Intel Smackover. La propuesta oficial para el Core i7

por Javier Rodríguez 16/12/2008 ...

Introducción

Introducción.

Los procesadores Core i7 han entrado en el mercado con notoriedad alimentando una nueva generación de ordenadores que requieren de las mejores placas base del mercado. Los modelos más exigentes de estos procesadores, como puede ser el Core i7 965, requieren de una placa base con capacidad demostrada y un entorno de calidad que asegure un buen resultado.

Es precisamente en este tipo de entornos donde las placas base de Intel se han comportado, históricamente, de una forma ejemplar. Ahora el relevo lo toma la nueva Smackover, una placa base basada en el X58, sencilla y efectiva.

Intel DX58SO. Nombre en código: “Smackover”.

Esta placa base X58 pertenece a la gama de placas base Extreme de la marca. Estas placas base están pensadas en dar especial cobertura a sus procesadores de la gama Extreme ayudando, con sus prestaciones, al overclocking seguro y sencillo de este tipo de procesadores. Son de las pocas placas base, por no decir las únicas, donde Intel soporta oficialmente el overclocking de este tipo de procesadores.

Personalmente creo que el diseño serio en PCB negro combinado elementos en azul, negro y blanco, consiguen el efecto estético más espectacular que podemos encontrar actualmente. También es una placa más sencilla, que va a lo efectivo, pero que no olvida que es una placa base pensada para dar vida a ordenadores de alto rendimiento.  En ella encontraremos todas las prestaciones del X58 de Intel en un formato más económico.

Su estructura ATX dispone de una distribución poco convencional que reduce el espacio requerido. Esto tiene sus ventajas y sus desventajas. Por un lado es un diseño más organizado que sitúa las memorias por encima del socket del procesador donde pueden ser mejor refrigeradas por la propia convección dentro del ordenador así como por el aire expelido por el disipador del propio procesador. Dispone de cuatro slots de memoria, con soporte Triple canal, que es una configuración un poco extraña para las placas X58 existentes en el mercado, que suelen tener seis slots, pero que ofrece una visión bastante realista con un uso de 6GB como estándar de calidad para este tipo de plataforma.

Su distribución vertical permite la colocación del puente norte delante del procesador, lo que permite mantener un número de slots de ampliación interesante, y una ventilación mejorada del chipset. Esta placa permite el funcionamiento pasivo pero también incorpora un ventilador opcional para el chipset. Es una de las pocas soluciones del mercado que sigue disipando cada elemento del chipset por separado por lo que es ideal para soluciones de refrigeración personalizadas.

Su sistema de alimentación del procesador, lo que conocemos como fases, también dispone de disipadores independientes. Estos mosfets tienen una temperatura de trabajo excelente, cálidas al tacto, de unos 40º de temperatura. Esto se debe en buena parte al excelente diseño de centrar en círculo los principales elementos de la placa alrededor del procesador. Así todos estos elementos se ven beneficiados de la corriente de aire producida por el ventilador del procesador.

Información técnica

Información técnica.

Factor de forma: ATX. 304,80 x 243,84mm.

Procesador: Socket 1366. Intel core i7.

Memoria: Hasta 16GB de memoria DDR3 1600, 1333 o 1066Mhz.

Chipset: Intel X58 Express Chipset.

Audio: Intel High Definition Audio. 8 Canales firmados por un códec Sigmatel 8274D.

Video: ATI Crossfire en dos puertos 16x y un tercer puerto 4x.

Lan: Ethernet Gigabit Intel 82567LM-2.

Puertos: 12 Puertos USB 2.0, 8 traseros y 4 en placa.

Almacenamiento: 6 Puertos SATA en ICH10R. 2 Puertos E-Sata en controladora Marvel.

Capacidad de Expansión: 6 Puertos de Expansión PCI y PCI Express.

El Chipset X58 capacita a esta placa base  con todas aquellas tecnologías que introducen los procesadores Core i7 como es la comunicación mediante Quickpath pero también reduce sus responsabilidades con respecto a generaciones de chipsets anteriores ya que no necesita de controladora de memoria. Lo que también nos ofrece este chipset es la capacidad de controlar dos tarjetas graficas con un interfaz PCI Express 2.0 con velocidades de 16x simultaneas. De hecho esta placa base está capacitada para montar sistemas Crossfire de dos tarjetas. De lo que no dispone es de soporte SLI ya que Intel no participa en el programa de certificación de placas base SLI.

Su sistema de soporte de memoria, aunque consta de solo 4 bancos de memoria, permite más capacidad que cualquier otro modelo con más bancos de memoria. Esta concretamente soporta hasta 16GB de memoria, 4GB por slot, cuando una X58 cualquiera con seis bancos se queda en algo menos, 12GB.

Su puente sur, el ICH10R, es un viejo conocido que ya acompaña al P45 desde hace algunos meses. Es un puente sur con un sistema ya muy maduro y un soporte RAID bastante interesante que ofrece RAID 0, 1, 0+1 y 5 para sus seis puertos Integrados.

Aspecto y distribución

Aspecto y distribución.

La Smackover es una placa magnifica, con un aspecto sobresaliente, y una gestión térmica digna de mención pero no hay nada perfecto. Esta placa tiene algunos defectos dentro de su diseño que, aunque son menores, pueden echar atrás a más de uno de vosotros. El primer fallo de diseño, en mi opinión, se encuentra en la disposición de sus puertos Serial ATA. Estos están localizados de tal modo que “esquivan” tarjetas graficas de grandes dimensiones siempre y cuando estás no tengan dos slots de tamaño y u disipador no llegue hasta el final en ambos slots. Me refiero precisamente a tarjetas Nvidia con disipador largo que inhabilitan el poder usar alguno de sus puertos de almacenamiento.

El segundo fallo de diseño se encuentra en uno de sus puntos fuertes que es la distribución de elementos alrededor de la CPU. La idea es fantástica y se comporta de maravilla con la mayoría de disipadores pero con algunos nos encontraremos con algún problema “logístico”. Estos problemas se centran en que no hay demasiado espacio para cierto tipo de disipadores y podemos encontrarnos con problemas para fijarlos. El problema es mínimo ya que disipadores de grandes dimensiones como el Thermalright usado por nosotros no tuvo más problema que tener que montarse en perpendicular pero otros de dimensiones aun más grandes pueden encontrarse con algún problema.

Salvando estas pegas la Smackover DX58SO es una placa de excelente factura. Sus slots de ampliación están magníficamente situados. Dispone de un único puerto PCI de 32-bit pero está muy bien situado salvado del uso de tarjetas graficas de doble slot. Precisamente la doble separación entre los puertos PEG de 16x hacen que sea cómodo instalar dos tarjetas graficas para aprovecharlas en modos Crossfire. En nuestra configuración hemos optado por usar dos tarjetas Nvidia, una GTX 260 y una 9600GSO donde esta última se dedica a tareas de física mientras que libera a la GTX 260 para las tareas gráficas.

Es por tanto una placa base muy atractiva, con una distribución ideal para sistemas de múltiples graficas y un modelo muy capacitado con algunos peros de poca envergadura.

Conectividad

Conectividad.

Intel ha cuidado la capacidad esta placa para usar las últimas tecnologías de conectividad para ordenadores sobremesa. También mantiene algunos estándares, que aunque están en desuso, siguen siendo vitales para muchos usuarios. Hablamos, por ejemplo, de la conectividad Firewire, tanto externa como para frontal de puertos. El estándar utilizado es el Firewire 400 que es el que usan aun muchas videocámaras digitales, no recién salidas del horno, pero aun con mucha presencia en el mercado.

Sus doce puertos USB 2.0 ofrecen capacidad más que suficiente, en mi caso me sobran más de la mitad, para conectar todo aquello que se nos pase por la cabeza ya sean medios de almacenamiento como periféricos. Sus cuatro puertos disponibles ofrecen conectividad frontal para cajas preparadas o periféricos internos.

Su capacidad para controlar discos duros es variada y extensa. Tendremos capacidad para montar sistemas RAID de hasta seis discos y una controladora E-Sata con modo IDE que nos permite usar discos duros externos incluso para instalar sistemas operativos sin necesidad de controladores dedicados.

Dispone también esta placa de un interfaz IR de infrarrojos orientado a aplicaciones profesionales. Esta placa de Intel esta también muy orientada a sistemas de estación de trabajo basadas en este nuevo núcleo, del que hasta dentro de unos meses, no habrá versión Xeon para equipos profesionales. Es un buen punto de partida para aquellos que busquen una plataforma estable donde ir conociendo las implicaciones de esta nueva plataforma.

Bios y panel de control

Bios y panel de control.

La bios de la DX58SO Smackover es espartana en funciones pero lo poco que encontraremos en ella va directamente al grano y hace el trabajo de overclocking realmente sencillo. Esta placa aprovecha perfectamente las funciones avanzadas de overclocking de los procesadores Core i7 Extreme con selección por núcleo de multiplicador. De este modo podemos realizar un overclocking sencillo y efectivo para este tipo de procesadores.

La ventaja de este modelo de Intel es que podemos ajustar el multiplicador de tal modo que podemos activar diferentes velocidades por núcleo realizando un overclocking más elevado para ciertos núcleos que podemos aprovechar para ganar potencia en aplicaciones que no requieran del uso de todos los núcleos de forma simultánea. De este modo se puede maximizar los resultados de velocidad en aplicaciones que requieren de más potencia pura y dura debido a su incapacidad para aprovechar los ocho threads de este procesador.

Otro punto fuerte de esta placa de Intel es que dispone de una utilidad llamada “Intel Desktop Control Center” que es la aplicación de gestión de hardware más completa e intuitiva que haya tenido la suerte de probar. Desde ella podremos realizar overclocking en caliente, cambiar voltajes, regular manual o automáticamente los ventiladores, controlar buses, latencias, temperaturas,…en definitiva cualquier aspecto que se puede controlar y tocar en una bios de alto nivel.

Overclocking y resultados

Overclocking y resultados.

Esta placa base permite realizar overclocking de forma controlada. No es una placa para batir records de overclocking pero permitirá que tu procesador Core i7, sobretodo si es extreme, desarrollar frecuencias elevadas con una sencillez sorprendente y sin problemas de estabilidad. En nuestro caso hemos decidido alcanzar 4GHz de frecuencia que es una cifra excelente para este tipo de procesadores, con sus ocho threads activados, sin voltajes elevados y con la seguridad de disponer de un sistema estable que no nos dejará tirados a la primera de cambio.

En cuanto a subir frecuencias a base de bus frontal esta moderadamente capacitada. Podemos usar un bus interno de 166MHz con alguna dificultad, al menos en nuestro procesador, así que podemos adelantaros que  no es una opción adecuada para los que busquen un overclocking masivo en procesadores “económicos” de la gama sino más bien para los que busquen sencillez de over para sus procesadores de gama más alta.

Nosotros hemos optado por lo sencillo modificando los multiplicadores del procesador para alcanzar los 4GHz de frecuencia real con un bus interno de 133MHz. Gracias a la liberación del multiplicador podemos alcanzar fácilmente esta frecuencia que nos asegurara un rendimiento sobresaliente tanto en aplicaciones que soporte multiproceso como en las que no. También se convierte en la plataforma ideal para albergar sistemas gráficos de dos, tres o cuatro GPUs ATI.

Resultados de Cinebench con 8 Threads simultáneas.

Ancho de banda de memoria a 1333MHz.

Espectacular resultado de 3DMark Vantage.

Análisis y Conclusión

Análisis y Conclusión.

La Smackover es una placa sencilla pero efectiva. Por eso es doblemente buena. Con ella no tenemos que complicarnos para conseguir un sistema completo, estable y efectivo. Es una de las opciones más económicas dentro del X58, ronda los 250€, aunque no la más barata. También es una de las formas más seguras de montar un sistema sin over basado en estos procesadores y una plataforma diseñada para dar el mejor resultado con procesadores de la gama Extreme con un overclocking detallado y completo que satisfará a los más exigentes.

Es también una placa muy equipada, con componentes de gran calidad, que se combina con un paquete de software de gran calidad que va desde el propio panel de control de Intel hasta las aplicaciones incluidas donde encontraremos aplicaciones tan respetadas como Acronis True Image Home 11, Diskeeper 9, DivX Pro, Dolby Control Center, Kaspersky antivirus,…y un largo etcétera de aplicaciones de primera línea. Si lo que buscas es un producto serio en el que confiar tu nuevo PC con procesadores Core i7 estas es una de las mejores opciones que puedes encontrar.

Secciones: Placas Base