Windows 8: Windows To Go sobre USB 3.0

por Javier Rodríguez 05/08/2012 ...

Introducción e instalación

Introducción.

Windows 8 es la primera edición de Windows que permite al usuario, con soporte directo, correr el sistema operativo directamente desde unidades USB. Esto incluye cualquier tipo de unidad USB. Además el soporte de USB 3.0 es nativo y si nuestra bios de placa admite el arranque desde nuestros puertos USB 3.0 (es más fácil encontrar este soporte en placas base con chipsets con USB 3.0 nativo) entonces podremos tener un pendrive o disco externo de alta velocidad con nuestro sistema operativo cargado en su interior y que podremos ejecutar en cualquier ordenador. Aun así podemos encontrarnos con problemas de licencias con algunos programas que controlen los cambios de hardware y tendremos otras limitaciones como no poder acceder a la tienda de aplicaciones de Microsoft. Pegas mínimas si sabemos cómo compensarlas con  servicios online o aplicaciones libres.

Nuestro disco de pruebas, montaje.

Con la bajada de precios de los discos SSD montar uno en una caja externa de tipo USB 3.0 es algo relativamente económico con lo que se pueden lograr unos resultados espectaculares. Nosotros hemos optado por un disco económico de 120GB, de las decenas que podemos encontrar con controladoras Sandforce, y lo hemos introducido en una caja Enermax de 2.5” para USB 3.0 con interfaz SATA. Hemos elegido esta caja porque tiene el cable de tamaño idóneo para no tener problemas de alimentación. Es una caja de aluminio, con rejilla de ventilación y una funda acolchada que podemos usar mientras que tenemos conecto el disco. Cuenta con un led de actividad y el conector USB 3.0 es de tipo micro con posibilidad de usar también cables Micro USB de tipo 2.0 con la consiguiente limitación de velocidad.

La ventaja de un disco SSD es que nos eliminara de forma notable los riesgos de andar moviendo el disco y la velocidad de acceso y respuesta será superior a la del mejor dicho mecánico del mercado en este tamaño. La idea es correr Windows 8 con prácticamente la misma calidad con lo que lo haríamos con un disco instalado dentro del PC.

Para ejecutar “Windows To Go” necesitamos el archivo de instalación de cualquier versión de Windows 8, por ejemplo la “consumer preview”, necesitaremos también el kit de instalación automatizada de Windows 7 y un ordenador con Windows 7 o Windows 8 ya instalado. El proceso es sencillo:

Descomprimimos el iso de instalación de Windows 8, podemos usar múltiples aplicaciones como Winrar, 7zip, etc. Creamos una carpeta de trabajo donde volcaremos los archivos que necesitamos. Por ejemplo “c:WindowsToGo”.

Solo necesitamos un archivo de la descompresión de la iso descargada de Windows 8. Es concretamente el archivo “install.wim” que es el archivo de dos gigabytes largas que encontramos dentro de la carpeta “Sources” del DVD de Windows. Lo colocaremos en la carpeta que hemos creado antes para trabajar.

Descargamos Windows Automated Installation Kit “AIK” para Windows 7: Kit de Instalación Automatizada de Windows 7

Descomprimimos el archivo descargado y lo instalamos. Si lo haces en Windows 8 seguramente requerirá que instales el entorno .net 3.5 que podeis encontrar en el menú de instalación de AIK. Una vez instalado extraeremos un solo archivo que podemos encontrar dentro de la carpeta “tools” de la carpeta de instalación de IAK (“F:Program FilesWindows AIKToolsamd64” en mi caso) como veréis tenemos varias carpetas según corresponda a nuestro sistema. Si tenemos un Windows 7 o 8 de 64-Bit lo que buscamos estará en la carpeta “amd64”. Solo necesitaremos un archivo, el “imagex.exe” que copiaremos a la carpeta de trabajo “C:WindowsToGo” que hemos creado antes.

Es el momento de particionar y formatear adecuadamente el pendrive o unidad USB que vayamos a usar. Recordad que debe tener al menos 16GB aunque lo más recomendable sería un mínimo de 32GB. No tiene por qué ser USB 3.0, podéis probarlo en cualquier unidad USB. Para formatear adecuadamente haremos uso de Diskpart ejecutado en una consola “cmd” en modo administrador.  El proceso es el mismo que para crear un USB de arranque de instalación de Windows. Seleccionamos el disco (“list Disk” para averiguar el número de unidad que Windows le ha dado a nuestro pendrive, “Select Disk 3” donde 3 es el número que corresponda a vuestra unidad”), limpiamos, creamos partición y la activamos (“clean”  limpia completamente la unidad así que si tienes datos haz antes una copia de los mismos, “create partition primary” para crear una partición primaria con toda la capacidad disponible en el disc y por ultimo “active” para hacer que es partición sea activa), ahora la formateamos en modo rápido para ahorrarnos algo de tiempo en el proceso (“format fs=ntfs quick” formatea la unidad en formato NTFS en modo rápido) y por ultimo le asignamos una letra de unidad (“assign”, le da una letra correlativa a las existentes a la unidad formateada). Quedaros con la letra de unidad asignada ya que la necesitaremos más adelante. Ya tenemos la unidad USB preparada para los últimos procesos donde echaremos mano del IAK instalado antes.

En estas capturas veis perfectamente el proceso de comandos dentro de diskpart para

particionar, activar, formatear y asignar letra a la unidad que vamos a usar para la instalacion de Windows 8.

En estas capturas veis perfectamente el proceso de comandos dentro de diskpart para particionar, activar, formatear y asignar letra a la unidad que vamos a usar para la instalacion de Windows 8.

Transferimos el sistema en modo imagen para WindowsToGo. Para ello abriremos una consola “cmd” en modo administrador y nos dirigiremos a la carpeta “c:WindowsToGo” donde hemos colocado antes los archivos “imagex.exe” y “install.wim”. Ejecutamos el siguiente comando: “imagex.exe /apply install.wim 1 I:” (I: es nuestra letra de unidad, poned la que corresponda”. El proceso tardará más cuanto más lenta sea nuestra unidad. Un progreso porcentual nos tendrá informados del avance.

Por ultimo haremos que el sistema sea “booteable” con el siguiente comando: “bcdboot.exe I:windows /s”. Ya estamos preparados para ejecutar nuestro sistema Windows 8 To Go.

Drivers, adaptación y funcionamiento

Drivers, adaptación y funcionamiento.

Windows 8 trae consigo una gran cantidad de controladores así que lo normal es que vayamos a la máquina que vayamos encontremos soporte para muchos de nuestros dispositivos. También es cierto que podemos instalar los drivers que vayamos necesitando y ahí estarán para cuando movamos nuestra unidad a nuevas máquinas. Si vuestra intención es como la nuestra de poder llevar un único disco duro de sistema y trabajo en diferentes maquinas, con nuestras aplicaciones más habituales y herramientas de trabajo, lo mejor es que intentemos que sean plataformas homogéneas  o evitar conflictos. Me refiero, por ejemplo, a instalar drivers conflictivos entre sí como pueden ser los de graficas Nvidia y AMD (aunque nosotros lo hemos hecho y funciona bastante bien), etc.

Windows genera una controladora de almacenamiento adecuada para este trabajo. El resto de dispositivos podemos instalar controladores como en cualquier otro Windows.

Cuantos más controladores vayamos instalando menos tendremos que añadir en máquinas nuevas donde vayamos conectando nuestro disco. En cuanto al software que vayamos instalando así sí que tenemos que tener cuidado. Por mucho que tengamos pagadas nuestras licencias si el control de las mismas de nuestros programas es por identificación de hardware entonces en cada máquina que vayamos cambiando, o según este establecida la licencia, nos podemos encontrar con que nuestro programa ha dejado de estar activo. Tampoco tendremos acceso a la tienda de Windows 8 para aplicaciones así que tendremos que hacer instalaciones directas. Os recomiendo que uséis programas de licencia libre, que no validen de este modo o simplemente hacer uso de la gran cantidad de aplicaciones que ya dan ciertos servicios a través de Cloud.

Podemos disponer de todos nuestros programas y el mismo interfaz de trabajo que en una instalacion fija. Solo hay limitaciones, que yo haya podido comprobar, en el acceso a la tienda de aplicaciones integrada en Windows 8.

Si usamos un perfil Cloud de Microsoft, a través de nuestra cuenta de correo, tendremos sincronización de perfil entre nuestras maquinas fijas y de “Windows To Go” así que personalmente lo veo muy recomendable.

El funcionamiento de la maquina Windows To Go es idéntico a como si lo tuviéramos en un disco fijo. No tendremos problemas para instalar programas, jugar a nuestros juegos, acceder a cualquier servicio online, etc. Simplemente elegimos la unidad de arranque en nuestro PC para que sea la unidad USB donde lo hemos instalado y dependiendo de nuestra velocidad tendremos un sistema rápido (USB 2.0) o con velocidad de SSD interno (USB 3.0).

Velocidad y experiencia

Velocidad y experiencia.

Para que tengamos soporte de arranque en USB 3.0 nuestra bios debe permitirnos poder seleccionar esa unidad para el arranque. Si nuestros conectores USB 3.0 son nativos, integrados en el chipset, lo normal es que esto sea así. Sumado al soporte nativo de USB 3.0 de que dispone Windows 8 nos encontramos con el soporte perfecto para aprovechar nuestro interfaz más rápido y económico para ejecutar un sistema operativo Windows completo. Si nuestros conectores son integrados mediante algunos chips controladores añadidos podemos encontrarnos que no tenemos soporte de arranque, para eso, a día de hoy, yo no tengo la solución pero una posible sería la actualización de la bios.

Pendrive como el Kingston HyperX de hasta 256GB son perfectos para este tipo de aplicaciones.

Podemos encontrar unidades pendrive realmente rápidas hoy en día. Por unos 170 Euros podemos acceder a pendrive de 128GB de capacidad, más que suficiente para un sistema completo bien gestionado, con velocidades de lectura superiores a los 200MB/s y de escritura de más de 130MB/s. Velocidades de vértigo para disfrutar de una experiencia de Windows más que satisfactoria.

En nuestro caso, ahorrando algunos euros, podemos tener más velocidad y misma capacidad aunque con un tamaño más voluminoso. En nuestro caso las velocidades de lectura son de más de 240MB/s de lectura y unos 180MB/s de lectura. Nuestro índice en AS SSD es de casi 135 puntos, un resultado notable. Esto nos garantiza que las aplicaciones en nuestro disco se abren de forma inmediata, con tiempos en Photoshop CS6 de arranque en frio de menos de 4 segundos o arranque del sistema en menos de 15 segundos.

Para los que os preguntéis como es la experiencia de este disco en USB 2.0 también hemos realizado pruebas. La velocidad de arranque se multiplica casi por tres, con unos 28 segundos de velocidad de arranque, y las aplicaciones como Photoshop multiplican el tiempo de arranque en dos veces. Aun así se puede trabajar perfectamente con el así que tampoco será un lastre tan importante. El problema vendrá en trasferencias de datos grandes, copias de seguridad, etc.

Análisis y conclusión

Análisis y conclusión.

Para gente que anda realzando tareas similares en diferentes maquinas este tipo de sistema de poder ejecutar Windows en un disco USB es una ventaja notable. Si encima podemos hacerlo a velocidades de vértigo entonces se puede convertir en un verdadero sustitutivo de las instalaciones fijas. Podemos con nuestro disco ejecutar nuestro sistema, con todos nuestros datos y programas, sin complejos montajes y con una dificultad de instalación realmente asequible. Los precios de los discos SSD y las nuevas plataformas permitirán que muchos puedan acceder a este nuevo modo de trabajar con Windows. Para mí personalmente puede suponer un salto de calidad, pudiendo llevar mi estructura de trabajo a todas esas máquinas que analizamos además de ahorrar en costes ya que con un único disco SSD disfrutare de velocidades de calidad en cualquier maquina en la que trabaje.

Tags: Software