Lenovo Yoga 2 Pro

por Javier Rodríguez 24/03/2014 1El Mejor Ultrabook
Pantalla
Procesador
RAM y HDD
Precio
Web
3200x1800. 13"
Core i5 4200U
8GB y 256GB SSD
1249 Euros

Introducción y especificaciones técnicas

Introducción

La serie Yoga de Lenovo es ya un referente en el sector de los ultrabooks con diseños convertibles de varias posiciones que han conseguido un equilibrio interesante entre la esencia del ultrabook, con perfiles reducidos y pesos contenidos, dándole una vuelta al concepto de convertible clásico con un diseño con múltiples posiciones.

Prestaciones técnicas

La primera mejora de esta revisión del Yoga viene a cargo de los nuevos procesadores Haswell de Intel. Estos procesadores añaden más potencia y más ahorro de batería con lo que permite mejoras a nivel de rendimiento y desempeño y también en la capacidad de los integradores de reducir los espesores y peso de sus máquinas más innovadoras.

El Yoga 2 Pro lo podemos encontrar con configuraciones de Core i5 y Core i7 con consumos máximos de 15w con una gráfica Intel HD Graphics 4400 con frecuencias de hasta 1GHz. El modelo que nosotros hemos obtenido para este análisis cuenta con un Core i5-4200U. Un procesador de doble núcleo con cuatro hilos de proceso y una frecuencia máxima de 2.6GHz en modo turbo y nominal de 1.6GHz. Este procesador es realmente ágil y con un sistema como Windows 8.1 encontraremos unos resultados de rendimiento y fluidez realmente buena. Perfecto para multimedia, para trabajar y también para algo de juego si sabemos dónde están nuestros límites.

El Yoga 2 Pro podemos encontrarlo con configuraciones de 4 y 8GB de RAM. La segunda opción se agradece ya que la antigua generación de ultrabooks, normalmente con 4GB, se quedan escasos para el profesional del video o de la imagen cuando realmente de procesador estás maquinas van bastante bien dotadas. En el Yoga 13, el de la anterior generación, podíamos ampliar la RAM mediante un slot, pero en este modelo (más fino y ligero) tendremos que comprarlo de fábrica con la configuración de RAM que consideremos adecuada para nosotros.

Buena cantidad de RAM, un procesador potente…ya solo nos falta un disco duro SSD de última generación. Precisamente es lo que encontraremos con configuraciones que van desde los 128 hasta los 512GB pasando por una configuración con disco de 256GB. Este disco es de formato mSATA y podremos cambiarlo a placer según nuestras necesidades presentes y futuras. La RAM no se puede tocar pero si el disco y la tarjeta inalámbrica que ofrece conectividad Wifi y Bluetooth.

Precisamente la Wifi es el único punto flaco de este portátil. No sé porque razón pero en Europa es imposible acceder al modelo que integra Wifi-AC. De hecho no solo no contaremos de serie con esta tecnología sino que además la alternativa es uno de los peores chips inalámbricos de Intel con soporte de Wifi-N pero solo en modos de 2.4GHz. Por suerte si tendremos Bluetooth 4.0 que es una mejora importante a nivel de gestión energética.

Por suerte la tarjeta inalámbrica también es mejorable ya que está montada sobre un slot M.2, el nuevo formato para tarjetas y almacenamiento para ordenadores ultraligeros, así que podemos adquirir un modelo superior con Wifi-AC y disfrutar de una conectividad muy superior manteniendo también el soporte Bluetooth 4.0.

Hay que decir que este portátil se abre fácilmente, retirando la cubierta inferior, con apenas 8 tonillos de tipo torx. Esto nos dará acceso a la batería, por si fuera necesario comprar un reemplazo y también a cambiar otros elementos como el disco duro o la tarjeta inalámbrica.

Convertibilidad. Teclado, touchpad, sonido y pantalla

Convertibilidad. Teclado, touchpad, sonido y pantalla

El Yoga 2 Pro tiene un hardware de última generación que le convierte en un portátil realmente ágil y versátil pero donde realmente radica su versatilidad es en propio formato de este portátil que es a su vez Tablet. Su pantalla táctil se abre 360 grados sobre su eje y le permite al Yoga adoptar cuatro posiciones características. Portátil convencional, con su teclado iluminado de gran calidad (para este espesor de portátil), modo Tablet (el teclado se apaga solo al usar este y otros modos), modo tienda de campaña (en V mostrando fundamentalmente la pantalla y ocupando muy poco espacio) y modo “stand” apoyado sobre el teclado mostrando directamente la pantalla.

Modo tienda de campaña (Tent)

El modo “tent” y “stand” son parecidos pero uno nos deja la webcam en un modo menos adecuado para su uso. El portátil está pensando por y para estos modos así que no debemos tener miedo de usar ninguna de sus posiciones ya que Lenovo ha trabajado y protegido todas las zonas de apoyo de este portátil para maximizar su durabilidad. Por supuesto cuenta con sensores de posición para cambiar la pantalla de posición según el modo que utilicemos y también cuenta con botones directos. De hecho todos los botones y leds se han colocado en el lateral derecho para que sean accesibles usemos el modo que usemos.

Modo "Stand"

Como Tablet también es muy usable y cuenta con todos los beneplácitos y funciones necesarias para aprovechar Windows 8 o Windows 8.1. El botón Windows en pantalla, los micrófonos estéreo, la webcam de alta definición y un sensor de luz ambiental controlara el brillo de la pantalla. El teclado se puede encender y apagar a placer, la luz me refiero, y es de suficiente calidad para que los que tenemos que escribir mucho a diario nos encontremos a gusto con él. No es el de un Thinkpad de 25mm de espesor pero no se puede tener todo. De hecho con respecto a la primera generación Yoga este teclado se ha ampliado el recorrido y mejorado la membrana para que sea mejor a la vez que el portátil ha visto reducido su peso y tamaño.

Teclado iluminado. No usa el sensor de luz ambiental sino una activación manual mediante un acceso rápido de teclado.

Este es un ejemplo de los modos de uso que nos ofrece este convertible tan flexible.

La pantalla de este portátil es algo excepcional. Fuera de lo común e incluso más allá de lo razonable. En sus 13” de diagonal se esconden 3200x1800 puntos (4k son 3840x2160 puntos) con una densidad de más de 280dpi (puntos por pulgada) y cuatro veces la resolución que tenía la edición anterior. De hecho esta pantalla es imposible de ser usara sin escalado de fuentes e iconos (demasiado pequeño y requiere además de Windows 8.1) pero aun así muy útil para ciertas cosas y de una definición tal que simplemente sorprende. Es un panel de tipo PLS con 400cd/m2 de bastante buena calidad pero con algunos defectos de precisión de color, sobre todo el amarillo, que parece que Lenovo corregirá con una actualización de bios. De hecho la existe una solución parcial que consiste en usar los modos de brillo más intensos de pantalla donde la calidad de color es casi perfecta. Los ángulos son tan buenos como los que esperaríamos de un panel IPS y la respuesta también es de gran calidad.

La definición de esta pantalla tiene pocos contendientes en el mundo del PC

Su calidad de panel, su formato sin bordes, táctil con 10 puntos de sensibilidad simultánea y su definición hacen de esta pantalla una de las mejores que podemos encontrar en un ultrabook de ultima generación y un salto sorprendente sobre la generación anterior. Además el panel táctil es realmente precio, e incluso hemos podido manejarlo sin dificultades sin forzar el escalado de iconos, ventanas y fuentes.

El touchpad complementa a la pantalla táctil. De hecho cuenta con todas las prestaciones que exige Windows 8.1 para un touchpad como que tenga gestos multitáctiles, botones integrados en el cuerpo y gestos intrínsecos al sistema como los que ejecutamos desde fuera hacia dentro de la pantalla. Es suficientemente grande y no molesta para nada pero lo que está claro es que contando con una pantalla fácil podemos dejarlo en un segundo plano en cuanto nos acostumbremos a las prestaciones intrínsecas de la pantalla.

Este modo ya requiere de ayuda pero nos da una imagen de las posibilidades incluso en modo tablet. Un PC en modo vertical para una visibilidad Web superior.

El sonido es básico aunque al menos encontraremos códec Dolby Home Theater que nos permitirán ajustes de ecualización y jugar algo más con la salida analógica de portátil. Al contar con puerto HDMI también podremos transportar el sonido digital hacia decodificadores externos de más calidad (televisores, monitores, decodificadores, etc.). Cuenta con altavoces estéreo en la zona inferior frontal y hacen su labor pero como es lógico espacio y peso no dan mucha opción a una gran calidad de sonido integrada.

Detalle del touchpad con botones integrados

Peso, ruido y autonomía

Peso, ruido y autonomía

No me imagino mejor portátil con el que viajar que este. Su única pega es que no integra tecnologías 3G o 4G y tampoco tiene posibilidad de ampliación en este sentido. Esto puede ser un problema para algunos pero ahora casi todos usamos el modo compartido de nuestro teléfono móvil para dar acceso a internet a otros dispositivos cuando es necesario.

El perfil del Yoga 2 Pro es realmente delgado, más incluso que el modelo anterior, pero no es el ultrabook más delgado del mercado. El Vaio Pro y el Acer Aspire S7 le superan en este aspecto.

El Yoga 2 Pro cuenta con un chasis de aleación de magnesio y una carcasa del mismo formato con un recubrimiento plástico para que gane agarre y por tanto se mas fácil de usar en los modos detallados antes. La superficie de apoyo de las manos también tiene un acabado en goma que lo protege a él y al teclado de años y años de uso. Podemos encontrarlo en colores gris y naranja aunque este segundo color es difícil de conseguir en nuestras fronteras (nuestro portátil de pruebas viene de Alemania).

Lenovo ha conseguido reducir el peso de esta edición en 100gr con respecto a la anterior alcanzando los 1.39Kg con la batería incluida. Tiene un espesor de menos de 16mm, y eso que tiene una bisagra muy especial que lo hace más ancho que otros modelos de la competencia con formatos más tradicionales.

La zona trasera no tiene conectores, serían inutiles en este sistema de bisagra asi que Lenovo lo aprovecha para maximizar la salida de aire y por tanto reduciendo la necesidad de disipación activa.

A pesar de ser fino y ligero el Yoga 2 Pro tiene un buen comportamiento tanto a nivel sonoro como de autonomía. La batería, en nuestro uso combinado y en modos de ahorro (teclado apagado y brillo al 25%) consigue unas 6:30 de autonomía. Podéis ver nuestros resultados en nuestras pruebas de rendimiento. El procesador requiere de ventilación activa pero en ningún momento, por mucho que exijamos, alcanzaremos los 40dBA por lo que puedo garantizaros que el Yoga 2 Pro no es un portátil molesto a cargas elevadas de CPU.

Conectividad

Conectividad

Un portátil tan delgado no puede contar con un ejecito de conexiones, no al menos en un formato que no permite usar la zona de apertura de pantalla para colocar conectores, así que Lenovo ha dedicado unos pocos conectores para que sigamos pudiendo llamar PC a este ordenador. En el lado derecho del Yoga 2 Pro encontraremos un puerto USB 2.0, que tiene también modo carga con algo más de 1A de potencia, y un puerto de auriculares de tipo mini Jack de 3.5mm. El resto de espacio de este perfil se dedican a los botones de control de volumen, bloqueo de giro de pantalla encendido y el botón de asistencia que tienen todos los portátiles con bios UEFI y arranque super-rapido.

El perfil derecho tiene los botones necesrios para ser usado en modo tablet y los leds de actividad, además del boton de encedido y algunas conexiones.

El lado izquierdo cuenta con el conector de corriente plano de 20v y 3.42  (65w), que podemos adaptar a conector clásico de Lenovo para compartir el cargador con otros modelos de Lenovo (el adaptador se vende por separado), un puerto USB 3.0, un conector Micro HDMI con soporte 4k hasta 30Hz, y un puerto lector de tarjetas de tamaño completo tipo SD.

El lado izquierdo tiene conexiones más intersantes como el lector de tarjetas, el puerto Micro HDMI, un pueto USB 3.0 y la conexión de carga.

No son muchos puertos, quizás el que más echo de menos sea el Gigabit Ethernet, pero al menos tenemos un puerto USB 3.0 con el que podremos dar más conectividad de alta velocidad en caso de ser necesario. La falta de una Wifi de doble banda y tecnología AC es algo que tampoco se perdona fácilmente.

El menos esto podremos corregirlo con facilidad con una inversión mínima. Windows 8.1 nos permitirá usar también conectividad de video y audio inalámbrica con receptores WiDi, Miracast, etc. Además podemos sumar la tecnología Bluetooth como añadido así que en reglas generales no andaremos mal provistos aunque está claro que algunas cosas se echan de menos. Yo por ejemplo hubiera cambiado el puerto Micro HDMI por un Displayport que ofrece más posibilidades.

Rendimiento

Rendimiento.

Hemos realizado pruebas de autonomía y rendimiento con PC Mark 8 además de alguna prueba más específica de rendimiento para la unidad de disco y también alguna prueba ligera con algunos juegos aunque ni mucho menos recomendaría esta máquina para esta última practica sí que es posible con la gráfica integrada en este procesador. Es incluso una buena máquina para edición de video ya que nos permite trabajar con video a su resolución nativa y disfrutar de prestaciones de aceleración como el Quicksync de Intel que es realmente efectivo con formatos de video comprimido.

El disco Samsung usado por Lenovo ofrece unas prestaciones excelentes en velocidades lineales y también en potencia de proceso. Los resultados son arranques en menos de 3 segundos desde hibernación y reposo.

Se confirman los buenos datos con velocidades lineales de calidad. La escritura un poco más baja perodentro de unos niveles de calidad. Además lo que importa es la potencia de proceso y este disco es excelente en este sentido.

La prueba de autonomia de PCMark 8 le otorga una autonomía de 5 horas y 38 minutos. Es una prueba exigente, nuestra experiencia es que podemos llegar a 6 horas y 30 minutos con facilidad.

PCMark 8 en su test Home acelerado por la gráfica nos ofrece un resultado de 2213 puntos. En la media de equipos versatiles tanto de sobremesa como portátiles. Un resultado que nos garantiza que esta máquina puede hacer casi cualquier cosa.

Software

Software

Windows 8.1 es el sistema operativo perfecto para un ordenador de esta índole que puede ser utilizado de muchas formas y posiciones. Desde trabajar como un táctil con el interfaz “metro”, hasta disfrutar de sesiones de Photoshop con agilidad y una definición que prácticamente puede cargar fotos de una cámara de 10mp a tamaño real. En este uso combinado no se me ocurre mejor sistema que Windows 8.1. Este sistema parece hecho a medida de esta nueva generación de máquinas ultrabook con pantallas táctiles y formatos convertibles.

Si lo gestinamos bien esta resolución nos puede ofrecer un escritorio de trabajo de proporciones increibles. La pega es que el punto es realmente pequeño para trabajar sin escalado.

Lenovo también añade sus propias utilidades para incluso aumentar las prestaciones de Windows. Login por reconocimiento facial, control gestual mediante la Webcam, modos de ahorro de energía avanzados, prevención de carga de la batería, modos de refresco, control por voz. Todo un buen compendio de utilidades y prestaciones de personalización que nos dan un mejor control de nuestra máquina.

Los profesionales de la imagen no pueden encontrar mejor ultrabook que este.

Su competencia

Su competencia

Ultrabook no es símil de convertible. El mundo del Pc es variado y todos queremos que siga siendo así porque eso nos da más posibilidades a todos para encontrar nuestra maquina perfecta. Pero lo que si está claro es que este tipo de máquinas dentro de poco serán legión. No es un Tablet cómodo, pero sirve como tal, y podemos usarlo más cómodamente con un teclado externo y un ratón, o simplemente adaptarlo a cada necesidad puntual. Más opciones es igual a más funcionalidad y esto es lo que ofrecen este tipo de máquinas.

Lenovo ha sido el primero en usar este sistema de bisagra con giro de 360 grados para dar vida a este tipo de convertibles de gama domestica pero ahora hay más y también hay otros sistemas también interesantes. Los Vaio Fit multipflip también tiene una pantalla convertible pero no nos permitirán modos como el “tienda de campaña” y el modo Tablet tampoco esta tan conseguido.

Vaio fit Multiflip en sus diferentes modos de uso. Le falta el modo en V invertida.

También es el que muestra mayor definición de pantalla en este tamaño, conjuntamente con algún modelo de Samsung de la serie 9 que también usa este panel, pero una vez más no en este tipo de máquina. Es bastante único en su clase aunque pronto están saliendo competencia como el nuevo Dell XPS 11. Es algo más pequeño, cosa que también puede ser buena para algunos usuarios, con una pantalla QHD de 2560x1440 puntos, y un chasis de fibra de carbono que es incluso la envidia del Yoga 2 Pro. Su desventaja es que el teclado, integrado en la carcasa, es bastante pobre.

Dell XPS 11 en modo tablet y modo Stand.

Análisis y conclusión

Análisis y conclusión

El Yoga 2 Pro es un ultrabook de formato poco convencional y no está exento de sus problemas y carencias pero por regla general es uno de los ultrabooks más equilibrados que podemos encontrar. Su precio, el de esta unidad con 8GB y disco de 256GB, ronda los 1300 Euros y es el más económico que podemos encontrar en nuestras fronteras. El modelo con disco de 512GB se sube hasta los 1499 Euros. Aun así es un precio más que competitivo para uno de los mejores ultrabooks de mercado. Para mi es la elección indiscutible a la hora de comprar un ultrabook con procesador Haswell.

El Mejor Ultrabook

Lenovo Yoga 2 Pro

Del 14/04/2014 al 20/05/2015

  • Este producto fue El Mejor Ultrabook del mundo según los análisis de GEEKNETIC.
  • Del 14/04/2014 al 20/05/2015
  • Producto: Lenovo Yoga 2 Pro
  • Fecha: 24/03/2014 10:09:29
Secciones: Portátiles