MSI Z77A-GD55 Preview

por Javier Rodríguez 05/03/2012 ...

Prestaciones del Ivybridge y los nuevos chipsets Series 7.

 

Los nuevos procesadores de Intel introducen pocos cambios. Es lo que se conoce en el desarrollo de Intel como un “tic”. Un cambio de proceso de fabricación al que le sucede un “toc” que corresponde a una renovación de arquitectura. El año pasado fue el "toc" y este año toca un “tic” en forma de reducción de proceso de fabricación a 22nm y por tanto la posibilidad de lograr procesadores mas complejos, con mas frecuencia, o con menos consumo y también mas económicos.

Esta tercera generación de procesadores Core recibirá el nombre de Core 3xxx con las respectivas familias de las que dependen los modos turbo, cache, numero de núcleos, hyperthreading, etc. Sustituirán a los actuales SandyBridge de 32nm por modelos de 22nm usando el mismo socket que esta generación. Las placas base de SandyBridge quizás puedan soportar estos nuevos procesadores pero las nuevas placas base, con los nuevos chipsets, apuntan a que tendrán soporte para ambas generaciones de procesadores aunque oficialmente no tenemos todavía confirmación ninguna a este respecto.

 

Esto hace que la nueva generación de placas base, con los nuevos chipsets de serie 7, sean el punto de inflexión para que la plataforma Intel reciba algunas tecnologías muy esperadas. Por lo demás encontraremos más o menos las mismas opciones de chipsets siendo el Z77 la variante de gama más alta y también la que podrá sacar mejor provecho a la nueva generación de procesadores gráficos que integran las nuevas CPU.

Los nuevos procesadores tendrán algo menos consumo, eso es lo que se espera de ellos, manteniendo frecuencias de trabajo bastante parecidas a las actuales, con algún modelo mas elevado, pero también con un potencial de overclocking elevado pero limitado, en parte, a las variantes K que ya hacen las delicias de los usuarios más entusiastas.

 

Los nuevos chipsets integran, en una solución de un único chip, nuevas tecnologías como el USB 3.0 completamente nativo. Cuatro puertos USB 3.0 serán los que oficialmente nos ofrezca la nueva generación de chipsets de Intel aunque no quizás en todos los modelos. Esto y Windows 8 harán que este año disfrutemos del verdadero soporte nativo de USB 3.0 que supondrá una mejora notable a la hora de trabajar con periféricos de almacenamiento con este interfaz.

El nuevo chipset también añade soporte nativo para PCI Express 3.0. Los chipsets de gama más alta como el Z77 y Z75 soportan esta tecnología aunque en buena medida ampliada por la mayor capacidad de líneas de los procesadores que están por llegar. Esto potenciara el uso de tecnologías como Crossfire y SLI, en más de una grafica, o sacara partido a la última generación de graficas AMD o también a la nueva que se espera que Nvidia presente en próximas semanas.