ASUS Striker 2 Formula. Primer contacto con la serie 7 de Nvidia

por Javier Rodríguez 09/02/2008 ...

Introducción

Con el lanzamiento de los nuevos chipsets de gama alta de Nvidia estaba claro que Asus aprovecharía para lanzar algún producto especialmente pensado para este chipset. Este producto es la Striker II Formula. Se trata de una placa base de gama muy alta, su precio ronda los 250-270€, basada en el chipset 780i de Nvidia para procesadores Intel Penryn de 45nm y sistemas SLI triples. Una placa base potente y espectacular que sin duda satisfará a los usuarios que ya dispusieran de su predecesora.

Asus Striker II Formula.

La Striker II Formula es una placa base, que como suele ocurrir en esta gama de placas de Asus, ha heredado todas las mejoras que se han ido introduciendo estos meses gracias a otros modelos de la misma gama pero basados en chipsets Intel.  Son sobretodo detalles que esconden una configuración eléctrica y una bios muy cuidadas para que tanto al entusiasta de los juegos como al amante del overclocking les resulte una solución atractiva y completa.

Asus solo usa para estas gamas los chipsets de gama más alta. En esta ocasión le toca al nuevo 780i de Nvidia. Luego entraremos en detalles pero puedo adelantaros que es un chipset pensado en ofrecer soporte SLI de tres vías, con PCI Express 2.0, soporte para los procesadores de 45nm de Intel, tanto de dos núcleos como de cuatro, pero manteniendo el uso de memoria DDR2 en vez de DDR3 como hace actualmente Intel.

Precisamente uno de los puntos importantes e innovadores de esta nueva ROG de Asus está precisamente en el sistema de alimentación de la memoria que ahora usa un revolucionario sistema de doble fase de alimentación lo que aumenta notablemente la estabilidad de la corriente suministrada a los módulos que permite a su vez un mayor overclocking. Es recomendable para estas placas usar módulos DDR2 800 o 1066 con buen soporte de la tecnología EPP de Nvidia. Se consigue un overclocking masivo de los módulos a la vez que se mantiene la estabilidad y esto sin apenas configuración por parte del usuario.

Y es que las ROG gracias a su bios y a algunas funciones de su bios ya no es feudo de expertos overclockers. Cualquier usuario puede hacer overclocking con estos modelos de placas. Basta incluso con seleccionar el tipo de procesador que queremos “emular” en cuanto a rendimiento y la placa hará el resto. Que compramos un Core 2 Duo E8200 y queremos que funcione como un E8500, pues basta con seleccionarlo y nada más, ni saber de latencias, ni de buses, ni de frecuencias ni de voltajes, todo automatizado.

Pero para los que gustamos de estar delante de la bios cambiando parámetros para intentar sacar hasta el último Mhz de nuestro procesador o máximo ancho de banda de nuestro bus frontal entonces también encontraremos lo que buscamos. Lo mejor no es que admita niveles de voltaje muy elevados, o sus controles de cada parámetro, eso ya lo tenemos en casi cualquier placa, lo mejor es que todo está en un mismo panel, sin opciones ocultas sin parámetros en otras ventanas y con un sistema de grabación de perfiles de configuración que podemos salvar y cargar hasta en unidades USB tipo flash. Todo pensado para que el overclocker tenga una experiencia satisfactoria a la hora de trabajar con esta placa base.