Microsoft Arc Keyboard

por Javier Rodríguez 14/04/2010 ...

Introducción.

 

Movilidad no tiene porque ir contrapuesto a comodidad. Tener un ordenador pequeño y portátil no tiene que significar que tengamos que prescindir de una comodidad de uso sobresaliente. Basta buscar las herramientas adecuadas para hacer que la experiencia delante de nuestro ordenador sea más satisfactoria y aunque a veces es difícil conseguirlo poco a poco los fabricantes nos van ofreciendo soluciones más avanzadas a los que concebimos la movilidad como algo que podemos transportar y utilizar también en un entorno fijo con la misma comodidad y ergonomía que podríamos tener en soluciones convencionales. El Arc Keyboard de Microsoft es un buen ejemplo de que se puede llegar a un equilibrio perfecto de ambos mundos.

 

Microsoft Arc Keyboard. Teclado portátil inalámbrico.

 

Hay decenas de teclados compactos, estilo “portatil”, en el mercado pero muy pocos que cuiden aspectos tan importantes para un teclado de este tipo como es la movilidad, el consumo, y la ergonomía. Normalmente lo que encontramos en el mercado son productos de terceros que no han hecho más que pegar un teclado de portátil a una carcasa más o menos trabajada y aun así las opciones son más bien escasas.

 

El único teclado destacable en este entorno, al menos bajo mi punto de vista personal, era hasta ahora, y hablo de PC, el teclado Apple Bluetooth al que muchos nos hemos agarrado también en PC por su calidad, ligereza, autonomía y ergonomía. El problema es que como es evidente no se trata de un teclado de PC y por tanto había que tirar de aplicaciones extra y utilidades para remapear algunas teclas y así adaptarlo al entorno PC.

El Arc esta acabado en plástico negro brillante en su superficie y blanco en su parte inferior.

Su acabado es bastante amigo de las huellas así que

no es muy recomendable para maniacos de la limpieza.

El Arc se convierte por fin en una alternativa nativa con una calidad sobresaliente y añadidos extra en ergonomía que luego describiremos. Este nuevo teclado utiliza un receptor inalámbrico, muy compacto, que se puede guardar en el propio teclado en un pequeño zócalo debajo del mismo con un imán donde queda agarrado el conector metálico del receptor. La señal es de 2.4GHz y tiene un alcance aproximado de 10 metros. Al ser un receptor tan compacto podemos también optar por dejarlo conectado en el PC ya que no será ningún problema para su transporte.

Su acabado es sencillo y funcional. Cuatro bases de apoyo y una solidad estructura

le confieren una robustez sobresaliente.

Se alimenta de dos baterías tipo AAA, incluidas en la versión retail, y dispone de sistemas de ahorro de energía así como un sistema integrado para la monitorización de la misma, con un led de color verde, así como una combinación de teclas con la que poder apagar y encender manualmente el teclado.

El receptor se fija al teclado con un simple pero potente imán.

El formato de este teclado es muy compacto y dispone de un sistema de teclas similares a un teclado chiclet tradicional, con el conocido espacio entre tecla, pero con un sistema de retorno más duro que un teclado tradicional. Tiene una respuesta rápida, con un retroceso perfecto para los que escribimos mucho a lo largo del día, una solidez de apoyo excelente que facilita escribir siempre encontrando el teclado en la misma posición aunque seamos de los que nos gusta que se nos oiga claramente que estamos tecleando. Esta solidez para mi es fundamental porque al ser un teclado ligero y reducido es habitual que se vayan moviendo sobre la mesa según vamos trabajando con él. En el caso del Arc de Microsoft esto no nos ocurrirá salvo que la superficie de apoyo sea muy deslizante.

Conectado al PC pasara completamente desapercibido. De hecho si lo usamos con un único PC lo

natural es dejarlo conectado porque apenas estorba.

La configuración de teclas sufre cambios como es natural debido a su formato y algunos de ellos pueden ser de difícil adaptación para usuarios que no estén mentalizados para este tipo de cambios. Por ejemplo es evidente que no dispondremos de un teclado numérico dedicado, cosa que suele echar a mucha gente para atrás, pero es que los cambios en el Arc son más radicales que eso. No tenemos la típica escuadra de cursor en cuatro teclas sino en una sola con las cuatro direcciones. La verdad es que uno de los peros más importantes de este teclado ya que es lento de manejar. El otro pero es que las teclas de función se sustituyen en parte por teclas multimedia de control de volumen y las de desplazamiento más habituales. Así que directamente solo tendremos acceso hasta el F6 teniendo que utilizar la tecla de función para acceder al resto de teclas F. Por otro lado ganamos mucho en ergonomía y eso es algo de lo que hablaremos ahora.