Nvidia Max-Q, la revolución del portátil gaming ligero

por Javier Rodríguez 03/03/2018 6
Diseño de energía
Ruido
Espesor
Precio
Web
Hasta 110w de potencia
Máximo 40dBA
Hasta 20mm
Desde los 1300 Euros

Introducción

Dos de los mejores portátiles que han pasado las ultimas semanas por nuestro laboratorio incluían en su nombre una coletilla. Max-Q es esa misteriosa nomenclatura y esconde una iniciativa de Nvidia por lograr portátiles para jugadores mas esbeltos y ligeros, pero que no tengan que envidiar en rendimiento a los modelos mas voluminosos y toscos.

Combina tecnología de ahorro de consumo de Nvidia con iniciativas de diseño de portátiles que van más allá de un formato alcanzando, como no, a los sistemas de refrigeración. Una serie de cambios que ya hemos visto implementados en generaciones anteriores, pero que ahora consigue dar cabida a soluciones gráficas mucho más potentes que en otras generaciones de portátiles gaming ligeros y delgados.

Las gráficas en las que se apoya

Casi todas las gráficas que vemos de Nvidia para portátiles tienen su versión Max-Q porque realmente la arquitectura o el diseño de estos chips no cambia, cambia como se gestiona el uso de la energía. Esto significa, como ya os estaréis imaginando, que estos chips se han configurado para consumir menos, para generar menos calor, para poder vivir en un entorno más reducido, pero también para generar menos ruido y, en consecuencia, para correr algo menos que sus versiones “normales”.

Toda la gama moderna de GPUs de Nvidia, desde la GTX 1050 hasta la GTX 1080, pueden trabajar en esta configuración Max-Q. Esto permite a los integradores diferentes perfiles de consumo y precio que también permite portátiles más ligeros y compactos o con diseños diferentes a los que podríamos tener con las tarjetas gráficas más potentes.

Como veis en la tabla, en el ajuste de frecuencias y consumos es donde Nvidia consigue que estos chipsets se ajusten a este tipo de diseños. Max-Q funciona regulando más las capacidades de cada chip.

Como funciona

Nvidia ha diseñado estos chips para mantener la arquitectura de sus versiones de más consumo, pero limitándolos tanto en el TDP de trabajo, que afecta también a su capacidad de mantener frecuencias turbo, así como también ha limitado al fabricante la emisión sonora hasta un límite de 40dBA. La idea es hacer portátiles ligeros, con capacidad gaming de calidad y que además trabajen de forma silenciosa, con límites de ruido dentro de lo perfectamente asumible por el usuario.

Sin duda una cosa va de la mano de la otra. Menor frecuencia, menor consumo, menor necesidad de refrigeración y por tanto menos ruido. La fórmula es sencilla, pero exigente, porque para certificar un portátil como Max-Q el fabricante debe cumplir con todas las especificaciones de diseño y ruido que Nvidia considera adecuados para pertenecer a este club tan limitado.

Estos diseños usan las últimas técnicas en heatpipes de alta conductividad y nuevas turbinas de alta eficiencia para alcanzar el rendimiento buscado, manteniendo un nivel de ruido máximo de 40dBA.

Que opciones nos ofrece el mercado

En realidad, esta iniciativa de Nvidia es más una ayuda a los fabricantes, con diseños de referencia, basados en portátiles gaming ligeros que diferentes fabricantes ya tienen en el mercado pero que rara vez, por diseño, eran capaces de montar las gráficas más potentes de la marca.

A todos nos vienen a la cabeza diseños ligeros de MSI, dentro de su gama GS, varios modelos Gigabyte Aorus, algunas alternativas de Razer, barebones ligeros de Clevo, etc. Todos estos portátiles, algunos magníficos y aun en el mercado, ofrecen diseños con menos de 20mm de espesor, con gráficos dedicados normalmente limitados a modelos de gama media como la GTX 960m o la GTX 1060 (dependiendo de la generación) y acompañados de procesadores Intel Core i5 o Core i7 con consumos entre los 25-45 vatios dependiendo de la gama.

Clevo P950. GTX 1070 en menos de 19mm de espesor. Tiene un diseño más tradicional, con el teclado donde esperamos encontrarlo.

Muchos de estos modelos, sin embargo, no cumplían con uno de los requisitos de diseño Max-Q más interesantes, me refiero claramente hacia los niveles de ruido. Es difícil mantener en un diseño de este tipo, muy delgados, una refrigeración suficiente sin hacer sufrir a las turbinas instaladas hasta el límite. Para mantener las frecuencias máximas de los chipsets normales, además de las de la propia CPU, a veces hace falta mucha refrigeración y en tan poco espacio esto se suele traducir en altas frecuencias de rotación en los ventiladores.

ASUS ROG Zephyrus con 17.9mm de espesor. GTX 1080, Core i7-7700HQ y hasta 24GB de RAM.

Con estos nuevos chips, con TDPs más ajustados, Nvidia está dando aire a estos diseños para que puedan rendir menos, algo menos, pero ofrecer un entorno de uso más agradable para el usuario y más sencillo de gestionar para el fabricante.


Acer Predator Triton 700 con Core i7-7700HQ, GTX 1080 y doble unidad M.2 NVMe. 19mm de espesor.

Por ahora lo más llamativo que estamos viendo en esta iniciativa son modelos de menos de 20mm de espesor que son capaces de montar graficas tan potentes como la Geforce GTX 1080. Estos modelos, al menos los que conocemos, tienen en común un diseño poco convencional con un teclado que deja más espacio a una zona de refrigeración más pronunciada con un eficiente sistema de heatpipes, salida de aire por múltiples zonas del portátil, entrada de aire fresco sobredimensionada y turbinas grandes que son capaces de mover más aire con menos frecuencia de trabajo.

Nuestros resultados

Hemos tenido la oportunidad de probar dos portátiles con esta tecnología, además de las gamas más altas, en las últimas semanas. Uno el ASUS ROG Zephyrus y también el nuevo Acer Predator Triton 700. Ambos modelos montaban la Geforce GTX 1080, el modelo más avanzado de Nvidia para portátil, pero en su variante de menos consumo Max-Q.  

ASUS añade un "reposa muñecas" para tener una posición más cómoda para usar el teclado situado en una posición poco habitual.

El Zephyrus de ASUS y el Triton 700 comparten parte de su diseño, como el teclado en el borde inferior para dejar más espacio al sistema de refrigeración, pero tienen características propias. Un detalle muy interesante del Zephyrus es que abre su zona inferior para mejorar la entrada cuando abrimos la pantalla, eso suma espesor cuando lo usamos, pero al cerrar la pantalla vuelve a los magníficos 17.9mm de espesor.

Cuando abrimos la pantalla, el portátil se levanta y deja que entre más aire a las turbinas de refrigeración.

Ambos son fáciles de mantener, tienen opciones de ampliación de RAM y almacenamiento, aunque el Predator 700 ofrece hasta dos unidades de almacenamiento M.2 y tiene un diseño de ventilación más inteligente que le permite expulsar aire por detrás y por los lados del portátil. Por eso en nuestras pruebas es más eficiente térmicamente y ofrece temperaturas de trabajo más razonables que el ASUS.

Fáciles de ampliar y mantener gracias a que podemos abrir todo el chasis de una sola pieza.

Sin embargo, ASUS gama a Acer con la incorporación de una pantalla de más calidad con 120Hz de frecuencia vertical, aunque ambos tienen paneles compatibles con la tecnología Gsync de Nvidia. Sea como fuere, teniendo en cuenta estas diferencias, los resultados de rendimiento son parejos y nos demuestran que una GTX 1070, sin Max-Q, es más potente que estos modelos GTX 1080 aunque, como no, en un formato de portátil mucho menos atractivo y menos transportable como es el caso del Aorus X5 que hemos usado como referencia comparativa.

Gameplay

Conclusión

Nvidia Max-Q permitirá que disfrutemos de portátiles para jugadores más ligeros y esbeltos como ya hizo la iniciativa ultrabook de Intel con el ordenador de trabajo. Ahora los precios son algo más caros, pero al final este tipo de diseño acabara dominando el mercado de portátiles para jugadores, salvo claras excepciones donde solo se busque el rendimiento puro y duro.

Ahora son portátiles caros pero la semilla del cambio en el ordenador para jugadores ya está puesta, es exigente en muchos aspectos y eso traerá consigo mejores portátiles, más polivalentes y de mejor diseño y no en mucho tiempo tan económicos como los modelos gaming más tradicionales, como ya ocurrió con el portátil de trabajo.

LO MEJOR
Gran potencia, en un diseño esbelto
Se limita el ruido de forma contundente
Se redefine el futuro del portátil gaming
LO PEOR
Los diseños más potentes son muy caros
Se pierde un 10-15% de rendimiento sobre gráficas "normales"
Dónde Comprar Compra aquí el producto mencionado en este artículo.