Intel Core i7-6950X Broadwell-E

por Javier Rodríguez 01/06/2016 6
Nucleos
Cache
Consumo
Precio
Web
10 nucleos, 20 hilos
25MB L3 cache
140w TDP
1499 Euros

Introducción

Los nuevos procesadores de Intel incorporan ligeras en cuanto a velocidad de proceso, como en los últimos cambios de arquitectura en otras familias de producto, pero la inclusión de dos núcleos más, con un total de 20 hilos de proceso, marcan una diferencia importante que puede llegar a un 30% de mejora de rendimiento en aquellas aplicaciones capaces de sacar partido a esta gran capacidad de cálculo en paralelo.

Las características y mejoras de la arquitectura Broadwell-E

Lo cierto es que no encontraremos tecnologías revolucionarias en esta nueva familia de procesadores de socket LGA2011-3 de Intel. Son modelos mejorados, pero también con precios similares a los modelos anteriores y la mejora real es ligera. La familia crece para dar opciones de 6, 8 y 10 núcleos, que doblan en cada modelo los hilos de proceso. 

El Intel Core i7-6950X y el resto de nuevos modelos consumen lo mismo, con un TPD de 140 vatios, y las frecuencias tampoco han cambiado demasiado. La cache varia, como veis en la tabla, entre los 15 y los 25MB, y las líneas PCI Express, una de las cosas que más buscan algunos usuarios de estos procesadores, se mantienen también entre las 28 y las 40 líneas de tipo PCI Express 3.0.

El bus de datos de memoria del Intel Core i7-6950X mantiene la excelente configuración de cuádruple canal basada en DDR4. Son más de 60GB/s de ancho de banda en todos los modelos y ahora se soporta oficialmente velocidades de hasta 2400MHz, aunque esta cifra la podemos superar con facilidad en la placa adecuada y con las memorias adecuadas. Podemos montar hasta 128GB de RAM en estos procesadores, el doble que en uno de socket LGA1151

Uno de los pocos cambios que veremos en esta generación, aparte del nuevo Intel Core i7-6950X de 10 núcleos, lo encontramos en algunas prestaciones de overclocking de estos procesadores. Una de estas mejoras es el nuevo sistema Turbo Boost 3.0, que ahora trabaja en multinúcleo de forma más eficiente, y también el poder separar frecuencias de procesador de su unidad AVX. Sinceramente ninguna de las dos cosas debería importar mucho a un overclocker.

El Core i7-6950X trabaja a una frecuencia de 3.0GHz, con modos turbo de hasta 3.5GHz. Fácilmente podemos superar los 4.2GHz con refrigeración adecuada. Cualquier placa nos permitirá hacerlo así que la tecnología Turboboost nos importara entre poco y nada. El poder controlar la frecuencia de la unidad AVX nos permitirá desestresar zonas que usamos poco para ganar potencial de overclocking general o poder ajustar más los voltajes. Los Haswell-E no permiten esto.