MSI X99S MPower OC Series

por Javier Rodríguez 21/10/2014 8
Socket
RAM
Otros
Precio
Web
LGA2011-v3
DDR4 3000+ 128GB
M.2 Ultra, 3xPEG
250 Euros

Introducción

El Chipset X99 se traduce en precios por encima de los 200 Euros, no hay placas más baratas que eso y la media la podemos encontrar más por los 300 Euros que por los 200.  Esto significa que encontrar placas como ésta, bien formada y con prestaciones de calidad, por menos de 250 euros es todo un desafío. MSI tiene a día de hoy las ofertas más equilibradas y está en su versión para overclockers que también saben mirar bien el dinero que gastan.

Un modelo más simple que otras placas que hemos probado aquí, con un carácter marcado para el overclocking, pero accesible y sencilla de usar para los que busquen también una solución para el día a día. Para mí una de las opciones más interesantes del mercado.

Prestaciones básicas

No me gusta repetirme pero lo cierto es que todas las placas base X99 se parecen. La base es la misma, las expectativas del comprador también son similares, y eso marca unos mínimos de lo que debe ofrecer el fabricante y de lo que debe esperar el comprador. En el caso de la X99S MPower de MSI tendremos todo lo necesario para lograr ese sistema de altas prestaciones que cualquiera busca en la plataforma LGA2011-v3 de Intel.

Podremos montar procesadores Core-i7 de hasta 8 núcleos, si optamos por los modelos domésticos de Intel, o modelos de 18 núcleos si optamos por los nuevos Xeon. Estos últimos rondan los 3000 Euros así que salvo que tengamos las cosas muy claras, y un primo en Bankia con tarjeta “black”, no veo muy probable que ninguno vayamos a por uno de estos procesadores para montarlo en esta placa base.

Cuenta con los ocho bancos de memoria DDR4 de rigor, con una capacidad máxima de 128GB de memoria DDR4 de alta velocidad (por encima de los 3000MHz en overclocking) y ese cuádruple bus de memoria que permite a estos sistemas superar los 50GB/s de ancho de banda. Soporta perfiles XMP de Intel y tiene algunos modos de jugar con la memoria bastante interesantes dependiendo del fabricante de las mismas.

El M.2 Ultra se sitúa entre los slots PCI Express. Esto lo limita a largos de 80mm. Quitando el slot PCI Express 1x MSI podría haber alcanzado largos de 110mm en su slot M.2.

La configuración de slots de ampliación también es la adecuada para un equipo de gama alta que quiera presumir de potencia 3D. Cuenta con cuatro slots de tipo PEG aunque su potencial real dependerá de las líneas PCI Expres de que disponga nuestro procesador. En cualquier caso podremos montar hasta cuatro GPU en el mismo sistema aunque si son tarjetas sueltas el límite real estará en tres tarjetas por la separación de doble slot que se suele necesitar para cualquier tarjeta moderna. Aun así creo que tres tarjetas son más que suficiente para el usuario que ponga sus miras en este modelo. Adicionalmente la placa ofrece dos puertos PCI Express aunque ambos coinciden con el segundo slot de disipación de los PEG principales.

Su formato ATX, cumplido a rajatabla, no impide que esta placa base tenga los últimos avances en almacenamiento y un buen número de conectores. Dispone de 8 conectores SATA suministrados por el chipset, con capacidad para múltiples sistemas RAID. Adicionalmente cuenta con un conector SATA Express, de hasta 10gbps, que a su vez se puede dividir en dos puertos SATA 6gbps adicionales. También cuenta con un slot M.2 Ultra con una velocidad máxima de 32gbps gracias a su interfaz PCI Express 3.0 4x. El slot M.2 también soporta SATA 6gbps pero no como parte de un conjunto RAID y admite discos de hasta 80mm de largo.

La conectividad de red viene a cargo de un chip Intel Ethernet Gigabit con soporte directo desde el chipset. Es una de las mejores tarjetas de red que podemos encontrar en la actualidad y es una pena que la placa no cuente con dos de estas para poder acceder a modos Ethernet más avanzados. Aun así es la tarjeta adecuada, la que yo recomendaría, en cualquier placa base que se precie.