AMD Radeon R9 290

por Javier Rodríguez 05/11/2013 ...
Proceso fabricacion
Interfaz
Conectividad
Precio
Web
28nm
PCI Express 3.0
2x DVI, DP 1.2 y HDMI 1.4
359 Euros

Introducción

Introducción

La segunda entrega de los verdaderos chips de última generación de AMD viene en forma de la Radeon R9 290. Es una gráfica con algunas prestaciones recortadas sobre la Radeon R9 290X pero sin duda con un mejor equilibrio entre precio y prestaciones. Un coste mucho más ajustado lo que permitirá que sea la tarjeta de cabecera de muchos usuarios incluso de aquellos que estén pensando en soluciones muy avanzadas.

Prestaciones técnicas

Estas dos graficas son prácticamente hermanas y son pocos los elementos que las separan. En cuanto a datos técnicos encontraremos cifras también impresionantes en este chip que además tiene un coste casi de un 25% menos que el modelo de gama más alta.

La configuración de esta tarjeta destaca por su bus de memoria de 512-Bit con una capacidad de ancho de banda de 320GB/s que es idéntico al de su hermana mayor. Ambas usan una frecuencia de memoria de 5gbps que está muy por debajo de las capacidades actuales de la GDDR5 y que sin duda es una medida de AMD para tener margen de respuesta ante las acometidas de nuevos modelos de la competencia.  Este bus masivo se introduce para dar mejor soporte a configuraciones multimonitor o configuraciones con monitores 4k que, como ya sabéis, es cuatro veces la resolución de una pantalla 1080p o full HD.

El frame buffer es de 4GB, igual que en el modelo 290X, así que incluso, según nuestra experiencia con sistemas Crossfire de AMD, se podría usar en combinación con modelos 290X de forma conjunta. El resto de datos también son similares con 64 unidades ROPs, que dan a estas graficas un rendimiento excelente en juegos DirectX 9 y 10, con 160 unidades de texturas y frecuencias de 950MHz frente al gigahercio que alcanza la 290X.

El número de unidades de sombreado también tiene un pequeño recorte, que será lo que marque más el rendimiento de la tarjeta, pasando de 2816 unidades en la Radeon R9 290X a los 2560 en la Radeon R9 290. Es una diferencia del 10% que al final será, sin miedo a equivocarme, buena parte de las diferencias reales que veamos entre ambas tarjetas (esto lo escribí antes de revisar nuestras pruebas de laboratorio).

El resto de prestaciones son muy similares incluidos los consumos aunque claro esta encontraremos en el control variable de la tarjeta un buen sistema de ahorro cuando no es necesario todo el potencial de la misma. Por su arquitectura y frecuencias de trabajo es un modelo que competirá también con la Geforce GTX 780 a la Nvidia ha bajado el precio recientemente a menos de 500 Euros y más competitiva que la Geforce GTX 770 a la que seguramente pronto igualara precios ya que esta última podemos encontrarla ya por menos de 350 Euros.

Las otras prestaciones

Las otras prestaciones

TrueAudio es la interacción de AMD para desbloquear el desarrollo de sonido envolvente en el mundo del PC. Cuando tú enciendes tu Xbox o tu PS3 en cualquier título que cargues encontraras sonido de calidad. En el mundo del PC la realidad es que desde que Microsoft echo por tierra los desarrollos de DirectAudio los desarrollos de sistemas envolventes ser perdieron sin remedio. Los buenos tiempos del EAX de Creative hace tiempo que pasaron.

La idea de AMD es cambiar esto usando el potencial de sus desarrollos en cómputo general en unidades muy especializadas para dar al PC el mejor audio envolvente que podremos encontrar en cualquier plataforma de juegos. El proceso de generar este audio no solo liberara a nuestra CPU de esta tarea, optimizando la eficiencia de nuestras maquinas, sino que potenciara la densidad del sonido y su posicionamiento hasta niveles que nos podríamos esperar de cualquier tecnología actual. Esta tecnología requiere de un silicio dedicado a ello, no se ejecuta en los shaders de la tarjeta gráfica, así que de momento es exclusiva de modelos como la Radeon R9 290X/290 y la Radeon R7 260X. Tiene la ventaja de que el usuario no tiene que cambiar su sistema de audio actual y además logra posicionamiento de alta definición en cualquier tipo de dispositivo de audio existente aunque claro está que cuanto más sensible sean nuestros auriculares o nuestro sistema de altavoces la calidad será superior. Títulos compatibles se esperan para tan solo unas semanas en el futuro así que será una tecnología que los usuarios de estas tarjetas podrán pronto disfrutar.

4K es el horizonte donde todos los amantes de los juegos tenemos que mirar. Ese horizonte está a muchos años vista para los usuarios de consolas, incluso para las de nueva generación que aún están por llegar, pero los usuarios de PC ya tenemos las bases. Tarjetas como esta, o el uso de dos o más de ellas, capacita al PC como la primera y única plataforma real y realista para poder jugar a resoluciones 4k (3840x2160). A pesar de que esta tecnología lleva dando vueltas algún tiempo lo cierto es que aún no hay estándares formados. El mundo de los televisores, los primeros de ellos, trabajan a 30Hz para evitar las limitaciones del HDMI pero 30Hz para el mundo del PC es insuficiente. Para evitar las limitaciones normalmente lo que encontramos en las pantallas 4k actuales es en realidad una doble pantalla sin marco y cada una con 1920x2160 puntos. De este modo con dos puertos HDMI 1.4 podemos formar una imagen de 3840x2160 puntos con una tasa vertical de 60Hz. La otra opción es usar Displayport pero es un conector poco usado en televisores. Sea como fuere esto hace que haya un vacío de estándar universal que hace que pueda ser algo complicado configurar las pantallas puesto que tendremos que generar un único monitor lógico a partir de dos. Para los usuarios de sistemas de múltiples pantallas, como Eyefinity esto no es nada y de hecho AMD ha trabajado en  que la configuración sea sencilla y una vez activada sea completamente para el usuario. Al final el objetivo es tener un estándar VESA en el que AMD está inmerso y que hará todo automático en un futuro cercano. Después de esta divagación donde quiero acabar es que el mundo del PC tiene en su mano ser el pionero en 4k y las gráficas actuales, como esta, ya marcan un buen punto de partida. Estas pantallas, que ahora cuestan en torno a los 3500 Euros, en pocos años tendrán precios “asequibles” y eso ocurrirá sin duda primero en el PC, al menos con pantallas de calidad.

Mantle es el puente entre el PC y las nuevas generaciones de consolas. Esta tecnología es un nuevo API de AMD que hará un “port” de consola a PC sea notablemente más simple de llevar a cabo. Prácticamente solo habrá que recompilar. AMD sabe que las dos principales plataformas de consolas que están por llegar usan su tecnología y sin duda la aprovechara en una mejor optimización también para los juegos multiplataformas en sus tarjetas. Sin embargo, a falta de ver alguna de las primeras producciones, no creo que esta tecnología sea capital para una tarjeta tan potente como la Radeon R9 290X que hoy analizamos. Si será capital para esas buenas APU (CPU+GPU) que AMD tiene en el mercado y también para otras graficas de gamas medias y de entrada. Las hará más eficientes, más rápidas y permitirá tener un mejor resultado en muchos juegos con graficas menos poderosas.

A día de hoy no tenemos títulos en el mercado que hayan sido desarrollados con esta tecnología pero ya hay nuevos desarrollos anunciados, algunos tan esperados (por mi) como el “Star Citizen” de Chris Roberts (Don Chris Roberts de “Wing commmander” o el aún más importante “Privateer”) y que sin duda se verán multiplicados cuando empecemos a ver en el mercado títulos para las nuevas generaciones de consolas que no tengan desarrollos en exclusividad para estas plataformas.

Nuevo control de hardware. Overdrive

Esta tarjeta mantiene el diseño ya clásico de AMD de usar dos bios seleccionables por hardware en la tarjeta. En esta ocasión y teniendo en cuenta de que es tarjeta trabaja siempre en frecuencias variables lo que ha hecho AMD es diseñar dos modos diferentes de funcionamiento. Uno el estándar pensado para usuarios que quieren rendimiento de altas prestaciones pero también un comportamiento muy amable a nivel de ruido. La Radeon R9 290, al menos el modelo de referencia, cuenta también con doble bios con selector físico pero no encontraremos modos “Quiet” o “Uber” como en la R9 290X. Eso sí, podremos programar ambas bios como queramos y sin duda es una ventaja para sesiones de overclocking.

Pero los cambios u optimizaciones no están solo a nivel del hardware de la propia tarjeta. AMD ha rediseñado su sistema integrado de overclocking conocido como Overdrive. Ahora es mucho más poderoso aunque también, a la larga, más intuitivo para el usuario. Ya no se habla de frecuencias nominales sino de porcentajes de mejora ya que siempre tendremos un control variable de las prestaciones de reloj de procesador y memoria. Para hacerlo más grafico se ha situado un mapa de dos dimensiones donde se relaciona el aumento de frecuencia de la GPU con una sobrealimentación de la misma. Siempre en modo de porcentajes. La ventaja es que ahora la manipulación manual del ventilador de la tarjeta no nos forzara a una frecuencia fija sino que tendremos igualmente la progresión de velocidad y por tanto menos ruido cuando no forzamos la tarjeta a dar el máximo.

Este chip grafico ha sido diseñado para trabajar a temperaturas de 95 grados de forma estable a bien de conseguir un entorno de trabajo lo más silencioso posible. Evidentemente será un chip que bajando temperaturas de forma notable lograra aumentos de frecuencia muy notables así que no creo que la tardemos mucho en ver romper más de uno y de dos records mundiales de frecuencias y benchmarks. Esta temperatura “elevada” no afecta a la vida útil del chip y es cada vez más habitual que los diseñadores de chips de altas prestaciones busquen temperaturas de trabajo elevadas ya que con ello se reducen ruidos y en el caso, por ejemplo, de un portátil se logra menos activación de medios de ventilación activa y por tanto ahorro energético.

Es fácil sacarle a esta tarjeta un aumento de rendimiento en torno al 10% en la GPU, igualando quizas prestaciones con la 290X, y hasta del 15% para la memoria sin tener que tan siquiera cambiar el sistema de ventilación. Con sistemas de refrigeración más avanzados, formatos que conocemos de diversos fabricantes y otras generaciones, estos logros serán mucho más accesibles.

El lugar de la Radeon R9 290

El lugar de la Radeon R9 290

Las gráficas de gama alta que no son el modelo más elevado de gama a veces parecen pasar desapercibidas pero normalmente son una compra más inteligente sobre todo para el que no quiere esperar a que el mercado coloque cada modelo en precios más atractivos. El caso de la Radeon R9 290 es quizás especialmente claro porque sus prestaciones principales son realmente similares al modelo superior y su precio es notablemente inferior así que podemos estar ante el producto clave de AMD para los próximos meses siempre y cuando estemos en el mercado de las gráficas de gama alta.

De esta gráfica encontraremos pronto modelos de referencia y también modelos personalizados. Es una gráfica que sin duda ofrecerá un buen potencial de overclocking para cualquiera que sepa rebajarle algunos grados de temperatura y como hemos visto su nuevo sistema de “tweaking” integrado en el driver hace esta tarea mucho más potente, directa y versátil. A fecha de esta review no hay anuncios de modelos personalizados con overclocking pero no me cabe la menor duda que los principales fabricantes que se dedican a graficas AMD pronto tendrán este tipo de modelos en el mercado.

De momento el modelo de referencia será el único accesible al usuario y es idéntico a la Radeon R9 290X. Tiene las mismas dimensiones, el mismo sistema de disipación y las mismas conexiones que esta tarjeta y también prescinde del conector físico para las configuraciones Crossfire.

Pruebas de rendimiento. I

Pruebas de rendimiento. I

MS Flight. 2560x1440. Perfil de calidad Alto

BattleField 3. 2560x1440 Calidad ultra

BattleField 4. 2560x1440 Calidad ultra

F1 2012. 2560x1440. Calidad Ultra. FSAA 8x y AF 16x

Heaven Benchmark 4.0. Tesselation Extreme, FSAA 8x. 1920x1080

Pruebas de rendimiento. II

Pruebas de rendimiento. II

Crysis 3. Calidad Alta. 2560x1440

Futuremark 3Dmark. Fire Strike

Futuremark 3Dmark. Fire Strike Extreme

Bioshock Infinite. Calida Ultra. 2560x1440

Metro Last Light. Calidad Muy alta, 2560x1440. SAA 2x, Tesselation normal, Blur normal

Análisis y conclusión

Análisis y conclusión

Creo que es fácil describir mi experiencia con esta tarjeta y quiero ser muy directo. No es la más rápida, sin duda, pero si yo tuviera que comprar una gráfica de gama alta ahora mismo sin duda en cuanto a AMD se refiere mi elección estaría en la Radeon R9 290 por una simple razón de números.

Su rendimiento es un 10% inferior al de su hermana mayor y su coste es un 20% inferior así que si buscas una gráfica potente, que mueva con calidad juegos como el Battlefield 4 a niveles altos, está claro que la Radeon R9 290 es una compra mucho más inteligente. Estoy deseando ver rendir a dos de estas graficas en Crossfire porque tiene que ser un espectáculo y además un espectáculo bastante más asequible que otras ofertas de gama más alta. Es la gráfica en la que confiar el disfrute de los juegos de última generación a altas calidades sin gastar un Euro de más.

  • Producto: AMD Radeon R9 290
  • Fecha: 04/11/2013 23:44:31
Secciones: Tarjetas Gráficas