ampliar con un M.2 SATA.

El SSD incorporado en el otro puerto M.2 es NVMe  PCIe 3.0  x4 y tiene unos excelentes 2 TB de capacidad.

El sistema de sonido Dyaudio con Nahimic 3 está presente. Destaca el gran volumen que pueden producir estos altavoces, aunque los bajos no son su fuerte.

Teclado y Touchpad

Como en la gran mayoría de teclados de portátil finos, la tecnología utilizada es de membrana, con un sistema tipo chiclet. Se trata, como es habitual en los gaming de MSI, de un teclado firmado por SteelSeries dotado de distribución española QWERTY con Ñ pero con distribución ANSI de algunas teclas (por ejemplo, la tecla de <> pasa a la derecha del altGR o la tecla Ç se coloca encima de un enter de tamaño reducido entre otros cambios. La tecla FN para accedr a las teclas de función situadas en los F1, F2... etc. está situada en la parte derecha curiosamente. No incluye zona de teclado numérico.

Las teclas tienen un buen tamaño y un recorrido cómodo para escribir, aunque tampoco es de los más profundos que hemos probado

Cada una de las teclas tiene iluminación RGB independiente en la parte inferior, configurable mediante el propio software de Steelseries.

El touchpad destaca por su gran tamaño, ocupando gran parte de la zona inferior. Al contrario de otros modelos, en este caso no está centrado en la tecla de espacio, sino que está centrado en el propio equipo. Su funcionamiento es correcto, sin ningún tipo de problemas.

Pantalla

El MSI GS66 Stealth cuenta con una pantalla de 15,6 pulgadas integrada en un sistema de marcos ultrafinos y dotada de un panel de tipo "IPS-Level". Este tipo de paneles tienen unas características idénticas a los paneles IPS pero no cuentan con la licencia de la marca propietaria de la tecnología (LG).

La resolución es Full HD en formato 16:9, es decir, con 1920 x 1080 píxeles. Presume especialmente de su alta frecuencia de actualización, con 300 Hz nativos.

Brillo y contraste

Nuestras mediciones muestran un contraste muy bueno para un panel IPS de 1138:1. Estos datos vienen de un brillo mínimo bastante bajo, de 0,2329 cd/m² y de un brillo máximo algo reducido, con tan solo 265,091 cd/m². Esto hace que la pantalla le falte algo de brillo para poder utilizarla en entornos muy iluminados y, de hecho, es una sensación claramente notable cuando se usa, como si le faltaran algunos niveles extra.

  • Brillo máximo: 265,01 cd/m²
  • Brillo mínimo (negro): 0,2329 cd/m²
  • Contraste: 1138:1

Cobertura de color

La cobertura de color mostrada por el panel en nuestras pruebas ha desvelado un 98,9% de la gama sRGB, un 72,6% de Adobe RGBN y un 75,8% de DCI-P3. 

Son valores algo alejados de lo que se podría pedir a un portátil para diseño, pero bastante buenos si tenemos en cuenta la orientación gaming de este equipo.

Espacio de Color Cobertura de color MSI GS66 Stealth
sRGB  98,9%

Adobe-RGB

 72,6%
DCI-P3  75,8%

Pruebas de color vs DCI-P3

Tenemos varios modos de color, hemos utilizado el predeterminado que viene de serie, el modo "Gaming" para nuestras mediciones dentro del espacio DCI-P3.

En cuanto a balance de color en escala de grises, tenemos predominancia del azul con unos valores por encima del 110-111%, con el verde entorno a los 102% y el rojo por debajo del 90%.  Esto generará unos grises y blancos tirando hacia el azul verdoso.

La temperatura de color muestra 7.600-7.770 K, algo por encima de los 6.500K del blanco real, pero nada fuera de lo común, ya que la mayoría de equipos para jugadores suelen decantarse por tonos más fríos.

El comparador de color nos muestra un delta E medio de 5.16 puntos, con un máximo de 8,97 en caso del blanco que, como ya hemos mencionado y se puede comprobar aquí, tiende hacia un color más azulado y verdoso.

Autonomía

99,9 Wh es el máximo de capacidad que puede llevar una batería de portátil en la práctica, ya que, debido a las regulaciones aéreas internacionales, no se puede subir a un avión sin una autorización específica con una batería o dispositivo con batería que alcance los 100 Wh.

Esa es, precisamente, la capacidad de la batería del GS66, convirtiéndolo en uno de los portátiles con mayor batería del mercado, y todo ello en un equipo con un formato y grosor muy compacto.

Aun así, no hay que olvidar que este equipo cuenta con componentes de alto rendimiento que implican un alto consumo, por lo que la autonomía que podremos conseguir, aún con esta enorme batería, estará alejada de los ultrabooks o portátiles con componentes más eficientes o de bajo voltaje, de hecho, si lo comparamos con otros equipos con hardware superior, podemos ver que el MSI GS66 queda bastante mal parado en el test de autonomía de PCMark 10.

Los componentes de alto rendimiento, y la pantalla de 300 Hz, hacen que, al final, esos 99,9Wh sean necesarios para mantener el equipo con una autonomía suficiente con un buen rendimiento.

Si activamos el modo de ahorro de energía podemos conseguir una autonomía real de unas 6 horas sin afectar el rendimiento en tareas ofimáticas o multimedia.

Temperaturas y throttling

Poco grosor en un portátil conlleva disponer de sistemas de refrigeración compactos y finos, lo que hace que las capacidades de refrigeración efectivas sean más reducidas que en la de equipos con tamaños más generosos. Si a eso le sumamos componentes de alto rendimiento que no son especialmente un ejemplo de eficiencia, como es el Intel Core i9-10980HK, tenemos un equipo donde serán necesarias limitaciones.

En este caso, el procesador alcanza temperaturas de 97 grados en tareas no demasiado pesadas, por ejemplo, instalando un programa y usando únicamente un núcleo con un 8% de utilización a 4,4 GHz. A esa temperatura, el Throttling térmico hace su aparición y limita el rendimiento del procesador.

El Core i9-10980HK viene configurado con un TDP máximo de 65W en Boost y de hasta 135W en ráfagas de Boost, pero nunca llega a alcanzarse ese límite debido a que el Throttling térmico entra antes. De hecho, en test multihilo se suele rondar 62-65W de consumo, y en test mono-hilo no pasa de 28W.

Las temperaturas en distintos test han mostrado máximas de hasta 99 ºC en la CPU cuando se usa combinada con la GPU.

La RTX 2070 Super Max-Q se ha mantenido en temperaturas de 72-74 ºC.

A nivel externo, tenemos máximas de 47,5 ºC, pero en la zona del teclado no  pasamos de 45ºC, por lo que, aunque notable, no llega a ser molesto. 

Las capturas térmicas se han tomado con una temperatura ambiente de 25ºC.

Rendimiento

El Core i9-10980HK es un procesador que ya hemos probado en el ASUS ROG Zephyrus 15 Duo, se trata de una CPU de alto rendimiento situada en la cima de la gama de CPUs H de Intel. Cuenta con multiplicador desbloqueado, 8 núcleos y 16 hilos y un rendimiento excelente en mono-core debido a su amplia frecuencia de Boost, no obstante, en multinúcleo se sitúa generalmente por debajo de los Ryzen 4800H y 4900HS, más baratos y eficientes.

Como hemos visto en la sección de temperaturas, en este MSI GS66 el Throttling térmico es una constante y rondar temperaturas de 95 ºC o más es algo habitual.

Por otro lado, le acompaña una RTX 2070 SUPER en su versión Max-Q con frecuencias reducidas y gestión de energía más contenida., Tenemos 2560 CUDA Cores a 930 Mhz de base con Boost de 1080 Mhz que aumenta hasta 1155 MHz en este modelo en concreto de MSI.

Los 8 GB GDDR6 funcionan a una velocidad de 1.375 MHz.

Todas las pruebas de rendimiento se han pasado en el modo de mayor rendimiento que permite el MSI Dragon Center.

Test CPU MultiHilo

En los test de múltiples hilos, con los 8 núcleos y 16 hilos a pleno rendimiento, el MSi GS66 cae por debajo de modelos con procesadores de la anterior generación y, por tanto, de cualquiera de los AMD Ryzen. 

Este mismo procesador ofrecía unos resultados considerablemente superiores en el ASUS Zephyrus Duo 15. La razón de esta bajada de rendimiento no es otra que las elevadas temperaturas que alcanza en el MSI GS66.

Test CPU 1-hilo

El rendimiento del Core i9-10980HK también es menor que en otros modelos con la misma CPU debido a las temperaturas.

Test GPU 

En cuanto a test gráficos, la RTX 2070 Super Max-Q supone un salto considerable de rendimiento respecto de la RTX 2070 Max-Q, superando sin muchos problemas a las RTX 2070 completas de varios portátiles.

PCMark 10

La combinación de este hardware, junto a 64 GB de RAM y 2 TB de SSD colocan al MSI GS66 en el TOP4 de los mejores resultados de PCMark 10.

Test Diseño y Creadores - SPECViewperf 13

Su comportamiento con software enfocado a la creación multimedia también es solvente.

The Division 2

En juegos como The Division 2, a 1080py bajo DX12 obtiene tasas de FPS jugables sin problemas en todas las calidades, incluyendo Ultra.

CrystalDiskMark SSD

El SSD, además de los excelentes 2 TB de capacidad, ofrece un buen rendimiento, propio de unidades NVMe PCIe 3.0 x4.

Análisis y Conclusión

Sin duda, el MSI GS66 Stealth destaca por contener un gran rendimiento en un cuerpo de un portátil de 15,6 pulgadas con un grosor de menos de 2 centímetros.

Es un equipo que va sobrado de potencia, capaz de ejecutar juegos a la máxima calidad sin problemas o de realizar tareas pesadas gracias a su procesador Core i9-10980HK de 8 núcleos, a sus 64 GB de memoria DDR4, a su SSD NVMe de 2 TB o a la RTX 2070 Super Max-Q.

Juntar todos estos componentes en un equipo de dimensiones tan reducidas tiene sus contras, y el más destacable son las elevadas temperaturas que alcanza el Core i9-10980HK, un procesador que, ya de por sí, es bastante caliente y "tragón", y que en un entorno tan reducido como este ve limitado su rendimiento debido al Throttling térmico.

No nos engañemos, aún con estas limitaciones, el desempeño de CPU es muy bueno, pero es cierto que en otros equipos brilla más, y posiblemente una opción más eficiente, incluso con los AMD Ryzen 9-4900HS o incluso los Ryzen 7-4800H, se hubiera conseguido más rendimiento global con temperaturas más contenidas.

Por otro lado, aunque tenemos una batería de 99,9 Wh, el consumo del equipo es bastante considerable, y en el modo equilibrado de MSi no hemos conseguido unos resultados demasiado sobrados de autonomía.

Los 3.199 euros que cuesta lo alejan de muchos bolsillos aunque está dentro de lo esperable en este tipo de equipos gaming de alto rendimiento que, poco a poco, han ido aumentando de precio hasta convertirse en objetos de lujo para la mayoría.

La pantalla de 300 HZ también es un plus interesante, aunque se echa en falta la inclusión de tecnología de sincronización, G-SYNC en este caso al contar con gráfica de NVIDIA. 

Conectividad no le falta, tenemos desde Gigabit Ethernet Hasta WiFI 6, pasando por USB-C y Thunderbolt 3 y webcam. Lo único que podemos echar en falta es un lector de tarjetas, un accesorio que no suele ocupar demasiado en un portátil y que en más de una ocasión nos puede sacar de un apuro.

Todo ello combinado con un diseño sobrio y discreto que agradecerán los que buscan un equipo potente y capaz de ejecutar cualquier juego sin problemas, pero huyen de los diseños estridentes de muchos portátiles gaming. De hecho, parece que la tendencia es de, cada vez más, crear portátiles gaming con diseños de este tipo.

En resumen, el MSI GS66 Stealth es un portátil gaming que va más allá de los juegos y se puede convertir en el compañero ideal del que busca un equipo muy potente pero con unas dimensiones contenidas para todo tipo de usos y con un diseño y construcción muy cuidados.

Fin del Artículo. ¡Cuéntanos algo en los Comentarios o ven a nuestro Foro!

LO MEJOR
Formato compacto junto a componentes de alto rendimiento
Pantalla de 300 Hz
Impresionantes 64 GB de memoria DDR4 SO-DIMM
2 TB SSD NVMe
Facilidad de expansión y actualización de componentes
WiFi 6 y Gigabit Ethernet
USB-C con Thunderbolt 3 y entrada de 65W
Incluye Webcam
LO PEOR
Altas temperaturas en CPU (hasta 99º) limitan su rendimiento notablemente (Throttling térmico)
Sin G-SYNC/FreeSync
Sin lector de tarjetas
Precio considerable
Premio a MSI GS66 Stealth
  • Producto: MSI GS66 Stealth
  • Fecha: 01/09/2020 21:32:23
Redactor del Artículo: Antonio Delgado

Antonio Delgado

Ingeniero Informático de formación, redactor y analista de hardware en Geeknetic desde 2011. Me encanta destripar todo lo que pasa por mis manos, especialmente lo más novedoso en hardware que recibimos aquí para hacer reviews. En mi tiempo libre trasteo con impresoras 3d, drones y otros cachivaches. Para cualquier cosa aquí me tienes.