Nvidia 680i SLI: ASUS Striker Extreme

por Javier Rodríguez 09/05/2007 ...

Introducción

Introducción

En este artículo vamos a analizar una de las mejores soluciones disponibles en el mercado en cuanto a placas base con chipset 680i se refiere, se trata de la Striker Extreme de Asus y supone el mayor exponente en arquitectura SLI que podemos encontrar actualmente en el extenso catalogo de placas base de Asus. Con ella intentaremos encontrar unos buenos niveles de rendimiento con nuestro procesador de cuatro núcleos en un entorno de disipación convencional también proporcionada por el nuevo Artic Square de la propia Asus. Además para completar un buen kit de entusiasta hemos añadido a la ecuación un sistema SLI de tarjetas graficas 8600GTS overclockeadas de fábrica.

Asus Striker Extreme.

Los que me conocéis de algún tiempo, o habéis leído algunas de reviews o comentarios sabréis que no soy muy amigo de mezclar plataformas de los sistemas de doble grafica, ni de comprar soluciones que nos obligan a otros productos para poder usar esas soluciones, y me refiero precisamente al SLI, que por el articulo 33 (Véase porque le da la gana a Nvidia) y no por ninguna razón técnica extraña, se limita su uso a sus propios chipsets. Esto hace que si queremos una solución de SLI, que precisamente barato no es, encima tenemos que pagar el impuesto revolucionario de los chipsets Nvidia.

Sea como fuere aquí estamos, precisamente probando el chipset más caro de Nvidia para procesadores Core 2 de Intel o Xeon  (Socket 775) y la verdad es que me centrare mas en el buen trabajo que ha hecho Asus a sus clientes una placa que sobresalga entre toda la marea de placas que existen con este y otros chipsets. La Striker Extreme pertenece a la reducida lista de placas de Asus que pertenecen a la serie "Republic of Gamers" o ROG. Solo tres placas la componen, con esta es la segunda que probamos (Asus Commando es la otra) y son placas base destinadas a los usuarios más entusiastas que busquen el overclocking por el overclocking.

La Striker es sin duda la completa de toda la serie, trae una cantidad de detalles que uno no sabe ni por dónde empezar. Por ello lo dejaré para más adelante. Sus prestaciones básicas incluyen el soporte para procesadores Quad Core de Intel, procesadores con bus 1333, que están al llegar, hasta 8GB de memoria 800/1066 con cuatro bancos DDR2. La placa base dispone de 6 puertos Serial ATA, integrados en el puente sur, con capacidad para formar grupos o sistemas RAID de nivel 0, 1, 0+1, JBOD y 5. A este sistema interno se le añade una segunda controladora para ofrecer dos conectores Serial ATA Externos mediante una controladora Silicon Image 3132.

Mas datos de la Striker

Mas datos de la Striker.

El sistema de conectividad de red de la placa utiliza la doble integración MAC del chipset, acompañado de chips Marvell, para proporcionar un pequeño sistema RAID de tarjetas de red que podemos usar para trabajar en paralelo, a modo de producir más caudal, o de proteger nuestra conexión de fallos, ya que si una deja de funcionar la otra si lo hará, a parte de algunas otras chorradas orientadas a juegos como la mejora del ping.

La placa tiene su otro punto fuerte en su conexión de tarjetas gráficas. Soporta dos tarjetas en SLI mediante conexiones de 16x simultáneas y un tercer PCI Express para el uso, en un futuro que no parece llegar jamás, de una tercera tarjeta grafica para física. Toda la placa base está pensada alrededor de este sistema de tarjetas y de la adecuación del sistema para el overclocking de alto nivel.

Como no podía ser de otra manera la placa usa un sistema de alimentación digital sin capacitadores electrolíticos optando por otros sólidos mucho más fiables y duraderos. Todo el sistema de chipsets y alimentación esta disipado mediante un intrincado sistema de heatpipe de cobre. La verdad es que le tengo bastante manía a este tipo de sistemas de disipación que precisamente limita mucho a los entusiastas a la hora de implementar sistemas de refrigeración por agua u otros sistemas. Las heatpipe, y más montadas de este modo donde todo se comunica, nos obligan a buscar varios sistemas independientes si queremos compensar y mejorar su uso. Si quiero montar un disipador en el puente norte, un disipador por agua, me obliga a buscarme otra solución, aumentando el coste, para el puente sur, y otro, más coste aun, para los mosfets de la placa. Espero que los ingenieros de Asus y otras marcas, entiendan que una placa para entusiasta no debe ser espectacular sino adaptada a las necesidades de los entusiastas que en muchos casos, o en casi todos, supone modificar los sistemas de refrigeración para alcanzar los resultados más elevados. Conozcamos, ahora si, los detalles que marcan la personalidad de esta placa base.

Detalles de la Striker Extreme

Detalles de la Striker Extreme.

La Striker es una placa espectacular que busca sorprender el usuario de una forma muy visual. Dispone de un sistema de diagnostico con pantalla LCD en su zona posterior para que podamos conocer gráficamente el estando de nuestro ordenador. Nos dirá que es lo que falla y podremos verlo a oscuras mediante la retroiluminación de todo el panel posterior.

Dispone también de un sistema de interruptores rápidos para poder encender o resetear la máquina de forma rápida, además están retroiluminados para que no los perdamos de vista en la oscuridad. También tendremos un switch para el reseteo de la información o configuración de la bios, con un sistema de seguridad, que impide que borremos la misma por una pulsación errónea. Por si esta fuera poca iluminación también disponemos de un switch, que cuando la placa está apagada pero conectada a la red, ilumina con al menos 20 leds de pequeño tamaño, situados en puntos claves de la placa, todas las partes fundamentales de la misma a bien de poder manipular sus componentes en plena oscuridad.

Para los que gustan del control exhaustivo de ventiladores y temperaturas esta placa base dispone de hasta siete conectores molex de tres pines para la conexión de ventiladores. Desde su bios podremos también monitorizar todos estos conectores, controlándolos para lograr el mejor equilibrio entre refrigeración y ruido y apoyados por varios conectores para sondas de temperatura que nos darán hasta tres lecturas adicionales a las que da una placa de calidad cualquiera. Tendremos una placa con un buen rheobus y todo totalmente integrado.

Otro de los puntos interesantes de la Striker que su tarjeta de sonido no está integrada en la placa, se trata de una tarjeta dedicada PCI Express que podemos usar o no usar. Los ingenieros de Asus dicen que esto aporta mayor calidad de sonido al evitar puntos de interferencias electromagnéticas con otros componentes integrados, la teoría reza así, pero yo veo una intención más orientada a que los que no usamos la tarjeta integrada podamos prescindir de ella y usemos, con menos estorbos nuestra tarjeta dedicada.

La Striker, o mas bien toda la serie ROG, no solo es un buen trozo de hardware sino que va a acompañada de una buena cantidad de accesorios entre cableado, puertos USB y Firewire, incorpora hasta un micrófono de gran calidad y un buen conjunto de programas, entre ellos un juego (Ghost Recon Advanced Warfighter), una herramienta imprescindible como es 3DMark 2006 y todo el buen conjunto de programas que se incluyen de serie en todas las placas de Asus como es el AiBooster, PCProbe II, Asus Update, etc.

Asus Striker Extreme. Socket y Heatpipes

Asus Striker Extreme. Socket y Heatpipes.

Este es el disipador del puente norte de la Striker. Tres tuberías de liquido/gas pasan por este núcleo en dirección a los disipadores situados sobre los mosfets de la placa base. Es sistema es bello y muy espectacular pero creo que tiene más pegas que ventajas. Sobre todo en placas con chipsets tan calientes como el 680i de Nvidia. A mí personalmente me gustaría que los fabricantes volvieran al sistema tradicional de disipadores individuales y sé que muchos pensáis como yo.

Al lado de los bancos de memoria de la placa, cuatro en total, encontramos también las conexiones para disquetera y unidades Parallel ATA. Entiendo que mucha gente aun dependa de estos sistemas, de hecho la disquetera sigue siendo imprescindible para una placa como esta con sistema RAID y Windows XP. Pero ya es hora de que nos vayamos deshaciendo de estas tecnologías que han quedado más que obsoletas. La conexión de 24 contactos de la fuente de alimentación está muy bien situada en esta posición ya que ahí estorba poco.

Desde aquí vemos el intrincado sistema de disipadores y heatpipes de la placa. Rodean al socket del procesador a bien de aprovecharse de la ventilación del procesador para disipar todos los componentes de la placa base. Este sistema funciona muy bien en estas condiciones pero si no producimos aire en el socket, como es el caso de la refrigeración por agua o de cambio de fase, tendremos que asistir esos disipadores con un ventilador adicional. La placa trae uno a tales efectos pero mi consejo es usar algo más potente, sobretodo porque con agua o cambio de fase lograremos mucho mas overclocking y por tanto más saturación de calor para estas zonas.

Asus Striker Extreme. Conexiones

Asus Striker Extreme al detalle (II). Conexiones.

Toda la disipación en esta placa esta comunicada y centralizada. Hasta el puente sur esta de este modo. También nos sirve esta imagen de detalle para ver las conexiones Serial ATA, giradas 90º hacia el exterior de la placa y los tres interruptores rápidos de la placa. Encontraremos también las dos conexiones internas de puertos USB que completan el total de 10 que soporta esta placa base.

Los dos conectores en Azul, que es un color, junto al blanco, preponderante sobre el negro del PCB de esta placa, corresponden a los dos destinados a funcionar a 16x. Podemos también usar uno de 16 y el otro de 8 sin problemas pero lo suyo es aprovechar el potencial de la placa base a este respecto. El Blanco, situado entre los dos azules, corresponde el 8x que podemos usar para tarjetas destinadas a física, si es que algún día funciona eso, y también tendremos una capacidad de ampliación restante bastante buena. Un puerto PCI Express 1x y dos puertos PCI de 32-Bit son más que suficientes para que añadamos más componentes a nuestro ordenador. También dispondremos de un puerto Firewire adicional, e interno, destinado a frontal de caja y el tercer conector interno de USB.

El panel trasero de la Striker Extreme es muy completo. Su doble tarjeta de red Gigabit, sus cuatro conectores USB 2.0, dos conexiones Serial ATA externos, Firewire 400 de seis pines, salidas de audio digitales en formato SPDIF digital y óptico y los dos conectores PS2 para teclado y ratón. El puerto paralelo, o donde se hubiera situado, se encuentra ocupado por un panel LCD donde leer los datos del POST de la placa base. Esta retroiluminado en azul y la verdad es que da datos muy concretos y extensos. Podemos también programarlo para mostrar la hora o un mensaje a nuestra elección.

La tarjeta de sonido dedicada de esta placa base monta un chip Advanced Devices AD1988B con capacidad para controlar sistemas de altavoces de 7.1 y para generar sonido digital en tiempo real tanto Dolby Digital como DTS Connect. Dispone de conectores frontales tipo HD Audio que podemos usar simultáneamente con los puertos traseros. Es la misma tarjeta que usa la Commando, que probáramos hace ya algunos días, es una tarjeta interesante pero que como ya dijimos, en nuestra opinión, está lejos de las prestaciones que nos ofrece una tarjeta con chip XFI de Creative.

Lo mejor está en la bios

Lo mejor está en la bios.

La verdad es que todas las bios de la gama ROG de Asus son un portento. La Commando ya nos sorprendió por el modo que nos deja controlar hasta el más mínimo aspecto del funcionamiento del ordenador y la verdad, siendo la Striker más veterana, está claro de donde heredo la Commando todas sus funciones.

Esta es una imagen real de una de nuestras configuraciones de overclocking. Podemos grabar dos diferentes en la bios de la placa a bien de poderlas usar cuando queramos. Se guardan todos los parámetros no solo los de overclocking así que es muy útil para no tener que andar configurando secuencias de arranca, modos raid y todo lo demás cada vez que tenemos que resetear la bios ante un fallo de configuración del overclocking. En ella podemos ver que nuestro QX6700 trabaja a una frecuencia de 3.5GHz con refrigeración por aire y no es nuestro pico de frecuencia logrado con esta placa.

La forma más eficaz de hacer over con una placa con el 680i de Intel es mediante el uso de divisores convencionales. Las placas soportan bloqueos no linkados al bus principal pero esto nos limita mucho la capacidad de overclocking. Este bus que hemos usado no es muy elevado, lo cierto es que se puede lograr mucho más, sobretodo sino usamos un procesador Quad Core Retail que está visto que el subir mucho de bus no es su especialidad. Aun así se compensa con el uso de multiplicadores altos y frecuencias muy elevadas aun usando disipación por aire y voltajes moderados. La Striker tiene muchas funciones pero poco centralizadas, una placa Intel suele tenerlo todo en dos paneles como máximo, uno para procesador y memoria y otra para parámetros generales de CPU, las placas Nvidia que hemos visto hasta el momento usan hasta cuatro paneles diferentes así que recomiendo darnos un paseo exhaustivo por todas las funciones y leer detenidamente el manual sino queremos perdernos.

Algo también fundamental para realizar el mejor de los overclocking es un control extenso del tema de voltajes. La Striker Extreme no puede estar mejor nutrida. Podemos, como en la Commando, hasta establecer diferenciación de voltaje para cada uno de los dos canales de memoria. Aparte podemos controlar todos los voltajes del chipset, incluidos los referentes a bus frontal y bus Hypertransport y cómo no, el de la memoria y el procesador. Y no con niveles convencionales sino a niveles donde incluso es muy peligroso para el hardware pero es que estas ediciones de placas de Asus están precisamente para evitar cualquier limitación, incluso la de querer que nuestro hardware muera joven para lograr un record de overclocking.

Este es uno de mis paneles preferidos, el del "rheobus" integrado dentro de la placa base. Ofrece un control inteligente y automatizado pero parametrizable y monitorizable del funcionamiento de todos los ventiladores de nuestro ordenador. Para ello incluye una serie de sondas de temperatura supletorias y este panel en la bios donde controlarlo todo. Parece complejo pero no lo es y permite que reduzcamos notablemente todo el ruido del sistema de forma centralizada. Si queremos tocar algunos de los parámetros de la bios desde Windows también contamos con AiBooster, una aplicación de Asus, que permite cierto control del overclocking desde Windows. También nos funcionaran otras aplicaciones como Clockgen sin ningún tipo de problema.

Overclocking y resultados

Overclocking y resultados.

Nuestro procesador de cuatro núcleos siempre nos da buenos resultados en cuanto a frecuencia máxima se refiere. Da igual que lo usemos con agua, cambio de fase o refrigeración convencional, siempre nos ofrece unas frecuencias sobresalientes pero que por la naturaleza de los Quad Core no suele estar acompañado de altos niveles de bus frontal. Los resultados obtenidos en general son muy buenos, con una frecuencia que ronda los 3.6GHz y bus no muy elevado, cerca de los 350MHz, pero con un funcionamiento de la memoria de forma asíncrona que permite trabajar a la memoria a 1120MHz que no está nada mal. Veamos los detalles marcados de CPUZ.

Cuatro núcleos a 3.6GHz mediante refrigeración por aire es nivel más que interesante y que acompañado de las piezas adecuadas produce un nivel de rendimiento brutal. El bus puede ser algo importante para mejorar el rendimiento pero si tienes que elegir entre 3.6Ghz a un bus de 360Mhz a un bus superior y 3.4 a un bus mayor seguramente a la hora de la verdad el procesador con 200MHz ganara la partida en el 90% de los benchmarks. Precisamente lo que vamos a comenzar a hacer después de que detallemos la máquina de pruebas.

La Máquina de pruebas.

El ordenador completo que hemos usado para nuestras pruebas dispone de las siguientes piezas:

- Procesador: Core 2 Quad QX6700 de Intel.

- Placa base: Striker Extreme de Asus.

- Memoria: 2GB OCZ HPC Reaper DDR2 PC8500.

- Tarjeta gráfica: SLI Asus 8600GTS Top x 2.

- Disco Duro: Seagate 7200.10 250GB SATA.

- Disipador: Asus Artic Square.

Con estas piezas realizaremos las pruebas de rendimiento general que solemos realizar a este tipo de conjuntos. Para los intrigados en ver cómo funciona un sistema SLI de tarjetas 8600GTS diré que podéis estar tranquilos ya que realizaremos una review dedicada solo a este análisis. Nos esperan semanas muy interesantes en Hispazone donde conoceréis de primera mano en mejor hardware que esta por aparecer en los próximos días que es mucho y variado.

El Artic Square de Asus ha resultado mejor de lo que esperábamos

Hablaremos de el detenidamente en un próximo artículo.

Las pruebas de rendimiento general

Las pruebas de rendimiento general.

No son nuestros mejores resultados con Sandra, el uso de un sistema convencional de refrigeración nos resta mucho potencial de overclocking pero aun así estamos delante de un procesador más que sobrado para las tareas más exigentes y para los que gustan de disfrutar de los juegos a máximas resoluciones. Como buena plataforma Intel el ancho de banda de memoria no es muy elevado pero suficiente para que estos procesadores, y más a estas frecuencias, sean por ahora los más rápidos del mercado.

Con PMCore logramos nuestro record de rendimiento con refrigeración convencional. Algo menos de 20 segundos para un cálculo de series de 10000 números primos con los cuatro núcleos trabajando en paralelo. Lo mismo podemos decir del resultado logrado con Cinebench 9.5 y PCMark 2005 ya que ambas aplicaciones aprovechan perfectamente nuestros 4 núcleos de proceso a 3.6GHz.

Las pruebas de rendimiento 3D y conclusion

Las pruebas de rendimiento 3D.

Para mostraros una idea de lo que es capaz este sistema SLI de tarjetas 8600GTS vamos a pasar dos pruebas de rendimiento que también nos dan un índice independiente para el rendimiento de la CPU. Es un adelanto de lo que haremos en próximos días con un análisis completo de estas dos tarjetas trabajando en paralelo.

Aquamark 3.0.

Un buen resultado donde vemos perfectamente como nuestra CPU se acerca a la mítica cifra de los 19.000 puntos y con un índice global de casi 180.000 puntos lo cual dice mucho de este sistema SLI. Lo compararemos en su momento con el rendimiento de una 8800GTS para ver si realmente merece la pena la inversión en estas dos graficas.

3DMark 2006.

Un magnífico resultado de 3Dmark 2006 que le pondrá las cosas difíciles a la 8800GTS que tenga que competir con este sistema SLI. También me quedo con el magnífico resultado de CPU que alcanza los 5400 puntos. Nuestro record actual está en 6400 con este mismo procesador a 4.2GHz pero montado con un sistema de refrigeración mucho más avanzado, costoso y también mucho más ruidoso.

Conclusión.

La Striker Extreme no es una placa barata, ninguna con el 680i de Nvidia lo es, ronda los 300€ en cualquier tienda pero lo que si ofrece es un nivel de exclusividad y de potencial de overclocking que pocas puede igualar. Esta cargada de detalles espectaculares que diferencian claramente al PC que la monta de uno que no. Dentro de sus ventajas destacare la buena distribución de la misma, su elevado potencial de overclocking, su extensa bios, su innovador panel posterior de conectores, el rheobus controlable desde la bios y cómo no, su espectacular y cuidado acabado que la convierten en una placa única. A su contra solo encontramos el precio y el uso de un sistema de heatpipe que aunque eficiente nos limita a la hora de hacer trabajos más serios con esta placa. Al menos el sistema de refrigeración deja despejada la parte trasera de la placa, no como en otros modelos que hemos podido ver y probar de la competencia, que en un desmedido intento de rizar el rizo nos ponen ya disipadores hasta por la parte posterior de la placa haciendo difícil incluso la instalación de disipadores convencionales que requieran anclajes posteriores por su peso y dimensiones.

Dándoos mi opinión puramente personal debo decir que la Striker Extreme impresiona desde el primer momento y es la placa con la que todos soñamos poder equipar a nuestro ordenador. Es rápida, espectacular y esta magníficamente equipada, la pena es que cueste 300€ precio que se debe en buena medida al precio del 680i que dobla en precio al chipset más caro de Intel.

Secciones: Placas Base