Servidor personal Drobo 5N

por Javier Rodríguez 28/09/2016 3
Bahias
Procesador
Conectividad
Precio
Web
5x3.5 hotswap sin bandeja
Marvell 4-core, 1GB RAM
Ethernet Gigabit
Desde 589 Euros

Introducción

Drobo es una marca que quizás en Europa no tenga mucha historia, pero es un referente en otras regiones de cómo debe ser un servidor de datos para backups y gestión multimedia. Soluciones sencillas, muy intuitivas, pero no por ello menos potentes que los mejores NAS del mercado. Hoy conoceremos una de sus ofertas más recientes y también uno de los mejores modelos para entornos domésticos y SOHO. El Drobo 5N es una de sus unidades más notables. 


Prestaciones técnicas

Drobo es bastante reacia a dar datos técnicos muy concretos de sus máquinas. De hecho, eso nos recuerda que son servidores con mucho éxito entre la comunidad Apple, que también suele ser parca en detalles de este tipo.

Me sorprendió gratamente como cuida Drobo del embalaje de sus servidores. Biien protegidos y cuidados.

Eso normalmente se traduce en que el hardware no es tan puntero como el que podríamos encontrar en otras soluciones modernas. Aun así, a mí tampoco me gusta juzgar el libro por las tapas así que hay que ver la “experiencia real de usuario” que ofrecen unidades como esta.

Si sabemos, por averiguaciones a nivel de sistema operativo, es que está impulsado por un procesador Marvell ARM de cuatro núcleos en una variante especializada para este tipo de soluciones. Cuenta también con 1GB de RAM y un sistema operativo Linux muy especializado que consigue un rendimiento muy solvente en todas las tareas habituales en este tipo de dispositivos.

En esta unidad tendremos capacidad para cinco unidades de tipo 3.5” con montaje sin adaptadores y sin herramientas. Es de montaje en caliente así que podemos añadir capacidad o sustituir unidades dañadas sin necesidad de perder los servicios asociados al servidor. Esto es lo bueno, lo malo es que, en este tipo de bahías, que sin duda tienen un diseño muy inteligente, no podremos montar unidades de 2.5”.

Por suerte sí que podemos montar una unidad de almacenamiento mSATA en una bahía de fácil acceso que tiene en la parte de abajo de la unidad. Tampoco requiere herramientas y la podemos usar como cache de las unidades mecánicas instaladas “más arriba”.

Las cinco bahías de almacenamiento nos ofrecen, con el soporte de firmware actual, una capacidad máxima de 64TB (según el fabricante) en unidades con un interfaz SATA 600mbps. Esta capacidad va aumentando según se actualiza el sistema de la unidad y según los fabricantes ofrecen más capacidad en sus unidades mecánicas.