MSI X99S Gaming 9 AC

por Javier Rodríguez 04/10/2014 4
Socket
Memoria
Otros
Precio
Web
LGA2011-v3
Hasta 128GB DDR4 3000+
Doble amplificador, Streaming Engine
380 Euros

Introducción

Esta es una placa por y para jugadores que sin duda ofrece prestaciones de todo tipo y también está muy elaborada para conseguir buenos niveles de overclocking pero por cada una de las líneas de su PCB respira juego y se traduce en un producto realmente específico para este tipo de usuarios ofreciendo prestaciones integradas hasta ahora desconocidas y que le otorga a esta placa base, de entrada, una posición de privilegio con respecto a otras soluciones para jugadores que podemos encontrar en el mercado.

Prestaciones básicas

La MSI X99S Gaming 9 AC  lo tiene todo. No le falta de nada pero no sale gratis. La X99S Gaming 9 AC de MSI es una de las placas base más caras del mercado, con un precio que ronda actualmente los 375 Euros, solo la MPower de MSI y la ASUIS Rampage V Extreme, la igualan o superan. Estos dos modelos mencionados son modelos más orientados a overclockers así que podemos afirmar que la X99S Gaming 9 AC de MSI es la placa base para jugadores más cara, y también más completa, del mercado.

Su socket 2011-v3 es el oficial y viene acompañado de los 8 bancos de memoria DDR4, con soporte de frecuencias por encima de los 3200MHz, que nos dan la posibilidad de instalar en nuestro sistema hasta 128GB de RAM. Estos ocho bancos de memoria son soportados por cualquiera de los procesadores Core i7 de última generación que puede montar esta placa base incluidos los modelos de 8 núcleos y 16 hilos de proceso como es el Core i7-5960X u otras opciones más exóticas como los nuevos procesadores Xeon de hasta 18 núcleos y 36 hilos de proceso a los que también da soporte esta placa base.

Estos procesadores nos ofrecen hasta 40 líneas PCI Express y viene acompañado de un chipset X99 que nos aportara las últimas tecnologías conectivas y de almacenamiento. Esta placa integra todos los nuevos formatos de almacenamiento que aparecieron ya con el chipset Z97 como son el Express SATA y los slots M.2 de conexión directa PCI Express. La MSI X99S Gaming 9 AC incorpora ambas tecnologías con un slot Express SATA en su panel de conectividad de almacenamiento interno y también un slot M.2 que se integra además con un enlace 4x que viene a ser lo que conocemos como M.2 ultra con capacidad para hasta 32gbps gracias también a la tecnología PCI Express 3.0. Esto es 3 veces más rápido que un M.2 tradicional (con enlace PCI Express 2.0-2x) y también tres veces más rápido que el Express SATA con sus 10gbps de ancho de banda.

A esta conectividad de almacenamiento de última generación le acompaña también 8 puertos SATA convencionales que con los dos pertenecientes al Express SATA hace un total de hasta 10 puertos SATA 6gbps de los cuales todos son aportados por el chipset X99 de la placa lo que reduce el número de chips integrados adicionales y por tanto deja también más líneas de comunicación para otros componentes.

El slot M.2 de esta placa está situado como separador entre los slots PCI Express PEG cuatro y cinco. Aun así, a pesar del espacio, solo podremos usar unidades 2242, 2260 y 2280 M.2 así que los modelos más largos, de 110mm, no pueden ser instalados en esta placa base. Una pena puesto que serán estos largos los que den acceso a los modelos más rápidos y también con mayor capacidad.

Los slots para tarjetas de ampliación son el punto fuerte y a la vez uno de los pequeños defectos que hemos encontrado en esta placa base. Cuenta con un total de 5 puertos PCI Express todos de tamaño PEG, es decir preparados para tarjetas gráficas, pero como es lógico no todos con enlaces 16x. Los slots 1 y 4 son los que permiten configuraciones 16x pero nos hemos encontrado con un problema y es que algunos disipadores, grandes sin duda, inhabilitan el primer slot PEG de la placa ya que MSI ha bajado mucho el socket para dejar más espacio a su sistema de alimentación de múltiples fases. Al menos con dos disipadores que hemos probado nos hemos encontrado con este problema y acabamos usando el slot 4 para montar la Geforce GTX 780 que nos sirve de soporte para la realización de este artículo.

Entre todos los puertos PEG de esta placa base podemos montar configuraciones de hasta cuatro tarjetas gráficas, hasta cuatro GPU simultaneas donde echamos de menos un conector de corriente adicional, da igual sea  molex o PEG, para los que quieran aparte de meter todo un catálogo de graficas en su PC hacerlo también con buenas posibilidades de overclocking en cada grafica incorporada. Si usamos tres o cuatro tarjetas gráficas tendremos que conformarnos con enlaces 8x (PCI Express 3.0) y siempre y cuando usemos procesadores con 40 líneas y no con 20 como en el caso del modelo Core i7-5820.

La conectividad de esta placa base es buena de forma doble. Por un lado un chipset Qualcomm Atheros KillerNic E2205, con su codiciado software de priorización de paquetes, y por otro lado una tarjeta de red inalámbrica de Intel con tecnología AC (Intel Centrino 7260-AC) que también añade soporte para Bluetooth 4.0. Las velocidades de acceso a redes inalámbricas de este chip es de hasta 867mbps que nos garantiza, según nuestras pruebas, hasta 40MB/s de ancho de banda real.