ASUS P7P55D-E Premium. La primera placa base USB 3.0 y SATA 6Gb del mercado

por Javier Rodríguez 22/11/2009 7

Introducción

Introducción.

Todos sabíamos que el P55 iba a dar mucho juego primero por integrar nuevos procesadores, segundo por ser una plataforma mas optimizada de un único chip, tercero por incorporar todas las novedades que los fabricantes de placas han tenido meses para desarrollar y cuarto porque coincide con las primeras certificaciones de ciertas tecnologías muy esperadas como son los nuevos estándares comunicativos Sata 6Gb y USB 3.0. Esta nueva unidad de Asus incorpora todas las ventajas que hemos ido conociendo del socket 1156 de Intel y su chipset el P55 con tecnologías que Intel ha dejado escapar en su propia solución y que fabricantes como Asus nos integran en desarrollos propios pero firmados con chips de primera línea de fabricantes como Marvell y NEC.

La nueva P7P55D-E Premium.

Detrás de este largo y complejo nombre se encuentra una de las placas base más portentosas del mercado. No es una placa para overclockers, aunque realiza esta tarea a la perfección, ni es una placa base para profesionales, pero integra tecnologías por las que sueñan muchos profesionales, pero si es una placa de alto nivel de integración, con componentes de calidad, y una solución domestica al alcance de cualquiera tanto por su precio como por sus características que la hacen perfecta para la integración en cualquier ordenador convencional.

Ya hemos hablado de la integración del chipset P55 y de lo que aporta en muchas ocasiones. Si quiero pararme, antes de entrar en la práctica pura y dura, en algunos aspectos interesantes de esta placa base, y en general de toda esta gama convencional de Asus porque para mí son un buen ejemplo de lo que debe ser una placa base basada en el P55. Me refiero concretamente a su distribución y a su uso inteligente de la refrigeración estrictamente necesaria para un chipset que no es especialmente caliente y de una placa con escasos puntos de calor importante. Este tipo de configuración da eficiencia, estética y funcional, a todo el conjunto y el acabado sigue siendo bastante atractivo a la vista. El uso de un único y discreto disipador en el chipset es una de las cosas que yo mas valoro en una placa con el P55 de Intel.

En definitiva una placa sencilla que esconde en su interior una integración de alto nivel donde podemos encontrar soporte para tecnologías tan punteras como el uso de hasta cuatro chips gráficos simultáneos ya sea mediante SLI de Nvidia o Crossfire de AMD. También podemos montar cualquier procesador de Intel con socket 1156, lo que nos da un abanico bastante grande de opciones más o menos caras, y hasta 16GB de memoria DDR3 en doble canal con cuatro slots disponibles.

Pero es en la integración conectiva donde estas placas dan una lección de variedad y cantidad. Por cantidad puedo deciros que tenemos hasta 12 puertos USB, dos de ellos USB 3.0, 8 conectores SATA, dos de ellos SATA 6Gb, dos puertos Firewire, una tarjeta de sonido de 10 canales, dos tarjetas de red Ethernet gigabit,…una gran cantidad de conectores donde solo echamos en falta alguno eSata en el panel posterior de la placa aunque si lo encontraremos en forma de adaptador para un slot trasero donde también tendremos un par de puertos USB 2.0 adicionales.

La integración se ha hecho con cabeza añadiendo los puentes necesarios para no tener cuellos de

botella en las nuevas controladoras integradas.

Todo esto no sale de la nada sino de una integración elevada de diversos chips que hacen las funciones a las que no llega el chipset P55 de Intel. En el caso de las controladoras más llamativas, la USB 3.0 y la Sata 3, hay que decir que van alimentadas, en cuanto a ancho de banda se refiere, mediante un “bridge” PLX (PCI Express 4x) similar al que se utiliza en soluciones graficas de doble chip como muchos de los modelos Radeon más potentes de las últimas generaciones. De este modo se consigue los anchos de banda necesarios para que la comunicación con el resto de componentes no sea una limitación para el uso de estas tecnologías.

Otros detalles interesantes los encontramos en tecnologías como Expressgate, que esta placa ejecuta mediante una memoria SSD dispuesta al efecto, o en su buena distribución de los slots de ampliación donde encontraremos, aun usando dos tarjetas graficas de doble slot, siempre algún slot PCI de 32-Bit y un PCI Express libres para poder ampliar la funcionalidad del ordenador. Tambien contamos con un interesante accesorio a modo de mando a distancia donde realizar ajustes de frecuencia en tiempo real.

USB 3.0

USB 3.0.

El USB 3.0 tiene dos grandes puntos a su favor para convertirse en el interfaz de datos preferente en próximas generaciones de ordenadores y dispositivos. Por un lado ofrece unos anchos de banda notablemente superiores a los actuales, hasta 10 veces más rápido, aumenta la potencia de alimentación en el conector, y mantiene una retrocompatibilidad total con dispositivos de estándar USB 2.0 y también USB 1.1.

Aunque esta tecnología, auspiciada por muchas compañías con Intel a la cabeza, está ya en su definición completa como estándar la propia Intel ha querido dejarlo aparcado durante unos meses, algunos dicen que hasta 2011, para su introducción generalizada en sus productos. Aun así otros fabricantes, como NEC, ya disponen de chips completamente compatibles con este estándar y que ofrecen rendimientos realmente sorprendentes y que van a cambiar mucho nuestra forma de entender el almacenamiento masivo externo y la conectividad de dispositivos con mayor definición multimedia.

Los conectores azules corresponden a las entradas USB 3.0.

La P7P55D-E Premium monta un chipset NEC para los dos únicos conectores USB 3.0 de que dispone. Esta controladora es una de las pocas disponibles actualmente en el mercado pero también es pionera en rendimiento y funcionalidad. Es una garantía de buen funcionamiento y lo demostraremos luego en nuestro análisis de rendimiento.

Este nuevo estándar es capaz de transferir a velocidades teóricas de 5Gbps frente a los 0.48Gbps que es capaz de desarrollar el estándar 2.0 actual. Esto lo convierte en una competencia directa de buses de datos más tradicionales como el Serial ATA que empieza ahora a desarrollar velocidades de 6Gbps que es precisamente la velocidad que alcanza esta placa base gracias a su integración añadida.  

El conector USB 3.0 varia en la entrada al dispositivo pero no en la correspondiente al controlador.

Con esta velocidad no solo podremos ver discos duros mas rápidos, o Webcams de alta definición o cámaras de video de nueva generación sino que también veremos tarjetas graficas USB mas potentes, docks para portátil mucho mas capacitados y un sin fin de nuevos dispositivos que se podrán hacer realidad gracias a estos anchos de banda mejorados.

Sata 3 o Sata 6Gb

Sata 3 o Sata 6Gb.

Al nuevo estándar se le conoce de las dos maneras y en esta ocasión si parece que hay más intención por parte de los grandes integradores de chipsets por darle vida lo antes posible. La pena es que para el P55 actual no hubo tiempo para integrarlo en chipset así que los fabricantes de placa base vuelven al rescate integrando chipsets de terceros que ofrezcan esta posibilidad.

Los conectores grises son los que nos ofrecen la conectividad SATA-3.

Hay que explicar un poco las unidades de medida de este estándar ya que a veces llegan a confundirnos un poco. El estándar SATA 3, también conocido como SATA 6Gbps o Serial ATA-600 permite la transferencia de 6 gigabits por segundo de información que en datos más cercanos son prácticamente los 600 Megabytes por segundo de transferencia que tiene como pico este estándar. Es un bus importante que permite una mejora notable en transferencias cortas gracias a un NCQ renovado (Native Command Queuing) pero que no será aprovechado en tu totalidad por discos mecánicos y será una mejor opción de futuro, de cara al rendimiento, para discos SSD que actualmente ya rondan la máxima capacidad del estándar SATA-300 actual.

El Barracuda XT es de los pocos discos del mercado que soporta este nuevo estándar.

Pruebas de rendimiento

Pruebas de rendimiento.

Hemos tenido la oportunidad de analizar esta placa base con los medios adecuados. Esto es un disco duro SATA-600, concretamente un Barracuda XT de 2TB de capacidad de Seagate, y también el interfaz USB 3.0 gracias a una caja Vantec que soporta este estándar. Los resultados creo que son bastante espectaculares y hablan por sí solos.

Atto DiskBenchmark 2.34. Overlapped I/O. 8192KB.  

Sandra 2009. Physical disk benchmark. Lectura.

PCMark Vantage. Puntuación General rendimiento de disco duro.

En resumen vemos como el rendimiento en el cambio a esta nueva generación de discos duros es bastante notable, con velocidades de transferencia renovadas que superan ampliamente los 120MB/s. Pero lo que mas sorprende es el buen rendimiento del interfaz USB 3.0 que prácticamente triplica el rendimiento del USB 2.0 actual.

Overclocking

Overclocking.

Esta placa base, aun siendo de una gama de uso más generalista, no tan centrada en temas como el overclocking, nos permite desarrollar prácticamente los mismos niveles de eficiencia que modelos centrados en este tipo de aplicaciones. En nuestro caso hemos conseguido las frecuencias habituales para nuestro Core i7 870 con 4.2GHz de frecuencia final con un bus de 200MHz y un multiplicador de 21x. Voltajes moderados de 1.35v para el vcore y memoria trabajando a 1600MHz.

Esta placa dispone también del sistema de overclocking automático de Asus que realmente hace un buen trabajo para aquellos usuarios que no tengan los conocimientos para realizar ellos el trabajo o simplemente les apetezca algo de buen over sin mucho esfuerzo. En nuestro caso, y esto depende de la configuración, la propia placa en unos segundos nos aumento la frecuencia de nuestro 870 hasta los 3.9GHz (20 x 195MHz) que una cifra, a nuestro parecer, más que respetable para los que quieran sacar provecho una grafica de alto nivel.

Rendimiento General

Rendimiento General.

Añadimos los resultados obtenidos con esta placa base a nuestra comparativa progresiva de placas base P55 que llevamos realizando desde hace ya algunos días. La configuración en todos casos es la misma con un Procesador Core i7 870, 4GB de RAM OCZ y una Radeon 5870 como configuración estándar.

Cinebench R10.

Sisoft Sandra CPU Arithmetic.

Sisoft Sandra CPU Multimedia.

Sisoft Sandra Memory Bandwidth.

FutureMark 3DMark 2006.

FutureMark 3DMark Vantage.

Resident Evil 5 Benchmark. 1920x1200 FSAA 4x.

Unigine Heaven DX11 Benchmark. 1920x1200 FSAA 2x.

Análisis y Conclusión

Análisis y Conclusión.

Es bonito ver nuevas tecnologías tan ligadas al rendimiento directo del PC, como es todo lo relacionado con el almacenamiento y la conectividad, integradas en una placa base de gran calidad pero también uno se queda con la idea de que este tipo de soluciones son aun tempranas. Solo hay un disco en el mercado, el Barracuda XT del análisis, y es más que difícil de encontrar en las tiendas, de hecho no he sabido averiguar para este análisis un precio real por mucho que he buscado y en el caso del USB 3.0, la cosa no es tan crítica, pero todavía no es fácil encontrar dispositivos preparados.

Sin duda es una inversión de futuro porque no hablamos de posibles tecnologías sino del futuro real y ya algo más tangible. Son tecnologías que serán el referente en meses y años venideros así que sin duda es una buena noticia que podamos contar ya con ellas en nuestro ordenador aunque el mercado aun no este del todo preparado para ellas.

Secciones: Placas Base