Intel P67.Lo que nos espera

por Javier Rodríguez 30/11/2010 1

Introducción

Introducción.

La generación de procesadores Sandy Bridge introducen un nuevo socket y nuevos chipsets que darán vida a una nueva gama baja, media y alta de procesadores Intel dentro de la denominación Core de segunda generación. Estos procesadores diseñados mediante un proceso de 32nm estrenan una arquitectura donde encontraremos procesadores más potentes, con graficas integradas aún más eficientes y nuevas tecnologías integradas que darán a la nueva generación de procesadores el soporte adecuado y adaptado a las ultimas tecnologías .

Nuevos procesadores, nuevos chipsets

Nuevos procesadores, nuevos chipsets.

Hoy trataremos sobre el chipset que dará vida a las placas base más potentes para esta nueva generación de socket. El P67 es el nuevo chipset estrella, sustituyendo al magnifico P55, continuando la solución de un único chip y no dando opción a procesadores con grafica integrada sino a soluciones gráficas avanzadas donde encontraremos soporte para sistemas de cuatro motores gráficos ya sean de AMD o de Nvidia.

El P67 es un chipset renovado, con una base sólida, que incorpora algunas novedades interesantes pero que sobretodo amplia las capacidades de la generación anterior con la introducción de tecnologías como el Serial ATA 3 o Serial ATA 6gpbs, que duplica la velocidad de este estándar sobre el mismo tipo de cable y con retro compatibilidad, o aumentando el número de líneas PCI Express 2.0 y mejorando otros aspectos como el consumo energético.

Con procesadores que integran unidades de control de memoria y graficas las opciones del chipset se reducen prácticamente a buses inferiores donde podremos encontrar más puertos USB 2.0, y también mucho espacio donde los diferentes integradores podrán desarrollar sus propias soluciones, de las que algunas las conoceremos aquí, con sorprendentes avances en algunos casos y con un marcado acento en corregir algunos aspectos como que Intel haya desechado el soporte de USB 3.0 directamente en el chipset.

Por definición la controladora de memoria integrada en estos nuevos procesadores es capaz de controlar hasta 32GB de memoria DDR3, con frecuencias superiores a modelos anteriores, en dos canales así que todas las placas que encontraremos, de gama media para arriba, contaran con cuatro conectores de memoria.

Hoy os mostraremos tres placas con esta versión del chipset de tres fabricantes punteros como son ASUS, GIGABYTE y MSI. Son presentaciones breves y concisas sobre prestaciones que presentaran y que nos darán una idea de las grandes placas que les esperan a los próximos procesadores de Intel. El repaso es por orden alfabético y no haremos valoraciones finales ya que habrá que esperar a probarlas con los nuevos procesadores para dar una opinión completa y fundamentada de estas nuevas placas base.

ASUS P8P67. USB 3, Bluetooth y bios EFI

ASUS P8P67. USB 3, Bluetooth y bios EFI.

Esta será la placa de gama más alta dentro de la serie convencional de Asus. La verdad es que de convencional tiene más bien poco porque las novedades son importantes. Aparte de los procesadores en esta placa base encontraremos la primera “bios” EFI comercial del mercado. La gestión del hardware de la placa, en realidad de todo el sistema, ahora será un interfaz gráfico, un software a medida de la placa que tendrá mayores facultades, más facilidad de uso, más automatismos, mejor gestión y un acceso más directo desde cualquier sistema operativo. El arranque también será notablemente mas rápido y el interfaz simplemente espectacular.

Asus integra en esta placa varias controladoras dedicadas, dos de ellas para USB 3.0 firmadas por NEC, pero también otras orientadas a dar mayor capacidad de almacenamiento como la Marvell para SATA 6gbps que aumenta en dos los conectores SATA 6gbps de la placa, un total de cuatro si contamos con los dos que integra el chipset, y manteniendo opciones RAID mediante la bios que integra esta controladora. Tendremos por tanto 4 conectores SATA 3gbps y otros cuatro SATA 3 gbps aunque en diferentes controladoras. Para que todo el montaje tenga el aporte suficiente de ancho de banda ASUS ha instalado un puente PCI Express que distribuye el caudal suficiente entre las controladoras SATA añadidas y también las de USB 3.0 logrando resultados perfectos en cada una de ellas.

Una de las controladoras USB 3.0 está situada en el frente de la placa base y se suplementa con un frontal para bahía de 3.5” para que podamos situarlo en el frontal de la caja. La disposición es perfecta para ello y reduce notablemente el largo del cable que es fundamental si queremos mantener las prestaciones de alimentación y transferencia del USB 3.0.

Una de las cosas que más sorprende de esta nueva generación de placas son sus paneles traseros de conectores. En el caso de la P8P67 Deluxe es simplemente espectacular: 8 puertos USB 2.0, PS2, SPDIF de salida tanto en coaxial como óptico, Bluetooth 2.1 + EDR, External SATA y Power External SATA (ambos suministrados por una controladora Jmicron), dos puertos USB 3.0, botón de reseteo de bios, conectores de audio 7.1, dos tarjetas Ethernet Gigabit (una de ellas la Intel 82579 y otra Realtek) y por ultimo un conector Firewire 400 que a día todavía me pregunto porque lo integran los fabricantes en placas modernas.

El diseño térmico de la placa es sencillo, también lo eran las placas de la generación del P55, pero se mantiene el diseño de heatpipes para maximizar la disipación de su zona de alimentación del procesador la cual cuenta con un sistema de alimentación digital con gestión por software con un total de 16 fases para procesador y dos para memoria y chipset. La placa cuenta con tres puertos PEG 16x (el primero con modos 16x, segundo 8x y tercero 4x), dos puertos PCI Express 1x y dos puertos PCI 32-Bit adicionales. Internamente encontramos también cuatro puertos USB 2.0 que podemos usar, por ejemplo, para paneles frontales de caja.

Entre otros detalles encontraremos botones de encendido y reseteo, switches en placa como el sistema TPU que permite la automatización de ajuste de frecuencias, el sistema MemOk! Para compatibilidad con todo tipo de memorias el sistema EPU de gestión automática de alimentación dinámica. Una placa a la que prácticamente no le falta de nada y que promete grandes niveles de overclocking.

GIGABYTE P67A-UD4. Nuevo estilo para Gigabyte

GIGABYTE P67A-UD4. Nuevo estilo para Gigabyte.

Gigabyte introduce un nuevo diseño en sus placas de gama media y alta. También lanzara nuevos modelos dentro de una gama gaming de altas prestaciones pero ese no es el caso de la P67A-UD4. Esta placa será de una gama media, de precio atractivo y grandes resultados como suelen ofrecer todos sus modelos de la variante UD4.

Este modelo satisfará a los que buscan una placa de buen equilibrio en precio y prestaciones pero que tampoco quieran echar en falta prestaciones principales. La placa cuenta con un disipador realmente sencillo, más voluminoso en la alimentación del procesador que en el chipset y tiene un marcado color negro en el PCB y un diseño de disipador también renovado. Está fabricada con un PCB de doble capa de cobre y cuenta con las últimas tecnologías de Gigabyte en cuanto a alimentación extra en los puertos USB, capacidad para dar alimentación a dispositivos “grandes” como un iPAD o acelerar la carga de otros más pequeños. Cuenta con la tecnología Ultradurable 3 y soporta configuraciones graficas tipo Crossfire y SLI.

Esta nueva creación de Gigabyte deja en manos del chipset de Intel toda la conectividad de almacenamiento interior. Integra únicamente una controladora Extra para los conectores External SATA por lo que contaremos con 4 conectores SATA 3gbps y 2 conectores SATA 6gbps todos integrados en el chipset. Lo que sí parece una tendencia clara es la inclusión de dos controladoras USB 3.0 para dar cabida a esas nuevas cajas que salen al mercado y que integran conectores frontales USB 3.0. En el caso de Gigabyte también se ha optado por dos chips NEC con dos conectores por controladora. Dos de ellos están en el panel posterior y otros en un puerto interno para usar en bracket frontal o trasero.

El panel trasero de conexiones esta tanto o más poblado que el de ASUS. Cuenta con 8 puertos USB 2.0, combinado PS2 para teclado y ratón, dos puertos E-Sata, dos puertos USB 3.0, Ethernet Gigabit, SPDIF óptico y coaxial y conectores analógicos para altavoces 7.1 con autodetección. En cuanto a ampliación de tarjetas contaremos con dos puertos PEG 16x, que trabajan a 8x usados de forma simultánea, que tiene doble separación para una mejor refrigeración de las tarjetas, tres puertos PCI Express 1x y dos puertos PCI de 32-Bit.

Una placa que promete buenos niveles de overclocking, una eficiencia energética notable y una cuidada integración de sus componentes sobre un diseño renovado y bastante más atractivo, a mi juicio, que el azul tradicional de Gigabyte.

MSI P67A-GD65

MSI P67A-GD65.

El modelo que hemos podido estudiar de MSI es la nueva P67A-GD65. Una placa base diseñada para los amantes del overclocking pero con miras también a los usuarios que buscan una placa fiable y que les asista en esos procesos de overclocking que a veces se pueden hacer cuesta arriba si no tenemos los conocimientos adecuados. Para ello MSI introduce en esta nueva generación dos conceptos, por un lado los componentes “Military Class II” que garantizan unos altos niveles de durabilidad y por otro el OC Genie II que permite a cualquier acceder, en pocos segundos, a un overclocking de gran nivel con solo pulsar un botón.

>

Podemos encontrar en la nueva P67A-GD65 un gran soporte para overclocking, incluidas funciones para usuarios avanzados como el muestreo en placa de los diferentes voltajes así como una alimentación digital de alta calidad donde encontramos capacitadores de alta conductividad fabricados mediante tántalo, capacitadores solidos japoneses, etc.

Esta placa cuenta también con dos controladores USB 3.0 firmados por NEC, así como una controladora SATA 6gbps añadida, con funciones raid, para ampliar el número de conectores SATA 6bpps hasta cuatro igualando los SATA 3gbps con los que cuenta el chipset. Las controladoras USB están orientadas del mismo modo que en su competencia, con dos conectores traseros y dos frontales mediante un interfaz interno.

Esta placa cuenta con una tarjeta de sonido certificada por THX, capacidad para montar sistemas SLI y Crossfire y un panel trasero de conectores también muy poblado y completo. Cuenta con un total de 8 puertos USB 2.0, conector combo PS2, conectores SPDIF óptico y coaxial, Firewire, Ethernet Gigabit, dos puertos USB 3.0, dos puertos E-SATA con su controladora dedicada y los conectores de audio analógico. También incorpora un cómodo botón de reseteo de bios. Los puertos USB de esta placa también tienen capacidad de concentración de carga para maximizar los tiempos de carga de aparatos eléctricos o acceder a otros de mayor potencia como el iPAD.

MSI también da el salto a las bios EFI con su denominada “click bios” que viene duplicada para tolerancia a fallos y que dispondrá de un interfaz navegable con ratón y más accesible donde trabajar más cómodo con los diferentes parámetros del sistema y también con un arranque más fluido.

La placa cuenta con dos slots PEG 16x, con doble separación, tres puertos PCI Express 1x y dos puertos PCI de 32-Bit. La distribución es idéntica al modelo de Gigabyte analizado. En la placa encontraremos otros detalles muy interesantes como botones de acceso rápido a encendido y reseteo o el botón “OC Genie” que, con solo dejarlo pulsado, en un segundo establecerá parámetros de overclocking para procesador y RAM de nuestro sistema. Es capaz incluso de detectar procesadores de multiplicador liberado, de la serie K, y ajustar estos parámetros usando esa ventaja sustancial.

La MSI será otro contendiente importante en esta nueva lucha y lo hace con armas poderosas. Una gran construcción, una bios muy mejorada, integración perfecta en todos los aspectos y una refrigeración sencilla y eficiente.

Análisis y Conclusión

Análisis y Conclusión.

Todas estas placas nos muestran que la nueva plataforma de Intel será una plataforma muy competitiva donde los fabricantes quieren compensar algunas faltas de diseño pero que también aprovechan las ventajas de este nuevo chipset y procesador para lograr placas sencillas, ligeras y bien construidas donde el espacio y el consumo del chipset ya no son un problema y que por tanto da opción a incorporar más funciones e incluso a duplicarlas como es el caso de los chips controladores USB 3.0.

Muestras de las "bios" EFI de MSI y ASUS.

También me quedo con el salto ya imparable al nuevo sistema de Bios EFI mucho más accesibles, rápidas y modernas que por fin integran interfaces de control del siglo XXI. Una novedad realmente interesante que me deja con muchas ganas de probar detenidamente estas nuevas placas base que no será, por cierto, las de gama más alta de ninguno de estos fabricantes para este nuevo socket.

Secciones: Placas Base