ASUS ROG GR8-II

por Javier Rodríguez 13/03/2017 3
Procesador
Memoria
T.Gráfica
Precio
Web
Intel Core i7-7700
Hasta 32GB DDR4
Geforce GTX 1060 3GB
1499 Euros

Introducción

El GR8, y su modelo más básico el GR6, fueron en su momento un buen ejemplo de equipo gaming de volumen reducido y con capacidad de ampliación. Nacieron al calor de la intención de Valve de crear PCs que parecieran consolas, pero con una potencia superior. Ahora se renueva el modelo más potente, el GR8, y lo hace con novedades muy interesantes que le hacen un PC más potente y más adaptado para las tendencias actuales como es la incorporación de sistema VR tipo HMD (Head mounted display).

Formato

Hay grandes diferencias entre el GR8 y este nuevo modelo. El primero pesaba menos de 1300gramos y este anda en los 4 kilogramos. También es verdad que el hardware instalado en la primera edición era de portátil y con procesadores de bajo consumo, como los que se montan en sistemas convertibles o ultrabooks.

Las dimensiones han variado mucho. Pasamos de 240x240x60mm a 300x280x88mm. Eso multiplica el volumen casi por dos pasando de los 10 litros de cubicaje a casi 20 litros. Es decir, el GR8-II, tiene un formato que poco tiene que ver con el GR8 original pero ciertamente introduce un punto intermedio entre el GR8 original y el G20 que es otro de los “desktops” compactos para gaming de la marca.

El diseño mantiene las formas afiladas con ángulos imposibles de forma simétrica sobre un eje central en color cobre. El resto de la carcasa es de un profundo color grafito con detalles como ventanas acrílicas en los laterales donde ASUS potencia el sistema de iluminación Aura RGB.

En el frontal encontraremos los conectores habituales en cualquier PC de sobremesa y en la zona trasera una buena concentración de conectores de última generación. Es un formato donde ASUS ha buscado un buen equilibrio entre la refrigeración necesaria para mover procesadores de sobremesa y motores gráficos modelos como es la Geforce GTX 1060 de sobremesa.

Ambos motores principales disponen de sus sistemas independientes de ventilación y ambos están perfectamente equilibrados para cumplir con las necesidades del uso manteniendo niveles ajustados de ruido y niveles de temperatura seguros dentro del chasis. Una de las salidas, la de la gráfica, es trasera y la de la CPU es vertical así que ambas zonas están perfectamente diferenciadas.

Su elemento estético más llamativo es el conjunto de leds RGB situados en el frontal. Son casi 10 zonas diferenciadas que podemos sincronizar en una serie de efectos bastante logrados. Entre los efectos tenemos dos de cierta utilidad que nos indican la temperatura general del sistema y otro que nos sirve de ecualizador grafico para la reproducción de sonido.