MSI Vortex G65 6QF con SLI

por Javier Rodríguez 05/06/2016 4
Dimensiones
Procesador y RAM
Almacenamiento
Precio
Web
191.7 / 278 / 202.5 mm
Core i7-6700K y 32GB DDR4
2x128GB RAID 0 PCIe
3999 Euros

Introducción

El MSI Vortex G65 es una maquina sorprendente, un sueño para cualquier amante del hardware que nos permite desarrollar una potencia sorprendente, con las ultimas tecnologías integradas a la vez que reduce el tamaño y el espacio necesario a la misma expresión. Por otro lado, no es más que una adaptación de una de las maquinas clásicas de Apple, aunque con un carácter mucho más orientado al gaming que a la producción multimedia profesional.

Formato minúsculo

El MSI Vortex G65 podemos encontrarlo en España en cuatro versiones diferentes que van desde los 2300 hasta los 4400 Euros. Precios elevados pero competitivos si tenemos en cuenta que este tipo de máquinas compactas se cotizan realmente caras en buena medida a la gran ingeniería que hay detrás de una miniaturización de este tipo. Nada es estándar en una maquina como esta.

Normalmente en estos análisis suelo empezar por el hardware que incorpora la máquina para luego centrarme en el diseño, pero es que en esta unidad una cosa va de la mano de la otra. Todo está diseñado para trabajar en conjunto de la forma adecuada. Es una maquina compleja puesto que en ella encontraremos procesadores convencionales, nada de modelos de portátil, combinados con hasta dos chips gráficos de alto rendimiento, Geforce GTX 980 en este modelo, con sistemas de almacenamiento basados en PCI Express, también con almacenamiento mecánico, y una conectividad de gran calidad y variedad.

MSI ha diseñado este conjunto de hardware alrededor de un único bloque de disipación que se ventila mediante una única turbina superior que extrae el aire del aparato hacia la parte superior introduciendo aire fresco desde la parte inferior del chasis. Todo está completamente integrado, incluida una potente fuente de 450 vatios, en un cuerpo de tan solo 6.5L de volumen y que tiene la altura de una tarjeta gráfica de gama alta, unos 27cm de alto.

Solo tiene conectores en la parte posterior, lo que personalmente creo que es uno de sus pocos fallos de diseño, porque Apple no los ponga no significa que no deban estar ahí en esta adaptación del Mac Pro. A ambos lados encontraremos los módulos de tarjeta gráfica, memorias y almacenamiento PCI Express en forma de slots M.2 Socket3.

Tiene cuatro slots de memoria DDR4 tipo SODIMM por lo que podemos montarle hasta 64GB de memoria en este formato. Los slots M.2 son dos y tiene una bahía para discos mecánicos de 2.5” de difícil acceso.

Todos los conectores están en la parte trasera y son numerosos y de última generación. Tenemos dos enlaces Ethernet Gigabit, que se combinan también con Wifi-AC y Bluetooth 4.1, cuatro puertos USB 3.0 de tipo A, salidas de audio analógicas y digitales y dos puertos HDMI de tipo 1.4 y dos puertos Displayport 1.2 de tipo Mini para resoluciones 4k a 60Hz.

Adicionalmente, todos los modelos, montan dos conectores USB Tipo-C con conectividad Thunderbolt III. Todo combinado logra una conectividad de última generación, mejor que la del Mac Pro, pero con un mercado completamente diferente, el de los jugadores.

El diseño para mi es magnífico. Muy compacto y con todo completamente integrado. Tiene algunas bandas de iluminación a las que podemos configurar el color que queramos en cada momento, y un diseño moderno que combina el formato curvo del chasis con algunos cortes y líneas rectas que le dan un toque moderno.

El adaptador de corriente queda completamente oculto debajo del chasis el botón de encendido está bien camuflado en el frente y la base elevada es sólida y absorbe perfectamente las vibraciones del conjunto. Solo necesita de un gran ventilador para todo el sistema por lo que la fuente de ruido será única.

Ajustes de sus bandas de color con capacidad RGB. Podemos sincronizar hasta cinco zonas y cuenta también con efectos y perfiles.