Desafío Asrock X79. Fatal1ty X79 Champion y X79 Extreme11

por Javier Rodríguez 24/08/2012 2

Introducción.

El X79 sigue siendo, aun pasados los meses, la plataforma más potente de Intel y la que permite, gracias a los procesadores Sandybridge-E, las configuraciones de tarjetas de ampliación, incluidas tarjetas gráficas, más extensas. Permite también montar más cantidad de RAM con anchos de banda el doble de eficaces y potentes que otras plataformas. Todo ello formando las configuraciones más atractivas que se pueden encontrar en configuraciones domésticas.

Dos modelos de ensueño de Asrock con uno de ellos en la cima de las configuraciones X79 que podemos encontrar en el mercado. Hablamos directamente de dos de las mejores placas base para procesadores de socket 2011 que podemos encontrar en el mercado. Modelos que comparten prestaciones, pero bien clasificadas cada una en su segmento.

<

Tecnologías y prestaciones en común.

La plataforma de socket 2011 de Intel con el chipset X79 ofrece ciertas prestaciones comunes a cualquier montaje o placa base. El primero es el soporte de procesadores de hasta seis núcleos con hyperthreading cosa que los hace diferenciarse claramente de otras plataformas, que aunque más modernas, carecen de las mejores unidades de proceso de la marca.

Por otro lado estos procesadores ofrecen una serie de tecnologías que también los hacen únicos. Por un lado su cuádruple canal de memoria con soporte para memoria DDR3-1600 en configuraciones de hasta 64GB de RAM. Esto le hace ser también la plataforma domestica que más RAM admite y que más ancho de banda genera gracias a su configuración en cuádruple canal de 256-Bit.

Hay otro elemento que los diferencia. Soportan más líneas PCI Express 3.0 que otros procesadores con un total de 40 líneas que le permiten configuraciones avanzadas tanto en montajes gráficos, con hasta cuatro tarjetas en modos PCI Express 3.0 de 8x y modos de transferencia 8Gt/s para dos tarjetas simultaneas. Una capacidad de comunicación que también permite al X79 desarrollar mayor integración de prestaciones aunque con algunas limitaciones sobre los modelos profesionales de este chipset.

Por ejemplo nos encontramos con que la controladora SAS desaparece, según Intel por problemas para integrarla adecuadamente en un entorno doméstico, y por tanto, solo soportando dos puertos SATA 6gbps. Tampoco integra de forma nativa USB 3.0 así que tendremos que contar con otras soluciones dedicadas e integradas, ex profeso, en la placa base. Cosa que tampoco será demasiado problema dada la capacidad de ampliación de este procesador y este chipset (que cuenta a su vez con 8 líneas PCI Express 2.0).