Review ASUS ZenFone 6

por Antonio Delgado 06/06/2019 5
Pantalla
Procesador, RAM y Almacenamiento
Flip Cámera
Precio
Web
IPS de 6,4", HDR y 2340 x 1080 píxeles.
Snapdragon 855, 8 GB de RAM y 128 GB.
Módulo motorizado, Sensor principal de 48 MP y Sensor Gran angular de 13 MP
559 Euros (6 GB + 128 GB)
Puntuación de ASUS Zenfone 6 en la review:

Introducción

La sexta generación de smartphones de la familia Zenfone de ASUS ya está aquí en un momento donde el mercado está más competitivo que nunca y nuevas tendencias empiezan a aparecer para intentar diferenciarse unos de otros.

Tras la moda del notch que, aunque otros ya habían integrado, popularizó Apple y muchos otros siguieron (ASUS incluida con su Zenfone 5), el mercado tiende hoy hacia diseños donde la pantalla no tenga absolutamente nada que interrumpa su visión, y los notch son cada vez más pequeños o incluso inexistentes como en el Zenfone 6 que nos ocupa.

El problema de dejar todo el frontal para la pantalla es que, cada vez más, la cámara frontal es un elemento más importante para los usuarios y en algún lado debe colocarse. Algunos fabricantes han movido la cámara a un lateral en una especie de "isla" que sigue tapando partes de la pantalla y otros la ocultan con un mecanismo deslizable como es el caso del Mi Mix 3 de Xiaomi o con un módulo que se esconde como hemos visto en varios móviles.

Integrar un módulo motorizado que permita ocultar y mostrar la cámara frontal supone un esfuerzo a nivel de diseño y de componentes necesarios para implementar esto y, al final, no podemos perder de vista que se trata de solo una cámara frontal.

La solución que nos propone ASUS en este Zenfone 6 es, al menos de momento, una de las más ingeniosas que hemos visto en el mercado.  Si vas a integrar un mecanismo motorizado para sacar la cámara de la pantalla, ¿Por qué no aprovechar y utilizar directamente los sensores de la cámara principal?

ASUS ha creado un módulo denominado Flip Camera donde van alojadas la cámara principal de 48 MP junto a un sensor secundario con gran angular de 13 MP que rota sobre sí mismo para colocarse como cámara frontal mediante un sistema motorizado.

De esta manera se consigue una calidad muy superior a la que ofrecen los sensores típicos de cámaras frontales (mucho más pequeños por lo general) y, al mismo tiempo, se abren nuevas posibilidades al permitir girar la cámara en múltiples ángulos y se permite aprovechar al 100% el área frontal para la pantallla.

Todo ello integrado en un móvil que también destaca, al menos en papel, por ofrecer todo un Snapdragon 855 junto a una enorme batería de 5.000 mAH y un precio muy ajustado de 499 Euros.

Especificaciones técnicas ASUS Zenfone 6 (ZS630KL)

  • Pantalla NanoEdge de 6,4" IPS FullHD+ (2.340 x 1.080p) 
  • Soporte para HDR10
  • 600 nits de brilllo
  • Gorilla Glass 6
  • Procesador Snapdragon 855
  • 6 GB de RAM LPDDR4X
  • 128 GB Almacenamiento interno ampliable con micro SD de hasta 2 TB
  • Cámara rotatoria motorizada de doble sensor

    • Sensor principal: Sony IMX589 (1/2")de 48 MP (Quad Bayer 1/4 de 12 MP),apertura F/1.79, 79º. Con estabilización óptica.
    • Sensor secundario: Gran angular de 125º, 13 MP.

  • Grabación de Vídeo 4K @ 60 FPS // 1080p @ 240 FPS // 720p @ 480 FPS
  • DUAL SIM
  • Conectividad LTE Cat18/Cat13
  • WiFi 802.11ac 2x2 MIMO
  • Bluetooth 5.0 y NFC
  • GPS, GLONASS, GALILEO, BDS, QZSS.
  • Batería de 5.000 mAh
  • Carga rápida de 18W
  • Conector de auriculares 3.5mm
  • USB-C
  • Android 9.0 con ZenUI 6
  • 159,1 x 75,44 x 9.1 mm
  • 190 gramos
  • Precio: 

    • 499 Euros (6 GB / 64 GB)
    • 559 Euros (6 GB / 128 GB)
    • 599 Euros (6 GB / 256 GB)

Diseño

ASUS ha basado el diseño de este Zenfone 6 en materiales que podemos ver en muchos otros móviles de gama alta como son el cristal y el metal. 

Tenemos un borde de metal que forma la estructura, dicho metal cuenta con dos bordes biselados, una señal de identidad propia de los últimos móviles de la gama Zenfone de la compañía que, ahora, se complementa con un cristal curvado en la parte trasera. Eso da al móvil y merecido toque premium, aunque la parte de cristal, como suele pasar, es un imán para las huellas.

Dicha parte traseraintegra el logo de ASUS y frases asociadas al diseño, en color azul en este modelo negro, y , más arriba, tiene el sensor de huellas. ASUS ha preferido dejar el sensor en una zona más tradicional y no integrarlo en la pantalla. Posiblemente esto les permita ahorrar costes y ayuda a que el precio del Zenfone 6 sea así de competitivo.

Arriba de todo nos encontramos con el módulo "Flip Camera" formado por dos sensores y el sistema motorizado para girar. Al girar la cámara se deja ver el agujero donde se esconde en posición normal.

La parte frontal cuenta con un cristal plano que sobresale ligeramente para evitar toques fantasma y, ya de paso, permite algo más de espacio en el interior para la enorme batería de 5.000 mAh y el módulo motorizado de la cámara.

Una de las partes más características del móvil es el frontal, y es que el ASUS Zenfone 6 tiene un diseño "todo pantalla", sin ningún notch, muesca o agujero que rompa con la hegemonía del panel en la parte frontal. Al prescindir de cámara frontal dedicada y trasladar esa responsabilidad al módulo principal giratorio, más allá de los marcos (finos en la parte superior y lateral y algo más grueso en la zona inferior) todo el frontal es pantalla.

Además, la pantalla se protege por un cristal Gorilla Glass 6. 

A pesar de no contar con notch ni apenas espacio en la parte superior, el Zenfone 6 sí que tiene un LED de notificaciones, algo que agradecerán los usuarios que gustan de esa manera de mostrar avisos sin necesidad de encender la pantalla. Dicho led se encuentra integrado en el marco, en la parte superior derecha.

Todo ello, unido a una pantalla de 6,4" en formato alargado hace que, aunque es un móvil grande, sea bastante cómodo de utilizar, eso sí, con sus 190 gramos, no es un terminal precisamente ligero.

En el borde izquierdo tenemos la bandeja para las SIM, mientras que en el derecho nos encontramos con los típicos botones de encendido y de volumen. Además, el ASUS Zenfone 6 incluye un tercer botón que, de entrada, sirve para activar el asistente de Google, pero se puede personalizar para multitud de opciones, por ejemplo, nosotros lo hemos configurado para lanzar automáticamente la cámara, y también realiza fotografías al pulsar dicho botón desde la app de la cámara.

La parte superior, a parte de la bisagra principal de la Flip Camera, tenemos un micrófono adicional. Abajo, el Zenfone 6 cuenta con un puerto USB-C, un micrófono, el altavoz principal y un conector de auriculares miniJack de 3,5 mm

Pantalla

La pantalla del ASUS Zenfone 6, denominada NanoEdge por los bordes reducidos, cuenta con una diagonal de 6,4 pulgadas, un tamaño que hace años sería considerado muy grande pero que hoy es el pan de cada día. Ayuda  a su manejo que el formato sea alargado y que, al no tener marcos, realmente tiene el tamaño de móviles de no hace mucho con diagonales de 5,5" o similares.

El panel del Zenfone 6 es de tipo IPS y, aunque ofrece una buena representación de color como veremos y unos brillos más que suficientes para utilizarlo en prácticamente cualquier entorno, se nota la falta de esos negros puros que muestra la tecnología OLED de otros competidores. Aún así, incluye soporte para tecnología HDR con picos de brillo de hasta 600 nits.

La resolución es FullHD+ de 2.340 x 1.080 píxeles, una cifra que a simple vista es suficiente para este tipo de pantallas, salvo que vayamos a utilizarlo con gafas de realidad virtual. Varios gamas alta recientes han incorporado esta resolución a sus pantallas, y, si bien es un punto  criticable en móviles de 1.000 Euros como ya comentamos en la review del Huawei P30 Proen un móvil que cuesta la mitad como este Zenfone 6 se entiende la elección.

El Zenfone 6 permite cambiar la temperatura del color y los modos de color entre Amplia gama de colores, personalizado o Estándar. De serie viene en modo "Alta gama de colores" y es la configuración que muestra unos colores más vivos y agradables, así que hemos realizado las pruebas en este modo.

El brillo máximo que hemos conseguido alcanzar en modo automático y con el boost de brillo han sido 509 cd/m², en principio debería llegar hasta los 600 cd/m² pero no hemos conseguido ni en modo manual ni automático ni HDR. El contraste del panel IPS alcanza una relación de 1:1202.

El balance RGB en la escala de frises muestra al color azul rondando los 110%, el verde los 105% y el rojo bastante bajo con unos valores del 80%, al menos con la calibración de serie, por lo que los tonos grises y blancos tenderán hacia el azul-verdoso.

La temperatura del balance de blancos ronda los 8000K, por lo que tiene un punto de blanco bastante frío, aunque tampoco son valores disparados. Aunque el blanco "real" se considera en 6.500 K, generalmente los fabricantes suelen aplicar configuraciones más frías debido al gusto de los usuarios.

En cuanto a la cobertura de color, el panel IPS del Zenfone 6 consigue unos excelentes resultados cubriendo la totalidad de la gama DCI-P3

El Zenfone 6 consigue una desviación media de 5,05 puntos en la representación de color y una diferencia máxima de 10,31 puntos correspondiente a la escala de grises debido a la tendencia hacia tonos azulados.

Cámara

Antes de entrar a hablar sobre la calidad de las fotos que hace el Zenfone 6 debemos pararnos en su sistema Flip Camera que lo convierte en un terminal único en el mercado.

Existen móviles que tienen cámara frontal motorizada para esconderla o sacarla cuando es necesario, pero la propuesta de ASUS, con un diseño de cámara giratoria, permite utilizar las cámaras principales tanto en la parte trasera como en la frontal y, además, aprovecha el sistema motorizado para funciones extra como seguimiento de objetivos, inclinación manual o realización de panorámicas automáticas.

El módulo Flip Camera cuenta con un pequeño motor paso a paso con un sistema de 13 engranajes con reducción 1:120 que permite una mayor fuerza. El sistema permite variar la velocidad y ASUS Lo ha configurado de tal manera que los inicios y finales de recorrido reduzcan la velocidad antes de acelerar o parar para evitar problemas.

Disponer de una parte móvil y motorizada en un terminal móvil puede producir cierta preocupación, sin embargo ASUS asegura que han utilizado un material tipo "Liquid Metal" que ofrece una resistencia muy superior a la del acero con una gran ligereza. Los cables que van hacia el módulo también están reforzados.

Además, la Flip Camera tiene un sistema de seguridad que hace que se esconda al momento si la estamos utilizando y se nos cae el móvil. Para ello utiliza los acelerómetros y sensores del terminal, además de sensores integrados en la propia cámara. Si lo dejamos caer desde cierta altura, el sistema se cierra al momento evitando daños en el módulo.

El sistema de motorización permite abrir hasta en 180 grados la cámara y, desde la propia interfaz de la app fotográfica, podemos poner cualquier ángulo entre 0º y 180º, algo que viene bastante bien cuando queremos hacer ciertas fotos en ángulos distintos al habitual, o, por ejemplo, si queremos utilizar el móvil boca abajo como "trípode" para hacer una foto con temporizador.

Otra función curiosa es el modo de panorámicas automáticas: El terminal empieza a sacar fotografías mientras mueve la cámara para tener una panorámica perfecta. Para usar este modo hay que tener en cuenta que la cámara empieza desde 0º en la parte trasera hasta 180º en la parte frontal, por lo que si hacemos la foto como haríamos con cualquier otro móvil, con la cámara apuntando hacia el frente, la panorámica abarcaría desde ese punto hasta nuestra cara (si, nos ha pasado).

Para sacarlas perfectas es importante, o bien parar la toma antes de que de la vuelta completa, o poner el móvil de lado para que tome desde la derecha (0º) hasta la izquierda (180º).

También tenemos un modo de seguimiento para vídeos que, básicamente, hace que la cámara siga a un objeto o persona, de tal modo que si se sale del rango de la cámara, ésta empezará a girar para continuar enfocándolo. Este modo, más allá de la curiosidad de ver la cámara siguiendo al sujeto, puede ser útil si dejamos el móvil fijo en algún sitio, ya que, teniéndolo en la mano, va a ser siempre más rapido y preciso hacerlo manualmente moviendo el móvil.

Pasando ahora a las cámaras principales, tenemos un sensor Sony IMX586 de 48 Megapíxeles que genera imágenes de 12 MP combinando 4 píxeles en 1, un sensor que ya hemos visto en otros terminales y que está triunfando bastante en el mercado. Dicho sensor se acompaña por una lente de apertura f/1.79 con enfoque de detección de paso 2x OCL.

Justo al lado tenemos otra cámara basada en un sensor de 13 Megapíxeles con una lente de 125º para tomas gran angular.

En la interfaz de la app podemos pasar entre una cámara a otra mediante un botón que sale en pantalla. Si queremos mover el módulo de golpe a la posición frontal solo tenemos que pulsar el botón de cámara frontal, aunque si queremos mover de manera progresiva y controlada podemos hacerlo deslizando el dedo o con los botones de volumen.

Se puede, además, configurar el modo de fotografías para 48 Megapíxeles, aunque los resultados óptimos los tendremos siempre en modo de 12 MP.

Os dejamos con algunas fotografías realizadas con ambas cámaras en distintas condiciones.

El modo HDR por defecto es bastante equilibrado, pero si necesitamos una mayor claridad en zonas iluminadas y oscuras, podemos activar el HDR++ que supone unos tiempos de captura mayores pero los resultados son más destacados.

HDR+

HDR++

Ambos sensores se desenvuelven sin problemas en entornos iluminados y podemos jugar con el HDR en tomas más o menos difíciles.

Sin embargo, cuando la luz desaparece empiezan a aparecer algunas dificultades, aunque el sensor y la lente estabilizada es capaz de mantener el tipo, incluso contamos con el modo noche para realzar tomas oscuras

Modo noche:

Esta toma con muy poca luz deja ver que, aunque el Zenfone 6 no alcanza a móviles como el P30 Pro en fotografía con muy poca luz, se defiende más que decentemente costando la mitad. 

Tradicionalmente, los móviles priorizan la calidad de la cámara principal con sensores más grandes y se dejan un sensor más pequeño y básico para la cámara frontal. Al final, aunque los selfies hayan ganado una buena legión de fans en todo el mundo, dichas cámaras no suelen tener que comportarse bien en tantas situaciones distintas y las limitaciones de tamaño que hay para integrarla en móviles cada vez con menos marcos hace que la calidad sea menor.

Lo bueno del Zenfone 6 es que, todo lo que hemos visto para la cámara trasera se aplica para la frontal, tenemos exactamente las mismas funciones, el mismo sensor principal y las posibilidades de usar el gran angular para selfies (se acabó lo de apretujarse para entrar todos en la foto, o que no se vea el fondo)

De hecho, este sistema hace que el ASUS Zenfone 6 tenga la mejor cámara "frontal" que hayamos visto en un smartphone.

Soporta modo retrato ayudándose de ambas lentes para producir un efecto de desenfoque bastante logrado.

Otra función que tenemos en el Zenfone 6 es que, gracias a que el sensor tiene 48 MP, podemos seguir sacando fotos a 12 MP con un Zoom "sin pérdida" de 4X.

Ponemos comillas porque, aunque es cierto que no se aplica zoom digital y simplemente se recorta la imagen, al perder las ventajas del pixel binning 4 a 1, la nitidez es considerablemente menor. No hay que olvidar que no dejan de ser sensores fotográficos con un tamaño muy limitado aunque tengan una resolución tan alta:

En cuanto a vídeo, el Zenfone 6 permite grabación hasta 4K con 60 FPS al mismo nivel que la mayoría de gamas alta del mercado. De hecho, a nivel de vídeo ofrece unas prestaciones mejores que todo un referente fotográfico como es el Huawei P30 Pro.

Un detalle también importante son sus capacidades para grabar en slow Motion. El Zenfone 6 pèrmite hasta 240 FPS en Full HD y un modo más lento de 480 FPS en resolución 720p.

Echamos en falta un modo a 960 FPS (procesador no le falta), pero la calidad que se consigue a 240 y 480 FPS es alta y no dependemos de tomas muy cortas como ocurre en los modos de 960 FPS de otros fabricantes.

Sensor de huellas y reconocimiento facial

Ya hemos visto que el Zenfone 6 tiene un sensor de huellas en la parte trasera, un sistema que, hasta hace poco, era bastante utilizado en el sector, al menos hasta la llegada de los sensores integrados en pantalla.

Posiblemente la compañía se haya decantado por este sistema para poder ajustar más el precio del terminal, aún así, hay que reconocer que su funcionamiento es mucho más rápido y preciso que el de sensores en pantalla como el del P30 Pro. No es que esos sensores vayan mal, sino que el sensor físico del Zenfone 6 va mejor al no depender de una fuente de luz.

El sensor está bien colocado, sin pegarse demasiado a la cámara para evitar confusiones y, aunque no es de los más grandes que hemos visto, se alcanza con facilidad al primer toque.

Podemos añadir varias huellas para desbloquear el móvil al instante con distintos dedos a la vez, o simplemente si queremos que otra persona pueda desbloquear el terminal.

Sobre el sistema de reconocimiento facial, ASUS no ha implementado ningún tipo de reconocimiento 3D y se basa en la cámara directamente. Inicialmente pensábamos que un móvil con un sistema de cámaras motorizadas como este no iba a tener reconocimiento facial, pero nada más alejado de la realidad, ya que es capaz de mover en un instante la cámara, reconocernos rápidamente y volver a su posición.

El sistema funciona de manera bastante veloz, aunque en entornos muy oscuros tarda más o le cuesta llegar a reconocernos.

Sin embargo, el principal problema del reconocimiento facial del Zenfone 6 es que, para activarlo, hay que realizar dos acciones previas de cada vez: Primero debemos encender la pantalla y, luego, pulsar el icono con forma de cara que aparece en la parte inferior.

Así que, aunque el despliegue de la cámara y el reconocimiento facial en sí es rápido, la lentitud que supone activar primero la pantalla y luego el sistema de cada vez hace que sea mucho más práctico usar el sensor de huellas.

Autonomía y carga rápida

Si ya nos sorprendía la buena autonomía de los 4.200 mAh del Huawei P30 Pro, algo que no era demasiado habitual en un gama alta, llega ASUS y le integra 5.000 mAh a su Zenfone 6, una cifra que habíamos visto en otros móviles de la marca destinados a la gama baja, pero nunca en un gama alta como este acompañado de todo un Snapdragon 855.

En nuestros test de batería hemos conseguido una cifra de 7.845 puntos, la más alta de nuestros registros que colocan al Zenfone 6 en primerísima posición.

En uso real, hablamos no ya de que es posible llegar a los dos días de uso, sino que se pueden superar sin problemas con un uso "normal" del terminal. Naturalmente, si nos ponemos a jugar o a utilizarlo de manera intensiva dicha autonomía se resiente, pero es bastante poco habitual que no lleguemos a 2 días de uso incluso realizando bastantes fotografías.

El Zenfone 6 soporta carga "rápida", y ponemos comillas porque está limitada a 18W, una cifra superior a la carga convencional pero que queda lejos de otros sistemas de carga rápida que alcanzan los 40W.

La limitación aquí es la batería, y es que no dejan de ser 5000 mAh de capacidad que requieren su tiempo para cargar, hablamos de algo más de dos horas para una carga completa y casi 50 minutos si queremos cargar hasta la mitad. No obstante, siempre podemos dejarlo cargando a la noche ya que, como hemos visto, la capacidad de la batería de este Zenfone 6 nos permite unas autonomías bastante elevadas para pasar incluso dos días de uso.

Posiblemente para ahorrar costes, ASUS tampoco ha integrado sistema de carga inalámbrica.

Rendimiento

Es la primera vez que el Snapdragon 855 pasa por nuestro laboratorio y lo ha hecho por todo lo grande, superando en prácticamente todos los test a sus contrincantes que son, básicamente, el Kirin 980 de Huawei y el propio Snapdragon 845.

Aún siendo uno de los SoCs más potentes del momento, por no decir el que más, el Snapdragon 855 nos ha dejado algo de sabor agridulce ya que, realmente, la diferencia de rendimiento no es tan elevada como esperábamos en un salto de generación, sobre todo en la parte gráfica, que queda bastante igualado con el Snapdragon 845.

De hecho en el test de Compute del Geekbench 4, el Snapdragon 855 ofrece unos resultados de prácticamente la mitad que el Snapdragon 845, posiblemente debidfo a algún cambio en la manera de procesar el test de postscript que hace uso de la arquitectura heterogénea de CPU + GPU.

Buenos resultados también en los test de almacenamiento

Temperaturas

Incluso jugando durante sesiones largas o durante los test de rendimiento, el Zenfone 6 ha mostrado un buen comportamiento térmico, con temperaturas que no sobrepasaron los 41 grados en la parte trasera ni los 37º en el frontal.

A pesar de toda la potencia del Snapdragon 855 ASUS ha hecho un buen trabajo y no notaremos calor en las manos incluso durante sesiones intensivas.

Análisis y Conclusión

Es difícil ver innovaciones tan concretas en el mercado de los smartphones ya que, habitualmente, el mercado se mueve por tendencias y quién más o quién menos termina aplicando diseños o mejoras que aplican poco a poco todos los fabricantes.

El problema de tener un mercado tan homogéneo es que pronto se vuelve aburrido, por eso soluciones como la que nos trae ASUS con su Zenfone 6 siempre suponen un soplo de aire fresco.

La tendencia de las pantallas sin marcos y sin notchs o elementos que tapen parte del frontal está en pleno auge y la solución que propone ASUS no solo permite disponer de todo el frontal para la pantalla, sino que hace que toda la potencia y posibilidades de las cámaras principales pueda utilizarse, ya no solo en la parte frontal, sino en cualquier ángulo dentro de un rango de 0 a 180º, incluyendo fotos a distancia o panorámicas automáticas.

Dichas cámaras ofrecen un sensor principal de 48 MP muy versátil en prácticamente cualquier situación, aunque de noche sufre algo más. Y un sensor gran angular. Se echa de menos un zoom, aunque mediante recorte el sensor principal puede hacer un zoom x4 sin demasiada pérdida de calidad.

Esta versión cuesta 559 Euros, pero podemos hacernos con la versión de 64 GB de almacenamiento por 499 Euros, un precio muy ajustado teniendo en cuenta que tenemos un diseño con materiales premium, todo un Snapdragon 855, el SoC más potente que podemos tener actualmente en un smartphone y un sistema de cámaras motorizado que permite un diseño "todo pantalla" al mismo tiempo que potencia enormemente la fotografía de las cámaras "frontales".

No nos podemos olvidar que todo ello va aderezado con una generosísima batería de 5.000 mAh que, aunque tarda más en cargar que en móviles con cargas más rápidas, hace que podamos pasar de dos días de autonomía sin complicaciones.

Por todo ello, el Zenfone 6 es uno de los terminales con una de las mejores relaciones entre prestaciones y precio que podemos encontrar en el mercado.

Fin del Artículo. ¡Cuéntanos algo en los Comentarios o ven a nuestro Foro!

LO MEJOR
Precio muy ajustado
Rendimiento excelente con el Snapdragon 855
La mejor autonomía de la gama alta
No se han olvidado del minijack de 3,5 mm
Frontal "todo pantalla" sin notch ni nada que interfiera
La Flip Cámara ofrece múltiples posibilidades con buena calidad
Se puede controlar manualmente el ángulo de la cámara en todo su recorrido
Soporta vídeo 4K a 60 FPS
Buena gestión térmica
Cobertura de la gama DCI-P3
ZenUI es una caos muy ligera cercana a Android puro
LO PEOR
La carga "rápida" se limita a 18 W
Sin vídeo a 960 FPS
El grosor supera los 9 mm y tampoco es ligero
  • Producto: ASUS ZenFone 6
  • Fecha: 06/06/2019 21:16:28