Asrock X99 Extreme6

por Javier Rodríguez 24/09/2014 4
Socket
Memoria
Otros
Precio
Web
LGA2011-v3
Hasta 128GB DDR4 - 3000+
M.2 Ultra, MiniPCIe
275 Euros

Introducción

La gama de Asrock actual compite en prestaciones con las mejores marcas del mercado. Sus soluciones, normalmente, también van a elementos fundamentales e incluso a veces adelantan a sus competidores por la derecha con elementos como el M.2 Ultra que fueron los primeros en integrar en algunas de sus placas Z97 aparecidas hace algunos meses. Las nuevas X99 siguen esta línea profundizando en los elementos conocidos y mejorando otras prestaciones como la alimentación del procesador o el aporte de sonido de calidad.

Asrock además da otro giro de color a sus gamas convencionales y más especializadas diferenciándolas entre: azul, para los modelos más generalistas, rojo, para los modelos más gaming y amarillo para su solución más especializada en overclocking.

Prestaciones básicas

La ASRock X99 Extreme6 está lejos de ser el más barato de Asrock, de hecho es de sus modelos generalistas más caros, con un precio que ronda los 275 Euros. Por tanto debemos exigir prestaciones de primer orden ya que podemos encontrar placas base X99, de excelentes especificaciones, rondando los 200 Euros y al fin y al cabo lo que un usuario de estos procesadores debe buscar es las últimas tecnologías integradas más modernas y que son comunes, en la mayoría de casos, a esta plataforma.

Insisto en esto porque la misma ASRock tiene modelos 75 Euros más baratos y otras marcas, curiosamente tienen modelos por poco más de 200 Euros y este modelo no es una placa base que añada grandes accesorios como tarjetas inalámbricas, Thunderbolt, etc. Lo que sí encontraremos en ella es lo que hace grande a esta nueva plataforma de alto rendimiento de Intel. 8 bancos de memoria DDR4 con soporte para hasta 128GB de RAM (ECC si tenemos un Xeon) y un socket 2011-v3 capaz de instalar tanto procesadores Core i7 de hasta 8 núcleos, con 16 hilos de proceso, o Xeon de hasta 18 núcleos, con 36 hilos de proceso.

La memoria soportada es de más de 3000MHz gracias al overclocking y el cuádruple canal de memoria que aporta el procesador hace que sea fácil superar los 60GB/s de ancho de banda y eso lo convierte en todo un portento que bien pueden aprovechar procesadores con muchos núcleos e hilos.

La ASRock X99 Extreme6 cuenta también con una buena configuración de almacenamiento aunque no es perfecta. Si bien integra lo que la mayoría de usuarios busca en una placa base de esta generación, que es el puerto M.2 Ultra que da acceso a unidades con anchos de banda de hasta 32Gbps, echamos de menos contar con un puerto Express SATA que nos dé compatibilidad también con esta tecnología. En una placa base moderna, y de este coste, uno debe aspirar a tener a mano cualquier avance que se presente. En cambio, y quizás muchos usuarios lo prefieran, encontraremos hasta 10 conectores SATA 6gbps entre los incorporados por el chipset (8 en total) y los añadidos mediante una controladora ASMedia.

Si buscamos capacidad de ampliación mediante slots, para tarjetas, esta placa tampoco nos defraudará. Es una placa donde montar sistemas Crossfire y SLI de hasta tres tarjetas o cuatro GPUs. La placa puede parecer escasa de slots pero en realidad son los que de verdad deben estar sobre todo teniendo en cuenta que es una placa que cumple escrupulosamente con las dimensiones del formato ATX. Son tres slots PEG los que encontraremos en esta placa siendo dos de ellos de enlace 16X y, el tercero y último, de enlace 8x.

Entre ellos únicamente dos slots 1x. En realidad si usamos tarjetas gráficas de doble slot solo uno de ellos es accesible y por otro lado nos dejará dos slots de separación entre gráficas que es lo más adecuado para una refrigeración perfecta en sistemas SLI y Crossfire. Además este formato inteligente tiene una segunda ventaja y es que Asrock ha podido aprovechar todo un slot para dar espacio a la unidad M.2 Ultra para dimensiones de hasta 110mm de largo lo que le dará posibilidades de montar las unidades SSD más avanzadas y de mayor capacidad. Curiosamente este mismo espacio suelto es el que usa Asrock en el segundo slot para dar cabida a un slot MiniPCIE, de tipo “half”, con el que podremos añadir una tarjeta inalámbrica de última generación.

La conectividad de red de esta placa combina una doble tarjeta Ethernet Gigabit de los cuales uno está firmado por un chip Atheros y el otro por un chip Intel. Personalmente no entiendo esta elección puesto que, de poder elegir, lo mejor es que ambos chips sea similares y compatibles para trabajar en paralelo, balanceo de carga o para protección ante fallos. En este caso no sé a qué tipo de usuario se quiere contentar pero no le veo mucho sentido.

A la izquierda el chip Atheros de Qualcomm y a la derecha el chip Intel.