Portatil Gaming ultraligero MSI GS60 Ghost

por Javier Rodríguez 12/06/2014 4
Procesador
RAM, SSD
Gráfica
Precio
Web
Core i7-4700HQ
16GB, 128GB + 1TB HDD
Geforce GTX 860M Kepler
1560 Euros

Introducción y especificaciones técnicas

Introducción

La mayoría de nosotros ya no nos conformamos con potencia. Ahora queremos portátiles estéticos, ligeros, compactos pero que mantengan unos mínimos que para nosotros son importantes como una capacidad de juego notable. En el GS60 encontraremos buena parte de estos requisitos y un formato moderno, delgado y bastante ligero para ser un portátil de grandes dimensiones.

El GS60 Ghost es más delgado, 2mm, y más de medio kilo más ligero que el GS70 pero también le vamos a exigir otras mejoras como un mejor control térmico de su procesador, donde no tengamos throttling por la escasa capacidad de ventilación.

Prestaciones técnicas

Lo más común es que en España encontremos dos variantes de este modelo con diferencias en la tarjeta gráfica y en el sistema de almacenamiento. Nosotros hemos recibido el más básico de los GS60 que ronda un precio de 1580 Euros. Con esta importante inversión recibiremos un portátil realmente capaz. El modelo más caro duplica la capacidad del disco SSD, además con un sistema RAID 0, y la gráfica aumenta a una Geforce GTX 870M, su precio ronda los 1800 Euros.

Este portátil tiene un perfil de unos 20mm de espesor. 2Kg de peso.

El procesador elegido por MSI es un Haswell Core i7-4700HQ con cuatro núcleos y ocho hilos de proceso. Un gran procesador con frecuencias nominales de 2.4GHz con modo turbo de hasta 3.4GHz. Un procesador de gama alta, potente como un sobremesa Sandybridge, y donde se nos presenta el primer efecto colateral de la reducción del espesor y por tanto de la capacidad de refrigeración de este portátil. MSI ha limitado los modos turbo de este procesador a un máximo de 3.2GHz, un 6% menos de rendimiento, aunque ciertamente mantiene muy estable la frecuencia de 3.2GHz en carga lo cierto es que aquí tenemos la primera limitación de rendimiento para el usuarios.

En nuestras pruebas de carga el procesador nunca paso de 3.2GHz, con temperaturas máximas de unos 85º, que están dentro de las especificaciones de este procesador ya que puede trabajar sin throttling hasta los 100 grados. Sin duda el turbo se ajusta en diferentes parámetros pero ni tan siquiera en el arranque de carga, con temperaturas mucho menores, hemos visto superar esa frecuencia de 3.2Ghz así que sin duda creemos que esta limitación está ahí de fábrica. También comprobamos la gestión de energía de Windows para asegurarnos de que no hubiera limitaciones en esta prueba.

En esta captura podemos comprobar la limitación, la hay, sin lugar a dudas. Pinchad para ampliar.

Al procesador se le acompaña con 16GB de RAM, que es el máximo que admite, de tipo DDR3L a 1600MHz. El almacenamiento viene a cargo de una solución doble. Por un lado un SSD de 128GB, el portátil admite también sistemas raid mSATA, y un disco mecánico de 1TB para almacenamiento. El sistema operativo incorporado de serie es Windows 8.1.

La conectividad inalámbrica viene a cargo de un chip Intel 7600 que capacita a este portátil para el acceso a redes de doble banda, 2.4 y 5Ghz, además de tecnología AC. El chip también proporciona tecnología Bluetooth 4.0 sin necesidad de módulos añadidos.

Pantalla y tarjeta gráfica

Pantalla y tarjeta gráfica

Las variantes que MSI ha traído a España del GS60 son todas con paneles de 1920x1080 puntos de resolución y panel IPS. Son pantalla mate, cosa que se agradece, pero que carece de algo tan interesante para Windows 8.1 como es la capacidad táctil. Dicho esto la pantalla tiene una calidad excelente, sin duda un gran panel, y los gráficos quedan muy definidos adaptándose además perfectamente a la capacidad de la tarjeta gráfica. Los ángulos con casi perfectos y solo hemos detectado algo de “bleeding” de retroiluminación en la zona baja de la pantalla (en paneles IPS esto es muy común) pero sin grandes defectos. La pantalla está a la altura aunque luego veremos que los marcos son bastante grandes y eso la deja con un aspecto “pequeño” al que cuesta un poco acostumbrarse.

Bonitos colores los de esta pantalla.

En España nos será más difícil encontrarlo pero existe también una variante de este portátil con una pantalla 3k con panel IZGO que posee, para ser exacto, 2880x1620 puntos de resolución. Una pantalla que de momento no podremos conseguir por estos lares.

Los marcos son "generosos".

Lo que sí nos ha decepcionado un poco es la tarjeta gráfica integrada y no sé si la culpa es de MSI o de Nvidia. De Nvidia quizás por mantener dos productos con el mismo nombre que realmente tienen diferencias bastante notables y por otro lado MSI de no tener el cuidado de ofrecer en sus máquinas el mejor producto disponible. Algunos ya sabréis por donde voy pero para el resto simplemente hacer patente que la Geforce GTX 860M que integra este portátil no es el modelo más moderno, basado en Maxwell, sino una variante Kepler. La Maxwell, a pesar de tener menos motores de shaders, es tan rápida como una Geforce GTX 750ti de sobremesa mientras que la Kepler es en torno a un 10% más lenta. Pero además no solo es más lenta sino que es también menos eficiente energéticamente hablando. En resumidas cuentas, consume más y es más lenta y eso señores de Nvidia y MSI es una mala jugada para el comprador de este tipo de chip gráfico ya que en realidad no sabe lo que le va a llegar a casa.

Personalmente es un aspecto de este magnífico portátil que no me ha gustado nada porque una 860M Maxwell significa más rendimiento, menos consumo y por tanto también menos ruido. Es una verdadera pena pero tampoco podemos confirmaros que todos los GS60 que están en las tiendas monten este chip, no sé si hay forma de saberlo, pero lo que está claro es que a nosotros en esta máquina de análisis nos ha tocado el “malo”.

Dicho esto la gráfica integrada monta 1152 motores de shaders con 2GB de RAM GDDR5 como frame buffer. Sus frecuencias alcanzan prácticamente los 800MHz para la GPU y los 5gbps para la memoria de la gráfica. Su bus de datos, de 128-Bit, proporciona unos 80GB/s de ancho de banda. La 860M Maxwell trabaja a más de 1GHz de frecuencia, su gran ventaja, a la vez que consume menos tanto en carga como en reposo.

Sonido

Sonido

A diferencia del GS70 Stealth, el GS60 Ghost cuenta con un sistema de sonido 2.0 frente al sistema 2.1 de su hermano mayor. El sistema está firmado igualmente por Dynaudio e igualmente que el GS70 este modelo integra también conectores analógicos chapados en oro y la salida de auriculares incorpora un amplificador HiFi para mejorar la respuesta de auriculares de gama media y alta.

El DSP es Realtek, nada extraordinario pero tampoco desdeñable y se ha acompañado de un buen conjunto de códec de sonido como son los Creative Sound Blaster Cinema 2. Este conjunto de software nos permite una ecualización del sonido muy precisa así como diversos efectos para cada ocasión.

El comportamiento de los altavoces es bueno, por encima de la media de altavoces que podemos encontrar en portátiles, incluidos de gama alta. La incorporación del software adecuado permite también sacar más partido al sistema de sonido y la integración de un amplificador de auriculares es una gran decisión ya que es ahora mismo prácticamente un requisito para cualquier jugador que se precie de serlo.

Panel de control de Sound Blaster Cinema 2

Diseño y formato

Diseño y formato

El MSI GS60 Ghost es realmente fino, menos de 20mm, con un peso que no llega a los 2kg pese a que está montado sobre un chasis que alberga una pantalla de 15.6” y que con sus 390mm de largo casi podría albergar una pantalla de 17”. Algunos de los portátiles gaming ligeros que hemos visto aparecer en el Computex de esta año tienen más o menos este peso con dimensiones de pantalla incluso bastante inferiores. Esto quiere decir que el GS60 Ghost es sin duda un portátil ligero y esbelto.

El diseño es sencillo, elegante, perfecto.

Su diseño en aluminio cepillado negro es excelente, sus ligeras formas en la carcasa de la pantalla y sus líneas bien definidas lo convierten en un portátil realmente atractivo, uno del que te puedes sentir orgulloso de abrir en cualquier sitio y lugar. Su único y pequeño defecto es que los marcos de la pantalla son muy voluminosos pero incluso algo que en principio choca bastante, que es la profundidad, se transforma en una comodidad sobresaliente para jugar o trabajar con él. Tiene casi 27cm de profundidad, bastante sin duda, pero con 20mm es espesor es la única forma de alimentar a sus ventiladores gemelos con aire fresco. Esto deja el teclado por debajo de la línea de disipación, cosa que lo hace fresco y agradable durante horas de “vicio” y permite respirar a las turbinas con aire fresco de calidad, sin necesidad de tomarlo por debajo. El aire caliente sale tanto por el lateral como por la parte trasera de la carcasa y el comportamiento sonoro de ambas turbinas es bastante razonable para el tipo de máquina que es.

Encima del teclado tenemos la zona de ventilación principal de este portátil. A la derecha disipa el procesador, la CPU, y a la izquierda la tarjeta gráfica, la GPU.

Los laterales es donde MSI ha colocado todos los conectores, en el frente lo único destacable son los leds de actividad que son muchos y brillantes. En el lateral derecho un puerto USB 3.0, un lector de tarjetas SD, un puerto HDMI 1.4a, un puerto Displayport 1.2a y un puerto Ethernet gigabit. Los conectores de vídeo nos permitirán conectar hasta tres pantallas de alta definición a este portátil. Además el DP también nos permitirá dar vida a pantallas 4k (3840x2160 puntos) de 60Hz (HDMI solo a 30Hz), que empiezan a ser asequibles. Y, como es costumbre en MSI en sus productos “gaming”, la Ethernet va firmado por un chip KillerNic E2200 con software de priorización de paquetes.

Detalle de los leds frontales.

Lateral derecho. Con los puertos descritos: USB 3.0, SD, HDMI, Displayport 1.2 y Ethernet Gigabit.

Izquierda: puerto de seguridad, conexión de alimentación, dos puertos USB 3.0 y las conexiones de audio.

En el lateral izquierdo, más despejado, se concentran el conector de corriente, dos puertos USB 3.0 adicionales y los conectores de entrada y salida de audio analógico y digital. El cargador de esta unidad es un modelo Slim de 150w. La verdad bastante contenido para su potencia.

Teclado y Touchpad

Teclado y Touchpad

Ambos componentes son magníficos. Si tuviera que elegir cuál de los dos es mejor diría que el trackpad multitáctil y seguramente muchos pensaríais cómo puede elegir el trackpad frente a ese espectacular teclado de iluminación programable firmado por SteelSeries. Ahora viene la respuesta.

El teclado pese al poco espacio tiene una pulsación bien definida. Su estructura chiclet permite pulsaciones sin equivocar teclas en el fragor de la batalla. Su iluminación configurable en tres zonas, con más de 1000 combinaciones de color, y con múltiples efectos “especiales” le da un toque de color a todo el portátil que contrasta realmente bien con toda su carcasa de aluminio negro. Por si fuera poco es casi programable al 100%, incluidas macros complejas, múltiples capaz de función, programación dedicada para todas y cada una de las teclas, registros de pulsaciones y estadísticas de uso,…un sinfín de prestaciones que normalmente no encontramos ni en los teclados mecánicos para gaming más avanzados.

Pero todo esto no cambia el hecho de que la distribución de teclas sigue sin convencerme. El desplazamiento de la tecla de Windows a lado derecho no me gusta, es casi imposible acostumbrarse, casi es mejor dejarla ahí para que la pulsemos sin querer una vez cada seis meses, que martirizarnos con pulsaciones incorrectas en Windows cada dos minutos. Por si fuera poco si haces algo de programación mi obligación es comunicarte que la tecla de <> esta también al otro lado, para terminar de rematar una buena faena. Con algo con lo que ya me he rendido es con la inclusión del teclado numérico en todo lo que supere las 14” de pantalla. Sé que para muchos también os sobra pero me temo que esa batalla la tenemos perdida.

Sin embargo, su enorme trackpad, es un placer. Está perfectamente posicionado con un pequeño marco mecanizado que le separa del chasis principal. ¿He dicho que es enorme? Se maneja  las mil maravillas, tiene los controles multitáctiles perfectos para el manejo de Windows 8, botones integrados y gracias a él uno deja de echar en falta la pantalla táctil. Es una autentica gozada.

Análisis de rendimiento

Análisis de rendimiento

A nuestra batería de pruebas generalista hemos añadido también algunas pruebas de autonomía con el exigente PCMark 8, pruebas de velocidad del disco principal y también un vídeo con gameplay real con la tarjeta Geforce GTX 860M Kepler integrada en el mismo. Los resultados de procesador y almacenamiento son muy buenos, el rendimiento general también es excelente lo que nos muestra un diseño muy equilibrado pero echamos de menos esa gráfica de nueva generación que debería llevar un modelo tan puntero como este.

Dos horas de batería, no hay mucho que añadir, es un portátil para jugar no para psar el día en la "carretera".

La puntuación de Cinebench, 610cb, es excelente pero debería ser algo mejor.

Una Geforce GTX 860M Maxwell superaría los 3200 puntos, en esta misma prueba.

El resultado de rendmimiento "home" con OpenCL en PCMark 8 v2 es bueno, muy equilibrado y habla bien del desempeño general del GS60

El rendimiento del SSD no es espectacular ni en velocidad lineal sostenida ni en pruebas más exigentes como AS SSD.

Este vídeo esta capturado de forma externa, sin afectar al rendimiento del sistema , con partidas grabadas en tiempo real, sin cortes.

Conclusión

Conclusión

Sobre el papel el GS60 Ghost es simplemente algo menos de peso y espacio y repetir una fórmula de rendimiento notable. Lo que pasa es que quizás el diseño ya no sorprende tanto y uno empieza a buscar la perfección en otros lados y acaba dándose cuenta de que este diseño es de gran calidad pero falta afinar la maquinaria interna. Para mí no es el mejor portátil gaming del mercado, en su conjunto de diseño y potencia, porque no se ha elegido la gráfica adecuada.

Su precio es interesante, para sus prestaciones y diseño, es un buen competidor con otras soluciones potentes y ligeras, su teclado ofrece un toque de color espectacular, su conectividad es la adecuada, su pantalla es de excelente calidad y tiene un comportamiento sonoro razonable para su formato. Qué pena que no se haya rematado la maquinaria o simplemente mejor pasar de la versión básica, con el 860M, e ir directamente al modelo con la 870M que es 200 Euros más caro.

Secciones: Portátiles Gaming