Actualidad P55. ASUS Sabertooth i55

por Javier Rodríguez 07/11/2009 ...

La placa que analizamos hoy es uno de los últimos lanzamientos de Asus y para mí una de las placas más equilibradas del mercado. También es uno de los modelos más atractivos del fabricante con un diseño completamente renovado y unas prestaciones no tan espectaculares pero que la convierten en una gran placa base para los que gustamos de productos equilibrados.

Asus Sabertooth i55. Prestaciones.

Este es el primer modelo de toda una saga de placas base que nos acompañaran en sucesivos modelos como ya hacen otras gamas como las WS (Workstation) o las ROG (Republic of Gamers). La nueva gama se denomina TUF y tiene un carácter estético muy militar y unas prestaciones, que Asus asegura, entran dentro de las especificaciones técnicas que se requieren en este tipo de aplicaciones militares.

Lejos de caer en este tipo de marketing llamativo las nuevas placas TUF tiene un diseño atractivo que combina componentes de primera calidad, con el potencial de overclocking habitual en Asus, y diseños simples pero efectivos que atraerán a un público muy variado sobretodo el que busca una solución sería, sin tanta parafernalia, pero de resultados contrastados.

Marcado aspecto militar para esta nueva serie de placas base de Asus.

Una de las cosas que más resalta de esta placa base es que tiene un diseño más sencillo y para mi más eficiente. Siendo una solución de un solo chipset la necesidad de grandes elementos de disipación se queda para los “efectos especiales” para entrar por los ojos del consumidor. La Sabertooth i55 dispone de la disipación necesaria sin este tipo de montajes extraños de heatpipes que nos hemos acostumbrado a ver en los últimos años.

Un solo disipador que combina materiales metálicos (aluminio) con la cerámica para disipar el chipset y disipadores dedicados para su zona de mosfets con la misma combinación de materiales. La cerámica es sin duda una novedad en cuanto a materiales usados en una placa base pero más allá de los materiales utilizados el sistema de disipación de esta placa sorprende por su buen funcionamiento y por ser consecuente con lo que realmente necesita esta plataforma.

Este es un modelo que precisamente va a los hechos. Tiene exactamente lo que cualquiera puede necesitar de una placa base de este tipo y lo consigue con sencillez y naturalidad aunque también tiene algún recargue efectista que personalmente veo innecesarios y aplaudo que sea opción del usuario usarlo o no. Hablo del sistema CoolMEM que no es otra cosa que un soporte donde utilizar un ventilador de 40 o 50mm para refrigerar, de abajo a arriba, los cuatro slots de memoria DDR3 con los que cuenta la placa. Para mi introducir un elemento mecánico en este diseño térmico pasivo tan elegante me parece una atrocidad pero ya que Asus se mete en esto debería al menos facilitar el susodicho ventilador al cliente y no hacer una solución inacabada donde tienes que buscarte la vida para encontrar un ventilador de calidad, con conexión molex y a poder ser con control de revoluciones.

El diseño de disipación sencillo y eficiente es uno de los pilares de esta placa base.

Por lo demás estamos delante de una P55 de gama media-alta con las prestaciones generales que podríamos pedir a este tipo de solución. Esto es…soporte Crossfire y SLI, RAID Sata, conexión Ethernet Gigabit, un montón de puertos USB, controladora SATA añadida para ampliar la capacidad y añadir algún puerto eSata, etc.

Pero para los que piensen que esta placa base es un modelo mediocre con algún toque de exclusividad en su aspecto hay que decir también que integra algunas tecnologías interesantes como una nueva generación de DSP de sonido capaces de trabajar hasta con 10 fuentes de sonido de forma simultánea por lo que podemos tener trabajando sistemas de altavoces de diversos satélites conjuntamente con auriculares, varios incluso, de forma simultánea. Esto sin hablar de detalles tecnológicos que comparte con otras placas base de Asus de su misma generación. Este DSP está firmado por VIA, concretamente un VT2020 de 10 canales, con tecnología Envy HD y que la convierte en uno de los DSP integrados más avanzados en la actualidad.