AMD Radeon RX Vega 64 Black Edition

por Javier Rodríguez 14/08/2017 7
Arquitectura
GPU
Memoria
Precio
Web
Vega 10 14nm FinFET
4096 motores de shaders, 64 UC
8GB HBM2 2048-bit 483GBps
Desde 499 Euros

Introducción

Una vez más AMD se adelanta a los tiempos con una arquitectura diseñada para maximizar rendimientos en anchos de banda, capacidad de cómputo y capacidad para adaptarse a las técnicas que llegaran en un futuro, pero, como leeréis hoy aquí, decepciona en sus posibilidades de hacer frente a los chips gráficos más potentes de Nvidia.

Su avance arquitectónico más importante en los últimos cinco años no se traduce en una competencia real a la hora de jugar y eso nos hace temer que AMD este más centrada en ofrecer soluciones de cómputo para grandes superordenadores que en que los jugadores podamos, de una vez por toda, desarrollar velocidades de FPS elevadas a resoluciones que marquen la diferencia con otras plataformas. 

Arquitectura Vega

El elemento más llamativo de esta nueva arquitectura, aparte de usar los últimos avances productivos en obleas de 14nm FinFET de tres dimensiones, es la incorporación de memoria HBM de segunda generación

Estas tarjetas pueden montar hasta 16GB de este tipo de memoria, que como sabéis se sitúa junto al encapsulado de la CPU logrando un diseño más eficiente, con más ahorro de energía, y con velocidades sorprendentes y un bus de memoria fuera de lo normal que permite un ancho de banda cercano a los 500GBps con frecuencias mucho más reducidas que las que encontramos en las alternativas más tradicionales como el GDDR5X. 

Esta nueva generación de memorias HBM permite hasta 8 veces más de capacidad en el mismo espacio, el doble de ancho de banda por pin, hasta 3.5 veces más eficiencia energética y ocupan un 75% de espacio por lo que se traduce también en menores costes con la misma capacidad que las memorias del mismo tipo de la generación anterior. 

Una de las mejoras más importantes de esta arquitectura la encontramos en la posibilidad de la GPU de ejecutar operaciones de 16-Bit de precisión en ratio doble. Esto aumenta la eficiencia de las operaciones y es completamente estándar y soportado por las API actuales. Esto incluye operaciones básicas, como sumas, restas, mínimos, máximos, etc. Con ello se logran mejoras de rendimiento importante en técnicas clásicas. 

Las nuevas unidades de computación de Vega también añaden un importante conjunto de instrucciones nuevas, hasta un total de 40, formando una versión extendida del ISA que se podrán aprovechar con compiladores actualizados y que AMD hará público desde el lanzamiento de estas nuevas GPUs. 

La arquitectura Vega añade técnicas aun no integradas en los API más punteros y se sitúa como la GPU más capaz y más adaptada a próximas mejoras en estos APIs como Vulkan y Direct 12. Técnicas que aún no se aprovechan por estas API pero que se aprovecharan en el futuro. Soporta Shader Model 6.0 e integra una nueva unidad de computación asíncrona de alto rendimiento y con concurrencia entre cálculo de computación y gráficos clásicos que es hasta un 13% más rápido que en la generación con arquitectura GCN como las anteriores Radeon RX

Una de las más destacadas es su nueva forma de aproximación a la rasterización conservadora que se puede realizar de forma sobreestimada o infravalorada. De este modo se permite a la tarjeta realizar un menor consumo de recursos, con respecto a la rasterización tradicional, y se introducen nuevos algoritmos para el cálculo de técnicas como la iluminación global basada en voxeles o una mejor eficiencia en el mapeo de sombras por sub-pixel.