Zotac USB 3.0 – HDMI adaptor

por Javier Rodríguez 08/05/2012 ...

Introducción.

Una tarjeta grafica USB 3.0 no nos permitirá jugar a Crysis 2 pero nos ofrecerá una forma sencilla de conseguir un interfaz de alta resolución que pueda manejar perfectamente nuestra reproducción multimedia y nuestra navegación por páginas web con alto contenido multimedia. Cosas que eran imposibles con USB 2.0.

Prestaciones técnicas.

El nuevo interfaz USB 3.0 a HDMI de Zotac es un chip grafico en toda regla que genera buena parte de su esfuerzo a través del bus de datos de alta velocidad del USB 3.0 y del procesador de la maquina. No hay que asustarse porque cualquier ordenador medianamente reciente puede mover un interfaz de este tipo con soltura. Con que sea un doble núcleo apenas notaremos ningún tipo de carga especial en el sistema.

El chip integrado es un diplaylink DL-3500. Soporta conexiones USB 2.0 y USB 3.0 aunque para desarrollar todo su potencial requiere de conectividad USB 3.0 a poder ser con 5gbps garantizados aunque nosotros en conectividad de 2.5gbps hemos tenido también buenos resultados.  La tarjeta ofrece conectividad de alta resolución con máximas de 2048x1152 en formato 4:3 y hasta 1920x1200 en modo 16:10 y como es lógico también la resolución inferior de 1920x1080 puntos en 16:9.

Zotac integra el conector digital como un puerto HDMI de tipo 1.4a así que soporta tanto este tipo de resolución de pantalla como audio digital directamente por el mismo conector. Con un solo cable USB 3.0, sin alimentación, podremos añadir monitores extra hotswap a nuestra configuración normal.  De hecho se pueden concatenar en hubs USB 3.0 de calidad para conectar varios monitores a un solo conector USB del PC aunque yo no recomendaría usar más de dos adaptadores por Hub.

Por supuesto la conectividad adicional nos permite duplicar pantalla, extender y configurar la pantalla como queramos incluida rotación, etc. Podemos mover ventanas de pantalla a pantalla y configurar Windows como lo haríamos con soluciones más tradicionales. Otra de las ventajas es que Displaylink trabaja cerca de Windows y la tarjeta se instala automáticamente sin necesidad tan siquiera de usar los drivers que se incluyen con el adaptador. Actualmente soporta Windows 7, 32 y 64 bit, Vista, XP y también las versiones de Windows para servidor en versiones 2003, 2008 y 2008 R2.

El interfaz pesa tan solo unos cuantos gramos y usa conectividad Micro USB 3.0 de tipo macho, el mismo cable que usaríamos para un disco duro de 2.5”, unidades ópticas, etc.